Entradas

El timo de las Rental Cars

¿Timo o robo? La verdad es que he dudado mucho sobre la palabra que tenía que ir en el título. Las dos son buenas para calificar sus prácticas habituales. Puede que no todas, pero si InterRent, la marca blanca de Europcar. Hay otras que también por experiencias que me han llegado.

Por cierto, una duda que me surge es la implicación que en este timo tienen las aseguradoras. ¿También son víctimas? ¿Conocen estas prácticas pero miran hacia otro lado ya que les sale más a cuenta tener a estas empresas como clientes? Tengo dudas.

El timo se produce sobre  todo cuando no contratas el seguro a todo riesgo y tienes una franquicia, pongamos de 1000 euros. Este seguro, en algunas ocasiones, con gestores de por medio, puede no ser una opción. Seguramente, en casos normales y con personas y empresas honestas, la franquicia sería suficiente. No es así.

Cuando hay franquicia, te dicen que habrá que hacer un check in a la entrega del coche. En principio te dicen que si contratas el seguro, no es necesario. Con franquicia sí y que hagas el check out y comuniques lo que veas. Empieza el timo.

La zona de recogida, por ejemplo en el Aeropuerto de Palma de Mallorca, es un sitio con la luz justa para que veas los coches pero no para hacer una inspección detallada del coche. Aunque te ayudes de la linterna del móvil. Esta inspección la haces tú y si ves algo, saldrá contigo un empleado para hacer la comprobación y tomar nota. Lo primero que no debería ser así.

En estos casos, muchas personas ya van con prisa ya que las colas en estas oficinas son importantes y todos los trámites se alargan. Hasta cierto punto, confías en que el coche estará en un estado óptimo para su uso. ¿Quién va a poner al servicio de sus clientes coches con golpes o abolladuras? Ellos sí, a no ser que sean muy grandes, no las vas ver.

Utilizas el coche, con cuidado y con tranquilidad durante el tiempo que lo hayas alquilado y vas a devolverlo. Llegas al check in con la tranquilidad de que todo ha ido perfecto. La zona te deslumbra. Todas las luces que no están en la zona de recogida están en la zona de entrega. Es fácil diferenciarlas a distancia: zonas oscuras las de recogida, zonas más luminosas que un día de verano, las de entrega.

Empieza la revisión y la segunda parte del timo. Una raya por aquí otra por allá, aquí está hundida la carrocería, etc. Cosas que por supuesto no has visto y que ves cuando te las señalan y marcan (cómo si ya supieran que están ahí…). El siguiente paso del timo es la oficina de entrega.

“Hay marcado un daño y tienes franquicia” te comentan. Poco después te dicen que el daño sube a 400 euros. Pides una lista de los daños y su respuesta es que tienen tres tipos y que este sube eso.  Timo completado.

Sí y no. Porque este es el inicio del siguiente. ¿Van a realizar dicha reparación? No. El siguiente que coja franquicia y ese coche, es muy posible que vuelva a pagar 400 euros más. Y así sucesivamente.

Un TIMO en mayúsculas. Lamentable forma de actuar para conseguir beneficios. Beneficios hoy. De cara al futuro, espero que no les sea rentable. Espero que en algún momento alguien haga algo al respecto para que estas empresas se dejen de reír de la gente y te fastidien el final de un viaje.

Daniel Barreña

Coach deportivo, educativo y de desarrollo personal

@dbarresi5