Entradas

Juego de Educación Física: Tocar cosas en el patio

Muchas veces, en todas las profesiones, nos complicamos la vida. No somos conscientes de lo que nos rodea y por ese motivo no lo aprovechamos al máximo. Un día me hice esta misma reflexión estando en el patio del colegio en el que trabajo.

En cuanto a espacio, tengo suerte. Dispongo de dos patios grandes. Uno tiene una pista de baloncesto dibujada pero perfectamente podrían ser más hasta tres sin contar un porche que no está nada mal. El otro tiene una pista de futbol sala más otro porche con espacio a considerar. Estos espacios están unidos por unas escaleras y entre ellos se encuentra una zona amplia semicubierta que acoge los vestuarios en la que también puedes desarrollar actividades. Por todo esto, es habitual que durante mis clases se escuche que jugamos en los tres patios.

Procuro aprovecharlos y adaptar o crear actividades para hacerlo y generar así un espacio de juego amplio y con multitud de posibilidades. Uno de los juegos que utilizo se basa en tocar cosas u objetos que se encuentran en el patio. En ocasiones también valen personas pero no siempre para no molestar, aunque cuando está opción es posible la motivación sube aún más. Lo explique brevemente en el artículo 3 juegos de memoria y concentración, pero he decidido ampliar la explicación ya que, además de las ya explicadas, cada vez que lo pongo en práctica veo crecer sus posibilidades como herramienta de ayuda al desarrollo de los niños y niñas.

2012-11-19 11.15.11

El juego consiste en tocar un número de cosas en un tiempo determinado. Una norma que siempre está es que a partir de que el juego da comienzo, una vez empiecen a correr, no pueden dejar de hacerlo. Claro está que pueden bajar el ritmo por cansancio y que en función de la edad se es más o menos flexible con la norma. El motivo es para que piensen en movimiento ya que observé que pensaban antes de empezar a correr, pocos la verdad, pero que durante el juego, para pensar y hacer memoria de lo que les faltaba por tocar se volvían a parar.

Las variantes son múltiples: tocar cierto número de cosas en un patio, en dos o en tres, un número en cada patio pero que los objetos se puedan repetir o no, tocar objetos concretos, ir en parejas cogidos o por separado,… Y muchas más en función de lo que se quiere trabajar ese día.

Al terminar el tiempo o cuando todos vuelven empieza la segunda parte según la opción de juego escogida. Deben decir de memoria lo que han tocado. En este aspecto, con el tiempo observas una mejora considerable.

Otra clave de porqué este simple juego cada vez engancha más a mis alumnos es el aumento progresivo de dificultad. Esto les obliga a ser creativos y los que hace unos meses tocaban la portería y era un único objeto ahora tocan el poste, la cruceta, el larguero,… y los que tocaban la puerta ahora tocan el pomo, la cerradura, el marco… Y otras soluciones que os sorprenderían. Según la edad también están ampliando el vocabulario de una forma muy práctica y divertida.

Cada vez que jugamos busco una nueva variante para la próxima ocasión. Muchas me las han proporcionado ellos y ellas con su forma de actuar. Todo por aprovechar lo que forma parte de nuestras clases y está ahí aunque no lo usemos. Pues ya que está…

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

¡Dale color!

Mires donde mires ves de todo. Se suele decir que en momentos malos se tiende a ver las cosas negativas, malas, grises,… poco motivadoras en definitiva. Esto es cierto hasta un límite. También existen personas que pase lo que pase ven el mundo en blanco y negro o con suerte en una tenue escala de grises. En todo momento, cada persona decide sobre cómo desea ver lo que le envuelve.

Claro está que hay situaciones negativas que no se pueden ver de otra forma o noticias que son malas las mires por donde las mires. Eso está claro y no pretendo vender lo contrario. Pero sobre algunas o la gran mayoría de esas situaciones, hechos, realidades, etc. si que podemos restringir el impacto que tengan sobre nuestras vidas. Conseguir que nuestra mente, nuestra imaginación no nos cree una preocupación de algo que no está bajo nuestro control.

En alguna ocasión ya hemos hablado de algún aspecto concreto y se podría hablar mucho y poner multitud de ejemplos. Navegando y buscando por internet (o directamente en el Señor Google como les digo a mis alumnos) podéis encontrar muchos artículos al respecto que seguro que os ayudan. Sin embargo no voy a orientar ese artículo en este sentido. Simplemente voy a explicaros algunas de las cosas que yo hago o que a mí me sirven para dotar de color a mi vida. No pretendo aportaros otro manual, a mi me sirven y cuando no lo hagan buscaré otras.tibidabo-florida-desde-mnac

Algo que he descubierto hace poco es que empiezo mejor el día sin escuchar ni ver las noticias. En lugar de eso, desayuno mirando al Tibidabo y disfrutando de la tranquilidad que me transmite. Esto me permite empezar el día con más pausa ya que me activo fácilmente y no necesito que nada exterior me active de buena mañana para aprovechar el día. No ver las noticias es algo que mucha gente hace, no soy nada original. Personalmente no me afectaban en exceso pero de esta nueva forma empiezo mejor.

Jugar con la creatividad es otra de las cosas que hago y me funcionan. Además, los trabajos que realizo me permiten poner en práctica esas actividades creativas de una forma rápida, incluso instantánea en alguna ocasión. Esto me permite recargar energía para afrontar otras resoluciones de conflictos o situaciones con otra perspectiva.

Vigilar el lenguaje que utilizo y ser lo más positivo que se pueda en función de la situación y si no, ser asertivo. Además intento descubrir las palabras que a cada persona le pueden afectar más, le son más complicadas de entender o le generan más ansiedad para evitarlas y que la comunicación fluya todo lo posible. Esto es algo que mucha gente dice que hace. Considero que hacerte un tabú general, que es lo que muchos acaban haciendo, acaba alterando lo que uno transmite, sobre todo la autenticidad y sinceridad. Prefiero hacerlo de forma individualizada.  Aunque es mucho más costoso también es más enriquecedor.

Me encanta la música. Considero que la música y las personas realmente más importantes para cada uno son las dos cosas que más rápidamente pueden hacerte cambiar el estado de ánimo. Gracias a los innumerables estilos musicales que existen y se crearán en el futuro, también puedes ajustar la música a las necesidades actuales y futuras. ¡Pon música en tu vida! Seguro que serás más feliz.

¿Cómo dais color a vuestra vida? ¿Qué es lo que realmente hace que no la veáis en blanco y negro?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5