Entradas

Falsas ilusiones

A nuestro cerebro le encanta crear escenarios, imaginar diferentes posibilidades. Muchas veces, esta habilidad que tenemos la utilizamos para reafirmar nuestras convicciones. De esta forma creamos en nuestra cabeza unas posibilidades, unas opciones que aplicamos a una situación real en las que, en demasiadas ocasiones, obviamos información que conocemos o las adaptamos para que encajen en nuestro mapa mental. Estamos creando una ilusión, una falsa ilusión.

Una de las preferidas es “si yo hubiera estado, eso no hubiera pasado”. Puede hacer referencia a uno mismo o a otra persona. Esta ilusión se crea como consecuencia de alguna situación negativa vivida como protagonista directo o indirecto. ¡Y te la crees a pies juntillas! Nada de lo que te digan te hace cambiar de opinión. Aunque haya mil variables que no dependan de tu presencia o de la presencia de alguien, ya has decidido que ese escenario, esa ilusión que te has generado es la realidad.

Otra de las más utilizadas es “¿pero por qué dije eso?” o su antónima “¿pero por qué no dije esto?”. Tu cerebro ha creado un escenario alternativo al que estás viviendo en el que todo lo que ocurre en él te parece una mejor opción.

wave-545129_1280

Estas dos opciones se pueden aplicar a todos los escenarios y de esta forma encontrar nuevos ejemplos más específicos. Por ejemplo en el ámbito deportivo, un partido en el que se produce un desenlace fatal (canasta último segundo o gol en la última jugada) en la que un jugador que no participa en la acción y se encuentra en el banquillo dice “conmigo ese gol no lo mete/ conmigo esa canasta no la mete”. Esto no deja de ser una variante del primer ejemplo. O en educación cuando ante un profesor un alumno o alumna dice algo que le conlleva consecuencias negativas o cualquiera de nosotros en una pequeña conversación con cualquier persona con las que nos relacionamos y ante un comentario nos quedamos callados, fuera de juego, para una vez la conversación ya ha acabado caer en posibles respuestas. Son claros ejemplos del segundo.

Existen diferentes consecuencias de todo esto. Una de las que más me preocupa es que al realizar esto, las posibilidades de actuar en el presente de una forma, voy a llamarla coherente, son menores. Básicamente porque sigues, o te quedas,  viviendo en el pasado, principalmente a nivel emocional y eso afecta a las decisiones que tomas en el presente.

Así que te toca elegir. Vivir situaciones y luego juzgarlas de forma excesiva creándote opciones que ahora no puedes aplicar y revivir la situación y volver a revivirla. O una vez hayas tomado una decisión, si te vienen nuevas opciones a la cabeza y no las puedes utilizar en aquel momento, tenerlas presentes si te gustan como un aprendizaje cara al futuro o descartarlas si no te aportan nada que apetezca y seguir con la siguiente situación o acontecimiento que aparece en tu vida y poder así disfrutarlo.

Es una de las cosas buenas que tiene la vida y que muchas veces olvidamos. La vida es una sucesión constante de acontecimientos y si me quedo en uno que pasó hace una hora y sigo alterado, seguramente puedo estar dejando de ver algo que me cambie esa perspectiva, quien sabe si algo que me cambie la vida. Fácil puede que no sea, pero por probarlo no pierdes nada.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Venirse arriba

La planificación personal es algo en lo que una gran mayoría de las personas podemos mejorar. Algunos lo intentamos e incluso en algunas cosas lo conseguimos. Otros directamente se excusan en el “yo soy así” cuando se dan de bruces con un problema ocasionado por una pésima organización personal. Un problema que cuando alguien se lo razona, ve que era muy fácil de evitar, pero claro… admitir que la otra persona tiene razón…

DSC_0494

Hay momentos clave a lo largo del año y alguno de ellos es cuando empiezan determinadas formaciones (cursos, postgrados o másters) o actividades de diferente índole. El quererse formar de manera continua es algo básico en mi forma de entender mi vida. Tener ilusión por aprender diferentes cosas, algunas propias de tu rama laboral o académica u otras que pueden no estarlo, y por realizar actividades nuevas o no, que te gusten o puedan llegar a gustarte, es algo que aporta vitalidad y energía a la vida, siempre y cuando lo lleves a la realidad y finalmente lo hagas. Pero muchas veces esa ilusión nos desborda. Nos venimos arriba de una forma espectacular.

Te plantas ante diversas opciones, todas ellas te gustan y como el tomar decisiones y priorizar es algo que por desgracia nos cuesta horrores… ¿Que levante la mano el que en algún momento de su vida no ha tenido un subidón y se ha apuntado a más cosas de las que podía hacer? Entonces priorizas por narices y si el máster es más caro, después de trabajar vas al máster, pero al gimnasio o a las clases de inglés de la academia pues va a ser que no vas a ir tanto como pensabas. De inicio en lugar de 3 días irás 2, luego 1 y después ya veremos. Te convertirás en el cliente estrella del gimnasio y la academia, que paga pero no va. Porque la mayoría siguen pagando, no vaya a ser que un día pueda ir y ya no pueda.

Todo esto no es más que una mala planificación personal. Una sobrestimación de lo que puedes hacer y un menosprecio  hacia actividades básicas (limpiar tu casa o comprar comida) y que necesitan un tiempo y espacios libres y flexibles para que uno haga lo que desea o pueda afrontar con calma imprevistos. Olvidamos que los imprevistos existen y sólo nos acordamos de ellos en medio del ataque de ansiedad que nos producen cuando aparecen.

Controlar la euforia y conducirla hacia la cantidad de actividades que realmente uno puede hacer sin estresarse en función de los compromisos y obligaciones que tenga. Elegir y priorizar para aprovechar esa euforia en la actividad, ya sea un postgrado o desestresarse con una partida de pádel a la semana con los amigos, y sacarle partido integrando el beneficio.

Así, el venirse arriba lo disfrutas y no te genera nada que no apetezca tener en tu vida.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Trabajo cooperativo en educación física: crear una coreografía

Aunque en alguna ocasión esporádica me había tocado preparar danzas para alguna fiesta escolar, desde un par de años es algo fijo en mi programación anual. En el colegio en el que trabajo, los alumnos de quinto y sexto de primaria no bailaban una danza tradicional de algún lugar del mundo. Ellos bailaban una coreografía de alguna canción conocida o actual. Coreografía creada con más o menos ayuda directa del profesor/a.

Decidimos seguir con esta tradición que los alumnos ya daban por segura. Pero decidí cambiar el enfoque: en lugar de trabajar un baile para una fiesta del colegio realizaríamos un trabajo cooperativo todo el grupo clase que consistiría en crear una coreografía sin mi ayuda.

Las primeras reticencias a esta propuesta me llegaron por parte de algunos compañeros y compañeras más preocupados por la imagen que se podría dar el día de la fiesta ante las familias que por lo que podrían aprender los alumnos. Poco a poco fueron superadas al ver mi tranquilidad ante el proyecto, pasando del miedo inicial al apoyo sin reservas.

images15

Los alumnos reaccionaron con ilusión y miedo. Ilusión por poder crear y dar rienda suelta a la creatividad. Miedo por la responsabilidad que eso conlleva. La ilusión nos ayudó a implicar al grupo en todo momento. El miedo nos dio ocasión de trabajar individualmente y en grupo aspectos de autoconfianza, confianza en el grupo, respeto y otros aspectos y valores importantes a nivel educativo.

A partir de ese año, contando con las aportaciones de los distintos grupos que han ido realizando la actividad, hemos establecido el procedimiento en el que todo esto se desarrolla. Un procedimiento flexible en el que lo más importante es procurar que todo el mundo pueda exponer su talento y su creatividad,  contribuir, sentirse respetado y, por encima de todo, sentir que están creando algo propio y que el reto, trabajando en equipo, es asumible y realizable.

Primer paso. Propuestas de canciones. Los alumnos proponen canciones bajo las normas y consejos siguientes:

  • Letras adecuadas para un colegio.
  • Se recomiendan canciones que tengan una duración máxima de 4 minutos o que en su defecto se puedan cortar de forma que la canción no pierda su protagonismo.
  • Deben imaginarse a ellos y a sus compañeros bailando esa canción. En este aspecto, se nota una gran diferencia entre las canciones que proponen los de quinto y los de sexto que ya tienen la experiencia del curso anterior. Las de estos últimos se adaptan más a sus posibilidades.
  • No se pueden copiar las coreografías que aporte la propia canción o su vídeo musical.
  • Prohibido Esta norma está básicamente por mi salud mental.

Segundo paso. Elección de la canción. De todas las canciones propuestas, escojo entre 8-10 de las de los alumnos en función de las que cumplan los anteriores requisitos. Yo les aporto entre 4-6 canciones más hasta un máximo de 15 canciones. Mis propuestas aportan variedad a las que ellos has proporcionado y también ofrecerles la opción de conocer algún grupo o canción que por su edad se les pueda escapar.

Se escuchan las canciones y se les otorga un tiempo de reflexión individual máximo de una semana. Después de ese tiempo, se escuchan de nuevo en formato abreviado y se procede a la primera votación en la que cada uno de los alumnos debe votar dos canciones. En función del reparto de los votos, se procederá a otra votación hasta quedarnos con las dos canciones finalistas.

La votación final se realizará en la siguiente clase de educación física para facilitar otro pequeño intervalo de reflexión. De esta forma en la votación final todo el mundo puede formular su voto. Así se consigue que todos acepten la decisión final ya que todos han podido expresar su opinión durante todo el proceso, hecho que ayuda a la implicación en el proyecto.

 

Tercer paso. Crear la coreografía: Una vez escogida la canción y conocida la fecha para la que la coreografía debe estar finalizada, mis funciones son de mero facilitador. El tiempo del que suelen disponer es de unas 8 semanas. Durante ese tiempo, en las clases de educación física se seguirán trabajando otros contenidos, que se combinaran en la distribución del tiempo. Existe la opción de ensayar de forma voluntaria durante 10 minutos durante el recreo algún día de la semana en los que yo pueda estar presente, pero deben avisarme con anterioridad y ser un mínimo del 50% del grupo para poder realizar dicho ensayo.

Con todos estos aspectos claros, yo me dedico a poner y quitar la música y aconsejar la distribución del tiempo en las partes que van trabajando de la canción, para ayudar en la focalización de su energía creativa. También les hago muchas preguntas durante todo el proceso, principalmente orientadas al proceso de creación y las aportaciones de todos ellos.

Un aspecto muy enriquecedor se produce cuando en un ensayo voluntario del recreo se juntan los grupos de quinto y sexto y cada uno opina sobre el proceso del otro. A partir de ese feedback, la unión y cooperación de cada grupo se incrementa de forma espectacular.

Cuarto paso y final. Ensayo general: Pocos días antes de la fiesta, se realiza un ensayo general. Ese día, generalmente sin margen para la corrección posterior antes de la fiesta, se muestra por primera vez la coreografía por completo a otros grupos o maestros.

aprendizaje-cooperativo-1-638Aquí concluye el trabajo. El día de la fiesta es un día de disfrute que yo no tengo en cuenta para valorar el trabajo que han realizado.  Para mí ya han cumplido y se lo he hecho saber para qué aún valoren más lo que han creado y se sientan más orgullosos del esfuerzo invertido. Llegan con el trabajo hecho y, al margen de la calidad de la coreografía, todos y todas disfrutan de mostrar su creación.

Esta actividad también se convierte en un punto de inflexión en las dinámicas de los grupos. Si con anterioridad al proyecto y durante su creación existen conflictos relacionales entre ellos, estos se reducen considerablemente a partir del día de ensayo general. Incluso cuando los alumnos de quinto, llegan a sexto, lo primero que hacen es preguntarte si este año podrán crear otra coreografía y ahí ya nace otra nueva conexión entre ellos que los hace crecer como colectivo.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Se quieren llevar mi ilusión por delante

El baloncesto forma parte de mi vida, o formaba hasta ahora. Ya no tengo muy claro qué pensar y qué hacer. De repente me han dicho que todo lo que he hecho hasta ahora para ser considerado como entrenador no sirve o sirve en parte y que tengo más por hacer para que unas personas sentadas en sus despachos me reconozcan como tal. No se interesan por mí para reconocerme mi labor. Lo hacen para tener en un registro y poder cobrarme por ello. En realidad ni yo, ni el baloncesto, ni el deporte en si les importa.

10678775_10152809979074277_9099756101813942903_n

Desde bien pequeño el baloncesto llamó a mi vida. El pequeño de tres hermanos y todos hemos jugado a baloncesto. Con alegrías y tristezas, la desastrosa experiencia con un personaje que se pensaba que era entrenador la última temporada de junior, me hizo dejar las pistas como jugador federado. Incluso esta experiencia me hizo alejarme un tiempo del baloncesto y ese mismo año empecé como entrenador de futbol sala de unos amigos. Pese a ello, al poco el baloncesto volvía una y otra vez a mi cabeza. Y al poco, volvió a mi vida.

Gracias a un compañero en la universidad un octubre empecé a ayudar en un cadete. Ese mismo diciembre, durante las vacaciones de Navidad de 2000 realicé el primer curso, iniciación. Gracias a un compañero de curso y a una subvención del Consell de l’Esport del Barcelonés Nord en febrero de 2001 empecé con el curso de primer nivel. Le siguieron clínics diversos e ir conociendo a gente con la que cada charla era un aprendizaje continuo. Me sentía crecer como entrenador y la ilusión por ver crecer a mis jugadores y jugadoras era enorme.

Llegó 2004 y con un grupo de personas excepcionales, durante ese verano cursé segundo nivel. La experiencia me encantó, principalmente por la gente, y junto con el hecho de que la vida laboral pudiera ser un problema en breve, me llevó a decidirme por ir a Málaga 2005 para el curso superior. Allí había muchos con la ilusión y ganas de llegar a la ACB. Alguna vez lo he pensado, pero la verdad es que siempre me ha llamado mucho más trabajar con jóvenes y ayudarles a potenciar su talento.

20141124_101233Ya con el superior en la mano he seguido con los clínics, las charlas con gente del mundo, la parte autodidacta potenciada últimamente por Youtube y Vimeo. Nuevas experiencias, unas buenas y otras no tanto, pero siempre con la sensación de crecer. Viendo a los jugadores con los que estaba esa ilusión por mejorar, divertirse, competir y ganar que te contagian sin quererlo evitar. Decido continuar con mi formación ahora en coaching deportivo para poder aportar un plus. Todo bien, cada día más contento con lo que hago.

De repente unos señores ajenos al deporte deciden que todo lo que he hecho no sirve para nada. Si tengo suerte me convalidan una parte y me obligan a hacer otras que según ellos me faltarán porqué ahora la formación es así. Como si a un médico le dicen que el bachillerato ha cambiado y que con el que tiene no le vale, que pague según de qué año sea o que vuelva al instituto para hacer unas materias si es de otra generación y que a partir del 1 de enero ya no será médico porqué no tendrá el bachillerato. ¡Pero estamos locos! Por supuesto que todo esto es pagando por todo, lo que validan y lo que me falta a su criterio. Todo para que me pueda registrar y así profesionalizarme. Profesionalizar el deporte de formación. No tienen ni idea de qué es el deporte de formación.

Estimados señores y señoras que deciden en mi beneficio para que tenga unos derechos (sobre todo que tenga unas obligaciones retributarias) y para mejorar el deporte. Cuándo se carguen el deporte de base, ¿cuál será su siguiente objetivo? Con la de veces que tienen es su boca ustedes y sus otros amigos políticos aquello tan bonito de los valores del deporte, ¿con qué valores deportivos están tratando a los más de 10000 afectados directos?

El deporte de formación, y el baloncesto concreto que es el caso, tiene problemas. Se puede mejorar en muchas cosas. Todos los estamentos implicados podemos mejorar. Pero lo que acaban de hacer Generalitat de Catalunya, Departament d’Ensenyament, Secretaria General de l’Esport con el beneplácito de la Federació Catalana de Basquetbol, la Federación Española de Baloncesto, la Unió de Federacions Esportives Catalanes, la Associació Catalana d’Entrenadors de Basquetbol y la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto es un ataque en toda regla a todo espíritu deportivo y a toda la ilusión que envuelve cada pista de baloncesto en la que entrena o disputa un partido un niño o niña. Todos, unos por decidir, otros por acatar a la espalda de los clubes (sus clubes, los que le dan poder) u otros por omisión (no me sirve que ahora se apoye a los entrenadores cuando de inicio se lavaron las manos), son culpables de esta situación.

10440682_606757389428106_2525693585556638866_n

Yo soy entrenador y vivo como tal. Rectifiquen y mejoren todo lo posible la formación del futuro pero no menosprecien la mía y encima me llamen ilegal amenazándome con posibles sanciones. Simplemente con esta forma de actuar todos han demostrado que no les importa para nada el deporte. A mi sí. Y a todos los que han firmado también.

No se llevarán mi ilusión. Soy entrenador y ya tengo ganas del siguiente entrenamiento, del siguiente partido, de la siguiente charla con uno de mis jugadores o con algún entrenador. Nosotros los entrenadores nunca hubiésemos actuado así. No somos santos ni mucho menos, pero esos valores deportivos forman parte de nuestra forma de entender la vida.

¡Yo soy entrenador! Algo que por su forma de actuar nunca podrán decir.

#NoPayNoCoach #jojasocentrenador

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

La Copa es sueño

La Copa es (antes que nada, quizá por encima de todo) añoranza, es el recuerdo de tantas otras copas, tantos otros momentos que ya jamás se borrarán de nuestra memoria, al menos de la de aquellos que tenemos ya una edad, al menos mientras el señor Alzheimer lo permita: la Copa es aquel CAI de 1983 subvirtiendo por vez Audie Norrisprimera el orden establecido, aquel triple de Solozábal sobre la bocina en 1987, aquel Estu de Pinone, Winslow, Herreros u Orenga en su año de gracia de 1992, aquella accidentadísima edición sevillana de 1994, aquella prórroga imposible que TDK Manresa (es decir, Creus) le levantó al Barça en 1996, aquel Cáceres que se asustó de sí mismo y dilapidó 18 puntos de renta ante la Penya en 1997, aquella reivindicativa defensa de cuatro que se quiso inventar Julbe en 1998, aquella lección magistral de Bennett en 1999; la Copa es también Pau presentándose al mundo en 2001, es Rudy volando y siendo MVP pese a perder en 2004, es la exhibición asistidora de Prigioni en 2006, es el errequeerre show de Ricky & Rudy hipnotizándonos a todos en Vitoria 2008… La Copa, en cierto modo, es añoranza de cuando la Copa era la Copa.

La Copa es magia y es decepción también, a veces. No acostumbro a ponerme en plan abuelo Cebolleta, no suelo comprar jamás ese discurso de que cualquier tiempo pasado fue mejor (más bien suelo decir que cualquier tiempo pasado fue… anterior, punto) pero reconozco que en estos últimos tiempos no puedo evitar como una sensación de que la Copa ya no es lo que era, ustedes me perdonen. Como si aquel bazar de las sorpresas de otro tiempo se nos hubiera convertido en el reino de lo previsible, como si de un tiempo a esta parte ya nada se saliera del guión, ya sólo ganara quien tiene que ganar. Claro que si usted es de uno de esos equipos que siempre van de favoritos me dirá que dónde está lo malo, que cuál es el problema, que a ver por qué va a ser peor que se cumplan los pronósticos a que se rompan. Tendrá CopaRey2012_ACBrazón, no seré yo quien lo discuta pero qué quiere que le diga, la Copa construyó su leyenda a base de romper con lo establecido, partidos y más partidos a cara de perro basados en la típica filosofía yanqui del win or go home, un mundo entero en cuarenta minutos, nada que ver con la regularidad de una liga o de una serie de playoffs porque aquí sí que existía la posibilidad de que el pez chico se pudiera comer al grande, y de hecho muchas veces se lo comía. La Copa fue (me gustaría pensar que aún pudiera seguir siéndolo) como una suerte de democratización de nuestro deporte: por cuatro días cambiábamos el tanto tienes, tanto vales por el un hombre, un voto, que en este caso se traduciría en que cada equipo tenía aparentemente las mismas posibilidades de ganar. No era así, claro, no éramos todos iguales (tampoco aquí) ni jamás íbamos a serlo pero al menos nos hacíamos la ilusión; y ésta a veces incluso se correspondía con la realidad. Hoy ya no, hoy esa extraña suerte de justicia retributiva nos parece mucho más difícil: como si la crisis, también aquí, hubiera agrandado el abismo social.

La Copa es fe, y no me refiero a fe en sentido religioso (que esa no la trabajo) sino a fe en las posibilidades de uno mismo. ¿Recuerdan la teoría de los calzoncillos? Juanan Morales solía contar que en su etapa en la Penya tuvo un entrenador (nunca dijo quién… aunque tengo mis sospechas) que cuando iban a la Copa revisaba las maletas de todos y cada uno de sus jugadores para comprobar cuántos calzoncillos habían metido: si llevaban uno o a lo sumo dos significaba que estaban plenamente convencidos de su eliminación y pensaban volverse a las primeras de cambio (o que eran unos guarros, añado yo, si bien lo pongo entre paréntesis para no estropear el razonamiento); en cambio si llevaban cuatro o cinco quería decir que estaban absolutamente mentalizados para llegar hasta la final. Han pasado los años, obviamente a día de hoy no me imagino a ningún entrenador ACB (no, tampoco a Ivanovic cuando aún estaba) rebuscando ropa interior en el equipaje de sus jugadores, de hecho alguno hasta podría malinterpretarlo… pero si alguien lo hiciera no sé yo qué encontraría (metafóricamente hablando). O dicho de otra manera: acaso nos estemos instalando en el conformismo. La Copa, como los playoffs, nunca debería ser un fin sino un medio. Están los que se clasifican y lo entienden como un premio, ya está, ya hemos llegado, tenemos lo que queríamos así que ya nos podemos relajar, cada postemporada vemos a alguno de éstos; y están los que se clasifican y lo entienden como un primer paso para dejarse el alma por llegar aún más allá. Todas esas sorpresas históricas nacieron de equipos que decidieron no conformarse con lo que tenían. Todas estas no-sorpresas de los últimos tiempos acaso tengan más que ver con una actitud cada vez más arraigada en nuestra sociedad, esa cosa que llamamos resignación.

Buesa Arena

La Copa en cualquier caso es ilusión, la de aquellos aficionados que se dejan lo que no tienen por seguir a su equipo aunque les toque alojarse a cien kilómetros de su sede (que esa es otra), que confraternizan con los de enfrente y que aunque no pasen ronda se quedan hasta el domingo porque ésta es su fiesta y no van a permitir que una simple derrota se la eche a perder. La Copa es también la ilusión de todos aquellos que nos sentaremos ante el televisor como cada año esperando ver una Copa aunque demasiado bien sepamos que esta vez sólo nos van a dar media, la otra media quedará para paladares más exquisitos. Siempre hubo una Copa de primera y otra de segunda, una Copa estatal y otra autonómica pero al menos a los no-autonómicos aún les quedaba la opción de agarrarse al clavo ardiendo de Teledeporte, ahora ya ni eso, ahora los que no tienen Autonómica y los que sí la tenemos pero es como si no la tuviéramos (y no sólo a efectos baloncestísticos) tendremos que buscarnos la vida en Internet, tendremos que ponernos en manos de Orange Arena (que es como si te tienes que operar y te pones en manos de un fontanero, poco más o menos), rezar lo que sepamos (aunque no sepamos) para ver si existe aún alguna posibilidad por pequeña que sea de salvar el Baskonia-CAI, el Granca-Bilbao y la segunda semifinal. La Copa es ilusión, sin duda, pero este año es también frustración. Y eso que aún ni ha empezado siquiera.

La Copa es sueño, cómo no: el sueño del Madrid de plasmar en títulos su dominio, el sueño del Barça de enderezar (acaso salvar) su temporada, el sueño baskonista de ser (por fin) profeta en su tierra, el sueño del CAI de sobrevivir por el lado imposible del cuadro, el sueño taronja de que aquest any sí, el sueño estudiantil de ser los primeros en ganarla viniendo de LEB (permítaseme la automordacidad), el sueño bilbaíno de estrenar por fin su palmarés nacional, el sueño grancanario de pasar por fin de ronda, más de una a ser posible… Muchos, demasiados sueños que se juntan con los nuestros: recuperar la magia, volver a sorprendernos, sentir otra vez aquella fascinación que un día sentimos por esta competición; que llegue el día en que podamos recordar también con añoranza esta Copa de 2013 tantos años después. Sí, la Copa es sueño pero ya nos dijo Calderón (el de la Barca) que los sueños sueños son: en cuanto te descuidas te despiertas. Esperemos que aún tarde mucho en sonar el despertador.

Jose Diaz

Ilusión

Si algo caracteriza a estos días es la ilusión por muchas cosas, algunas de ellas nuevas en nuestra vida. Solemos juntar la ilusión con los niños. Sin duda alguna son las personas que más ilusión tienen. Pero ¿por qué le buscamos cosas negativas a esa ilusión?

Esto es así. No nos engañemos. Siempre buscamos excusar esa ilusión como si fuera algo malo. Escusas del tipo: es que no tienen responsabilidades, sólo les importa pasárselo bien, no son conscientes de la realidad, no ven que si eso no es posible pues no es posible….es que son niños.Niños

¿Y si lo enfocáramos de otra manera? Porqué no pensar: le ven a las cosas su lado bueno, piensan que todo es posible, tienen plena confianza en que todo se puede hacer realidad, buscan divertirse en todas las situaciones….es que son niños.

La ilusión es una de esas cuestiones innegablemente ligadas a la infancia que los adultos nos obcecamos muchas veces en pervertir, machacar y destruir. Otras víctimas suelen ser la imaginación, la creatividad, la inocencia, la curiosidad, la confianza en uno mismo… Muchas veces se intenta esconder ante palabras como disciplina, exigencia, respeto,… Una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Uno de los grandes errores que cometemos es verlos como mini adultos y tratarlos de tal manera. Pensar en lo que tendrán que hacer cuando sean adultos de verdad e ir preparándolos para su futuro, sin plantearnos si eso es realmente lo mejor para ellos en ese momento de su vida. Esto no es ni bueno ni malo. Es una de las funciones antropológicas de los adultos ante los niños. Todo esto no puede hacernos olvidar lo que son en realidad y que es necesario que cada persona pueda vivir lo que le corresponde a cada edad, sea bueno o malo.

¿Por qué no intentamos quedarnos con lo bueno de cada etapa anterior vivida para aportarla a nuestra vida y enriquecerla? ¿Y si aprendemos de lo que no nos gustó y no simplemente lo dejamos a un lado? Creo que estaría bien vivir con la ilusión de un niño y con las ganas de hacer cosas nuevas de un adolescente, aportándole el sentido común que debería ser propio del adulto.

No es complicado encontrar ilusión a nuestro alrededor. ¿De verdad alguien es capaz de no encontrarla en su entorno? Encontrarla y dejarse llevar por ella para generar ilusiones propias y ver las cosas desde distintos puntos de vista. Seguro que nuestra vida sería diferente y estaríamos más contentos con ella.