Entradas

Valorar el silencio natural

Nuestro día a día es ruidoso. El silencio suele brillar por su ausencia. Coches arriba y abajo, personas hablando (o gritando) por el móvil, notificaciones que llegan sin parar, la salida de un colegio o instituto… podría estarme horas enumerando sonidos. Algunos son más agradables que otros, por suerte. Vivimos rodeados de sonidos.

Estamos tan habituados a ellos que cuando no existen, los echamos de menos. Cada vez más, encontrar espacios con un silencio natural es más complicado. Digo natural, no forzado por una norma o una ley. Esas normas que buscan un silencio absoluto. Pero eso no es natural.

13466398_804768266323570_3223750877076753402_n

El silencio natural contiene sonidos. Estos fluyen de forma acorde con el silencio y por supuesto no le quitan protagonismo. Son esos momentos en los que todo tiene una misma baja, incluso dulce, intensidad y cuando no hay ninguno de esos sonidos, el silencio surge sin que nos demos cuenta.

En esos momentos es muy fácil estar en el aquí y ahora con atención plena a lo que estamos haciendo ya sea escribir o simplemente admirar un paisaje. Son esas situaciones que muchas veces nos han aportado momentos únicos en los que nuestro rendimiento ha sido excepcional. Son auténticos estados de flujo.

Sé perfectamente que sabes de lo que te hablo. Estoy convencido de que ahora mismo alguna de esas situaciones, esos momentos, guardada en tu inconsciente está aflorando en tu consciente. Puede que incluso ahora la valores más de lo que lo hiciste en su momento.

Tenemos que valorar y disfrutar de estas situaciones. Identificarlas para vivirlas plenamente y poderlas reproducir a voluntad. Son más fáciles de generar de lo que puede parecer. Nos aportan más beneficios de los que llegamos a ser conscientes en innumerosas ocasiones.

El silencio natural es ese olvidado, incluso menospreciado, que está presente en numerosos de nuestros mejores momentos. Protagonista invisible de suma importancia.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

Rígido y convencional o flexible y original

Desde siempre me ha gustado leer libros. Supongo que como todos, he tenido momentos de prodigarme más en esta actividad y otros en los que casi no he leído ninguno. En los últimos tiempos me gusta leer cada vez más, casi diría que me apasiona.

Hace un tiempo leí un libro referencia para muchos. Se trata de Fluir (Flow) de Mihaly Csikszentmihalyi. Cuando lo leí me llamaron la atención diferentes puntos que en él se trataban, algunos los he aplicado a mi vida y otros, sin ser consciente de ello, ya formaban parte de ella. Hubo uno en concreto, que además de intentar aplicarlo en las distintas facetas de mi vida, he mirado de ir observando en las diferentes situaciones que vivo o me transmiten y poder así construir unas conclusiones más ricas. Se trata de la diferencia entre los conceptos convencional y original.

fluir-mihaly-csikszentmihalyi-trabalibros

El ejemplo que pone el libro para explicar esta diferencia es el siguiente que cito textualmente: “Mientras que un artista convencional pinta el lienzo sabiendo lo que quiere pintar y mantiene la intención original hasta que el trabaja está terminado, un artista original con igual entrenamiento técnico comienza teniendo en mente una meta indefinida, pero hondamente sentida, modifica el cuadro según los colores y las formas que emergen sobre el lienzo y acaba con un trabajo terminado que probablemente no se parecerá en nada a como empezó. Si el artista responde a sus sentimientos interiores, sabe lo que le gusta y lo que no le gusta, y presta atención a lo que sucede sobre el lienzo, seguramente hará un buen cuadro. Por otra parte, si mantiene su idea preconcebida de cómo debería ser la pintura, sin responder a las posibilidades sugeridas por las formas que se desarrollan ante él, la pintura probablemente sea mediocre”

¿Cuántas veces empezamos algo con un objetivo tan definido hasta el extremo que nos impide ver situaciones o aspectos que nos encontramos por el camino y que nos permitirían incluso obtener un resultado final mucho más rico o satisfactorio? La respuesta que yo he observado a esta pregunta es que esto nos pasa en demasiadas ocasiones. Definir un objetivo lo mejor posible nos ayuda mucho a hacerlo realidad. La ecología del mismo y poderlo dividir en pequeños objetivos o metas durante la consecución del mismo también. Pero no debemos olvidarnos de la flexibilidad para enriquecerlo.

Entrenadores que plantean un partido de una forma para ganar y no ven o saben ver opciones que surgen durante el partido para poder lograr el objetivo de otra forma, puede que más fácil. O que tienen las rotaciones de cambios predefinidas (al margen de que sean por aspectos conductuales) y  no las cambian pase lo que pase. Deportistas incapaces de ver diversos caminos en su mejora que les harían dar el salto que desean y que únicamente trabajan alguno muy específico o demasiado general, logrando o no lo deseado pero no a un nivel superior o que de verdad les haga marcar la diferencia en su deporte. Maestros o profesores que se preparan una clase y la dan pase lo que pase, siendo incapaces de aprovechar una oportunidad de enriquecer la experiencia de aprendizaje de los alumnos por algo que surge en el momento y que puede que se desvíe un poco del objetivo de la sesión o suponga destinarle más tiempo, pero que podría enriquecerlo a un nivel mucho más significativo para todo el grupo, profesor incluido. Personas que se plantean el día de una determinada forma para poder hacer multitud de actividades y que cuando piensan en ello por la noche, empiezan a ver alternativas que podían haber realizado y les hubiesen facilitado mucho todo el día.

ser_original¿Y todo esto por qué? Simplemente por ser poco flexible y limitar algo imprescindible para lograr cualquier cosa como es dirigir nuestro foco de atención. Nos centramos en exceso en algo muy concreto y esto nos impide ver algunas cosas con la suficiente perspectiva para poder enriquecer lo que hacemos. En otras ocasiones hemos creado un plan tan específico y que nos ha costado tanto que entendemos que todo lo que no está en él, es una amenaza. Más que un plan de acción, creamos un búnker que nos aísla de todo el mundo exterior ya que es una distracción.

De esta forma nuestras actividades, nuestros resultados no tienen ese plus que podían tener si al marcarme mi objetivo final y mis objetivos intermedios analizara de forma constante todo lo que está pasando y que seguramente escapa de mi control. Detectaría situaciones que me enriquecerían y que me acercarían a poder construir y generar de forma original, marcando la diferencia. La flexibilidad me ayuda a crear de forma más personal e implicada conmigo mismo consiguiendo así ser original para mi propia vida.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Cuando «juega fácil» cohíbe el talento

Hoy día el talento está en boca de todos, incluso de los que no tienen muy claro qué es eso del talento. Al margen de la filosófica discusión sobre si la persona con talento nace o se hace o sobre qué es en sí el talento… los procesos de enseñanza-aprendizaje están en tela de juicio por su respeto o no hacia algo tan preciado y, se supone, tan valorado por la sociedad. Históricamente el deporte ha sido, es y será (espero) uno de los escenarios más habituales de expresión del talento y todo lo que lo envuelve.

Sólo es necesario pasarse por un partido del deporte que sea para poder observar y disfrutar de alguna de sus muestras. También es habitual, principalmente cuando se trata de un deporte de equipo, escuchar una frase. Una frase que se ha convertido en un clásico, ya sea dicha por la grada o por el entrenador o entrenadora en cuestión. Esa frase no es otra que “juega fácil”. Frase que, por cierto, se suele decir únicamente cuando el resultado no es bueno.

descarga (5)El entrenador entiende que lo intentado o realizado por el jugador o equipo, es difícil, complicado o forzado. Pero ¿y cuando esto no es así? Cuando la ejecución que acabamos de ver ha fluido de forma natural y todo el proceso de toma de decisiones es el adecuado con el único pero en algún pequeño detalle de ejecución. ¿La responsabilidad es exclusiva del jugador o los entrenadores tenemos nuestra parte? ¿Estamos valorando la globalidad del proceso o únicamente el resultado de este?

Una de las responsabilidades del entrenador, principalmente de los entrenadores de formación, es generar los escenarios más propicios para que sus jugadores puedan desarrollar el máximo de sus aptitudes, incluyendo la competición como otro de esos escenarios. De esta manera favorecer el proceso creativo que facilita la innovación y la expresión del talento en la toma de decisiones y en las ejecuciones técnicas.

Si esto no es así, y nos dedicamos a entrenar unas estructuras rígidas, es cuando “juega fácil” se traduce por NO hagas/hagáis esto. Son esas veces en las que no va acompañado de nada más, de ninguna otra información de utilidad para el receptor del mensaje. Estamos tratando de controlar un proceso que no se puede controlar ya que su expresión natural es la de fluir libremente. Cohibimos esa expresión natural que además es propia del juego.

navarro2

También es cierto que hay ocasiones en las que se utiliza bajo la concepción de que un juego sencillo sin grandes complejidades ni estructuras es la que más favorece el desarrollo de este talento. Pero no suele ser la mentalidad con la que el entrenador, a raíz de su percepción, utiliza esta frase.

Como expresión natural, el talento es una parte imprescindible del juego. Su puesta en escena genera muchos vínculos emocionales (del protagonista con el juego, entre compañeros, con el entrenador o entrenadora, con el público…). Normalmente incrementa la diversión e incluso con el tiempo, esa muestra creativa, innovadora de un gesto puede lograr ser considerada como un gesto básico del juego. ¿O alguien se imagina ahora el baloncesto sin la “Bomba” de Navarro?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

El que distreu és important

A l’hora d’afrontar qualsevol activitat sempre s’han de tenir presents diversos factors. La conjunció que es realitzi entre tots ells serà la que marqui el resultat final d’aquesta acció. Aquests factors intercediran principalment en dos aspectes clau quan fem quelcom: la qualitat final d’allò que es fa i el temps total que trigarem en concloure aquesta acció.

0000252132

Aquestes distraccions poden tenir diferents orígens i afecten a totes les edats tot i que de forma diferent o unes tinguin més pes que d’altres. Es poden realitzar diferents distincions entre aquests distractors però penso que avui dia els diferenciaria segons s’originin a la part personal de cada persona, la seva part laboral/professional o a la seva vessant social. Les tres poden veure’s relacionades entre si segons la situació i la forma d’afrontar la vida de cada un de nosaltres.

Per sobre de tot està el fet que som persones. L’ésser humà es caracteritza per diferents aspectes i un d’ells és que es tracta d’un ésser emocional. Cert que hi ha gent que ho dissimula de forma meravellosa, però tots tenim emocions i aquestes ens afecten de forma positiva i de forma negativa. A l’hora de realitzar qualsevol activitat, una falta d’emoció o un excés emotiu ens afectaran de forma diferent no permeten que centrem tota la nostra energia en l’activitat a realitzar.

La part personal de la persona està composada per un seguit de situacions, compromisos, vivències,… que en segons quins moments no ens ajudaran per concloure una feina. Realitzar la compra de casa, anar a buscar els fills a l’escola, una discussió amb la parella o amb un familiar són el pa de cada dia de molta gent.

Moltes vegades el propi lloc de treball o l’entorn on es troba ja és un distractor per si sol. Les relacions personals que allà esdevenen, les interrupcions que poden produir-se no sempre de forma necessària o els imprevistos organitzatius o en forma de puntes de feina que poden sorgir dificulten el pas d’una activitat a una altra ja que moltes vegades, i més en situacions laborals, tendeix a pensar-se que tot és urgent. Això ho complica tot.

Som éssers socials. Avui dia les noves tecnologies ens fan molt més fàcil comunicar-nos i relacionar-nos amb tothom amb qui ho desitgem. Tant és el moment, sempre o pràcticament sempre ho podem fer. El mòbil, la tauleta, l’ordinador i d’altres dispositius ens ho posen sempre a l’abast de la mà. Una temptació que moltes vegades ens és molt difícil de superar.

concentrar-se-en-lera-de-la-distraccic3b3

Quan centrem tota la nostra capacitat de concentració, atenció i energia per realitzar una activitat qualsevol tot és diferent. Tot sembla més fàcil, podem fins i tot gaudir d’una activitat que potser inicialment no ens atreia gaire. Fluïm de forma natural i el que produïm fàcilment té un alt nivell de qualitat. A més, acabem l’activitat en el temps previst o en menys.

Per això és important valorar allò que ens distreu. Prendre consciència per donar-li importància i actuar. Saber de quina vessant prové i actuar en consonància amb la nostra forma de veure les coses, els nostres valors que s’alineen i ens ajuden a organitzar-nos i prioritzar a cada moment per fer allò que toca o allò que ara vull fer de veritat. Segur que així tot encaixa d’una forma més natural. Sense estrés ni angoixes de cap mena. Sabent que el que ocupa el meu cervell i els meus pensaments potser tenen un motiu però que procuraré saber organitzar-los per ocupar-me de cada un ells de la manera adient i al seu moment. Tot té el seu moment.

El temps, sense concentració, no serveix de res, així que prioritza l’atenció per sobre de tot.

Timothy Ferris

Daniel Barreña

Coach esportiu i educatiu

@dbarresi5

El banquillo como escenario

En toda profesión, lo que uno transmite al resto es un apartado esencial para el desarrollo de su actividad. Si quieres ser realmente bueno en algo debes conseguir dominar los diferentes escenarios en los que tu actividad se desenvuelve o por lo menos una gran mayoría de ellos y de las diferentes situaciones que se pueden producir en cada uno de esos escenarios a lo largo del desarrollo de dicha actividad.

Cuando voy a ver partidos, principalmente de baloncesto, además de disfrutar o no del juego en sí y de lo que realizan los jugadores, no puedo dejar de observar los banquillos y lo que sucede en ellos. Y claro está, por extensión, a los entrenadores.

images (12)

Tradicionalmente se ha dicho que el hábitat natural de un entrenador de baloncesto es la pista de entrenamiento y el banquillo durante el partido. Hoy día sigue siendo así aunque otros escenarios en los el entrenador se relaciona con su staff técnico, con los jugadores o con miembros del club también deberían serlo e incluso llegan a tener más peso o influencia en su trabajo del que más de uno piensa. Y de estos dos, por lo general, el que tiene más peso y es más visible es el banquillo y lo que allí pasa durante el partido.

Existen ocasiones en las que además conozco la forma de entrenar de ese entrenador. Ya sea por método o características que lo definen durante la semana que forman parte de su esencia de entrenador o por la dinámica y forma de entrenar concreta a un determinado equipo. Esto me permite ver la coherencia o no entre esos dos escenarios principales.

Cada entrenador tiene su personalidad y su forma de comportarse. En un partido pueden producirse muchas situaciones distintas y en todas ellas se deben tomar decisiones, por lo general rápidas y en algunas situaciones muy rápidas. El entrenador que de verdad domina este escenario en el que se convierte un banquillo de baloncesto durante un partido se basa en aspectos muy claros y que todos ellos son trabajables.

Lo controlable es todo aquello que depende exclusivamente de la persona y de cómo se relaciona con el entorno. Pienso que esta es la base de todo buen entrenador: procurar llevar todo lo que sucede o pueda suceder a terrenos que uno mismo reconozca. De esta forma podrá transmitir de forma consciente lo que desee transmitir en cada momento.  Aunque muchos piensan que esto se acaba cuando el balón es lanzado al aire, realmente existen más momentos que son controlables. Muchos de ellos se basan en tener un buen conocimiento de uno mismo y un excelente control emocional que en los que son excepcionales llega a situaciones de transmitir una emoción pero realmente tener otra.

images (11)Lo previsible no deja de ser una ramificación de lo controlable. En este caso se basa más en lo que puede suceder o las acciones que pueden realizar los rivales o los propios jugadores. Si la relación, conocimiento y comunicación con tus jugadores es de alto nivel, se pueden prever y actuar para ayudar de la forma adecuada en un número alto de las situaciones que se producen a lo largo de un partido. Lo mismo de los rivales, ya sea de los jugadores o de los entrenadores.

Lo reactivo. Este ya es un tema más delicado. Depende de la interpretación que realizamos de lo que vivimos y nuestra reacción ante ello. Más acciones de las que nos pensamos son realmente previsibles con lo que se puede actuar de forma proactiva y anticiparse así a que nos afecte de forma emocional y reaccionemos de una forma más instintiva…menos racional. Estas reacciones menos racionales en ocasiones son buenas y aporta esa imprevisibilidad propia del deporte. De igual manera, la necesidad de educar las emociones de los entrenadores es un punto básico en su progresión y evolución, junto con los otros aspectos más tradicionales.

 

Lo transmitido une todo esto en la puesta en escena segundo tras segundo. Aquí es donde se observan todos estos aspectos y las virtudes y/o defectos en cada apartado para que todo esto fluya de una forma natural que no dificulte la expresión del talento de los jugadores. También se podrá observar en las relaciones que el entrenador tenga con el árbitro o árbitros así como con la mesa anotadora.

Mantener bajo control todos estos detalles no es fácil. Sí que es fácil observar entrenadores que pierden por momentos el control del partido o mejor dicho sobre sí mismos (a todos nos pasa) y otros que viven de forma constante en un limbo sin orden que provoca el caos en todo su entorno. Algunos de estos últimos, dicen crear este caos perpetuo y constante de forma voluntaria… Aunque incluso estos, cuando se observan grabados, pocos se reconocen y tampoco perciben lo que en principio ellos dicen que transmiten.

“No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va”

Séneca

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

«La vida puede ser maravillosa»

Estoy seguro que la gran mayoría de aficionados al deporte y principalmente al baloncesto reconocen está frase de Andrés Montes. Cuando somos niños y empezamos a jugar nuestra vida es así, simplemente maravillosa. Por desgracia esto suele perderse con el tiempo y es algo que no podemos permitirlo ni los jugadores ni los entrenadores.

Como entrenador tengo siempre en mi memoria un día concreto en que esta sensacional frase se lleno por completo de significado. Entrenaba a la escuela de iniciación al baloncesto de un colegio vinculado al club donde también ejercía de entrenador. Niños de primero y segundo de primaria. Un día, justo antes de empezar, una madre vino a hablar conmigo ya que sabía que hasta primero no podía ser pero su hijo de P5 quería apuntarse a la escuela de baloncesto. Le dije que no se preocupara y que un día se quedarán y su hijo probará tranquilamente. “Pues ahí lo tienes” me dijo señalándome a la pista. Lo que vi al girarme fue un peque con un balón de minibasket casi tan grande como él y su sonrisa de oreja a oreja tirando a la canasta de minibasket (y metiéndolas dicho sea de paso) sin parar. Entro en la escuela y nos lo pasamos genial lo que quedaba de temporada. Lamentablemente la temporada siguiente, yo dejé la escuela de iniciación y esta cambió de días lo que hizo que este niño no pudiera seguir asistiendo. Una pena.sergio-chacho-rodriguez_0

Seguramente el ejemplo más claro de jugar, divertirse y divertir es Sergio Rodríguez  el Chacho. Cada vez hay más fans del Chachísmo  o del Chachowtime. Su juego ha evolucionado de manera exponencial pasando ya hace tiempo de un estado de forma óptimo como muchos decían y José Díaz explico tan bien en uno de sus fantásticos artículos. Admito que soy de los que pensaba que botaba demasiado y quería acaparar demasiado protagonismo (no digo que de forma consciente). Pienso que ha encontrado un equipo, unos compañeros y un entrenador que le han permitido evolucionar y destapar aún más su talento, quitar botes a su juego por el dinamismo de sus compañeros y las situaciones que se generan para él o para ellos e incluso poder dar más pases no sólo asistencias (algo básico en mi opinión para un base), dinamizando aún más a todo su equipo. Todo esto suma adeptos a su causa. Un excelente programa como es Informe Robinson ha realizado un fantástico reportaje sobre él y su vida.

Sergio Rodríguez también es un ejemplo de flow. Hay un momento en el reportaje que hace referencia a eso, no querer que el segundo cuarto acabe. Fluir, algo básico para la felicidad que te da el juego. La expresión máxima del talento se produce en esos momentos en los que simplemente juegas.

Los entrenadores y los clubes deberíamos ser capaces de poder canalizar todo el talento del que disponemos y hacerlo fluir. Estar en la competición adecuada también es algo importante y que la reglamentación ayude no estaría de más. El baloncesto, y todos los deportes, necesitan más gente feliz practicándolos. No sólo jugadores, también equipos. Como también decía Montes: “¿Por qué todos los jugones sonríen igual?”. Aunque la barba no deje verla del todo, se necesitan más sonrisas como las de Sergio Rodríguez.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5