Entradas

La receta de lo simple

A veces el dinero, los focos y todo lo que rodea al deporte profesional de élite nos aleja de la esencia del juego. Existe la convicción (equivocada, o no) que el rendimiento va ligado necesariamente al nivel de recompensa económica e incluso social de tu trabajo. En el caso que aquí nos ocupa, del rendimiento como deportista. Es innegable que sentir el reconocimiento a tu esfuerzo y valor como deportista/persona es un motor de energía incalculable para potenciar tu rendimiento en cualquier faceta. A todos nos gusta que se nos pague justamente y se nos valore en nuestro trabajo. Eso, sin duda, ayuda a que trabajemos mejor y más a gusto.

En el deporte seguramente pase lo mismo porque, no nos olvidemos, los deportistas de élite que se esconden detrás de las portadas de la prensa, los anuncios de television, las fiestas de alto standing… también son personas como tú o como yo. Y aunque los billetes puedan llenar sus bolsillos más de lo que jamás muchos de nosotros podamos imaginar, lo que verdaderamente les permitirá brillar en sus respectivos campos será ser fieles a la esencia del juego, a la pasión. La misma que seguramente les movió cuando eran niños y que les hace conectar con su ‘yo’ lejos de todo aquello que pueda rodear su figura en este preciso momento.

chefcurry

Actualmente existen dos casos de éxito que evidencian el por qué el juego está por encima de todas las cosas. No seré yo quien descubra a Stephen Curry o el tridente formado por Messi, Suárez o Neymar. Pero ya sea en baloncesto, fútbol o aquello que queráis desarrollar parece bastante claro que una de las grandes claves para alcanzar la cima es simplemente disfrutar de lo que haces. Y este es el denominador común en el caso de Curry con los Warriors o la famosa ‘MSN’ del FC Barcelona. Ambos gozan de reconocimiento mundial, mueven cifras mareantes de dinero, nunca les faltarán aduladores allá por donde caminen pero en el juego, a la hora de saltar a una pista o un terreno de juego el objetivo sigue siendo el mismo que cuando Stephen, Messi o Neymar comenzaban a descubrir los secretos del baloncesto y el fútbol a edades tan tempranas como las de aquellos a los que hoy muchos de nosotros tenemos en nuestras manos en tantos y tantos equipos de barrio.

Se divierten, disfrutan, se solidarizan, son insaciables y saben qué necesitan de sus compañeros para ser los mejores. El otro día leía una entrevista a Neymar donde le preguntaban acerca de cómo gestionan los egos tres cracks mundiales de la talla como los que forman la actual delantera azulgrana. La respuesta fue: “No hay egos. Solo queremos divertirnos”. Y discrepo. Ego sí hay, todos lo tenemos en mayor o menor medida, pero si el ego no te deja disfrutar plenamente de lo que haces jamás alcanzarás una plenitud de rendimiento. Precisamente por eso nada de lo que les ocurre es casualidad. Y no deja de ser curioso que en la complejidad de un mundo repleto de focos y presión diaria extrema sea lo más simple la receta para triunfar e, incluso en sus casos, para DOMINAR. Tienen talento, han trabajado pero se lo pasan bien. Y ahí está su verdadero motor. El famoso “Sal y disfruta” de Johan Cruyff antes de la final de la Copa de Europa de 1992 o como le dijo Guardiola a Simeone en pleno apogeo del Pep Team con el ‘Cholo’ visitando técnicos de alto nivel para completar su formación: “Tengo la gran suerte de tener un grupo de jugadores a los que les enloquece jugar a la pelota”. Y no seré yo quien le quite méritos a la labor de Pep Guardiola al frente del Barça pero impacta que, al final, una de las grandes claves para dibujar al mejor Barça de la historia sea que simplemente a Iniesta, Xavi o Messi les apasione reencontrarse cada mañana con el balón.

931799_1

Y llegados a este punto dejénme hacer un pequeña reflexión. Si los más ‘grandes’ simplifican – entendido como la imperiosa necesidad de disfrutar y divertirse – el día a día en el deporte de élite para triunfar hasta ese mínimo punto… ¿Por qué en un porcentaje muy elevado el resto de terrestres nos empeñamos en hacer de los más pequeños jugadores de élite donde el GANAR pasa por encima de lo más elemental? El ego del entrenador es grande (enorme, en ocasiones) pero no olvidemos que nuestros jugadores/as necesitan pasárselo bien y conectar con el juego de la misma manera que Curry o Messi lo hacían y, lo más importante, lo siguen haciendo. Y esto no es precisamente lo mismo que pretender que aquellos a los que intentamos formar hagan las cosas como Curry o la ‘MSN’  para – no nos engañemos – únicamente saciar nuestro hambre (personal) de victorias y palmaditas en la espalda. Preguntémonos si hacemos que nuestros jugadores/as disfrutan a la vez que les ayudamos a crecer deportivamente. Y que nadie me malinterprete, la competición no es incompatible con la diversión. Como jugador he disfrutado como nadie compitiendo, sufriendo, trabajando y sinténdome exigido. Es imprescindible saber trazar la línea donde no encorsetar a los jugadores y ahogarles alejándoles de la propia esencia del juego. Una pelota, una canasta. Cinco contra cinco. Tan fácil pero tan complicado. Que nuestro ansia por querer controlarlo todo jamás les corte las alas a aquellos que quieren volar. Ahí estará nuestro éxito… ¡y el suyo! Ahí reside el maravilloso secreto de los dos entes que dominan hoy el baloncesto y el fútbol mundial. Siéntense y sobre todo… ¡Veánles divertirse! El día que dejen de pasárselo así de bien será el día en que no vibraremos viéndoles jugar. Que les dure por mucho tiempo.

Sergio Vera

Entrenador y periodista

@sergio_vera87

 

Nuevas etapas

Concluye la competición oficial a nivel europeo de clubes de futbol y en mi opinión hay dos personas que marcan esta temporada 2013-2014: Diego Pablo Simeone y Carles Puyol. Seguramente se me escapa algún que otro protagonista a nivel europeo, pero escojo a estas dos personas, diferentes, pero con personalidad a raudales y con algo en común: ambos son fieles a sus valores y los transmiten de forma clara.Diego_Simeone_-_01 Pese a no conseguir la Champions y de esta forma una temporada de ensueño para el Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone y su equipo han sido la auténtica sensación en la Liga y en Europa. De la calidad de su futbol no voy a opinar porqué habrá opiniones de todos los colores. Lo que nadie puede negar  es que este Atlético de Madrid 2013-2014 transmitía fe, confianza y seguridad. Esta ha sido la base hasta hoy de su día a día, a la que sumar un ideario de trabajo continuo transmitido por la más que famosa frase en ruedas de prensa de Simeone del “partido a partido”. Mucho se ha escrito y se escribirá por lo menos a lo largo del verano del ejemplo de liderazgo del Cholo Simeone. Nadie puede poner en duda su rendimiento a día de hoy y como desde su llegada al banquillo colchonero, su filosofía ha ido calando cada día más en sus jugadores y en su afición. Esta sinergia creada entre afición, jugadores y cuerpo técnico les ha llevado a ganar títulos por un lado y luchar por conseguirlos hasta la extenuación por otro. Aunque el líder es Simeone, me gustaría también destacar la figura de Germán El Mono Burgos. Desde su función de segundo entrenador, actúa a la perfección para que El Cholo no se desgaste en algunas situaciones. Es la válvula de escape de la tensión acumulada en muchas ocasiones. Sus protestas, sus apariciones en momentos puntuales, sus reacciones impulsivas por encima de las de Simeone, etc. El escudo de Simeone para que el respeto hacía este como entrenador crezca y no se vea enturbiado por reacciones que no corresponderían a un entrenador Top o al entrenador que debería ganar el título de entrenador del año de la FIFA, aunque esta siempre nos sorprende.images (5) Ahora deben enfrentarse a una nueva situación. ¿Cómo encarar la siguiente temporada? ¿Con qué objetivos? ¿Cómo hacemos evolucionar a nuestro equipo para que siga creciendo siendo conscientes que podemos crecer y tener peores resultados que esta temporada? No es fácil pero será un proceso muy entretenido de observar y muy rico en aprendizajes. Por otro lado tenemos a Carles Puyol y su retirada del futbol profesional. Cuando alguien piensa en él a una gran mayoría le vienen dos palabras a la cabeza: valores y ejemplo. A mí me sorprende y me produce lástima que estas dos palabras no las podamos asociar tan fácilmente a un abanico más amplio de futbolistas profesionales. Probablemente es una de las cosas que más le recrimino al futbol de hoy, más ejemplo y más valores de verdad. descarga (4)Su retirada genera un hueco enorme en el FC Barcelona. Aunque haya una renovación de jugadores y un nuevo proyecto en marcha, esa personalidad que transmitía Carles Puyol cuando aparecía en sala de prensa ya no estará. Ese sentido común, esa responsabilidad, esa coherencia con su rol de capitán de un equipo referencia a nivel mundial. Seguramente a nadie de la cúpula directiva del club se le haya pasado por la cabeza nada de esto, pero pienso, puede que inconscientemente, que uno de los motivos para contratar a Luis Enrique como entrenador es esa personalidad. Un poco al estilo del Atlético de Madrid y Simeone que su personalidad se transmite al equipo y hace crecer a jugadores de ese perfil como Godin. Luis Enrique pondrá la personalidad y ya veremos quién será su referente en el campo para transmitirlo al resto de la plantilla. Los sistemas de los clubes son distintos pero pienso que existen ciertos paralelismos en la contratación de Luis Enrique y cuando se produjo la de Simeone por el Atlético. En ambos casos, tanto Simeone como Puyol generan dos nuevas etapas en sus respectivos clubes. Como toda nueva etapa habrá errores, aciertos, momentos clave,…que harán crecer o no a los respectivos equipos. Dos retos importantes a encarar.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

I l’entrenador? Què sent?

Hi ha moments durant la temporada que et planteges si estàs fent les coses de forma correcte o no. Ara és un d’aquests moments; molts entrenadors aprofiten per fer una mica de balanç de la primera part de la temporada. No només a nivell de resultats, si no també a nivell de la dinàmica i funcionament del grup tant en entrenaments com en competició.

Podem caure en l’error de pensar que si no hem obtingut els resultats esperats és perquè no estiguem fent bé les coses, pensem que podem no estar a l’alçada de les expectatives que s’havien dipositat en nosaltres, o veiem que la dinàmica de l’equip no és la desitjada, …

Ningú ha dit mai que això d’entrenar fos una feina fàcil. Crec que una de les claus és resumeix en aquesta frase: «Following is easy; Leading is hard» (Seguir és fàcil, liderar és complicat). És a dir si l’entrenador és capaç de liderar l’equip, fer que els jugadors/es facin les coses per convicció i no per obligació tindrà molta feina avançada. Si entenen la necessitat de treballar al màxim cada entrenament o partit per poder millorar, independentment del resultat que s’obtingui. Aquesta feina és dura però la recompensa és molt més gran.20120312_Pep-Guardiola

Un exemple bastant recent podria ser el FC Barcelona de Pep Guardiola. Tothom accepta que la peça fonamental del projecte esportiu del Barça durant unes quantes temporades va ser ell. Evidentment coincidia que tenia els millors jugadors del planeta per poder desenvolupar la seva idea, però el mentor, el guia, era Pep Guardiola.

Cal diferenciar objectius: una cosa és el rendiment (a partir de certes categories) i l’altre la formació. L’objectiu principal del treball és diferent en cada cas, però l’essència segueix sent la mateixa. I això com es fa?

Hem d’aconseguir que cada jugador de l’equip es senti important i vegi que estem pendents de la seva evolució. Per això podem fer reunions individuals per guiar al jugador i orientar-lo cap a les coses que fa bé, i sobretot millorar aquelles que li costen més. No cal que sigui cada setmana però si que al llarg del mes o mes i mig anar parlant amb tots els jugadors. D’aquesta manera es poden anar refent els objectius de millora individual.

Sovint hi ha massa coses que volem treballar i que per nosaltres són importants, però com amb tot aprenentatge, com més focalitzada tinguem la nostra atenció molt millor. A l’hora de donar indicacions és important donar els flaixos d’aquell exercici concret perquè els jugadors vagin aprenent amb què fixar-se.alfred-julbe-entrenador-acb-endesa-uni-girona-002

Un dels principals deures que tenim com a entrenadors és fer aflorar el talent i les potencialitats de cada jugador, per això treballem. Hem de tenir la ment oberta i no fixar-nos gaire amb estereotips marcats, perquè llavors el que aconseguim és just el contrari; «tallar les ales» als jugadors. Sovint volem marcar tant les idees que ens oblidem que cada jugador té la seva manera d’expressar-se (a la pista em refereixo) i de resoldre problemes que se li plantegen. Al final cada jugador aprèn d’una manera diferent i segons uns interessos individuals, en funció de les coses que els hi són més significatives.

Seguint aquest punt, un error que cometem força vegades és castigar l’equivocació. Per que un jugador aprengui un determinat moviment o concepte necessita repetir-ho i equivocar-se moltes vegades per acabar dominant-ho. L’errada ve en el moment que l’entrenador «castiga» al jugador perquè ho fa malament enlloc de reforçar aquesta conducta i ajudar-lo a què entengui el motiu pel qual una determinada acció no és correcte. Si no té èxit i l’entrenador no és capaç d’explicar-li què ha de corregir per aconseguir resoldre el problema, el jugador acaba tenint un sentiment de frustració.

Un altre dels punts clau és el treball i la millora individual de cada jugador, que repercutirà en el bé de l’equip. Tenir jugadors que se senten motivats per treballar i millorar aspectes individuals transforma l’ambient de treball del col·lectiu, és un aspecte que s’encomana i que multiplica el rendiment de l’equip.

tn_celebracion2La importància del grup és essencial en qualsevol equip. Posar per davant de la persona el col·lectiu és bàsic perquè hi hagi una bona dinàmica dins del grup. És molt important fer entendre als jugadors que qualsevol acció, bona o dolenta, repercuteix positiva o negativament en el grup. Aspectes com la puntualitat, el respecte, el treball, …si es treballa bé la confiança en els companys i en un mateix es converteix en una arma molt poderosa per l’equip.

Per tancar el tema de la motivació del grup, pot servir per començar la setmana buscar una paraula o frase inspiradora. Que faci reflexionar als jugadors sobre aspectes que hem comentat abans: l’esforç, el treball, la constància, la força del grup, … Al començar cada entrenament durant la setmana fer-hi referència i comentar coses que puguin estar relacionades i que hagin sorgit a les sessió. També es pot utilitzar a la xerrada prèvia al partit com a culminació de la setmana de treball i perquè els jugadors puguin recordar com han anat els entrenaments.

Finalment, animar a tothom a treballar i a tenir paciència. Confieu amb vosaltres mateixos, sigueu coherents i perseverants. Quan la feina es fa bé els resultats (no només esportius) acaben arribant.

Oriol Garcia

Professor d’Educació Física i Entrenador de Bàsquet