Entradas

Cuando «juega fácil» cohíbe el talento

Hoy día el talento está en boca de todos, incluso de los que no tienen muy claro qué es eso del talento. Al margen de la filosófica discusión sobre si la persona con talento nace o se hace o sobre qué es en sí el talento… los procesos de enseñanza-aprendizaje están en tela de juicio por su respeto o no hacia algo tan preciado y, se supone, tan valorado por la sociedad. Históricamente el deporte ha sido, es y será (espero) uno de los escenarios más habituales de expresión del talento y todo lo que lo envuelve.

Sólo es necesario pasarse por un partido del deporte que sea para poder observar y disfrutar de alguna de sus muestras. También es habitual, principalmente cuando se trata de un deporte de equipo, escuchar una frase. Una frase que se ha convertido en un clásico, ya sea dicha por la grada o por el entrenador o entrenadora en cuestión. Esa frase no es otra que “juega fácil”. Frase que, por cierto, se suele decir únicamente cuando el resultado no es bueno.

descarga (5)El entrenador entiende que lo intentado o realizado por el jugador o equipo, es difícil, complicado o forzado. Pero ¿y cuando esto no es así? Cuando la ejecución que acabamos de ver ha fluido de forma natural y todo el proceso de toma de decisiones es el adecuado con el único pero en algún pequeño detalle de ejecución. ¿La responsabilidad es exclusiva del jugador o los entrenadores tenemos nuestra parte? ¿Estamos valorando la globalidad del proceso o únicamente el resultado de este?

Una de las responsabilidades del entrenador, principalmente de los entrenadores de formación, es generar los escenarios más propicios para que sus jugadores puedan desarrollar el máximo de sus aptitudes, incluyendo la competición como otro de esos escenarios. De esta manera favorecer el proceso creativo que facilita la innovación y la expresión del talento en la toma de decisiones y en las ejecuciones técnicas.

Si esto no es así, y nos dedicamos a entrenar unas estructuras rígidas, es cuando “juega fácil” se traduce por NO hagas/hagáis esto. Son esas veces en las que no va acompañado de nada más, de ninguna otra información de utilidad para el receptor del mensaje. Estamos tratando de controlar un proceso que no se puede controlar ya que su expresión natural es la de fluir libremente. Cohibimos esa expresión natural que además es propia del juego.

navarro2

También es cierto que hay ocasiones en las que se utiliza bajo la concepción de que un juego sencillo sin grandes complejidades ni estructuras es la que más favorece el desarrollo de este talento. Pero no suele ser la mentalidad con la que el entrenador, a raíz de su percepción, utiliza esta frase.

Como expresión natural, el talento es una parte imprescindible del juego. Su puesta en escena genera muchos vínculos emocionales (del protagonista con el juego, entre compañeros, con el entrenador o entrenadora, con el público…). Normalmente incrementa la diversión e incluso con el tiempo, esa muestra creativa, innovadora de un gesto puede lograr ser considerada como un gesto básico del juego. ¿O alguien se imagina ahora el baloncesto sin la “Bomba” de Navarro?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

¿Qué sería del deporte sin ellos?

Se trata de un deporte universal. Además se trata de uno de los deportes que se practica durante más tiempo seguido. Puede durar días, semanas e incluso en algún momento hasta meses. También se trata de un deporte que llena páginas y páginas en diarios, blogs o webs y minutos en las noticias televisivas o en incluso horas en las tertulias televisivas o radiofónicas. Vamos, que también es rentable económicamente aunque los protagonistas no sean los que reciban ese beneficio económico. El deporte en cuestión se puede llamar de diferentes formas. Algunas de ellas podrían ser: machacar al árbitro, el culpable siempre es el del silbato, el que pita que no se equivoque o que se atenga a las consecuencias, etc.

1404571796_0

Una de las cosas que más fácil es de observar durante los partidos del deporte que sea es esa falta de respeto hacía la persona que ejerce una función básica para poder disputar ese partido. Entrenadores, jugadores, clubes, espectadores y todos estamos implicados, también los propios árbitros. Da igual la clase de partidos que sean. Entre equipos de formación o entre equipos profesionales o semi.

No soy capaz de discernir cuál es el origen de todo esto. Aunque sí que tengo claro que la falta de educación deportiva, la falta de respeto hacia las personas y el inmovilismo de algunos estamentos y la poca capacidad de autocrítica real por los protagonistas y sus superiores, sí que son partes importantes en este problema convertido en hábito y que ya es un vicio.

La falta de respeto a la persona es un clásico. Como educador no entiendo que una sociedad conciba como “algo normal” insultar y faltar a una persona y a su familia por el simple hecho de desarrollar una actividad profesional o amateur. Se olvida muy fácilmente a la persona, mujer u hombre, que decide que su granito de arena para que un deporte se desarrolle en función de su reglamento es aplicar este lo mejor posible.

images (13)

Considero que un problema individual que tienen bastantes árbitros es su falta de autocrítica. Están habituados a que sus respectivos comités les realicen informes y a que estos en ocasiones se dediquen más en apuntar sus debilidades que en apreciar sus fortalezas. Esto provoca que lo que en ocasiones debiera ser una conversación normal y corriente entre un entrenador o jugador y un árbitro, no sea tal. Llegan con un escudo protector y autoritario que les hace perder una de las que debería ser sus fortalezas, la capacidad empática. De esta forma no participan de forma activa en la conversación y las posibles críticas constructivas, que podrían incluir o corregir en ese mismo momento en su toma de decisiones si así lo consideran, se interpretan como ataques a su capacidad. Se olvidan que como personas que son se equivocan y prefieren escudarse tras su poder a admitir un error.

Sus dirigentes por lo general no les ayudan precisamente. En algunos deportes las ayudas tecnológicas son mal vistas. En otros, su principal actividad es la de juzgar a los árbitros y no ofrecerles las suficientes opciones formativas adecuadas para su mejora. En otras ocasiones no valoran la capacidad actual del árbitro o árbitra en cuestión y lo valoran por su pasado o por su posible futuro. Esto segundo no ayuda a la formación de estos implicados. Personalmente, en cuanto a la formación arbitral se refiere, últimamente veo errores de reglamentación básicos que no deberían producirse, que además se repiten, y que pueden ser trabajados fácilmente. En esto sí que deberían ser implacables, asegurarse de una formación inicial de alta calidad. Otro aspecto a tener en cuenta es cuando se realizan cambios reglamentarios. Los dirigentes de mayor rango serán consultados pero esas normas afectan a todos y algunas de ellas en contextos formativos por ejemplo, son de difícil aplicación.

Llegamos a la falta de educación deportiva. Por desgracia existen muchas personas que no entienden que ver un partido del deporte que sea por la tele y uno de su hijo o hija de 10 años en directo el sábado por la mañana son dos situaciones distintas. Igual que insultan al de la tele, lo hacen con el que arbitra a su hijo, faltando a la persona como ya he comentado anteriormente. Pero además se olvidan de algo básico que con un poco de cultura deportiva sabrían. Cuando un deporte tiene árbitro es porque para la aplicación de su reglamento es lo que se considera mejor. Es más, en muchos casos sin árbitro no se podría practicar ese deporte.

arda-tira-botaNo negaré que como entrenador he tenido mis diferencias con algunos árbitros aunque por lo general me suelo llevar bien con ellos. Recuerdo hace años que en un partido como visitante, un árbitro conocido mío paró el partido y estuvo a punto de irse por la actuación de los padres de ambos equipos. Hablamos ambos entrenadores con él, yo hablé con los padres de mis jugadores, el otro entrenador no, y el partido continuó con alguna queja excesiva de algún familiar local y finalmente concluyó. Ese día mis jugadores comprendieron la indefensión que viven muchos árbitros cada fin de semana. Algunos no lo olvidaron, otro sí.

Ese día decidí incorporar una frase que me acompaña en mis funciones de entrenador y que suelo decirles a mis jugadores: el árbitro es la única persona imprescindible para poder jugar un partido. Algo que todos deberíamos tener en cuenta y no olvidar jamás, siempre y cuando de verdad queramos un deporte de nivel, competitivo, formativo y con valores.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

Confundiendo lo importante

Cada temporada me pasa lo mismo. Observar de forma directa como crece una tendencia es algo muy enriquecedor, aunque no la compartas. Además, cada vez observo más deportes además de baloncesto y observo lo mismo. Más pronunciado en deportes colectivos que individuales también es cierto. Puede que porqué la influencia o los momentos de intervención directa son más limitados en las competiciones. En entrenamientos la diferencia es menor. Me refiero a entrenadores que transmiten estar más preocupados por su imagen que por otros aspectos.

No vamos a engañarnos ahora. Nuestra sociedad valora la imagen por encima de otras muchas cosas. Lo podemos compartir o no, incluso podemos llegar a despreciarlo si de esa forma alguno o alguna se va a sentir mejor (no lo recomiendo) pero es un hecho. Un hecho importante y que incluso forma parte de más de una profesión.

1245220037_740215_0000000001_noticia_normal

¿Pero de qué imagen estamos hablando? Por lo general de la imagen visual, la parte que nos aporta la comunicación no verbal. No sólo la forma de vestir, también los gestos, la postura corporal que acompañan y que refuerzan o contradicen el mensaje verbal. También está la parte verbal. Esos mensajes grandilocuentes que por lo general no son escuchados hasta el final junto con esas explosiones comunicativas que no aportan ningún beneficio a los receptores directores. En una mezcla de estos dos aspectos es donde cada vez más entrenadores se están perdiendo.

Se pierden por el simple hecho de que olvidan su rol. Están desarrollando el papel de entrenador pero no están desenvolviendo el que debe ser su principal objetivo: trabajar para su jugador o sus jugadores. En su lugar lo que hacen es, como se suele decir, actuar para la grada.

Está claro que, como personas que somos, los entrenadores tenemos derecho a perseguir nuestros objetivos, deseos, sueños,… Otra cosa es cómo lo hagamos ya que para según qué propósito tengamos nos puede ser más útil “caerle en gracia” a la grada que a los jugadores con los que trabajamos conjuntamente. Pienso que actuar de esta forma es básicamente traicionar a nuestra profesión.

Esto lo observo cada vez más. Entrenadores más preocupados de lo que transmiten a las personas que estamos fuera del ámbito de juego que a los que la protagonizan.  Y crece temporada tras temporada. Entiendo que muchos piensan que esa es la receta mágica que les ayudará a cambiar de club, conseguir dirigir un equipo que ellos consideren mejor, etc. ¿Y después?

Después lo que pasa es que te has centrado tanto en aspectos que no forman parte de entrenar que cuando tienes que hacerlo de verdad no sabes que hacer, sigues con tu forma de proceder pero la grada ya no te acompaña. Ya no eres gracioso, has pasado de moda. Todo por no tener claro que es lo importante de ser entrenador.

FOTOP-Daniel-Colomar-U10Y eso es algo muy fácil de decir pero no de hacer: ser referente en modelos y hábitos. Actuar como modelo de comportamiento en cada situación, generar hábitos de aprendizaje y tenerlos para uno mismo, buscar ser la mejor versión de ti mismo para poder transmitir el máximo y poder acompañar en la evolución y mejora como deportistas y personas de esos jugadores que estarán a tu cargo. Ser responsable de tu formación y consciente de que nunca estará completa para poder favorecer la formación de otros.

Por suerte también, cada vez son más los que empiezan a valorar estos aspectos. Así nos encontramos ante dos especies de entrenadores. Cada uno decide qué clase de entrenador quiere ser.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

«Sé lo que hicisteis el último verano» Parte 2

El desarrollo de habilidades o “Skill Development” no es una sesión mágica rodeada de misticismo. Es una relación constante y consistente entre el entrenador y el jugador en la que el segundo es trasladado fuera de su zona de confort, hacia un lugar desconocido. Es una relación entorno a la confianza que requiere tanto del entrenador del mismo jugador.

Pasos para planificar un entrenamiento de estas características:

  1.  Identificar y señalar el objetivo final para cada individuo.
  2. Determinar criterios manejables y medibles para definir el éxito.
  3. Establecer la secuencia de pasos necesarios para alcanzar el objetivo, programar.
  4. Determinar las tácticas y situaciones que motiven a cada individuo para alcanzar el objetivo, individualizar.
  5. “Get to the practice.” A entrenar!
Captura de pantalla 2014-12-02 a les 23.40.11

https://www.youtube.com/watch?v=S7kgc-OOvHc

Aspectos a tener en cuenta en un “Skill Development”

1. ¿Tratar de ser el 5% mejor en 10 cosas o ser el mejor en una cosa?

2. Pasa el 80% del tiempo con el 20% más importante.

 «Sé bueno en las cosas que tienes que hacer mucho.»

– Pete Carill –

3. La actividad se confunde a menudo con la productividad. Una hora practicando algo que no ayuda a cumplir el objetivo es una hora desperdiciada.

4. Diferenciar ejercicios para el dominio y ejercicios para el descubrimiento.

5. El trabajo duro es la característica más importante para el desarrollo de habilidades. Como entrenadores tendemos a dar demasiado crédito a un jugador trabajador que no produce y controlar demasiado a los jugadores que hacen que las cosas parezcan fáciles. Ser talentoso puede ser confundido a menudo con ser un jugador de buenos hábitos.

6. Experimentar es una cosa y usar al jugador como experimento es otra muy diferente.

7.Ratio de 5 Entrenos/Partido o forma jugada. El jugador necesita jugar y aplicar lo que esta entrenando para sentirse motivado.

8.Existen muchas leyes del aprendizaje pero en lo que nos ocupa “tener al jugador dispuesto” es una de ellas.

9. Algunas ideas en el diseño de ejercicios.

  • Progresión en la dificultat y en el rango de tiro.
  • No obsesionarse con el resultado, centrarse en la ejecución. El cómo antes que el qué.
  • Individualizar ejercicios y alimentarse de las sensaciones del jugador.
  • Vigilar que la cultura “game speed” no distorsione ni desvirtue la mejora.
Captura de pantalla 2014-12-02 a les 23.41.17

https://www.youtube.com/watch?v=NdNroQm_slY

Consignas  para el entrenador (1/2)

SIEMPRE SER CREÍBLE

Durante los dos primeros minutos de su primer entrenamiento un jugador decide si confía plenamente en el entrenador o si cree que es «otro entrenador más» que ha tenido. Muchos entrenadores esperan ser respetados por su bagaje anterior. Los jugadores se preocupan por su situación, no les importa  – y francamente no quieren oír hablar – de lo que el entrenador hizo en el pasado con otros jugadores que no son él. Se preocupan de ellos mismos y eso está bien cuando se trata de desarrollo de habilidades.

Este tipo de entrenamiento debería ser generalmente un 1 vs 1 entre entrenador y jugador:

  • Permite cometer errores sin la presión de grupo – los jugadores están más abiertos a la crítica y a la corrección.
  • 100% de la atención está en ellos.
  • Demuestra que el entrenador se preocupa por ellos.
  • Para que mejoren hay que darles la oportunidad, deben tener su espacio.
  • Les gusta que se valore y se sepa que están trabajando

Debemos nombrar las cosas después de que los jugadores las conozcan. Siempre se les puede dar lecciones de historia pero hay que escoger bien el contexto. Hablar con imágenes y utilizar nuevas tecnologías (tablets) siguiendo el baloncesto actual ayuda a transmitir situaciones o gestos que de otra manera no podrías reproducir.

Como entrenadores pensamos que desarrolar sus habilidades es únicamente la mejora de deficiencias. Es sólo una parte de la fórmula, permanecer buenos en lo que ya somos es la otra. Nuestra mayor capacidad para la mejora viene de las áreas en las que ya poseemos un alto nivel de habilidad.

El cerebro disminuye su capacidad de retener información en función de la fatiga. Es necesaria que planifiquemos nuestros entrenamientos para que coincidan con la fatiga pero sin introducir nuevas ideas si se está cansado.

Más atención al detalle al principio, más atención en el dominio hacia el final.

Hay que ser consistente en el lenguaje. No cambiar anclajes o palabras clave en  mitad del proceso.

No alabanza o crítica injustificada. “Grita en la alabanza, susurra en la crítica.”

No hay que confundir tener al jugador bajo control con disfrutar de su respeto/ confianza.

QUE SIEMPRE SUPONGA UN RETO

 “En la carrera por la calidad no hay línea de meta.”

David T. Kearns

  1. El primer encuentro con el jugador debe ser un reto, tenemos que sorprenderlo. Debemos evidenciar que tenemos un plan para él, no va a ser lo mismo de siempre. Esto no significa, únicamente, ser más exigente a nivel físico o gritar más. El jugador tiene que sentir que es diferente y que puede explorar.
  2.  Encontrar el punto de dificultad deseable.
  3. Hacer las cosas correctamente dos veces por cada una que se hace de forma incorrecta:
    1. El cerebro no tiene la capacidad de separar la secuencia en la que se realizan las habilidades. Así que si un jugador hace algo de forma incorrecta, la mayoría de los entrenadores reaccionan exigiendo que lo repita una vez … y otra vez … y otra… y cuando el jugador lo consigue hacer bien paran. El cerebro en realidad recuerda que lo hizo mal 4 o 5 veces y sólo una bien aunque fuera la última. En conclusión, siguiendo este método, no se acaba de fijar el gesto correcto.
  4. Mientras los jugadores tengan éxito añadir complejidad, si no es así simplificar. No es necesario empujarlos constantemente.
  5. Los jugadores necesitan sentirse agotados después de una sesión. Todos queremos sentir que nuestro tiempo es valioso. Si los jugadores no salen de un entrenamiento cansados y saciados; si tienen ganas de más, entonces no lo hemos diseñado suficientemente bien.
  6. Debemos proporcionar comentarios en el momento. Una de nuestras grandes herramientas es la retroalimentación. Las palabras que elegimos y el tono con el que las entregamos son importantes. Para ser realmente eficaz deben ser casi inmediatas.
  7. No proporcionar instrucciones que comienzan con un «no». Mejor ser constructivos sin sancionar, explicando bien las razones. También debemos tener en cuenta que los comentarios durante el partido son diferentes a la retroalimentación durante el entreno. La retroalimentación durante los partidos tiene que ser corta y rápida. En el entrenamiento se puede ampliar esa explicación.
Captura de pantalla 2014-12-02 a les 23.42.38

https://www.youtube.com/watch?v=OoJ4HjvMk-0

 To be continued

Jonathan Vicente Pérez

Facebook: Página Nan Basketball

Twitter: @NanBasketball

 

«Sé lo que hicisteis el último verano» Parte 1

“Teams get better during the season, players during the offseason.”

Alan Stein

Definiría la responsabilidad como la aceptación de que tú eres la causa de un hecho. Puedes vivir la vida decidiendo permanecer como una tercera persona en las decisiones o momentos transcendentes y excusarte en cosas que no dependen de ti o formar parte de tu propia “suerte”, crearte a ti mismo y participar como primera persona. En ese sentido, para conseguir superarte, mejorar y “transcender” es importante estar dispuesto a “ofrecerte” un extra.

“Nothing is given. Everything is earned. You work for what you have.

I’m ready to accept the challenge.”

Lebron James

IMG_1974Cada vez es más frecuente por parte del jugador la utilización del verano o de los periodos sin competición para precisamente realizar ese extra. Los americanos le llaman trabajo “Off-season” y suele centrarse en potenciar o mejorar los “Skills” o habilidades tanto técnicas como físicas. A mí me gusta llamarlo “capacitarse para ser mejor” o competir con uno mismo. Potenciar por un lado las virtudes y transformar las debilidades en fortalezas.

 “My attitude is that if you push me towards something that you think is a weakness, then I will turn that perceived weakness into a strength.”

Michael Jordan

Existen motivos por los cuales durante la temporada regular es complicado trabajar estos aspectos La competición a veces distorsiona en el entrenador y en el jugador la realidad temporal y provoca que olvidemos el largo plazo en virtud del corto plazo.  El hecho de tener partido con regularidad marca que frecuentemente ansiemos estar muy bien en ese momento específico de competición, que además es periódico, y olvidemos que al final – sobre todo en formación – se trata más bien de una carrera de fondo. En el verano todo cambia un poco, puedo focalizar en detalles sin preocuparme por meter más o menos puntos el fin de semana.

 “Long distance runners with goals succeed because they know where they’re are going”

Además al jugador le suele costar sumar “herramientas a la mochila”, utilizar las que ya posee y se escuda en el “es que no me sale”, “no se hacerlo”, “así no lo consigo” y demás…. que evidencian su resistencia al cambio y su poca predisposición a salir de su zona de confort. Si bien un jugador debe tener una esencia inmutable que lo define, no puede obviar la necesidad de moldearse, mejorar y evolucionar. Saber convivir y gestionar esto es clave.

“I don’t run away from a challenge because I am afraid. Instead, I run toward it because the only way to escape fear is to trample it beneath your feet.”

Nadia Comaneci

unnamedPara poder mejorar/progresar hay que pasar por algunos estadios que no todos los jugadores están dispuestos a realizar.

– Determinar qué mejorar, y aquí veo importante la palabra mejorar. Si le decimos a un jugador constantemente “Te vamos a cambiar esto o lo otro” le puede resultar más que desagradable que el “Vamos a mejorarte esto, lo haces bien pero puedes hacerlo mejor”. En gran parte el jugador debe participar y considerar QUÉ quiere mejorar, tenerlo involucrado en su propio proceso es clave.

– Aun así existe un periodo de adaptación y de fijación en el cual seguramente la eficacia en la acción va a disminuir. ¿Está realmente preparado el jugador para ver poco éxito en el desenlace de la acción? ¿Tiene su atención puesta totalmente en el CÓMO y no en el QUÉ? Sin estrés competitivo se lleva mejor.

– Una vez fijado el fundamento, seguramente se deba incrementar la velocidad de ejecución puesto que en el estadio anterior quizás hayamos ralentizado la acción para fijar los detalles creando situaciones poco reales en el juego real. ¿Qué va a suceder si aumentamos de nuevo la velocidad en la ejecución? Seguramente por segunda vez en este proceso el jugador va a ver como al intentar adaptar el gesto al juego y tiempo real se va a reducir su eficacia. ¿Está preparado?

– Juego real. Que el jugador se sienta cómodo introduciendo paulatinamente el nuevo esquema motor y/o gesto técnico en su juego.

“Your worst enemy cannot harm you as much as your own unguarded thoughts.”

Buda

Es evidente que al jugador le gusta que la pelota entre por el aro, que el defensor quede detrás, que el pase llegué sin problemas… Pero si no es capaz de crear esta situación atemporal en la cual la acción que “no resulta ahora pero resultará más adelante si insisto y además seré mejor”, nada tiene sentido. Debería tener claro qué significa ser mejor/mejorar. Parece una tontería pero no lo es. Además, analizar y extraer el feedback de cada acción es fundamental, y en eso interviene con fuerza el entrenador que ha de escoger bien los silencios y en que momento y cómo rompe los rompe para no hacer que el jugador se sienta atacado.

IMG_2574“Speak only when you feel your words are better than the silence.”

Proverbio japonés

Por otro lado también existe la importancia en la gestión del error. Un error al igual que una corrección no son enemigos, pueden tener un poder muy positivo bien entendidos. Aprender del error es una cualidad importantísima, y además trabajable, en cualquier tipo de deporte e iniciativa personal o ¿alguien cree que puede progresar sin convivir correctamente con el error? Atención, entiéndase la diferencia entre error y fallo. Por ejemplo, para mí, en un tiro el error viene relacionado con las siguientes preguntas ¿es una buena elección? ¿Hay un compañero en mejor posición? ¿He flexionado lo suficiente? ¿He dejado bien la mano en la salida del balón? Fallo es la consecuencia natural de errar en esa ejecución/decisión ¿Entra o no entra? Creo que como entrenadores y jugadores estamos obligados a “atacar” el error y no quedarnos con la superficialidad del fallo.

IMG_1087“El que no sabe a qué cosas atender Y de cuáles hacer caso omiso,

Atiende a lo que no tiene tanta importancia Y hace caso omiso de lo esencial.”

Buda

En mi opinión un jugador debe crecer en este entendimiento para poder “Súper” Entrenar. Entrenar es entrenar, que no es poco: predisponerse, sacrificarse, esforzarse…Desentrenar es la falta de esas condiciones y puede ser fatal, fijar malos hábitos y creer que con poco puedes obtener mucho. Suelo decir a mis jugadores que prefiero que NO entrenen a que Desentrenen. Aun así no va mal de vez en cuando desentrenar para evidenciar cual es el camino correcto y cual es el camino fácil. Una vez puede ser culpa del jugador, dos veces es culpa del entrenador. Si desentrenas en exceso cambiar esa situación resulta muy difícil y acabas por anularte. “Súper” Entrenar” es entrenar siendo competente en todas estas capacidades: sin miedo a cambiar, salir de la zona de confort, entender que eres responsable y por lo tanto causa de tu mejora, gestionar bien el error… retroalimentando y absorbiendo el máximo de cada situación, creciendo y haciendo realmente significativo el entrenamiento.

“I think that, generally, you need to live with your sport 24 hours a day.”

Sergéi Bubka

To be continued

Jonathan Vicente Pérez

Facebook: Página Nan Basketball

Twitter: @NanBasketball

Generar adicción: dependencia emocional en el deporte de formación

Empiezan las temporadas, la competición oficial, y sea el deporte que sea empiezas a observar acciones, puede que simples detalles. Jugador/a que tenía unas acciones o gestos plenamente adquiridos y que de repente no los realiza en el momento adecuado o parece que ya no los recuerde. Equipos que tenían una identidad, reflejo de la suma de las características individuales más otros aspectos, que no parecen para nada un equipo. En ambos casos el rendimiento esperado no es el observado. ¿Qué ha cambiado?

Si hablamos de formación, puede que un aspecto que haya cambiado sea el paso de una categoría a otra. Puede tratarse, simplemente, del proceso de adaptación habitual a un cambio. En etapas adultas los cambios en la situación personal o profesional que se hayan producido pueden ser las claves a analizar para la recuperación, mejora y superación de este momento de bajo rendimiento.

Otra fuente a estudiar son los cambios de entrenador. La relación entre un entrenador y su jugador o sus jugadores marcará su rendimiento. A inicios de temporada en el momento de poner las bases de estas relaciones individuales y colectivas que son los cimientos de la construcción de equipos.image_gallery

En etapas de formación el entrenador es el adulto, o eso se supone, y el encargado directo de gestionar este proceso. Por más que los directores deportivos puedan estar muy al día de cada jugador y/o equipo, es prácticamente imposible que puedan controlar todo lo relacionado con las relaciones personales dentro de un equipo. Es aquí donde el entrenador muestra muchas más cosas de las que muchos se piensan y no hablo de temas relacionados con el deporte en cuestión. También es aquí donde surgen una clase de entrenadores nocivos para el deporte de formación (me atrevería a decir para el deporte en general). Son los entrenadores adictivos o que crean adicción.

La mayoría de estos entrenadores no son conscientes de que crean esta clase repercusión en sus pupilos. Existen diferentes clases y formas de actuar. La que más veces me he encontrado es la de entrenadores que van de un extremo a otro, sin término medio en nada. En nada me refiero incluso a aspectos personales o familiares (aquí las familias también tienen su responsabilidad como siempre que hablamos de formación). A esta forma de actuar, se le une el hecho de ser una referente idolatrado por el jugador (incluso por la familia). De esta forma se otorga naturalidad a estos comportamientos extremos.

Entrenadores con un desproporcionado nivel de exigencia por un lado, mostrado en público con explosiones de gritos y gestos espectaculares que incluso son capaces de llevar errores de aprendizaje en pista a la vertiente personal: “me estás fallando”… Generando así un complejo de culpa no formativo. Eso sí, después los invitan a algo, los llevan a algún sitio, organizan algún acto colectivo con las familias,…que acaba grabando en la mente de los jugadores un “me ha perdonado”, “cómo le he podido fallar…”, “todo lo hace por mi bien”, etc. De esta forma consiguen un grado de adicción extrema, los exprimen a nivel de rendimiento, generando una falsa sensación de evolución como deportista y obteniendo unos resultados que a nivel externo, por desgracia, les ayuda a hacer crecer su aura de “grandes entrenadores”.009_l002_lamas

Cuando el deportista pasa a otro entrenador/a, el cambio es enorme. Incluso con otro entrenador adictivo los resultados no son iguales. Los jugadores y equipos que provienen de un entrenador así necesitan mucho más tiempo para poder adaptarse al cambio de entrenador, si consiguen hacerlo. También es habitual que en esos momentos el deportista empiece a notar esa sensación tan común y tan nociva en el deporte de formación, estar quemado. Normalmente se atribuye al entrenador de ese momento, cuando el problema se ha generado anteriormente.

Las emociones y los sentimientos son aspectos básicos para el aprendizaje de todo. Van ligados a algo indispensable que es disfrutar de aprender y de equivocarte. Cuando el error te somete una presión extra y sentimiento de culpa, la señal de alarma debe encenderse rápidamente.

El deporte formativo también debe asegurarse de que no se generen estas dependencias emocionales nocivas para la evolución personal y deportiva de la persona. El objetivo fundamental del deporte de base es generar personas deportistas que disfruten practicando deporte no generar profesionales de ese deporte.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

La rutina d’un partit de basquetbol únic i irrepetible

16.00h. Els jugadors arriben al pavelló. La flaira d’ambient de partit és la mateixa cada dissabte. El nerviosisme es va apoderant dels jugadors paulatinament.

16.05h. Vestuaris. El mateix recorregut sempre que es juga a casa. Es tracta del temple sagrat dels jugadors. Entrexoques la mà amb els companys, et canvies de roba, intercanvies impressions, deixes anar alguna broma per amenitzar la prèvia del partit… Et prepares per a la hora de la veritat.

16.20h. Pista. Primera presa de contacte amb la pista. Agafes varies pilotes del cistell.  Sempre la mateixa rutina: quatre bots per comprovar l’estat de la pista i, a posteriori, primer llançament.

16.30h. Xerrada pre partit. De volta als vestuaris on l’entrenador esperona als seus jugadors i dona les instruccions tàctiques pertinents per al partit en qüestió. Al llarg de la xerrada pots comprovar que hi ha dos tipus de jugadors: aquells que resten atents a les explicacions de l’entrenador i aquells que només hi són de cos present; ja que tenen la ment divagant en la immensitat. No obstant això, un cop la xerrada ha finalitzat, és l’hora de la simbiosi entre jugadors i entrenadors: el crit. Tot està preparat per a que comenci l’espectacle.PA070350

16.40h. Roda. Els nervis estan a flor de pell. Roda per la dreta. De reüll mires els jugadors de l’equip rival. Molts cops només mirant la roda del contrari pots intuir quins són els jugadors claus. Roda per l’esquerra, tir lliure i tir obert de tres. Sona el xiulet de l’àrbitre, tres minuts per a què comenci l’espectacle; sinònim de roda ràpida. El “Fox 40” de l’àrbitre torna a sonar de forma estrident, l’àrbitre amb un gest solemne, a mig camí entre el sermó d’un capellà i una nadada de braça, indica que els jugadors han de dirigir-se cap a les seves respectives banquetes; un minut per a què comenci l’espectacle.

16.55h. Banqueta. Una pinya entre jugadors i entrenadors. Quatre apunts fonamentals per part de l’entrador, cinc titular i el crit. No hi ha marge d’error, tots els jugadors concentrats. És hora que es plasmi tot el que s’ha entrenat durant la setmana.

17.00h. 1a meitat. Entrexoques la mà amb el teu rival i amb els àrbitres. Seguidament, des de temps immemorials, salt entre dos, una manera molt més justa i esportiva de començar un partit, a diferència de llençar una moneda a l’aire per decidir qui comença atacant, oi? Abans que l’àrbitre enlairi la pilota els jugadors es col·loquen al voltant de la circumferència central. De fons, la veu de l’entrenador: “Cadascú amb el seu”. Mantens un mínim contacte visual amb el teu defensor, que et proporciona tres trets distintius: quina cara fa, el número que duu i les sabates esportives que calça (quan més estrafolàries són, més fàcil d’encordar-te’n).

images

Toca defensar, primer atac llarg, defensa de més de vint segons que acaba amb un tir a mitja distància de l’aler que, després de picar a taulell acaba entrant. La tensió i el nerviosisme s’esvaeixen tan bon punt comença el partit.  Partit dur, amb molts contactes i molt igualat en el què cap equip pot agafar una avantatja substancial. Conclou el primer quart amb un empat a 22 a l’electrònic.

Entre el primer i el segon quart l’entrenador només disposa de dos minuts per tal d’ esmenar els errors comesos i posar èmfasi en el què s’ha fet bé.

El segon quart segueix els mateixos compassos que el primer, cap dels dos equips aconsegueix anar-se’n del marcador, arribant al descans amb una avantatja mínima per part dels locals de dos punts: 42 a 40.

17.45h. Vestuaris. Els jugadors enfilen els vestuaris immersos en els seus propis pensaments o comentant jugades puntuals del partit amb els companys. L’entrenador és l’últim en entrar als vestuaris, fent-se el silenci absolut. Posa de manifest les mancances de la primera meitat i destaca els jugadors més importants de l’equip rival. Xino-xano els jugadors tornen a la pista amb el temps just per fer una roda per tal de provar la nova cistella.

18.00h. Banqueta. Quatre instruccions bàsiques i cinc jugadors a pista. De nou, el crit i la banqueta esperonant als companys.

images (1)

18.02. 2a meitat. La fletxa assenyala que l’equip rival comença atacant. Primera possessió que acaba amb un llançament forçat des de més enllà del sis vint-i-cinc que escup el cèrcol. La tònica del tercer quart és molt semblant a la dels dos anteriors però l’encert ha disminuït amb escreix. Parcial de vuit a dos a favor dels locals que apaivaga l’entrenador rival amb un temps mort a falta de dos minuts per acabar el tercer quart. Lleugera recuperació del contrari, arribant-se a la finalització del tercer quart amb el resultat ajustat: 53 a 50.

Dos minuts vitals per a què els jugadors puguin agafar aire; així com per tal que l’entrenador posi de relleu en què s’han de centrar els jugadors.

L’últim quart passa volant, els àrbitres es desentenen del partit i cap dels dos equips aconsegueix una renta important que els permeti respirar de forma tranquil·la. Després de diversos intercanvis en el marcador, s’arriba a l’última possessió del partit amb l’equip visitant al capdavant: 2 punts separen ambdós equips. Última possessió pels locals. Temps mort. Els jugadors es veuen capaços de guanyar el partit. “Qui no arrisca no pisca”, diu l’entrenador. Després d’un bloqueig directe i de dos indirectes, l’escorta queda sol a la cantonada. Es disposa a llençar, peus encarats a la cistella, mecànica perfecta. Hom expectant amb l’últim llançament. Dos segons és el que triga la pilota fins a arribar al cèrcol, dos segons són suficients per tocar el cel amb els dits o per ensorrar-te en la misèria. Aquest cop la pilota no ha volgut entrar i mentre l’equip visitant celebra la victòria, els jugadors locals marxen cap al vestidor amb el cap cot.

Durant dues hores, el món resta aturat. No existeix res més enllà que allò que succeeix en la pista. Al llarg del partit coexisteixen un batibull de sentiments sense fi. Quants cops hem anat a dormir pensant en el partit disputat? Si hagués fet això, si el meu company hagués fet allò. Setmana rere setmana. Moltes hores de la nostra vida invertides en aquest esport; que a la majoria de nosaltres no ens ha donat, no ens dona o no ens donarà de menjar però que ens permetrà un pas més dolç per aquesta vida.

Otger Suriol Alòs

 

 

El entrenador ayudante

Cada vez estoy más convencido de la importancia de esta figura dentro de los equipos de formación. Cierto es que normalmente la presencia de un entrenador ayudante, segundo entrenador, adjunto al entrenador o como se le quiera llamar, no es discutida. Pese a ello pienso que no recibe la valoración que le corresponde.

Ya cuando era jugador, agradecía la presencia de una segunda persona que aportara ideas, hiciera reflexionar y tuviera otro tipo de relación con los jugadores. Quién sabe si la falta de esta figura en mis dos años de junior fue la que precipitó que colgara las botas e incluso tuviera que dejar el baloncesto un tiempo.

rugby-formacion-escuelaComo entrenador he tenido diversa suerte con los ayudantes con los que he trabajado. Haya sido una experiencia positiva o no, siempre me ha servido para crecer como entrenador y eso es algo de lo que estoy agradecido a todos con los que he compartido trabajo al frente de un equipo. También he aprendido mucho de mis experiencias como ayudante. Unas veces más y otras menos pero siempre experiencias de las que no me arrepiento y útiles en mi progreso y evolución como entrenador.

Suele decirse que el valor a un entrenador ayudante se lo otorga el primer entrenador o entrenador principal. En este aspecto, discrepo y añado otro factor. El valor a este rol es también responsabilidad de la dirección técnica de cada club. Pienso que en los clubes de formación, que son la mayoría, debe ser una figura imprescindible. No acabo de entender esos clubes que le dicen al entrenador que de buscar ayudante ellos no se encargan o si quieres ayudante que salga de tu sueldo (llamarlo sueldo es algo bastante discutible) y otras circunstancias igual de bochornosas. Además considero que es un rol importante en la formación de nuevos técnicos que el club debe de potenciar entre los jugadores de sus equipos, ya sea como segundo o tercer entrenador colaborador. Esa figura del aprendiz que es tan necesaria, incluso para la supervivencia de los clubes.

En las últimas temporadas he tenido, por desgracia, la experiencia de no tener un ayudante a mi lado. Unas veces por motivos comprensibles y dificultades no esperadas para encontrarlo o fruto de la situación económica actual. Otras veces por falta de interés por parte de la dirección técnica que adquiere el compromiso de buscar a la persona adecuada pero no realiza esta función y te acaba colocando como ayudante a una persona con la que no sabe qué hacer…en enero. Estás experiencias me han hecho valorar aún más la importancia de la presencia de esta o estas figuras en el proceso formativo de los deportistas.

Tampoco voy a negar que además del papel para el desarrollo del deportista, como entrenador también es importante el hecho de tener alguien a tu lado con el que puedas hablar tranquilamente de los aspectos que envuelven al equipo, te aporte otra visión y viva contigo situaciones que la competición te aporta pero que cada persona procesa de diferente forma. Te ayude a enriquecer las diferentes perspectivas desde las que analizar los hechos que se producen. Cierto es que hay entrenadores que ven a sus ayudantes como rivales y que cuando estos les hacen la más mínima crítica constructiva u opinión que contradiga sus ideas, no la tienen en cuenta o incluso la menosprecian.images (6)

Hoy día también hay que luchar contra la situación social actual. El entorno de crisis no ayuda. Si el papel del entrenador ya no está bien recompensado en muchas ocasiones, el del entrenador ayudante aún menos y eso actualmente es una dificultad añadida. Encontrar personas que puedan tener ese grado de compromiso necesario para este papel a desarrollar se convierte en casi un quimera en demasiadas ocasiones y en otras no admiten la parte de responsabilidad propia del cargo.

Hablando con conocidos y amigos de diversos deportes, en ninguno se duda de la importancia de la figura del entrenador ayudante de cada equipo pero si de la falta de reconocimiento general a sus funciones. En la élite hay ciertos ejemplos muy válidos para poder acogerse a ellos y utilizarlos para reivindicar esta figura y la del cuerpo técnico en general.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

On queden els valors?

M’agrada anar a veure partits de bàsquet quan disposo de temps. Els dissabtes al matí són un bon moment per fer-ho. Normalment miro partits de categories petites, com a molt infantils. Veus moltes coses interessants i penso que sempre pots aprendre arreu. A vegades et trobes conductes sorprenents que no encaixen amb el concepte d’esport que tinc. El passat dissabte va ser així.

mafaldamiguelito-copia-2Estava assegut tranquil·lament a l’espera del començament del partit. Tot estava preparat i els equips finalitzaven el seu escalfament. Un nen llençava un triple quan el seu entrenador els crida cap a la banqueta. En aquell moment un home baixa per les escales de la grada situades al meu costat. Crida al nen i li :

–          Eh! I recorda! No li donis la mà a ningú!

Igual de sorprès que vaig quedar-me jo, va quedar-se una mare de l’equip contrari que ho comentava amb la resta de pares que l’acompanyaven.

Finalitza el primer quart del partit i un nen li fa un gest al seu pare perquè no tenia aigua. El pare va ràpidament a comprar-li un parell d’ampolles petites i el crida per passar-li desde la grada. Se les passa i de cop crida:

–          DIGUES ALS TEUS COMPANYS QUE TE LA PASSIN QUAN ESTÀS SOL!!!

Va fer-se un silenci molt incòmode a la grada entre els familiars i acompanyants del mateix equip i del contrari. Per sort no va passar res més destacable durant la resta del partit.coach-yelling

Vaig canviar de camp per veure un altre partit que em cridava l’atenció. Segons vaig entrar al pavelló el primer que vaig escoltar va ser un crit esfereïdor. El crit va resultar ser la forma de comunicar-se de l’entrenador visitant amb els seus jugadors a pràcticament totes les situacions que es van viure durant el partit. Tot el partit va ser un continu de comunicació verbal i no verbal amb una agressivitat desproporcionada que va generar un estat d’ansietat entre els seus jugadors i en l’àrbitre que feia temps que no veia. Ansietat, nervis que van passar-se també a la grada.

Tot just a falta de pocs segons perquè conclogués el partit, l’àrbitre va xiular una falta a favor seu. L’entrenador va posar-se a aplaudir descaradament a l’àrbitre. En aquell moment tots els seus jugadors de banqueta i la gran majoria dels pares acompanyants van posar-se de peu i van aplaudir mirant a l’àrbitre imitant a l’entrenador. Va semblar-me tant lamentable que vaig marxar del camp.

Tota aquesta gent, coneixen els valors de l’esport? Està clar que no i això no es pot permetre dins del nostre esport formatiu. Penso que la gent associa competició a aquestes actituds. Això no és veritat. La competició forma part de la formació i s’ha d’entendre que és un espai indispensable per aconseguir la millor formació possible.  Per mi, la gent que té aquestes conductes no són competidors, ni molt menys formadors. Aquestes conductes són contràries als valors de l’esport.

És un problema greu la manca d’educació esportiva que es veu a la gran majoria de competicions de les diferents disciplines esportives. Però sobretot el més greu és que els principals incidents no els protagonitzen els nens i nenes que estan en formació. Són els adults que els envolten els primers que perden els papers.

L’esport formatiu és una gran tasca, molt enriquidora i generalment agraïda. Però moltes vegades tot el que l’envolta no té gens a veure amb els valors esportius que aquesta iniciació/formació esportiva vol oferir als seus practicants. Això també provoca que l’ambient d’una competició que hauria d’afavorir les bones experiències dels seus practicants i l’exposició del seu talent, es vegi enterbolit per conductes impròpies de gent civilitzada.

On queden els valors? Els valors que no es practiquen no s’assoleixen.

Daniel Barreña

Coach esportiu i educatiu

@dbarresi5

«La vida puede ser maravillosa»

Estoy seguro que la gran mayoría de aficionados al deporte y principalmente al baloncesto reconocen está frase de Andrés Montes. Cuando somos niños y empezamos a jugar nuestra vida es así, simplemente maravillosa. Por desgracia esto suele perderse con el tiempo y es algo que no podemos permitirlo ni los jugadores ni los entrenadores.

Como entrenador tengo siempre en mi memoria un día concreto en que esta sensacional frase se lleno por completo de significado. Entrenaba a la escuela de iniciación al baloncesto de un colegio vinculado al club donde también ejercía de entrenador. Niños de primero y segundo de primaria. Un día, justo antes de empezar, una madre vino a hablar conmigo ya que sabía que hasta primero no podía ser pero su hijo de P5 quería apuntarse a la escuela de baloncesto. Le dije que no se preocupara y que un día se quedarán y su hijo probará tranquilamente. “Pues ahí lo tienes” me dijo señalándome a la pista. Lo que vi al girarme fue un peque con un balón de minibasket casi tan grande como él y su sonrisa de oreja a oreja tirando a la canasta de minibasket (y metiéndolas dicho sea de paso) sin parar. Entro en la escuela y nos lo pasamos genial lo que quedaba de temporada. Lamentablemente la temporada siguiente, yo dejé la escuela de iniciación y esta cambió de días lo que hizo que este niño no pudiera seguir asistiendo. Una pena.sergio-chacho-rodriguez_0

Seguramente el ejemplo más claro de jugar, divertirse y divertir es Sergio Rodríguez  el Chacho. Cada vez hay más fans del Chachísmo  o del Chachowtime. Su juego ha evolucionado de manera exponencial pasando ya hace tiempo de un estado de forma óptimo como muchos decían y José Díaz explico tan bien en uno de sus fantásticos artículos. Admito que soy de los que pensaba que botaba demasiado y quería acaparar demasiado protagonismo (no digo que de forma consciente). Pienso que ha encontrado un equipo, unos compañeros y un entrenador que le han permitido evolucionar y destapar aún más su talento, quitar botes a su juego por el dinamismo de sus compañeros y las situaciones que se generan para él o para ellos e incluso poder dar más pases no sólo asistencias (algo básico en mi opinión para un base), dinamizando aún más a todo su equipo. Todo esto suma adeptos a su causa. Un excelente programa como es Informe Robinson ha realizado un fantástico reportaje sobre él y su vida.

Sergio Rodríguez también es un ejemplo de flow. Hay un momento en el reportaje que hace referencia a eso, no querer que el segundo cuarto acabe. Fluir, algo básico para la felicidad que te da el juego. La expresión máxima del talento se produce en esos momentos en los que simplemente juegas.

Los entrenadores y los clubes deberíamos ser capaces de poder canalizar todo el talento del que disponemos y hacerlo fluir. Estar en la competición adecuada también es algo importante y que la reglamentación ayude no estaría de más. El baloncesto, y todos los deportes, necesitan más gente feliz practicándolos. No sólo jugadores, también equipos. Como también decía Montes: “¿Por qué todos los jugones sonríen igual?”. Aunque la barba no deje verla del todo, se necesitan más sonrisas como las de Sergio Rodríguez.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

Soluciones fáciles

En este país, cuando algo no funciona, todos se inclinan por la solución más rápida.

Ken Kesey

Por más veces que lo vea, no deja de sorprenderme la cantidad de veces que para solucionar un problema, y ante diversas opciones o soluciones, la gente o las entidades se decantan por la más fácil. Personalmente prefiero no etiquetar a las soluciones como fáciles o difíciles, pero por norma se hace y se suele escoger la marcada como más fácil.images (1)

El mundo del deporte es un claro ejemplo aunque medidas clásicas adoptadas por la gran mayoría de las empresas también se podrían considerar así. Diría que la medida estrella es, en tiempos malos para un negocio, despedir al trabajador/a que salga más barato, no al que menos rinda. Es decir tomar la decisión fácil para la economía del negocio en ese momento, aunque eso sea un hipoteca en el futuro, obligándote a realizar más despidos o incluso a cerrar tu empresa.

Volviendo al deporte, y pensando principalmente en deportes colectivos, lo que demuestran muchas veces estas decisiones es una alarmante falta de coherencia. Considero que hay dos medidas que sobresalen por encima del resto: tomar medidas contra un jugador determinado y echar al entrenador.

En algún momento todos hemos visto a entrenadores que siempre realizan los mismos cambios, las mismas medidas disciplinarias, corrigen de una forma o de otra muy distinta según el jugador, convocan o desconvocan a jugadores que pueden salir de su control… Todo esto con excusas varias que le ayudan a justificarse y que aunque en algún momento sean las medidas oportunas o que ofrecen un mayor rendimiento sólo sirven para facilitar el momento, evitar que otro jugador se enfade o que la prensa diga que se equivocó al quitar a tal en ese momento del partido. Pensamientos que interceden en la lectura táctica que se realiza del partido y que impiden que desarrolle su trabajo ofreciendo el máximo de su rendimiento.20130605_present_djukic06

¿Cuántos entrenadores son cesados a lo largo de una temporada? ¿Cuántos de estos cambios sirven realmente para algo? Desde hace ya un tiempo, cuando se producen cambios en un banquillo del deporte que sea, procuro estar atento a qué otros cambios más se producen. Es muy habitual que al nuevo entrenador se le aporten un par o más de fichajes. También es habitual que esos fichajes ya fueran reclamados con anterioridad por el anterior técnico y se le negaran por cualquier motivo, el principal porqué los resultados en ese momento ya le parecían buenos a los dirigentes y entonces ¿para qué realizar esa inversión por más que el técnico te diga que en breve será necesaria? No se hace, en breve llegan los malos resultados, ultimátum, destitución del técnico, nuevo técnico que demanda esos fichajes, los fichajes se realizan en un momento de urgencia lo que conlleva que salgan más caros.imagen26572d

Estas dos acciones son incoherentes. Una por parte del entrenador que olvida su rol y las funciones que lo acompañan. La otra por parte de la directiva que toma decisiones olvidándose de que su primera decisión fue apostar por ese técnico y luego no escucha peticiones razonables, faltando al compromiso adquirido con ese entrenador.

La coherencia y el respeto a los compromisos adquiridos son dos claves cuando los problemas llegan. Algo que sucederá casi siempre ya sean en aspectos que dependan o no de uno. Cuando llegan, el enfoque que tomes decidirá tu toma de decisiones ante las posibles soluciones. Aunque si de verdad eres coherente tendrás claro que no existe la solución fácil o mágica y estarás en el día a día de tu proyecto para poder tomar mejores decisiones y anticiparte a lo que pueda pasar para poder mejorar tu planificación original.

Para todo problema humano hay siempre una solución fácil, clara, plausible y equivocada.

Henry Louis Mencken

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

I l’entrenador? Què sent?

Hi ha moments durant la temporada que et planteges si estàs fent les coses de forma correcte o no. Ara és un d’aquests moments; molts entrenadors aprofiten per fer una mica de balanç de la primera part de la temporada. No només a nivell de resultats, si no també a nivell de la dinàmica i funcionament del grup tant en entrenaments com en competició.

Podem caure en l’error de pensar que si no hem obtingut els resultats esperats és perquè no estiguem fent bé les coses, pensem que podem no estar a l’alçada de les expectatives que s’havien dipositat en nosaltres, o veiem que la dinàmica de l’equip no és la desitjada, …

Ningú ha dit mai que això d’entrenar fos una feina fàcil. Crec que una de les claus és resumeix en aquesta frase: «Following is easy; Leading is hard» (Seguir és fàcil, liderar és complicat). És a dir si l’entrenador és capaç de liderar l’equip, fer que els jugadors/es facin les coses per convicció i no per obligació tindrà molta feina avançada. Si entenen la necessitat de treballar al màxim cada entrenament o partit per poder millorar, independentment del resultat que s’obtingui. Aquesta feina és dura però la recompensa és molt més gran.20120312_Pep-Guardiola

Un exemple bastant recent podria ser el FC Barcelona de Pep Guardiola. Tothom accepta que la peça fonamental del projecte esportiu del Barça durant unes quantes temporades va ser ell. Evidentment coincidia que tenia els millors jugadors del planeta per poder desenvolupar la seva idea, però el mentor, el guia, era Pep Guardiola.

Cal diferenciar objectius: una cosa és el rendiment (a partir de certes categories) i l’altre la formació. L’objectiu principal del treball és diferent en cada cas, però l’essència segueix sent la mateixa. I això com es fa?

Hem d’aconseguir que cada jugador de l’equip es senti important i vegi que estem pendents de la seva evolució. Per això podem fer reunions individuals per guiar al jugador i orientar-lo cap a les coses que fa bé, i sobretot millorar aquelles que li costen més. No cal que sigui cada setmana però si que al llarg del mes o mes i mig anar parlant amb tots els jugadors. D’aquesta manera es poden anar refent els objectius de millora individual.

Sovint hi ha massa coses que volem treballar i que per nosaltres són importants, però com amb tot aprenentatge, com més focalitzada tinguem la nostra atenció molt millor. A l’hora de donar indicacions és important donar els flaixos d’aquell exercici concret perquè els jugadors vagin aprenent amb què fixar-se.alfred-julbe-entrenador-acb-endesa-uni-girona-002

Un dels principals deures que tenim com a entrenadors és fer aflorar el talent i les potencialitats de cada jugador, per això treballem. Hem de tenir la ment oberta i no fixar-nos gaire amb estereotips marcats, perquè llavors el que aconseguim és just el contrari; «tallar les ales» als jugadors. Sovint volem marcar tant les idees que ens oblidem que cada jugador té la seva manera d’expressar-se (a la pista em refereixo) i de resoldre problemes que se li plantegen. Al final cada jugador aprèn d’una manera diferent i segons uns interessos individuals, en funció de les coses que els hi són més significatives.

Seguint aquest punt, un error que cometem força vegades és castigar l’equivocació. Per que un jugador aprengui un determinat moviment o concepte necessita repetir-ho i equivocar-se moltes vegades per acabar dominant-ho. L’errada ve en el moment que l’entrenador «castiga» al jugador perquè ho fa malament enlloc de reforçar aquesta conducta i ajudar-lo a què entengui el motiu pel qual una determinada acció no és correcte. Si no té èxit i l’entrenador no és capaç d’explicar-li què ha de corregir per aconseguir resoldre el problema, el jugador acaba tenint un sentiment de frustració.

Un altre dels punts clau és el treball i la millora individual de cada jugador, que repercutirà en el bé de l’equip. Tenir jugadors que se senten motivats per treballar i millorar aspectes individuals transforma l’ambient de treball del col·lectiu, és un aspecte que s’encomana i que multiplica el rendiment de l’equip.

tn_celebracion2La importància del grup és essencial en qualsevol equip. Posar per davant de la persona el col·lectiu és bàsic perquè hi hagi una bona dinàmica dins del grup. És molt important fer entendre als jugadors que qualsevol acció, bona o dolenta, repercuteix positiva o negativament en el grup. Aspectes com la puntualitat, el respecte, el treball, …si es treballa bé la confiança en els companys i en un mateix es converteix en una arma molt poderosa per l’equip.

Per tancar el tema de la motivació del grup, pot servir per començar la setmana buscar una paraula o frase inspiradora. Que faci reflexionar als jugadors sobre aspectes que hem comentat abans: l’esforç, el treball, la constància, la força del grup, … Al començar cada entrenament durant la setmana fer-hi referència i comentar coses que puguin estar relacionades i que hagin sorgit a les sessió. També es pot utilitzar a la xerrada prèvia al partit com a culminació de la setmana de treball i perquè els jugadors puguin recordar com han anat els entrenaments.

Finalment, animar a tothom a treballar i a tenir paciència. Confieu amb vosaltres mateixos, sigueu coherents i perseverants. Quan la feina es fa bé els resultats (no només esportius) acaben arribant.

Oriol Garcia

Professor d’Educació Física i Entrenador de Bàsquet