Entradas

El líder se siente amenazado

Es algo habitual y que se puede observar en muchas ocasiones. El terreno deportivo es un buen ejemplo de esto, aunque extrapolable a todos los sectores. Un club ficha a un o unos entrenadores y a la temporada siguiente ya no siguen. Motivos pueden haber muchos pero en más de un caso, al investigar, descubres que el líder del club se ha sentido amenazado y ha reaccionado.

¿Pero está actuando como líder?

No. Ha percibido lo que ha interpretado como una amenaza, un peligro, y ha tomado una decisión.

¿El peligro es real?

Para el líder sí que lo es y eso es lo que cuenta, sobre todo si, como pasa en muchos casos, tiene el poder de decisión único o prácticamente único.

chess-1653310_1280

¿El peligro es para él o para el proyecto/empresa/negocio/etc?

Para él en la gran mayoría de ocasiones aunque en su percepción e interpretación suele existir un razonamiento de “defensa a…” o “es lo mejor para…” que le ayuda a convencerse de la decisión.

Entonces, se puede decir que actúa contra lo que él defiende. ¿De qué clase de amenaza se trata?

Una amenaza a su posición de líder. Pueden ser de diferente tipo pero en muchas ocasiones se mezclan inseguridades personales de diversa índole con otras de carácter profesional  como una falta de habilidades directivas, de gestión, de comunicación,…en general, falta de capacidad de liderazgo.

¿Entonces como puede actuar en esos momentos?

Lo mejor es actuar antes de que se puedan percibir esas situaciones. Es decir, que el líder, como tal sea un ejemplo en el desarrollo personal y profesional que le permitan ampliar su mapa perceptivo. Una vez ya percibidas las amenazas, existen diferentes alternativas y habría que ver qué objetivos persigue realmente ya que eso determina su estrategia de actuación.

Para el buen líder, por lo general, no existen las amenazas a su posición. Esto ya elimina gran parte de la carga emocional que en estos casos influye en la toma de decisiones. En las amenazas al proyecto, equipo, empresa… su decisión se rige por una serie de valores, normas, directrices, etc. conocidas por los afectados. Esto hace que sus decisiones tengan el peso positivo del liderazgo (credibilidad y confianza por ejemplo).

El buen líder no se siente amenazado.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

Insultos en las gradas

Soy un profesor de educación física y un apasionado del baloncesto. En este deporte, he realizado todas las funciones posibles: jugador, entrenador, árbitro, coordinador, directivo, padre de jugador,….

Me caracterizo por ser una persona tranquila al que le gusta ver las cosas con distancia y desde todos los puntos de vista.

Si una situación me ha llamado la atención en todos los deportes, es que los aficionados puedan increpar e insultar sin ningún tipo de problema a los jugadores y árbitros de un partido. No sé el motivo por el que estas personas al cambiarse de ropa y saltar al terreno de juego dejan de serlo y, por tanto, merecen este trato tan injusto.

610143_1

Como árbitro, he sufrido situaciones muy curiosas: como la de llegar a un pueblo y hablar respetuosamente con sus habitantes y estos mismos decirme de todo en la pista de baloncesto.

Lo que me encuentro en las gradas es un espectáculo lamentable, sobretodo, ver a padres que han perdido la razón delante de sus hijos. ¡Vaya ejemplo!

A veces me pregunto si el deporte es positivo para los niños (recuerdo que soy profesor de primaria y durante muchos años he entrenado a equipos de categorías inferiores). Pero lo que más me decepciona es que no sea posible un mundo deportivo diferente.

Por desgracia, no creo que las actitudes negativas de estos aficionados puedan cambiar. La sociedad las permite totalmente e incluso pienso que las apoya. De todas formas, si alguna persona tiene otro punto de vista estaré encantado de oírla.

Rafa Artero

Profesor de Educación Física