Entradas

¿Disciplina? Siempre, pero con sentido común

La disciplina es algo que va implícito en el deporte, y más en el caso de deportes de equipo, por respeto a los demás compañeros principalmente.

Estamos todos de acuerdo que hay que tener una disciplina en cada equipo, pero ésta debe estar consensuada siempre con el club. El club es  quien marca los criterios a seguir. Cada equipo puede tener sus particularidades y quizás el club tiene que adaptar algunas normas según el equipo. La comunicación entre entrenador y su persona de contacto en el club es esencial. Una segunda opinión de una persona experta nos aportará mucho, coincidamos o no con ella.

Un error muy común que cometemos muchos entrenadores es que, a veces por ganas de dejar nuestro sello personal, tomamos decisiones sin consultar. El club nos respaldará siempre si vamos en la línea que se marca desde la Dirección Técnica o Coordinación.

Al final hay que aceptar que somos parte de un club, parte de la evolución de un jugador. Eso, ya nos debe enorgullecer por sí mismo.la foto 2

En el caso concreto del baloncesto, a veces vemos que se  deja sin jugar a un jugador porque no ha entrenado aquella semana.  Habitualmente ocurre en los equipos de niños más pequeños, pero los adultos tampoco se libran de este hecho.

Los motivos por no asistir al entreno son varios: acudir a un cumpleaños de un amigo, estar cansado por estar todo el día de excursión, deberes o exámenes, enfermedad o lesión…

Es cierto, que en equipos de formación existe la posibilidad de ser hasta 15 jugadores pudiendo sólo 12 jugar un partido. Siendo así,  tenemos que organizar una rotación justa para que todos los niños descansen. En este caso, sería comprensible que un niño que no vaya a entrenar sea el que descanse.

En los demás casos que son equipos formados por 12 jugadores, o menos, el dejar sin jugar a un niño creo que debe medirse muy bien desde el club.

Lo primero es que el club debe hacer una reunión con los padres que se incorporan al club, normalmente el premini, y explicarles la importancia de la asistencia a los entrenos y partidos ya que perjudican a los demás miembros del equipo.

Los jugadores deben organizarse  para poder atender a sus deberes y estudios, y asistir a hacer su deporte (es cierto, que como he dicho antes, no es lo mismo un jugador que tiene un examen de bachillerato que un niño de 3º de primaria). Si un niño ese día está cansado, por venir de una excursión por ejemplo, debería ir a entrenar y comentárselo al entrenador para que éste lo tenga en cuenta. En el caso de los cumpleaños, que a los más pequeños les hace mucha ilusión, seguro que pueden hacer las dos cosas ya que éstos suelen durar unas 3 horas y el entreno máximo hora y media. Si hace falta que salgan un poco antes tampoco debería ser un problema.

yo_vivo_para_jugar_basketball_mousepad-r3b3bdf5c47664d1b81b61270bfc51393_x74vi_8byvr_512Sin embargo, el caso más común de todos es que los niños suelen faltar a entreno por lesión o enfermedad. Para mi ante esta situación no se debería nunca dejar al niño sin jugar. A veces un niño que lunes y miércoles no ha PODIDO ir a entrenar por enfermedad, se recupera y va a entrenar el viernes; y el entrenador le dice: “No vas a jugar el partido porque esta semana casi no has entrenado”.  Supongo que habéis visto alguna cosa parecida alguna vez ¿no? O sea, un niño que no ha ido al cole, o que a veces el viernes sin ir al cole va a entrenar; se encuentra que lo castigan. ¿Por qué? ¿Por estar enfermo te castigan? Y luego nos quejaremos que han dejado el básquet o que no vienen motivados. Debería ser al contrario, cuando un niño sin estar al 100% a veces asiste al entreno hay que premiarle, aunque sea simplemente diciéndoselo: “oye muy bien el esfuerzo que has hecho” (ojo también con que un niño entrene sin acabar de estar recuperado, pero entendemos que si los padres  lo envían a entrenar es porque puede hacerlo).

Otro gran peligro con esto es el que todos sabemos que  ocurre: aprovecho que el más flojo del equipo ha estado enfermo para decirle que no venga, pero si es el mejor… ¿Hacemos lo mismo? Pues hay un único rasero para todos; el que está bien físicamente para jugar, juega. Luego ya los cuartos que juegue dependerá de lo que el entrenador crea, pero la oportunidad de ir a jugar el sábado, habiendo pasado una lesión o una enfermedad, se la merecen todos indistintamente del nivel que tengan.

Esto pasa con adultos también; una persona que ha estado lesionada o enferma, si está bien para el partido, entiendo que no salga de titular pero si el entrenador cree que debe salir no debería haber ningún problema. A lo largo del año esa persona quizás se ha puesto enferma 3 días y lo que se debería valorar es el año, no esa semana.

Partimos de la base que los jugadores de básquet si faltan es por necesidad, sino tenemos un problema. De la misma manera…  ¿Alguien cree que si el entrenador cae enfermo el Director Técnico lo castiga sin llevar el partido el fin de semana?

Hay que darles razones a los jugadores para que sigan motivados porque cuando se apuntan con 6 años esperan mucho de nosotros. Al menos la coherencia.

¡Un saludo a todos!

Mario Lousame

Entrenador de baloncesto

Baloncesto y emprender

Hace tiempo que mi amigo Dani Barreña me propuso escribir sobre un tema a libre elección relacionado con el baloncesto. AGRADECER que pensara que podría escribir algo que os resultara interesante. Después de estar meditando os hablaré del paralelismo que encuentro entre ser entrenador y emprender en un negocio.

1291387_10151850699634736_45750598_n Desde los 16 años he estado entrenando y a los 18 años después de acabar las prácticas de electrónica tomé la decisión que yo quería tomar decisiones al igual que hacia con el equipo que entrenaba. Quería ser “primer entrenador” en el mundo laboral y tomar mis propias decisiones, cometer mis propios errores para poder evolucionar hacia donde fuera capaz gracias al esfuerzo y al empeño que cada meta se puede conseguir focalizando los esfuerzos hacia la prioridad. El negocio que dirijo en la actualidad es un comercio de MUEBLES. La facturación año tras año la hemos incrementado así como los beneficios. He tenido que renunciar y apostar por lo que realmente creía. Tiene que haber pasión.

Cuando nos centramos en conseguir un objetivo debemos ser muy conscientes que las decisiones comportan consecuencias y por lo tanto renuncias a cosas que te gustarían pero que no son compatibles…el famoso “FOCO” y la “DISCIPLINA.”.  Yo considero la disciplina uno de los valores que marcan la diferencia en que una persona demuestre con su ACTIUD si realmente esta dispuesto o no en llegar a donde realmente se propone.

Recuerdo de los inicios como entrenador el compromiso que yo adquirí con cada uno de los miembros del grupo que formaba el equipo.  Con el primero que me comprometía era conmigo mismo ya que no podría exigir esfuerzos a ningún componente del grupo si yo no lo hacia. La experiencia me cambió la vida y estoy convencido que fue la “chispa” que removió el liderazgo que tengo dentro de mi cuerpo.

Al igual que como entrenadores –pedagogos nos provoca una satisfacción inexplicable ver la mejoría en el juego durante la temporada y esa autorrealización personal provoca la compensación a las renuncias que durante los 9-10 meses hemos ido haciendo…lo mismo pasa con una persona que decide emprender y toma sus decisiones en un negocio propio. El día a día plantea dificultades que sólo la persona que esta al frente lo sabe pero… ¡Qué bonito es ver crecer la semilla que vas regando en el día a día!

Dicen que la zona de confort es la toma de decisiones cómodas, las que difícilmente nos provocan mejora y crecimiento personal.

¿Crecimiento personal = dificultades? Literalmente no, pero si que le veo un paralelismo. Después de conseguir un objetivo que nos lleva hacia la meta no podemos permitir el estancamiento. Hemos asimilado un concepto-objetivo…pero debemos ir haciendo pasos pequeños y firmes hacia la meta que hemos dibujado y ello nos comportará un nuevo esfuerzo en ir por un camino con mayor dificultad. ¡Subimos de nivel! ¡NO PODEMOS ESTANCARNOS! Si cuando estamos en ese proceso de elevar y sentir el crecimiento personal no damos con la fórmula correcta…no es motivo para decaer y no creer que LO VAMOS A LOGRAR, la disciplina y el “FOCO” nos llevará a esa perseverancia para no decaer y conseguir.

Como entrenador tuve mis inicios  el BQ MARTINENC, alternando posteriormente con el SESE para acabar recalando con 19 años en el CB SANT JOSEP BADALONA.

Con 19 años estaba en un club donde iba a ver partidos de pequeño, allí jugaban como vinculados MUMBRÚ, OLIVER, CARLES MARCO… ¡Yo quería entrenar allí! Estaba empeñado en conseguir mi plaza como entrenador. Delante tenía entrenadores como: Raül Laita, Enric Cairó, Quim Solà…era un gran oportunidad para aprender. Tuve que esperar 3 años para la oportunidad de llevar un primer equipo de competición. Dentro del club lo hice lo mejor que supe y me sirvió para seguir creciendo como persona. La presión de saber que esperan un buen resultado con 22 años me hizo mejorar y trasladar al negocio mayores exigencias.

Estuve 6 años. Infantiles y cadetes y ayudante del sénior  con resultados deportivos como un subcampeonato de Catalunya o la final ganada contra el subcampeón de Francia por 2 puntos…pero lo que yo remarcaría es los valores que inculqué a mis jugadores…actualmente amigos. Cuando un entrenador toma decisiones honestas dirigir a un grupo es mucho más fácil.  Mi triunfo ha sido no modificar mi filosofía y mi línea de valores mediante la Humildad. Estoy Orgulloso de ellos.1167985_10151850649794736_1290243218_n

 Humildad…la grandeza de ser humilde, no por tener mejor coche, ni mejor piso, ni más dinero eres mejor que nadie.

Actualmente estoy entrenando al JÚNIOR de primer año del SESE, me han vuelto a dar la oportunidad de volver a las pistas de donde intentaré seguir aprendiendo para el día a día, para emprender y sentir mi inseparable AUTORREALIZACIÓN.

Debemos ser positivos, quedarnos con las cosas positivas que vamos PROVOCANDO para que sucedan y aprender a no cometer los mismos errores que hemos superado para evolucionar. Yo de mis clientes aprendo en el día a día igual que pasa con los jugadores.

En Octubre empezaré la representación, trabajo que compatibilizaré con el negocio que dirijo. Es un nuevo inicio hacia un reto, hacia un objetivo..visualizo una meta y la quiero conseguir, la voy a conseguir.

Como dice el genio de Xesco Espar “LA EXCELENCIA NO ES SUFUCIENTE”

Xavier Gutierrez

@xavierguti6