Entradas

La leyenda del nuevo entrenador

La noticia corre como la pólvora. Ya es oficial, ya no es un rumor del que se habla en los corrillos. Es una realidad. Llega un nuevo entrenador al club, un nuevo entrenador para un equipo. Puede que si el entrenador ya forma parte del club, también se pueda aplicar, pero lo que voy a explicar pasa sobretodo con las nuevas llegadas a los clubes. Se trata de la leyenda del nuevo entrenador.

Vaya por delante que esto siempre ha existido, a todos los niveles competitivos y en todos los deportes. Hoy día, como casi todo, esta leyenda está aún más potenciada, para bien o para mal, ya que las nuevas tecnologías e internet hacen que la información esté al alcance del que la busca y sabe filtrar el torrente indiscriminado que encontrará.

Están las dos versiones, las que siempre están en toda situación debido a esa gran habilidad humana para juzgarlo todo sin necesidad de disponer de una gran información. Y por supuesto, etiquetar a posteriori para hacer la gracia completa. Versión positiva o versión negativa. Pero en realidad de lo que voy a hablar es de como actuamos los entrenadores protagonistas en esta nueva situación, al margen de la posible etiqueta. Es decir, actitudes y conductas concretas que más de uno tiene.

rugby 1

En muchas ocasiones estos entrenadores actúan desde una presupuesta superioridad ante el resto. Si me habéis fichado será por algo así que estoy en un plano superior al vuestro. Si a esto le sumamos la tendencia cada vez más obsesiva de muchos entrenadores de que su forma de entender el deporte es la correcta, encontramos un coctel inicial con alto grado de explosividad.

Esto se traduce en cambiar explicaciones de ejercicios que los jugadores o jugadoras ya han realizado con anterioridad y cuando te lo comentan, dar una respuesta del estilo “ahora lo llamaremos así, ya que yo siempre lo he llamado así” o vender actividades como si fueran la panacea del deporte y que ellos son los únicos o únicas que los conocen y utilizan para acabar haciendo un ejercicio clásico…con suerte añadiendo una posible variante que puede ser también clásica.

Otro aspecto a tener en cuenta y que se suele producir, principalmente en entrenadores nuevos en el club, si ya forman parte no suele ser tan habitual, es el respeto a lo anterior. Es decir, frases del estilo esto así no se hace o ¿pero quién te ha enseñado esto? ¡Vaya tela! También están los que estas frases u otras semejantes las dan a entender con un desprecio claro.

Todo esto afecta a las relaciones que existen dentro de todo deporte o de todo club: entre entrenadores, con las familias, con la dirección técnica y con las directivas. Pero en mi opinión principalmente entorpece con la que debería ser la principal. La del entrenador con los jugadores a los que entrena, con los que debe convivir y ayudar a su mejora y a cumplir los objetivos que ellos tengan, además de otros según el caso.

Web - Selecciones1

No existe la leyenda del nuevo entrenador. Puede haber cosechado éxitos o fracasos (lo que cada uno entienda por éxito o fracaso) pero todo hay que valorarlo dentro de la justa medida en la que hay que valorar los pasados. El presente es el que crea el futuro y la actitud y las conductas de este son las que crearán el futuro.

Puede que alguno diga que esto no pasa. Sabe que no es verdad y que hay muchas formas de demostrar la falta de respeto por parte de un recién llegado. El ego de algunos se engrandece rápido y a partir de ahí viene todo. Una cosa es aportar a tu nuevo club y otra exigir cambios. Los clubes no dejan de ser un sistema en el que pueden entrar y salir diversas personas. Ir contra el sistema no es la forma de hacerlo evolucionar. Puede funcionar pero seguramente todo será más traumático.

Todo entrenador cuando llega nuevo a un club o a un equipo, al margen de su experiencia, debe actuar en favor de los valores deportivos básicos. Uno de ellos es la confianza, seguramente la base de todo, para establecer las distintas reflexiones. La confianza desde el respeto mutuo es mucho más enriquecedora que desde la superioridad.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

El entrenador ayudante

Cada vez estoy más convencido de la importancia de esta figura dentro de los equipos de formación. Cierto es que normalmente la presencia de un entrenador ayudante, segundo entrenador, adjunto al entrenador o como se le quiera llamar, no es discutida. Pese a ello pienso que no recibe la valoración que le corresponde.

Ya cuando era jugador, agradecía la presencia de una segunda persona que aportara ideas, hiciera reflexionar y tuviera otro tipo de relación con los jugadores. Quién sabe si la falta de esta figura en mis dos años de junior fue la que precipitó que colgara las botas e incluso tuviera que dejar el baloncesto un tiempo.

rugby-formacion-escuelaComo entrenador he tenido diversa suerte con los ayudantes con los que he trabajado. Haya sido una experiencia positiva o no, siempre me ha servido para crecer como entrenador y eso es algo de lo que estoy agradecido a todos con los que he compartido trabajo al frente de un equipo. También he aprendido mucho de mis experiencias como ayudante. Unas veces más y otras menos pero siempre experiencias de las que no me arrepiento y útiles en mi progreso y evolución como entrenador.

Suele decirse que el valor a un entrenador ayudante se lo otorga el primer entrenador o entrenador principal. En este aspecto, discrepo y añado otro factor. El valor a este rol es también responsabilidad de la dirección técnica de cada club. Pienso que en los clubes de formación, que son la mayoría, debe ser una figura imprescindible. No acabo de entender esos clubes que le dicen al entrenador que de buscar ayudante ellos no se encargan o si quieres ayudante que salga de tu sueldo (llamarlo sueldo es algo bastante discutible) y otras circunstancias igual de bochornosas. Además considero que es un rol importante en la formación de nuevos técnicos que el club debe de potenciar entre los jugadores de sus equipos, ya sea como segundo o tercer entrenador colaborador. Esa figura del aprendiz que es tan necesaria, incluso para la supervivencia de los clubes.

En las últimas temporadas he tenido, por desgracia, la experiencia de no tener un ayudante a mi lado. Unas veces por motivos comprensibles y dificultades no esperadas para encontrarlo o fruto de la situación económica actual. Otras veces por falta de interés por parte de la dirección técnica que adquiere el compromiso de buscar a la persona adecuada pero no realiza esta función y te acaba colocando como ayudante a una persona con la que no sabe qué hacer…en enero. Estás experiencias me han hecho valorar aún más la importancia de la presencia de esta o estas figuras en el proceso formativo de los deportistas.

Tampoco voy a negar que además del papel para el desarrollo del deportista, como entrenador también es importante el hecho de tener alguien a tu lado con el que puedas hablar tranquilamente de los aspectos que envuelven al equipo, te aporte otra visión y viva contigo situaciones que la competición te aporta pero que cada persona procesa de diferente forma. Te ayude a enriquecer las diferentes perspectivas desde las que analizar los hechos que se producen. Cierto es que hay entrenadores que ven a sus ayudantes como rivales y que cuando estos les hacen la más mínima crítica constructiva u opinión que contradiga sus ideas, no la tienen en cuenta o incluso la menosprecian.images (6)

Hoy día también hay que luchar contra la situación social actual. El entorno de crisis no ayuda. Si el papel del entrenador ya no está bien recompensado en muchas ocasiones, el del entrenador ayudante aún menos y eso actualmente es una dificultad añadida. Encontrar personas que puedan tener ese grado de compromiso necesario para este papel a desarrollar se convierte en casi un quimera en demasiadas ocasiones y en otras no admiten la parte de responsabilidad propia del cargo.

Hablando con conocidos y amigos de diversos deportes, en ninguno se duda de la importancia de la figura del entrenador ayudante de cada equipo pero si de la falta de reconocimiento general a sus funciones. En la élite hay ciertos ejemplos muy válidos para poder acogerse a ellos y utilizarlos para reivindicar esta figura y la del cuerpo técnico en general.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5