Entradas

I tu com ho veus?

Arriba el dilluns i és habitual sentir a algú com parla del cap de setmana que tot just ha finalitzat. Moltes vegades això provoca que d’altres persones presents també expliquin el seu. Després, a mesura que s’apropa el divendres pots anar sentint diferents planificacions o necessitats a cobrir el següent. En arribar el divendres això es dispara amb històries de tota mena.

Bàsicament trobes dues formes d’encarar el cap de setmana. Una d’elles és la del cap de setmana ple d’activitats i l’altre bàsicament l’oposada.

Mon

Unes persones esperen, moltes vegades amb un desig desmesurat, l’arribada del cap de setmana per poder fer un munt de coses sense parar. Pots trobar-te que siguin activitats desitjables i això t’anima i fa més grans les teves ganes de que arribi el divendres tarda o llevar-te el dissabte. Tot i que també poden ser activitats que no et venen gaire de gust fer però et veus obligat, o com a mínim ho penses, a fer-les.

D’altra banda, estan les persones que quan arriba el cap de setmana no fan res o fan el mínim d’activitats possibles. Pot ser que no tinguin i en realitat si que estarien disposats a fer-ne. Però també està allò de fer servir el cap de setmana per descansar. Alguns bàsicament diuen que no pensen moure’s del sofà tret de per anar al llit.

Segurament pensareu que està una mica portat a l’extrem, i en part és veritat. No he posat exemples amb la intenció de que a cada persona, segons vagi llegint, li vinguin al present els records que el seu subconscient desitgi. Estic convençut que els exemples propis ajudaran molt més a la reflexió que els que pugui escriure jo.

Malauradament tots dos tenen en molts casos un origen comú. Aquest no és un altre que el fet de que una gran part de les persones no són capaces de gaudir del dia a dia, principalment de dilluns a divendres. Davant d’això, i torno als extrems, alguns han decidit gaudir al màxim com si no hi hagués cap més cap de setmana i que això els proporcioni ganes, alegria, motius per viure… i d’altres han escollit l’opció d’utilitzar-los per recuperar-se i descansar. Tots dos volen el mateix: tenir energia (aconseguir-la o recuperar-la) per afrontar la resta de la setmana.

És això el que vols? Decidir què fer dos dels set dies i la resta, sobreviure? Penso que en molts casos hi ha d’altres opcions. A mi com a mínim, no em compensa i penso que a molta gent tampoc. Falta atrevir-se a prendre decisions per canviar això. Gaudint i vivint del dia a dia, els caps de setmana encara seran millor o fins i tot a nivell personal no trobis gaire diferència entre els dies de la setmana. Qui sap. Tu decideixes.

Daniel Barreña

Coach esportiu i educatiu

@dbarresi5

Excusándose en el talento y en el reglamento

Os expongo tres casos para poneros en situación.

Caso 1: Chico premini de segundo año (8-9 años) muy grande en todos los sentidos,  muy alto para la edad y muy ancho, con las dificultades de movilidad que todo esto conlleva. En defensa esta a mucha distancia del suyo y persigue la pelota a la mínima que puede siempre que se acerca a su aro. En ataque hace lo mismo, juega alrededor del aro. Si recibe la pelota fuera de esa zona no mira la canasta, no bota nunca ni tampoco pasa, sus compañeros cogen la pelota en un mano a mano. Una vez que la pasa, su entrenador le dice: “Espera a que vengan a cogerla y luego a tu zona, en la que estás cómodo”. Ante la cara de sorpresa del árbitro y del entrenador rival, dice: “Tengo que proteger su talento”.

dia-del-minibasket-todo-exito-plasencia-1398879534454

Caso 2: Chico mini de primer año (10-11 años) con una estructura corporal normal para la edad. Tira de una forma muy rápida para edad y con una efectividad bastante elevada, desde una distancia como mucho de 5 metros. No bota. En una ocasión recibe en un contraataque y da un bote para finalizar en una entrada no muy bien hecha. Su entrenador le dice: “Bien pero recuerda que eres tirador y que desde fuera de la zona vale de 3. Tira siempre”. Se gira y le dice a su ayudante “Es lo que sabe hacer y además nos beneficia por el reglamento, pues que tire”.

Caso 3: Chico mini de segundo año (11-12 años) algo grande y con una buena movilidad, pero bastante discontinuo en su esfuerzo. En defensa casi no defiende y en ataque si tiene la pelota tira de cualquier sitio o intenta hacer un 1 contra 1 de la forma que sea. No pasa ni una a los compañeros. Las veces que no tiene la pelota, hace directamente un bloqueo directo a su compañero para que este penetre o se la pase en la continuación. El árbitro le comenta al entrenador que no debería hacer bloqueos ya que el reglamento no lo permite. La respuesta del entrenador es: “El reglamento no dice nada de eso (es cierto), no están prohibidos. Además yo no se lo he enseñado, es su forma jugar”. Una persona de la mesa le comenta que podría decir al niño que no los hiciera y su respuesta es: “Yo no voy a cohibir su talento si esa es su forma de jugar y además mete puntos”.

Después de estos casos, dos que me explicaron y uno que lo viví como entrenador contrario, empecé a pensar. Últimamente se lee y se publica mucho sobre proteger el talento y dejar que los jugadores se expresen libremente. Es algo en lo que estoy de acuerdo y sobre lo que yo también escribo. Existen muchas personas que sólo valoran esto en función del resultado obtenido y del beneficio que pueden obtener. De igual forma que otras pasan de un extremo a otro, rígidos al máximo como robots (haz sólo lo que te he dicho que hagas) o libertad que realmente es libertinaje (me da igual lo que hagas si consigues canasta). Además buscan lo que les interesa del reglamento para que los ayude a darle mayor credibilidad a esta farsa que los disfraza de defensores del talento.

Debemos poner todos de nuestra parte y tener claro que al margen de las distintas formaciones para los entrenadores, el día a día es el principal centro de aprendizaje. Todos tenemos nuestra función para ayudar a formar sin matar la creatividad de los noveles ni actuar con prepotencia por tener más experiencia. Humildad entre los entrenadores para que de esta forma todos nos podamos centrar en crear el marco idóneo para que todos los jugadores y jugadoras se desarrollen en su máximo potencial. Para eso deben mantener y mejorar/perfeccionar lo que les es natural y aprender e ir puliendo lo que más les cuesta, menos les gusta.

El equilibrio no es fácil, pero esa es la gracia.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Soluciones fáciles

En este país, cuando algo no funciona, todos se inclinan por la solución más rápida.

Ken Kesey

Por más veces que lo vea, no deja de sorprenderme la cantidad de veces que para solucionar un problema, y ante diversas opciones o soluciones, la gente o las entidades se decantan por la más fácil. Personalmente prefiero no etiquetar a las soluciones como fáciles o difíciles, pero por norma se hace y se suele escoger la marcada como más fácil.images (1)

El mundo del deporte es un claro ejemplo aunque medidas clásicas adoptadas por la gran mayoría de las empresas también se podrían considerar así. Diría que la medida estrella es, en tiempos malos para un negocio, despedir al trabajador/a que salga más barato, no al que menos rinda. Es decir tomar la decisión fácil para la economía del negocio en ese momento, aunque eso sea un hipoteca en el futuro, obligándote a realizar más despidos o incluso a cerrar tu empresa.

Volviendo al deporte, y pensando principalmente en deportes colectivos, lo que demuestran muchas veces estas decisiones es una alarmante falta de coherencia. Considero que hay dos medidas que sobresalen por encima del resto: tomar medidas contra un jugador determinado y echar al entrenador.

En algún momento todos hemos visto a entrenadores que siempre realizan los mismos cambios, las mismas medidas disciplinarias, corrigen de una forma o de otra muy distinta según el jugador, convocan o desconvocan a jugadores que pueden salir de su control… Todo esto con excusas varias que le ayudan a justificarse y que aunque en algún momento sean las medidas oportunas o que ofrecen un mayor rendimiento sólo sirven para facilitar el momento, evitar que otro jugador se enfade o que la prensa diga que se equivocó al quitar a tal en ese momento del partido. Pensamientos que interceden en la lectura táctica que se realiza del partido y que impiden que desarrolle su trabajo ofreciendo el máximo de su rendimiento.20130605_present_djukic06

¿Cuántos entrenadores son cesados a lo largo de una temporada? ¿Cuántos de estos cambios sirven realmente para algo? Desde hace ya un tiempo, cuando se producen cambios en un banquillo del deporte que sea, procuro estar atento a qué otros cambios más se producen. Es muy habitual que al nuevo entrenador se le aporten un par o más de fichajes. También es habitual que esos fichajes ya fueran reclamados con anterioridad por el anterior técnico y se le negaran por cualquier motivo, el principal porqué los resultados en ese momento ya le parecían buenos a los dirigentes y entonces ¿para qué realizar esa inversión por más que el técnico te diga que en breve será necesaria? No se hace, en breve llegan los malos resultados, ultimátum, destitución del técnico, nuevo técnico que demanda esos fichajes, los fichajes se realizan en un momento de urgencia lo que conlleva que salgan más caros.imagen26572d

Estas dos acciones son incoherentes. Una por parte del entrenador que olvida su rol y las funciones que lo acompañan. La otra por parte de la directiva que toma decisiones olvidándose de que su primera decisión fue apostar por ese técnico y luego no escucha peticiones razonables, faltando al compromiso adquirido con ese entrenador.

La coherencia y el respeto a los compromisos adquiridos son dos claves cuando los problemas llegan. Algo que sucederá casi siempre ya sean en aspectos que dependan o no de uno. Cuando llegan, el enfoque que tomes decidirá tu toma de decisiones ante las posibles soluciones. Aunque si de verdad eres coherente tendrás claro que no existe la solución fácil o mágica y estarás en el día a día de tu proyecto para poder tomar mejores decisiones y anticiparte a lo que pueda pasar para poder mejorar tu planificación original.

Para todo problema humano hay siempre una solución fácil, clara, plausible y equivocada.

Henry Louis Mencken

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5