Entradas

Cocina del siglo XXI. Liderazgo del siglo XX

Me gusta la cocina. En muchos momentos, cocinar me relaja y me permite liberar la creatividad y aplicarla allí o en otros proyectos. Más de una vez me han visto remover algo y salir corriendo a apuntar una idea.

A nadie se le escapa que en este siglo, el boom culinario es espectacular. En muchos aspectos se ha producido una revolución de conceptos acompañada de una evolución en técnicas y tecnología. La alta cocina se ha convertido, pienso que ya lo era pero no para el gran público, en un sector muy importante a nivel económico.

La hostelería no es un mundo desconocido para mí ni para mí familia. Gracias a ello, he tenido contacto con diversas cocinas de distintos niveles y visto en primera persona diversas formas de funcionar. Cierto es que no he tenido contacto con ningún equipo de cocineros y staff de una cocina con estrellas Michelin ni he podido observarlos trabajando, algo que por mi actual profesión me encantaría poder hacer.

Imagen de https://pericomactualidad.wordpress.com/

En televisión siempre han existido programas relacionados con la cocina. Desde “Con las manos en la masa” hasta el archiconocido Karlos Arguiñano. Dos programas, distintos, se llevan hoy la atención culinaria en TV: Top Chef y MasterChef.

En ambos se ven recetas espectaculares, seguramente más en Top Chef ya que los protagonistas son profesionales de la cocina. Y en ambos se ve una ejecución del liderazgo y de la gestión de equipo más propia del siglo pasado que de la cocina de este.

Gritos por doquier (en situaciones en las que no es necesario por exceso de ruido) y muchas frases que hacen referencia a la persona que manda dejando claro que el otro obedece o debe obedecer sin chistar, son habituales en cada programa. ¿Necesarios?

La respuesta habitual en estos casos es que sí ya que la presión que existe en estas cocinas es muy elevada. Algo en lo que estoy de acuerdo, es una presión enorme. Pero pienso que hay muchas circunstancias que se deberían gestionar de otra manera. El liderazgo impuesto tal y como se ve, choca con la idea de originalidad, creatividad, pulcritud, vanguardia y otras muchas etiquetas que se asocian a esta alta cocina.

Me encantaría poder observar a un equipo real de este nivel y poder tener mejores conclusiones, además de poder ver puntos de mejora, que seguro que los hay. El famoso ABaC de Jordi Cruz es el más cercano a mí casa y La Lluerna de Victor Quintillà, ya que soy colomense, son los dos que más me llaman.

Hasta que tenga esa opción de estudio, si la tengo algún día, me gustaría que en estos dos programas se reflejaran más estilos de liderazgo que los que se observan hoy día. Ayudarían a extender en la sociedad cambios a nivel empresarial que son necesarios en este siglo y que lo serán cada día más.

Daniel Barreña

Coach deportivo, educativo y de desarrollo personal

@dbarresi5

¡Quiero aburrirme! Aburrirse es bueno.

Los niños y niñas de hoy día no pueden aburrirse. Esta es una de las máximas que rigen la vida de muchas familias. Todo debe ser divertido. Bueno, puede que esto no siempre. Pero si que deben estar ocupados. Llegando a lo que muchas veces se conoce como la tiranía de la ocupación. Esta tiranía es la que para muchos expertos mata la creatividad de las nuevas generaciones. Vayamos por partes.

¿Qué problema hay en que un niño o niña se aburra? Me refiero al problema que esto es para las familias. El principal es que reclama nuestra atención. Solución: darle algo para hacer, algo para que pase el tiempo. Puede que se le ofrezcan diferentes actividades a escoger o directamente se le dé una. La cuestión es que durante un rato este ocupado.

6093472630_8a0b302f93_b

Si esto lo puedo anticipar… puedo establecer las actividades con antelación. Pasar de una actividad a otra en el mínimo tiempo posible. Ocupar el tiempo para que no sea consciente de que en algún momento no está haciendo nada. Incluso puedo planear qué hacer entre una actividad y otra si existe un desplazamiento. Todo controlado.

Eso es. Todo controlado, planificado de cabo a rabo. No vaya a ser que en algún momento se aburra, piense, cree y decida hacer algo inesperado. ¡Qué no se salga del  plan!

Cuando una persona se aburre, busca alternativas. Es lógico que para un niño o niña una de las primeras sea que el adulto de turno me solucione este problema. Bueno, para él o ella no es un problema realmente. Es una situación a cambiar. Somos los adultos los que vivimos la situación como un problema.

Pero si esto no pasa. ¿De verdad alguien piensa que se van a quedar ahí sentaditos, en silencio, mirando al vacío, sin hacer nada? Está claro que no, pensarán que hacer si tienen ganas de hacer algo. Buscarán que pueden hacer. Crearán su actividad. Y a medida que vayan creando más actividades, irán generando nuevas relaciones entre ellas, nuevas ideas, etc. Desarrollarán la creatividad. El aburrimiento, aburrirse en sí, es uno de los motores de la creatividad.

Pero esto crea un nuevo problema para las familias. Lo que aún no ha sido creado, no puede ser controlado. Es decir, si no sé lo que va hacer mi hijo o hija, ¿cómo voy a saber que no le va a pasar nada y que va a estar bien? No lo vas a saber. Tú decides como vivir estos momentos de incertidumbre.

¡Quiero aburrirme! Esta frase me la ha dicho más de un niño. De igual forma que más de uno me ha dicho que a lo que tiene miedo es a aburrirse.

Enfoquemos el aburrimiento como una forma de crecimiento no como una molestia a evitar.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Juego de Educación Física: Tocar cosas en el patio

Muchas veces, en todas las profesiones, nos complicamos la vida. No somos conscientes de lo que nos rodea y por ese motivo no lo aprovechamos al máximo. Un día me hice esta misma reflexión estando en el patio del colegio en el que trabajo.

En cuanto a espacio, tengo suerte. Dispongo de dos patios grandes. Uno tiene una pista de baloncesto dibujada pero perfectamente podrían ser más hasta tres sin contar un porche que no está nada mal. El otro tiene una pista de futbol sala más otro porche con espacio a considerar. Estos espacios están unidos por unas escaleras y entre ellos se encuentra una zona amplia semicubierta que acoge los vestuarios en la que también puedes desarrollar actividades. Por todo esto, es habitual que durante mis clases se escuche que jugamos en los tres patios.

Procuro aprovecharlos y adaptar o crear actividades para hacerlo y generar así un espacio de juego amplio y con multitud de posibilidades. Uno de los juegos que utilizo se basa en tocar cosas u objetos que se encuentran en el patio. En ocasiones también valen personas pero no siempre para no molestar, aunque cuando está opción es posible la motivación sube aún más. Lo explique brevemente en el artículo 3 juegos de memoria y concentración, pero he decidido ampliar la explicación ya que, además de las ya explicadas, cada vez que lo pongo en práctica veo crecer sus posibilidades como herramienta de ayuda al desarrollo de los niños y niñas.

2012-11-19 11.15.11

El juego consiste en tocar un número de cosas en un tiempo determinado. Una norma que siempre está es que a partir de que el juego da comienzo, una vez empiecen a correr, no pueden dejar de hacerlo. Claro está que pueden bajar el ritmo por cansancio y que en función de la edad se es más o menos flexible con la norma. El motivo es para que piensen en movimiento ya que observé que pensaban antes de empezar a correr, pocos la verdad, pero que durante el juego, para pensar y hacer memoria de lo que les faltaba por tocar se volvían a parar.

Las variantes son múltiples: tocar cierto número de cosas en un patio, en dos o en tres, un número en cada patio pero que los objetos se puedan repetir o no, tocar objetos concretos, ir en parejas cogidos o por separado,… Y muchas más en función de lo que se quiere trabajar ese día.

Al terminar el tiempo o cuando todos vuelven empieza la segunda parte según la opción de juego escogida. Deben decir de memoria lo que han tocado. En este aspecto, con el tiempo observas una mejora considerable.

Otra clave de porqué este simple juego cada vez engancha más a mis alumnos es el aumento progresivo de dificultad. Esto les obliga a ser creativos y los que hace unos meses tocaban la portería y era un único objeto ahora tocan el poste, la cruceta, el larguero,… y los que tocaban la puerta ahora tocan el pomo, la cerradura, el marco… Y otras soluciones que os sorprenderían. Según la edad también están ampliando el vocabulario de una forma muy práctica y divertida.

Cada vez que jugamos busco una nueva variante para la próxima ocasión. Muchas me las han proporcionado ellos y ellas con su forma de actuar. Todo por aprovechar lo que forma parte de nuestras clases y está ahí aunque no lo usemos. Pues ya que está…

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Trabajo cooperativo en educación física: crear una coreografía

Aunque en alguna ocasión esporádica me había tocado preparar danzas para alguna fiesta escolar, desde un par de años es algo fijo en mi programación anual. En el colegio en el que trabajo, los alumnos de quinto y sexto de primaria no bailaban una danza tradicional de algún lugar del mundo. Ellos bailaban una coreografía de alguna canción conocida o actual. Coreografía creada con más o menos ayuda directa del profesor/a.

Decidimos seguir con esta tradición que los alumnos ya daban por segura. Pero decidí cambiar el enfoque: en lugar de trabajar un baile para una fiesta del colegio realizaríamos un trabajo cooperativo todo el grupo clase que consistiría en crear una coreografía sin mi ayuda.

Las primeras reticencias a esta propuesta me llegaron por parte de algunos compañeros y compañeras más preocupados por la imagen que se podría dar el día de la fiesta ante las familias que por lo que podrían aprender los alumnos. Poco a poco fueron superadas al ver mi tranquilidad ante el proyecto, pasando del miedo inicial al apoyo sin reservas.

images15

Los alumnos reaccionaron con ilusión y miedo. Ilusión por poder crear y dar rienda suelta a la creatividad. Miedo por la responsabilidad que eso conlleva. La ilusión nos ayudó a implicar al grupo en todo momento. El miedo nos dio ocasión de trabajar individualmente y en grupo aspectos de autoconfianza, confianza en el grupo, respeto y otros aspectos y valores importantes a nivel educativo.

A partir de ese año, contando con las aportaciones de los distintos grupos que han ido realizando la actividad, hemos establecido el procedimiento en el que todo esto se desarrolla. Un procedimiento flexible en el que lo más importante es procurar que todo el mundo pueda exponer su talento y su creatividad,  contribuir, sentirse respetado y, por encima de todo, sentir que están creando algo propio y que el reto, trabajando en equipo, es asumible y realizable.

Primer paso. Propuestas de canciones. Los alumnos proponen canciones bajo las normas y consejos siguientes:

  • Letras adecuadas para un colegio.
  • Se recomiendan canciones que tengan una duración máxima de 4 minutos o que en su defecto se puedan cortar de forma que la canción no pierda su protagonismo.
  • Deben imaginarse a ellos y a sus compañeros bailando esa canción. En este aspecto, se nota una gran diferencia entre las canciones que proponen los de quinto y los de sexto que ya tienen la experiencia del curso anterior. Las de estos últimos se adaptan más a sus posibilidades.
  • No se pueden copiar las coreografías que aporte la propia canción o su vídeo musical.
  • Prohibido Esta norma está básicamente por mi salud mental.

Segundo paso. Elección de la canción. De todas las canciones propuestas, escojo entre 8-10 de las de los alumnos en función de las que cumplan los anteriores requisitos. Yo les aporto entre 4-6 canciones más hasta un máximo de 15 canciones. Mis propuestas aportan variedad a las que ellos has proporcionado y también ofrecerles la opción de conocer algún grupo o canción que por su edad se les pueda escapar.

Se escuchan las canciones y se les otorga un tiempo de reflexión individual máximo de una semana. Después de ese tiempo, se escuchan de nuevo en formato abreviado y se procede a la primera votación en la que cada uno de los alumnos debe votar dos canciones. En función del reparto de los votos, se procederá a otra votación hasta quedarnos con las dos canciones finalistas.

La votación final se realizará en la siguiente clase de educación física para facilitar otro pequeño intervalo de reflexión. De esta forma en la votación final todo el mundo puede formular su voto. Así se consigue que todos acepten la decisión final ya que todos han podido expresar su opinión durante todo el proceso, hecho que ayuda a la implicación en el proyecto.

 

Tercer paso. Crear la coreografía: Una vez escogida la canción y conocida la fecha para la que la coreografía debe estar finalizada, mis funciones son de mero facilitador. El tiempo del que suelen disponer es de unas 8 semanas. Durante ese tiempo, en las clases de educación física se seguirán trabajando otros contenidos, que se combinaran en la distribución del tiempo. Existe la opción de ensayar de forma voluntaria durante 10 minutos durante el recreo algún día de la semana en los que yo pueda estar presente, pero deben avisarme con anterioridad y ser un mínimo del 50% del grupo para poder realizar dicho ensayo.

Con todos estos aspectos claros, yo me dedico a poner y quitar la música y aconsejar la distribución del tiempo en las partes que van trabajando de la canción, para ayudar en la focalización de su energía creativa. También les hago muchas preguntas durante todo el proceso, principalmente orientadas al proceso de creación y las aportaciones de todos ellos.

Un aspecto muy enriquecedor se produce cuando en un ensayo voluntario del recreo se juntan los grupos de quinto y sexto y cada uno opina sobre el proceso del otro. A partir de ese feedback, la unión y cooperación de cada grupo se incrementa de forma espectacular.

Cuarto paso y final. Ensayo general: Pocos días antes de la fiesta, se realiza un ensayo general. Ese día, generalmente sin margen para la corrección posterior antes de la fiesta, se muestra por primera vez la coreografía por completo a otros grupos o maestros.

aprendizaje-cooperativo-1-638Aquí concluye el trabajo. El día de la fiesta es un día de disfrute que yo no tengo en cuenta para valorar el trabajo que han realizado.  Para mí ya han cumplido y se lo he hecho saber para qué aún valoren más lo que han creado y se sientan más orgullosos del esfuerzo invertido. Llegan con el trabajo hecho y, al margen de la calidad de la coreografía, todos y todas disfrutan de mostrar su creación.

Esta actividad también se convierte en un punto de inflexión en las dinámicas de los grupos. Si con anterioridad al proyecto y durante su creación existen conflictos relacionales entre ellos, estos se reducen considerablemente a partir del día de ensayo general. Incluso cuando los alumnos de quinto, llegan a sexto, lo primero que hacen es preguntarte si este año podrán crear otra coreografía y ahí ya nace otra nueva conexión entre ellos que los hace crecer como colectivo.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Juegos de siempre y sus múltiples opciones

Muchas veces ves a muchos maestros de educación física montar sus clases con multitud de material y si no utilizar deportes o adaptaciones encubiertas para la edad si son muy pequeños. El utilizar material, si lo tienes, me parece bien principalmente para aportarles experiencias con objetos que seguramente no suelen utilizar y para poder trabajar otros hábitos ligados como el cuidarlo, respetarlo, recogerlo,… Sin pasarse y sin dejar de olvidar que el material es un instrumento para ayudar a lograr un aprendizaje no una distracción. Los deportes forman parte de la educación física pero la educación física no es exclusivamente deporte.

Opino que juegos que se han utilizado y jugado en la calle o en los parques (aunque estos cada vez más se llenan de aparatos y dejan menos espacio libre) toda la vida deben estar más presentes en el día a día. Prácticamente todo el mundo tiene la clásica unidad didáctica de juegos tradicionales con las variantes necesarias que incluyen los juegos de otras culturas. ¿Y al acabar la unidad qué? Pienso que nos pueden aportar muchos aspectos positivos al margen de los clásicos y generan muchas variantes a poder utilizar o que puedan crear los mismos alumnos.

descarga (3)

Una de las virtudes que me gustan más es la poca necesidad de material y la multitud de opciones que te pueden ofrecer para que, incorporando mínimos objetos, los propios alumnos creen diversas variantes. Dar opciones para que trabajen su creatividad e imaginación no está de más.

Otra de ellas es la rápida variabilidad de espacio con la que puedes abordar aspectos de limitaciones del campo de juego, distribución de este, etc. que por separado o unido a diferentes opciones de agrupación del alumnado participante, enriquecen enormemente las experiencias y aprendizajes de los que pueden disfrutar mientras se lo pasan en grande.

Existen otras pero probablemente la que más aprecio sea el tiempo que te hace ganar para poder aprovechar al máximo la clase. Toda la preparación con explicación incluida es muy rápida y con el poco tiempo que en la educación actual se le otorga a la educación física, te permiten rápidamente poner en la nueva situación al grupo (salir de la clase para llegar al patio) y centrarlos en la clase.

El Pilla Pilla y una de sus posibles evoluciones ya tienen su post en el blog. Pero el juego de siempre te facilita muchas opciones por sí mismo. Simplemente variando el espacio o poniendo a más de un perseguidor al mismo tiempo el trabajo de percepción del espacio y de atención a la situación que se está viviendo ya incrementa su dificultad de una forma lógica que permite seguir disfrutando del juego.

niñosjugando

Jugar al Escondite limitando espacios, que paren dos personas, todos los participantes vayan en parejas o que las personas que sean descubiertas se queden por el espacio de juego proporcionando nuevos escondites o formas de avance a los que aún siguen activos incrementan las formas de afrontar el juego y la toma de decisiones. Si además lo juegas en formatos Esconpille aún más.

El Mataconejos o Bola de fuego o el nombre con el que cada uno lo conozca (es un Balón prisionero individual con limitación de movimientos de la persona que tiene la pelota) y todas las opciones que te da para trabajar lanzamientos y recepciones, espacios, juego en parejas, trabajo de atención, velocidad de reacción que además se incrementa si juegas con más balones (he llegado a jugar con 50 niños y niñas y 8 pelotas en una pista fútbol sala en una de las experiencias más divertidas que he tenido como maestro), la toma de decisiones, etc.  Generan un marco excelente para poder experimentar todos estos aspectos e ir evolucionando en ellos de forma progresiva.

Los protagonistas del proceso de aprendizaje no somos los maestros y en estos juegos el margen que tiene el alumnado para hacerlo suyo aportando nuevas opciones es enorme y además lo pueden hacer en un marco que les proporcionar seguridad ante el error y poder aprender de este sin problemas.

En los centros que conozco que se han propuesto ir recuperándolos de forma más permanente los beneficios han sido claros. Estos juegos acaban llegando a utilizarse también en el recreo y cuando esto pasa y el fútbol pasa a ser una opción más, no la opción exclusiva, los conflictos en ese momento lectivo disminuyen. Esto no es problema del fútbol en sí, si no de como se vende el fútbol por lo general.

Opciones sencillas de juego pueden aportar multitud de opciones, posibilidades, experiencias favorables para el desarrollo pese a ser juegos clásicos. ¡Aprovechémoslas!

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

¡Dale color!

Mires donde mires ves de todo. Se suele decir que en momentos malos se tiende a ver las cosas negativas, malas, grises,… poco motivadoras en definitiva. Esto es cierto hasta un límite. También existen personas que pase lo que pase ven el mundo en blanco y negro o con suerte en una tenue escala de grises. En todo momento, cada persona decide sobre cómo desea ver lo que le envuelve.

Claro está que hay situaciones negativas que no se pueden ver de otra forma o noticias que son malas las mires por donde las mires. Eso está claro y no pretendo vender lo contrario. Pero sobre algunas o la gran mayoría de esas situaciones, hechos, realidades, etc. si que podemos restringir el impacto que tengan sobre nuestras vidas. Conseguir que nuestra mente, nuestra imaginación no nos cree una preocupación de algo que no está bajo nuestro control.

En alguna ocasión ya hemos hablado de algún aspecto concreto y se podría hablar mucho y poner multitud de ejemplos. Navegando y buscando por internet (o directamente en el Señor Google como les digo a mis alumnos) podéis encontrar muchos artículos al respecto que seguro que os ayudan. Sin embargo no voy a orientar ese artículo en este sentido. Simplemente voy a explicaros algunas de las cosas que yo hago o que a mí me sirven para dotar de color a mi vida. No pretendo aportaros otro manual, a mi me sirven y cuando no lo hagan buscaré otras.tibidabo-florida-desde-mnac

Algo que he descubierto hace poco es que empiezo mejor el día sin escuchar ni ver las noticias. En lugar de eso, desayuno mirando al Tibidabo y disfrutando de la tranquilidad que me transmite. Esto me permite empezar el día con más pausa ya que me activo fácilmente y no necesito que nada exterior me active de buena mañana para aprovechar el día. No ver las noticias es algo que mucha gente hace, no soy nada original. Personalmente no me afectaban en exceso pero de esta nueva forma empiezo mejor.

Jugar con la creatividad es otra de las cosas que hago y me funcionan. Además, los trabajos que realizo me permiten poner en práctica esas actividades creativas de una forma rápida, incluso instantánea en alguna ocasión. Esto me permite recargar energía para afrontar otras resoluciones de conflictos o situaciones con otra perspectiva.

Vigilar el lenguaje que utilizo y ser lo más positivo que se pueda en función de la situación y si no, ser asertivo. Además intento descubrir las palabras que a cada persona le pueden afectar más, le son más complicadas de entender o le generan más ansiedad para evitarlas y que la comunicación fluya todo lo posible. Esto es algo que mucha gente dice que hace. Considero que hacerte un tabú general, que es lo que muchos acaban haciendo, acaba alterando lo que uno transmite, sobre todo la autenticidad y sinceridad. Prefiero hacerlo de forma individualizada.  Aunque es mucho más costoso también es más enriquecedor.

Me encanta la música. Considero que la música y las personas realmente más importantes para cada uno son las dos cosas que más rápidamente pueden hacerte cambiar el estado de ánimo. Gracias a los innumerables estilos musicales que existen y se crearán en el futuro, también puedes ajustar la música a las necesidades actuales y futuras. ¡Pon música en tu vida! Seguro que serás más feliz.

¿Cómo dais color a vuestra vida? ¿Qué es lo que realmente hace que no la veáis en blanco y negro?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5