Entradas

La Haka

La Haka es una danza tribal de origen maorí. Esta danza, se usaba antiguamente como danza de bienvenida y hospitalidad o bien como método de intimidación antes de una batalla. En los últimos años la asociamos al mundo del deporte, especialmente a los All Blacks, la selección de rugby de Nueva Zelanda, aunque también la bailan las selecciones de Tonga, Samoa y Fiyi, por ejemplo.

***IRISH EDITORIAL USE ONLY*** 2011 Rugby World Cup Final, Eden Park, Auckland, New Zealand 23/10/2011 New Zealand vs France The All Blacks perform the haka Mandatory Credit ©INPHO/Photosport/Dave Lintott *** Local Caption ***

En este ambiente deportivo se suele decir que la haka sirve para intimidar al equipo rival. Esto realmente puede suceder, ya que presenciar una de estas danzas es realmente estremecedor. Todo un equipo golpeándose diversas partes del cuerpo de manera sincronizada, con expresiones faciales agresivas y elevando sus voces por encima del silencio que se crea en ese momento es algo que le eriza la piel a casi todo el mundo. Realmente puede llegar a intimidar al equipo rival y hacer que entren amedrentados al partido.

Pero fijémonos en cómo afecta a nivel psicológico al equipo que baila la haka. El hecho en sí de bailar la haka, supone entrar a un nivel de concentración concreto. Es un ritual, que funciona como un anclaje, preparando cuerpo y mente para la batalla (o el partido en este caso). Igualmente, prepara a los jugadores llevándolos a un nivel de activación óptimo para la competición. De la misma manera, todo el equipo iguala estos niveles de concentración y activación, permitiendo que ninguno de los engranajes esté menos “engrasado” que otro, por lo que permite que la maquinaria del equipo funcione a la perfección.

Es evidente por tanto que el equipo que ejecuta esta danza obtiene una serie de beneficios en el instante previo al inicio de la competición. Mientras, el equipo rival suele pararse a observar la danza, por lo que su nivel de activación suele bajar, así como la concentración, ya que en ese momento puede dejar de pensar en lo que debe hacer durante el partido. En algunas ocasiones se ha visto cómo algunos equipos “desafiaban” una haka. En esos casos se ha anulado este punto de desconcentración y de bajada del nivel de activación.

En resumen, si analizamos la haka desde un punto de vista psicológico, no es tanto una herramienta para intimidar como se suele decir, si no una herramienta para optimizar los niveles de activación y concentración previos al partido, así como una manera de “despistar” al equipo rival.

Àlex Heras

Coach

Juego de Educación Física: Tocar cosas en el patio

Muchas veces, en todas las profesiones, nos complicamos la vida. No somos conscientes de lo que nos rodea y por ese motivo no lo aprovechamos al máximo. Un día me hice esta misma reflexión estando en el patio del colegio en el que trabajo.

En cuanto a espacio, tengo suerte. Dispongo de dos patios grandes. Uno tiene una pista de baloncesto dibujada pero perfectamente podrían ser más hasta tres sin contar un porche que no está nada mal. El otro tiene una pista de futbol sala más otro porche con espacio a considerar. Estos espacios están unidos por unas escaleras y entre ellos se encuentra una zona amplia semicubierta que acoge los vestuarios en la que también puedes desarrollar actividades. Por todo esto, es habitual que durante mis clases se escuche que jugamos en los tres patios.

Procuro aprovecharlos y adaptar o crear actividades para hacerlo y generar así un espacio de juego amplio y con multitud de posibilidades. Uno de los juegos que utilizo se basa en tocar cosas u objetos que se encuentran en el patio. En ocasiones también valen personas pero no siempre para no molestar, aunque cuando está opción es posible la motivación sube aún más. Lo explique brevemente en el artículo 3 juegos de memoria y concentración, pero he decidido ampliar la explicación ya que, además de las ya explicadas, cada vez que lo pongo en práctica veo crecer sus posibilidades como herramienta de ayuda al desarrollo de los niños y niñas.

2012-11-19 11.15.11

El juego consiste en tocar un número de cosas en un tiempo determinado. Una norma que siempre está es que a partir de que el juego da comienzo, una vez empiecen a correr, no pueden dejar de hacerlo. Claro está que pueden bajar el ritmo por cansancio y que en función de la edad se es más o menos flexible con la norma. El motivo es para que piensen en movimiento ya que observé que pensaban antes de empezar a correr, pocos la verdad, pero que durante el juego, para pensar y hacer memoria de lo que les faltaba por tocar se volvían a parar.

Las variantes son múltiples: tocar cierto número de cosas en un patio, en dos o en tres, un número en cada patio pero que los objetos se puedan repetir o no, tocar objetos concretos, ir en parejas cogidos o por separado,… Y muchas más en función de lo que se quiere trabajar ese día.

Al terminar el tiempo o cuando todos vuelven empieza la segunda parte según la opción de juego escogida. Deben decir de memoria lo que han tocado. En este aspecto, con el tiempo observas una mejora considerable.

Otra clave de porqué este simple juego cada vez engancha más a mis alumnos es el aumento progresivo de dificultad. Esto les obliga a ser creativos y los que hace unos meses tocaban la portería y era un único objeto ahora tocan el poste, la cruceta, el larguero,… y los que tocaban la puerta ahora tocan el pomo, la cerradura, el marco… Y otras soluciones que os sorprenderían. Según la edad también están ampliando el vocabulario de una forma muy práctica y divertida.

Cada vez que jugamos busco una nueva variante para la próxima ocasión. Muchas me las han proporcionado ellos y ellas con su forma de actuar. Todo por aprovechar lo que forma parte de nuestras clases y está ahí aunque no lo usemos. Pues ya que está…

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

A mí me funciona

Las personas somos muy dadas a dar consejos. Lo hacemos toda nuestra vida. Muchos con el tiempo, aún lo hacen más. Aconsejar entre iguales o a personas más jóvenes es algo a lo que muchos no pueden reprimirse. Entre estudiantes, y más en épocas de exámenes, los consejos para poder estudiar mejor circulan a una velocidad cercana a la de la luz.

En muchos casos (puede que también sea aplicable a muchos consejos que se dan en general) todo parte de lo que a uno le funciona sin tener muy en cuenta las diferencias individuales que existen entre todos nosotros. Uno cree firmemente en lo que a uno le funciona y piensa que esto se puede aplicar al resto. Y esto no tiene porqué ser así.

Existen muchos factores a tener en cuenta que se nos escapan habitualmente ante estas situaciones. Se tiende a pensar que la nota de un examen refleja lo que sabes de esa asignatura y también lo que has estudiado. Dos premisas que pueden ser falsas fácilmente. Existen exámenes fantásticamente bien configurados para que reflejen todo lo que se sabe de la asignatura, pero no todos los exámenes son así. Pueden tocar todo lo trabajado, ¿pero a qué nivel de profundidad? ¿Reflejan de verdad la forma en que esos conceptos se aplicarían en una situación real? Por otro lado, eso de que reflejan lo que has estudiado… pienso que casi cae por su peso, pero demasiada gente sigue pensando igual.

jovenes-estudiando

Existen diversas técnicas de estudio muy extendidas y fáciles de encontrar en la red. Unas de adaptan mejor a unos contenidos que otras pero en general se puede encontrar una forma flexible de utilizarlas para casi todo. Pero no a todas las personas les funciona una técnica concreta de la misma forma. De esto puede depender algo importantísimo como es la forma en que se aprovecha el tiempo de estudio.

El tiempo destinado es otro de los grandes consejos que suelen circular. No existe un tiempo concreto. Existen unas recomendaciones generales basadas en estudios realizados. Lo importante del tiempo, más que su duración, es su calidad. Para eso es importante que el contexto me permita focalizar mi grado de atención óptimo en el estudio. Lugar de estudio, temperatura y humedad, ruidos o sonidos existentes, etc. Multitud de variables. Pero importantes, ya que este apartado fácilmente influye en la alimentación, el descanso, las necesarias pausas o descansos,… Un tema que considero primordial en general, no solo en los estudios.

La asignatura o actividad a estudiar también tiene su importancia. Además de por el propio feeling que pueda haber con ella, por la propia estructura en sí que pueda tener. Detectarla facilita mucho la organización del estudio.

Si hablamos del examen en sí, lo principal es la gestión emocional que cada uno realiza de sí mismo en esas situaciones de estrés y la activación que esto le genera, afectando a su nivel de concentración para afrontar el examen. Sobre este tema existe multitud de material e información muy fácil de encontrar.

Algo que a veces se olvida del examen, y que puede afectar tanto al afrontarlo como en su preparación previa, es la información que tengo de este. La clase de examen que va a ser es un aspecto a tener en cuenta y que en ocasiones se obvia. Claro está hasta que te encuentras con un tipo de examen que no te esperas.

Considero que estos aspectos son importantes para tenerlos en cuenta. Existen otros que también pero tratando estos expuestos, pienso que son más fáciles de incluir en la propia organización individual.

Lo más importante es que cada uno se conceda un tiempo para plantearse todos estos aspectos y no se ponga a estudiar por inercia o siguiendo los consejos de otra persona que vive en unas circunstancias distintas. Escuchar los consejos sí, pero no darlos por perfectos ni aplicables directamente. Todos somos distintos, para estudiar también.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

3 juegos de memoria y concentración

Dos aspectos muy necesarios para poder desarrollarse en el aprendizaje son la memoria y la concentración. Desde la educación física tenemos numerosas formas de poderlas trabajar de una forma natural e incluidas dentro de una actividad gratificante y atractiva por definición como es el juego.

Juegos de diferentes formatos y que pueden ofrecer posibles variaciones en función de los objetivos que se quieran trabajar.

1-2-3

Se trata de contar hasta 3 de forma continua, por parejas, lo más rápido posible. Cada miembro dice el número correspondiente de manera alternativa. Progresivamente se van añadiendo movimientos o acciones rápidas a cada número. Por ejemplo al decir 1 aplaudo, al decir 2 salto y al decir 3 giro sobre mí mismo. Es un juego muy sencillo para poder empezar una actividad y centrar la atención de los participantes. También permite trabajar la creatividad ya que las acciones a realizar al decir cada número pueden ser creadas por cada pareja.

Tocamos

Según empezamos la clase, justo para meter a todos los alumnos y alumnas en situación, se dice una serie de elementos disponibles en el espacio y cuántos de estos elementos se tocan. Por ejemplo: “Tocamos 5 paredes, 3 papeleras, 6 puertas y 1 porteria”. Este juego permite realizar infinitas variables: más o menos elementos, utilizar secuencias repetitivas, establecer un orden (cuando se empieza por elemento acabarlo o hacerlo exactamente en el orden que se ha dicho), dar la opción de elegir un elemento a añadir, hacerlo por parejas unidas de la mano, por parejas pero que se repartan las images 17tareas,… Por lo general, y a partir de que ya lo han hecho en más de una ocasión, aviso para que sepan que únicamente diré la serie una vez. También aprovecho el ejercicio para empezar a trabajar la carrera continua y mantenerla en el tiempo ya que en cuanto empiezan a moverse no pueden dejar de correr, da igual la velocidad, hasta acabar la actividad.

Nos repartimos en…

Este juego lo realizo en el gimnasio para aprovechar las columnas que ocupan el lugar. Es un juego que en inicio es complicado pero que con el tiempo ayuda muchísimo en los momentos de realizar grupos y a que estos se hagan de muy diversas formas ayudando a que jueguen con diversos compañeros.

La idea del juego es que el grupo se debe repartir en grupos iguales o lo más igualados posibles en función del número de columnas que diga. Por lo general empiezo con 4 columnas y una vez se han repartido correctamente, les hago volverse a repartir pero esta vez en 6 columnas (todas las que tengo en el gimnasio). Esta es la primera parte del juego, al que a veces añado más columnas creadas con aros si no quiero realizar la segunda o me interesa una agrupación más pequeña.

La segunda parte del juego empieza al estar repartidos en las 6 columnas. Deben volver a repartirse en 6 pero sin repetir columnas ni compañeros con los que ahora están. En función del número, cuando ya lo han hecho se vuelve a pedir el cambio de columna y de compañeros. Este tercer cambio, en función del grupo, también se puede hacer si esta no se puede cumplir para ver si se dan cuenta de que es imposible. Antes de los momentos de cambio se puede preguntar a qué columnas no puede ir o con qué compañeros ya ha estado.

A lo largo del toda la actividad también se potencia la comunicación entre ellos y la resolución de problemas de forma grupal. Se pueden añadir más dificultades como por ejemplo el tiempo y pedirles que lo hagan en 10 segundos por ejemplo. Desde que realizo este juego, sólo la primera parte hasta repartirse en 6 columnas, con los grupos de 1º de primaria, todos han llegado a hacerlo en los 10 segundos en un periodo de tiempo variable pero siempre dentro del segundo trimestre.

juegos-clasicos-ninos-C

Espero que estos 3 juegos os resulten interesantes. Puedo deciros que con los grupos que trabajo funcionan y me ayudan en gran medida a que el trabajo posterior se realice más fácilmente. Además de la mejora a nivel de concentración y memoria que realizan los alumnos y las alumnas mediante estos juego con los que se divierten aprendiendo y mejorando.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5