Entradas

No me gusta lo que veo

Cada persona vive su particular vuelta a la rutina de forma diferente, poniendo en práctica diferentes estrategias que le sirven para ir adaptando su cuerpo y principalmente su cabeza al ritmo en el que vive gran parte del año. Al volver de un periodo de vacaciones se suele producir un cambio de ritmo en el día a día que puede conllevar algún inconveniente. Si además, lo que ves a la vuelta no te gusta… todo se complica.

Las personas percibimos nuestra realidad de diversas formas, en función del mapa mental de cada uno de nosotros. También tendemos a proyectar al futuro, con todas las consecuencias que eso puede tener de diversa índole. El día anterior a la vuelta, o alguno antes, muchas personas proyectan cómo será su vuelta al trabajo, rutina. ¿Qué pasa cuando ves que estas expectativas no se cumplen? No es agradable.

girl-123893_1280

Podemos reaccionar de muy diversas formas. Y todas ellas son adecuadas si te permiten acercarte al objetivo que quieras, sea este el que sea. Claro, pero yo no tengo objetivo. Mentira.

Si has decidido que lo que has percibido al volver no te gusta, tendrías unas expectativas, desearías algo. Puede estar relacionado o no directamente con el trabajo. Puede que lo que te encuentras te afecte para posteriores actividades personales. O la opción que prefieras. Pero por algún sitio tenías algún objetivo, más grande o más pequeño, y por algún motivo lo que ahora percibes no encaja con lo que esperabas, con el mapa que habías diseñado.

¿Y ahora qué? Muchos caen en soluciones irreales del tipo, entrar en bucle recordando las cosas buenas de las vacaciones y que pena que se hayan acabado, con lo bien que estaba yo,… Esto puede durar unos días hasta que te das cuenta que no es una solución o como les pasa a muchas personas, la vorágine del día a día te engulle.

Otra de las diversas opciones podría ser revisar tus expectativas ahora que tienes nueva información, adaptarlas a la nueva realidad que percibes y buscar la estrategia de actuación que te acerque a tu objetivo.

Es decisión tuya. En mi caso, yo ya he decidido y me quedo con la segunda opción, enriquecida con otras cosas de las que alguna vez hemos hablado o hablaré en el futuro. En breve, estoy seguro, que me gustará lo que veo.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Por algún sitio habrá que empezar

Estamos en las vacaciones escolares y como siempre surgen las clásicas noticias de cada año sobre si son demasiado largas, la cara de los profesores que encima se quejan, el fracaso escolar… y todo lo que podáis pensar relacionado o no con la educación. Todas estas noticias se ponen dentro de una batidora, se trituran bien y se van dejando salir sin ton ni son para que así nos ocupe tiempo en los medios ya que ahora en verano, hay menos noticias. Utilizamos la educación como relleno. Empezamos mal.

El calendario escolar es algo muy importante o por lo menos debería serlo. Admito que es algo difícil. Pero en mi humilde opinión, principalmente es difícil por las pocas ganas que tienen gran parte de la sociedad en cambiar ciertos aspectos. Por lo general, todo cambio conlleva momentos de incertidumbre y mucha gente prefiere continuar con su vida gris y quejarse de alguna cosilla de vez en cuando pero que no le toquen su certidumbre. Aunque lo futuro pueda ser mejor… al no ser seguro… mejor me quedo con lo que conozco no vaya a ser… Todo esto aplicable a muchos aspectos de la vida pero sigo con la educación.

Imagen de Daniel Barreña

Cuando llegan las vacaciones escolares, la queja más extendida es la de quién se ocupa ahora de los niños y niñas. ¿Por qué tanto tiempo sin colegio? Es decir, partimos de la idea de que el colegio sirve para aparcar o guardar o dejar (escoged la palabra que más os guste) a los niños durante el día. A esta idea le añadimos otra clásica que es cuanto más mejor. Es decir, con más horas de clase y más días lectivos todo iría mejor. La cantidad por encima de la calidad. Las reclamaciones sobre todo esto a los colegios y a los maestros que son los que hacen el calendario… Ya nos gustaría… pero somos los últimos monos ¿lo sabían?

Se habla mucho de conciliación familiar pero ¿se hace realmente algo para mejorarla? Poco o nada. Se trata de una transición de modelo social que debe ser consensuada para que todos estemos de acuerdo. Lo escribo y no puedo evitar reírme. Si todos tenemos que estar de acuerdo no se va a hacer nunca (es un cambio y los cambios atacan a la certidumbre de las personas). Siempre que se habla de este tema, surge la pregunta: ¿por dónde empezamos? Y se acaba la discusión. Hace unos días, en una entrevista a la consellera de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, Meritxell Ruiz, le preguntaron sobre este tema del calendario escolar a raíz de Cantabria. Su respuesta fue clara. El sistema educativo no puede empezar. ¿Entonces quién? (como bien dice aquella canción escolar típica de autocar) Y todos se van pasando la pelota.

Muchas familias son conscientes de que la mejora de los resultados escolares de sus hijos depende mucho de la atención que tengan en casa de sus padres y madres. Lo saben perfectamente pero prefieren un horario escolar (junto con las actividades extraescolares en algún caso) que cuadre con su horario laboral o que incluso lo exceda (más cantidad…) Nosotros los maestros somos conscientes que muchos de nuestros alumnos pasan más horas despiertos con nosotros en un año (incluidas las vacaciones) que con sus padres y madres. La sociedad también lo sabe pero prefiere que todo siga igual. Es más fácil decir que los profesores tienen muchas vacaciones a decir que las jornadas laborales no son productivas porque un elevado porcentaje de personas van a fichar u otros ejemplos conocidos.

Imagen de Daniel Barreña2El calendario escolar y los horarios de clase, en general, no se crean siguiendo criterios pedagógicos. Estos criterios (que además suelen ser creados por profesionales que no han pisado un aula en su vida) son uno más de los criterios a tener en cuenta pero no es el que más peso tiene. Es como si para decidir el horario de apertura de tu negocio, en lugar de decidirlo tú en función de los criterios que consideres, te viniera impuesto por tu vecino y lo que él piense.  Aspectos así de ridículos se reproducen constantemente en nuestra sociedad. Por ejemplo, nos preocupa mucho el abandono del deporte a partir de los 16 años y sobre todo a partir de los 18, así como la poca experiencia de vida laboral con la que acaban nuestros universitarios. Por eso muchas universidades tienen horarios en los que sus alumnos, para poder llegar a todo, deben dejar el deporte o no pueden trabajar y compatibilizar las diversas actividades. Pero luego nos quejamos cuando nos llega una persona de 22-23 años que no ha trabajado en su vida y no conoce aspectos básicos o nos alarmamos de los pocos hábitos saludables que tienen. Totalmente lógico.

Primero nos quejamos de lo que no nos gusta pero una vez hecha la queja, ¿hacemos algo más? Pedimos soluciones que nos convengan pero no las promovemos de verdad, no vaya a ser que esos momentos de incertidumbre que todo cambio tiene alguien me los tire en cara. Así que finalmente, sólo cambiamos por obligación

A mí cambiar así no me gusta, así que ¿por dónde empezamos?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Dicen por ahí… Digo yo…

Dicen por ahí  que aceptes lo que tienes y luches para no perderlo pero no trates de cambiar nada a mejor ya que te arriesgas a perder lo que tienes.

Dicen por ahí que más vale pájaro en mano que ciento volando.

Dicen por ahí que contra lo que no puedes luchar lo que tienes que hacer es agachar la cabeza y seguir sin mirar hacia atrás, no vaya a ser que veas alternativas que podrías haber hecho y te arrepientas de algo.

Dicen por ahí que si esa voz estridente y torturadora que a veces escuchas dentro de tu cabeza te dice algo, algo habrás hecho tú para que te lo diga y que lo que te toca es aguantarte y hacerle caso.

images (17)

Dicen por ahí que esforzarse al máximo es muy importante siempre y cuando te esfuerces en lo que ellos te han dicho que tienes que lograr.

Dicen por ahí que el que no llora no mama.

Dicen por ahí que dónde fueras haz lo que vieras.

Dicen por ahí que si todos te dicen algo, por algo será.

Dicen por ahí que te dejes llevar por la corriente, si todos hacen lo mismo eso es lo bueno.

Dicen por ahí que los resultados son lo que hablan de tu trabajo, da igual las formas, los resultados son lo que la gente recuerda.

Dicen por ahí….

Dicen sin parar de decir y tú tienes que escuchar sin pararte a pensar,  ya que ya lo han hecho ellos por ti.

Y digo yo, ¿por qué no hablar uno mismo en lugar de escuchar lo que otros dicen por ti?

Digo yo que cada uno piensa y actúa en función del contexto de lo que vive y como lo percibe, así que no existe respuesta, acción, sentimiento o pensamiento perfecto para cada situación.

Digo yo que como todos somos diferentes, todos tenemos derecho a decidir en función de nuestros pensamientos, valores y sentimientos y que lo que tengo que hacer es ser congruente con ellos, con los míos, y si puede ser con lo del resto mejor ya que no dejo de ser un animal social.

Digo yo que si no me gusta lo que veo puedo mirar de cambiarlo y si para ello me equivoco, ¿dónde está el drama? Pruebo otra forma.

Y también puedo decir yo sin parar, pero lo que puede resumirlo todo es:

Digo yo que si cada uno se centra en su proceso de vivir y se dice a sí mismo lo que quiere escuchar, seguro que encontrará alternativas para crear sus propias estructuras acordes a los diferentes contextos y ser él mismo en todo lo que haga.

¡Digo yo que es así de fácil!

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Entrenamiento de la comunicación defensiva en baloncesto

El baloncesto, como otros deportes de equipo, tiene la necesidad imperiosa de conseguir un objetivo común. Para llegar al éxito la herramienta de la comunicación es básica para una buena sincronización.  La comunicación es el proceso por el cual se transmite un mensaje. Por tanto, se establece una relación muy valiosa entre los participantes al producirse esa interacción.

la foto 1

Fotografía cedida por @scotty0054

Comunicarse entre los jugadores en la pista es clave ya que ellos son la extensión del entrenador y el reflejo de lo trabajado por el equipo.

Es normal que se produzcan errores en la competición; pero con una buena comunicación se puede minimizar ,ya que prevalece la fuerza del grupo frente al individuo.  Los puntos débiles individuales pueden quedar atenuados por el resto del grupo si son capaces de ayudarse.

En nuestros equipos un factor al que le damos mucha importancia es que hablen entre ellos en el campo. Pero eso que pedimos a nuestros jugadores también tenemos que intentar tenerlo entrenado y hemos querido hacer una recopilación de palabras que usamos que obviamente se pueden cambiar al gusto del consumidor.

A. Defensa individual

Pedir “Ayuda” cuando no hay opción de recuperar jugador.

El que está en situación de ayudar grita “Ayudo” para que se sepa que está montada la 1ª ayuda.

Objetivo idílico es que haya otro grito de un compañero que grite “” refiriéndose a que ayude que él le hace la 2ª ayuda.

Defensa a un jugador que no queremos ninguna ayuda gritamos “Nada”. Hay que apretar líneas de pase.

la foto 2a

Fotografía cedida por @scotty0054

Recuperar jugador “Estoy

Defensa pívot por delante:

  • El que está por delante grita “Por delante
  • El que está en ayudas grita “Ayudo

Si decantamos gritamos “Fondo” para que se monte un sistemas de ayuda por línea de fondo.

Ante situaciones de desventaja que arreglamos el que llega grita “Vete” para cambiar. Por ejemplo en el PB cuando hay un miss-match…

* BD

Pívot avisa Bloc Dcha o Bloc Izq y seguidamente qué defensa:

  • BD Flash
  • BD Push
  • BD 2
  • BD Blue
  • BD pasa (3º)
  • BD Cambio
  • Cuando el exterior tiene que recuperar y llega tarde el pívot le grita “Llega” para poder marcharse a por su par.

El exterior tiene que comunicar con el pívot:

  • Paso” si pasa de 1º sin necesidad de ayuda
  • Cuando el exterior recupera a su par para avisar al pívot que se vaya con “Estoy
  • Si quiere que se quede al 2c1 se grita “Dos

* BI

El que recibe el bloc habla

  • Cambio
  • Si persigo gritamos “Flash”
  • Recortar gritamos “Push”

B. Defensa en Zona

Avisamos “Esquinas” para que el responsable vaya directamente. Suele avisar el 5

Avisamos que hay “Taco”  (suele avisar el 5) y el que lo coge enseguida dice “Mío”.

C. En defensas presionantes

Gritamos “Medio” cuando hay lado débil para que los jugadores lado débil se acerquen al balón dejando pase lado contrario y congestionando zona de balón.

Gritamos “Otro” si repetimos un 2c1.

Con este pequeño artículo sólo esperamos que los entrenadores seamos conscientes de la importancia de la comunicación y se crea en ella y se ENTRENE porque seguro que en el futuro nos ahorrará trabajo.

Cada uno tiene sus manías y preferencias. Adaptarlo a vosotros. Mucha suerte a todos.

Mario Lousame

Iván Corrales

Fotografías realizadas y cedidas por @scotty0054

Cambia las gafas

“No cambian las cosas: cambiamos nosotros”Henry David Thoreau

¿En cuántas ocasiones nos hemos encontrado atascados en algo que no sabíamos cómo superar? ¿Y en cuántas de éstas ocasiones, cuando alguien nos ha dado su opinión sobre el tema, hemos tenido una idea para superar esa situación? ¿O cuantas veces hemos encontrado una solución después de un tiempo dándole vueltas que hemos pensado que la habíamos tenido delante de nuestras narices todo el tiempo y no la veíamos?

lentes_2-

¿Qué ha pasado para que algo que antes no veíamos ahora lo veamos claro? ¿Qué ha hecho esa otra persona para permitirnos llegar esa solución? La respuesta es bastante sencilla. Hemos mirado – o nos han hecho mirar – las cosas desde otro punto de vista diferente. Dicho de otra manera, hemos cambiado las “gafas” con las que mirábamos el problema.

Para ver las cosas de manera diferente la mejor solución es cambiar tu posición. Por ejemplo, si te paras delante de un coche verás el frontal, pero ¿le ves el maletero? ¿Y las puertas laterales? ¿Qué pasa si empiezas a moverte hacia un lado? ¿Verdad que empezamos a ver las puertas de un lado? Y si ahora nos ponemos en la parte trasera, ¿verdad que ahora le vemos el maletero? Habrá quien diga: si, le veo el maletero, pero ahora no le veo el morro. Cierto, pero allí es donde estabas antes, por lo tanto ya sabes lo que había allí. Pero acabas de descubrir lo que había detrás.

Otra alternativa es implicar a más gente en esa situación. Supongamos que tenemos una disputa con otra persona. Nosotros tenemos nuestro punto de vista, mientras que esa otra persona tendrá otro completamente opuesto (o eso creemos). ¿Pero sabemos lo que se ve desde fuera? ¿Le hemos preguntado a alguna persona imparcial que nos diga lo que se ve? ¿O incluso nos hemos planteado nosotros mismos ponernos en la piel de la otra persona o de esa persona neutral?

Por lo tanto, nos hallamos ante una herramienta para superar situaciones que se nos presentan en nuestro día a día. Es tan sencillo y tan complicado a la vez como mirar las cosas desde otra perspectiva. Cuantas más perspectivas diferentes logremos ver, más se asemejará la realidad a nuestra visión de la misma.

“No podemos solucionar problemas usando el mismo razonamiento que usamos cuando los creamos”Albert Einstein

Àlex Heras

Coach