Entradas

Cultura e incultura deportiva

Con los años, y siempre que quieras, puedes aprender muchas cosas. Si eres una persona crítica y constructiva y analizas sin machacarte las experiencias vividas, puedes sacarles un jugo que te aporte muchos aprendizajes, al margen de que la experiencia sea positiva o negativa. Además la experiencia te permite que desde una actitud de primero comprender lo que pasa, poder aportar diferentes enfoques de cara a que la situación sea más enriquecedora o generar posibles cambios.

Por lo que veo en general en los deportes y lo que me comunican muchos conocidos, amigos o personas con las que me relaciono a nivel profesional gracias al coaching y mentoring deportivo y educativo, algo que se hace notar en el deporte de formación es un descenso en el nivel de cultura deportiva de la sociedad y en especial de las familias y los hábitos deportivos.

Logo-dconvalores-640x250

El deporte y la actividad física se basan en unos valores que les dan sentido y les otorgan la importancia que tienen a nivel formativo humano. Podemos discutir sobre cuáles son estos valores ya que hay personas que los amplían en exceso y otros que los reducen al mínimo. Da igual el caso, algunos valores son claramente visibles en los deportes al margen de la edad.

Uno de estos valores es el compromiso. Sea una actividad individual o de equipo, el compromiso con tu aprendizaje y con el del resto de tus compañeros es algo inseparable de la práctica deportiva. Muchas veces cumplir con el compromiso que adquieres al realizar una actividad deportiva requiere también de una priorización ante otras y de una adecuada planificación temporal con el resto de actividades que realizamos las personas. En ningún momento digo que unas sean más importantes que otras, es algo a valorar.

Otro valor importantísimo es el respeto. Hablo tanto del respeto por uno mismo, como por el resto de compañeros o los rivales si estos existen. Este valor o la falta del mismo se puede mostrar de muy diversas formas, desde la impuntualidad (también puede considerarse desde el compromiso) o el menospreciar a un compañero con menos nivel hasta no aceptar que otro compañero o rival es mejor que uno mismo o que mi hijo/a y realizar acciones que así lo demuestren (hay tanto ejemplos de este tipo que prefiero no poner ninguno).

El tercero que quiero destacar es el valor de la superación. Cuando aprendes, es habitual que llegue un momento en el que el siguiente aprendizaje sea difícil. Incluso se puede entrar en una crisis individual o de equipo. Muchas veces se olvida que las crisis son las antesalas de los futuros aprendizajes o éxitos y se tiende a buscar culpables huyendo de la responsabilidad, el esfuerzo,… creando una sobreprotección que limita el desarrollo.

Cada vez es más habitual ver más familias que no respetan estos valores por falta de una mínima cultura deportiva. Existen muchas formas de hacerlo: asistir a entrenamientos o partidos sólo si no coinciden con otras actividades sin tener en cuenta lo que eso puede afectar a un equipo, no mirar un calendario de competición y sorprenderse por competir en según qué fechas que puede que no cuadren con el calendario escolar, celebrar goles o canastas en los entrenamientos sin tener en cuenta lo que eso puede suponer o si ese era el objetivo del ejercicio, etc. Muchas veces se puede resumir todo esto en que algunas familias utilizan el deporte como un guarda niños/as y el resto no lo valoran.

En los últimos años estas actitudes de incultura deportiva se han extendido y es necesario que se vuelvan a recuperar. Cierto es que es necesario que se recuperen aspectos culturales generales para toda la sociedad. La cultura deportiva aporta a las personas unos beneficios en cuanto a salud y relaciones sociales que ayudan a generar o regenerar otros valores culturales de mayor riqueza y fácil transferencia a otros ámbitos de la vida.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Nuevas etapas

Concluye la competición oficial a nivel europeo de clubes de futbol y en mi opinión hay dos personas que marcan esta temporada 2013-2014: Diego Pablo Simeone y Carles Puyol. Seguramente se me escapa algún que otro protagonista a nivel europeo, pero escojo a estas dos personas, diferentes, pero con personalidad a raudales y con algo en común: ambos son fieles a sus valores y los transmiten de forma clara.Diego_Simeone_-_01 Pese a no conseguir la Champions y de esta forma una temporada de ensueño para el Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone y su equipo han sido la auténtica sensación en la Liga y en Europa. De la calidad de su futbol no voy a opinar porqué habrá opiniones de todos los colores. Lo que nadie puede negar  es que este Atlético de Madrid 2013-2014 transmitía fe, confianza y seguridad. Esta ha sido la base hasta hoy de su día a día, a la que sumar un ideario de trabajo continuo transmitido por la más que famosa frase en ruedas de prensa de Simeone del “partido a partido”. Mucho se ha escrito y se escribirá por lo menos a lo largo del verano del ejemplo de liderazgo del Cholo Simeone. Nadie puede poner en duda su rendimiento a día de hoy y como desde su llegada al banquillo colchonero, su filosofía ha ido calando cada día más en sus jugadores y en su afición. Esta sinergia creada entre afición, jugadores y cuerpo técnico les ha llevado a ganar títulos por un lado y luchar por conseguirlos hasta la extenuación por otro. Aunque el líder es Simeone, me gustaría también destacar la figura de Germán El Mono Burgos. Desde su función de segundo entrenador, actúa a la perfección para que El Cholo no se desgaste en algunas situaciones. Es la válvula de escape de la tensión acumulada en muchas ocasiones. Sus protestas, sus apariciones en momentos puntuales, sus reacciones impulsivas por encima de las de Simeone, etc. El escudo de Simeone para que el respeto hacía este como entrenador crezca y no se vea enturbiado por reacciones que no corresponderían a un entrenador Top o al entrenador que debería ganar el título de entrenador del año de la FIFA, aunque esta siempre nos sorprende.images (5) Ahora deben enfrentarse a una nueva situación. ¿Cómo encarar la siguiente temporada? ¿Con qué objetivos? ¿Cómo hacemos evolucionar a nuestro equipo para que siga creciendo siendo conscientes que podemos crecer y tener peores resultados que esta temporada? No es fácil pero será un proceso muy entretenido de observar y muy rico en aprendizajes. Por otro lado tenemos a Carles Puyol y su retirada del futbol profesional. Cuando alguien piensa en él a una gran mayoría le vienen dos palabras a la cabeza: valores y ejemplo. A mí me sorprende y me produce lástima que estas dos palabras no las podamos asociar tan fácilmente a un abanico más amplio de futbolistas profesionales. Probablemente es una de las cosas que más le recrimino al futbol de hoy, más ejemplo y más valores de verdad. descarga (4)Su retirada genera un hueco enorme en el FC Barcelona. Aunque haya una renovación de jugadores y un nuevo proyecto en marcha, esa personalidad que transmitía Carles Puyol cuando aparecía en sala de prensa ya no estará. Ese sentido común, esa responsabilidad, esa coherencia con su rol de capitán de un equipo referencia a nivel mundial. Seguramente a nadie de la cúpula directiva del club se le haya pasado por la cabeza nada de esto, pero pienso, puede que inconscientemente, que uno de los motivos para contratar a Luis Enrique como entrenador es esa personalidad. Un poco al estilo del Atlético de Madrid y Simeone que su personalidad se transmite al equipo y hace crecer a jugadores de ese perfil como Godin. Luis Enrique pondrá la personalidad y ya veremos quién será su referente en el campo para transmitirlo al resto de la plantilla. Los sistemas de los clubes son distintos pero pienso que existen ciertos paralelismos en la contratación de Luis Enrique y cuando se produjo la de Simeone por el Atlético. En ambos casos, tanto Simeone como Puyol generan dos nuevas etapas en sus respectivos clubes. Como toda nueva etapa habrá errores, aciertos, momentos clave,…que harán crecer o no a los respectivos equipos. Dos retos importantes a encarar.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Primer aniversario

“Jugant per la vida” ya tiene un año de vida. El primer año de este proyecto ha estado lleno de alegrías y aprendizajes muy útiles.

Como recogía en el primer post del blog que sirvió de presentación, “Punt de partida”, durante este primer año he publicado reflexiones, opiniones, artículos técnicos, experiencias,…. Todas ellas de una calidad a considerar, en especial las de las personas que me han ayudado colaborando con sus escritos.

Las vivencias de Iván Faure y sus increíbles fotos, no dejéis de visitar su web y disfrutarlas. Los artículos técnicos de Mario Lousame, Sergio Morales y Borja San Miguel. Escribir y transmitir siempre que lo haces por Xavier Garcia, Jose Diaz y Jorge Álvarez. Las experiencias en distintos ámbitos de Xevi López, Anna Mercader, David Silva y Ernest Iñesta.

A todos ellos gracias, muchísimas gracias de todo corazón. Estaré encantado de que volváis a escribir en este blog que también es vuestra casa.

Es el momento de encarar el segundo año de vida. Puede que incorpore alguna otra categoría al blog. Espero poder contar, además de con nuevos artículos de los colaboradores ya conocidos, con nuevos nombres a sumar a este proyecto. Cómo siempre he dicho estoy abierto a sugerencias para que este proyecto lo consideréis, si así lo deseáis, vuestro proyecto.

Por último quiero agradecer a todos los que de forma voluntaria o no, habéis llegado, visitado y leído lo publicado. Conseguir un número de visitas no era, ni es, un objetivo. Pero mentiría también si dijera que no me lleno de alegría las más de 1000 visitas recibidas en enero de igual forma que superar las 200 cuando a finales de abril, mayo y junio no pude dedicarle todo el tiempo que deseaba a nuevos contenidos.

¡Muchas gracias a todos y no os olvidéis de jugar!

“Porque vivir es jugar, y yo quiero seguir jugando.”

Andrés Calamaro