Montando vídeos: Música (II)

Semana de Copa del Rey de Baloncesto en la que seguro, o por lo menos eso espero, se realicen multitud de videos recopilando las mejores jugadas de los siete partidos que se disputarán en Vitoria durante estos días. También me gustaría ver alguno que recogiera el gran baloncesto de categoría infantil que verán los que aprovechen para asistir también a la MiniCopa.

De las canciones utilizadas he escogido las tres siguientes para este post. Posiblemente las escuchemos en algún video oficial. ¿Alguien se atreve a apostar por alguna de ellas?

Flo Rida: «Goog Feeling»

Foo Fighters: «Best of You»

The Script feat Will I Am: “Hall of fame”

La Copa es sueño

La Copa es (antes que nada, quizá por encima de todo) añoranza, es el recuerdo de tantas otras copas, tantos otros momentos que ya jamás se borrarán de nuestra memoria, al menos de la de aquellos que tenemos ya una edad, al menos mientras el señor Alzheimer lo permita: la Copa es aquel CAI de 1983 subvirtiendo por vez Audie Norrisprimera el orden establecido, aquel triple de Solozábal sobre la bocina en 1987, aquel Estu de Pinone, Winslow, Herreros u Orenga en su año de gracia de 1992, aquella accidentadísima edición sevillana de 1994, aquella prórroga imposible que TDK Manresa (es decir, Creus) le levantó al Barça en 1996, aquel Cáceres que se asustó de sí mismo y dilapidó 18 puntos de renta ante la Penya en 1997, aquella reivindicativa defensa de cuatro que se quiso inventar Julbe en 1998, aquella lección magistral de Bennett en 1999; la Copa es también Pau presentándose al mundo en 2001, es Rudy volando y siendo MVP pese a perder en 2004, es la exhibición asistidora de Prigioni en 2006, es el errequeerre show de Ricky & Rudy hipnotizándonos a todos en Vitoria 2008… La Copa, en cierto modo, es añoranza de cuando la Copa era la Copa.

La Copa es magia y es decepción también, a veces. No acostumbro a ponerme en plan abuelo Cebolleta, no suelo comprar jamás ese discurso de que cualquier tiempo pasado fue mejor (más bien suelo decir que cualquier tiempo pasado fue… anterior, punto) pero reconozco que en estos últimos tiempos no puedo evitar como una sensación de que la Copa ya no es lo que era, ustedes me perdonen. Como si aquel bazar de las sorpresas de otro tiempo se nos hubiera convertido en el reino de lo previsible, como si de un tiempo a esta parte ya nada se saliera del guión, ya sólo ganara quien tiene que ganar. Claro que si usted es de uno de esos equipos que siempre van de favoritos me dirá que dónde está lo malo, que cuál es el problema, que a ver por qué va a ser peor que se cumplan los pronósticos a que se rompan. Tendrá CopaRey2012_ACBrazón, no seré yo quien lo discuta pero qué quiere que le diga, la Copa construyó su leyenda a base de romper con lo establecido, partidos y más partidos a cara de perro basados en la típica filosofía yanqui del win or go home, un mundo entero en cuarenta minutos, nada que ver con la regularidad de una liga o de una serie de playoffs porque aquí sí que existía la posibilidad de que el pez chico se pudiera comer al grande, y de hecho muchas veces se lo comía. La Copa fue (me gustaría pensar que aún pudiera seguir siéndolo) como una suerte de democratización de nuestro deporte: por cuatro días cambiábamos el tanto tienes, tanto vales por el un hombre, un voto, que en este caso se traduciría en que cada equipo tenía aparentemente las mismas posibilidades de ganar. No era así, claro, no éramos todos iguales (tampoco aquí) ni jamás íbamos a serlo pero al menos nos hacíamos la ilusión; y ésta a veces incluso se correspondía con la realidad. Hoy ya no, hoy esa extraña suerte de justicia retributiva nos parece mucho más difícil: como si la crisis, también aquí, hubiera agrandado el abismo social.

La Copa es fe, y no me refiero a fe en sentido religioso (que esa no la trabajo) sino a fe en las posibilidades de uno mismo. ¿Recuerdan la teoría de los calzoncillos? Juanan Morales solía contar que en su etapa en la Penya tuvo un entrenador (nunca dijo quién… aunque tengo mis sospechas) que cuando iban a la Copa revisaba las maletas de todos y cada uno de sus jugadores para comprobar cuántos calzoncillos habían metido: si llevaban uno o a lo sumo dos significaba que estaban plenamente convencidos de su eliminación y pensaban volverse a las primeras de cambio (o que eran unos guarros, añado yo, si bien lo pongo entre paréntesis para no estropear el razonamiento); en cambio si llevaban cuatro o cinco quería decir que estaban absolutamente mentalizados para llegar hasta la final. Han pasado los años, obviamente a día de hoy no me imagino a ningún entrenador ACB (no, tampoco a Ivanovic cuando aún estaba) rebuscando ropa interior en el equipaje de sus jugadores, de hecho alguno hasta podría malinterpretarlo… pero si alguien lo hiciera no sé yo qué encontraría (metafóricamente hablando). O dicho de otra manera: acaso nos estemos instalando en el conformismo. La Copa, como los playoffs, nunca debería ser un fin sino un medio. Están los que se clasifican y lo entienden como un premio, ya está, ya hemos llegado, tenemos lo que queríamos así que ya nos podemos relajar, cada postemporada vemos a alguno de éstos; y están los que se clasifican y lo entienden como un primer paso para dejarse el alma por llegar aún más allá. Todas esas sorpresas históricas nacieron de equipos que decidieron no conformarse con lo que tenían. Todas estas no-sorpresas de los últimos tiempos acaso tengan más que ver con una actitud cada vez más arraigada en nuestra sociedad, esa cosa que llamamos resignación.

Buesa Arena

La Copa en cualquier caso es ilusión, la de aquellos aficionados que se dejan lo que no tienen por seguir a su equipo aunque les toque alojarse a cien kilómetros de su sede (que esa es otra), que confraternizan con los de enfrente y que aunque no pasen ronda se quedan hasta el domingo porque ésta es su fiesta y no van a permitir que una simple derrota se la eche a perder. La Copa es también la ilusión de todos aquellos que nos sentaremos ante el televisor como cada año esperando ver una Copa aunque demasiado bien sepamos que esta vez sólo nos van a dar media, la otra media quedará para paladares más exquisitos. Siempre hubo una Copa de primera y otra de segunda, una Copa estatal y otra autonómica pero al menos a los no-autonómicos aún les quedaba la opción de agarrarse al clavo ardiendo de Teledeporte, ahora ya ni eso, ahora los que no tienen Autonómica y los que sí la tenemos pero es como si no la tuviéramos (y no sólo a efectos baloncestísticos) tendremos que buscarnos la vida en Internet, tendremos que ponernos en manos de Orange Arena (que es como si te tienes que operar y te pones en manos de un fontanero, poco más o menos), rezar lo que sepamos (aunque no sepamos) para ver si existe aún alguna posibilidad por pequeña que sea de salvar el Baskonia-CAI, el Granca-Bilbao y la segunda semifinal. La Copa es ilusión, sin duda, pero este año es también frustración. Y eso que aún ni ha empezado siquiera.

La Copa es sueño, cómo no: el sueño del Madrid de plasmar en títulos su dominio, el sueño del Barça de enderezar (acaso salvar) su temporada, el sueño baskonista de ser (por fin) profeta en su tierra, el sueño del CAI de sobrevivir por el lado imposible del cuadro, el sueño taronja de que aquest any sí, el sueño estudiantil de ser los primeros en ganarla viniendo de LEB (permítaseme la automordacidad), el sueño bilbaíno de estrenar por fin su palmarés nacional, el sueño grancanario de pasar por fin de ronda, más de una a ser posible… Muchos, demasiados sueños que se juntan con los nuestros: recuperar la magia, volver a sorprendernos, sentir otra vez aquella fascinación que un día sentimos por esta competición; que llegue el día en que podamos recordar también con añoranza esta Copa de 2013 tantos años después. Sí, la Copa es sueño pero ya nos dijo Calderón (el de la Barca) que los sueños sueños son: en cuanto te descuidas te despiertas. Esperemos que aún tarde mucho en sonar el despertador.

Jose Diaz

Contracultura: No planifiquem, treballem!

“Lluita contra la tirania d’allò previsible” (Grant Morrisson)

És el moment on molts clubs i moltes famílies ja estan fent les travesses de cara a la temporada vinent. Qui seguirà? Qui no seguirà?

La contracultura és una valor en alça. La cultura que tenim ens està portant al caos, tot i que de manera inconscient, fem coses de manera automàtica pensant que no hi ha altra manera de fer les coses. Per tant, té sentit apostar per la contracultura com a possibilitat per canviar allò que no funciona. Aquest article serà doncs, una invitació a la contracultura de la planificació dels equips de la propera temporada. Va destinada a directors tècnics, entrenadors i pares. És a dir: adults. Primer començo amb un decàleg per tècnics.

10 No planificaré la propera temporada fins que no acabi aquesta. Amb 3 mesos hi ha temps suficient.

9 Posaré tota la meva energia en fer cada dia millor la meva tasca com entrenador.

8 Estaré fins el darrer dia, esforçant-me per tal que tots els jugadors del club tinguin lloc la temporada vinent.

7 En faré “fan” de la vida personal i de la vida esportiva de cada un dels meus jugadors.

6 Em posaré com objectiu, no haver de fitxar ningú que estigui jugant en un altre club.

5 No cediré jugadors al PDP per les enveges, expectatives i diferències que això provoca. Els meus jugadors tindran clar que millor que al meu club no s’entrena enlloc.

4 La categoria en la que juguem no determinarà la motivació amb la que entrenaré, em prepararé i m’esforçaré per donar el millor i perquè els meus jugadors donin el millor.

3 Pensaré que els meus jugadors són persones, i actuaré com a tal.

2 No buscaré l’aprovació dels pares, buscaré la sincera aprovació dels jugadors.

1 Acabaré l’any podent mirar als ulls i somrient a cadascun dels meus jugadors.

I ara, un decàleg per pares:

10 Valorarem el que tenim i transmetrem al fill la importància de pertànyer i estimar un club.

9 No parlarem malament de l’entrenador ni dels companys ni dels àrbitres quan el nostre fill estigui frustrat perquè no li surten les coses com voldria.

8 No parlarem de temes tècnics amb els entrenadors.

7 No ens aprofitarem de la inexperiència dels entrenadors joves.

6 Ens preocuparem realment per saber què motiva al nostre fill.

5 Celebrarem la victòria encara que el nostre fill hagi fet un mal partit. Així li ensenyarem què vol dir “esport d’equip”.

4 Tindrem el discurs “t’has de guanyar el teu lloc!” sempre. Ensenyarem al nostre fill a ser protagonista i no víctima.

3 No acceptarem cap excusa.

2 Buscarem que les dificultats que planteja l’esport preparin al nostre fill per la vida adulta.

1 Mostrarem indiferència pels resultats, nivells, PDP’s i altres

Crec en la utopia. Al final es tracta de que els adults deixem d’utilitzar els nens per cobrir les nostres necessitats. Recordem: sense pares i sense entrenadors hi haurà sempre bàsket. Sense jugadors, no.

“La idea d’assumir responsabilitat i fer-ho, fer que passi,  amaga un gran poder” (Stephen Covey)

Salut i bàsket

Xavi Garcia

Entrenador d’Entrenadors i Coach de l’Esport

Montando vídeos. Música.

Otro de los aspectos a destacar en todo montaje de vídeo es la música que lo acompaña. Para escogerla debes tener en cuenta diversas variables: a quién va dirigido, posibles relaciones que puedan efectuarse con las imágenes a las que acompaña, la actualidad musical, social o de las personas que visionaran el vídeo,…

Estos criterios y algunos más son los que yo sigo. Es cierto que a veces van en consonancia con las citas escogidas o que incluso se utiliza el mensaje que transmite la  letra de la canción.

Hasta el día de hoy, he utilizado 15 canciones diferentes para los 8 vídeos que he montado que suelen durar entre 6 y 7 minutos como máximo. Ponerlas todas juntas me parecía excesivo, también teniendo en cuenta que en breve utilizaré más canciones. Así que las iré distribuyendo en el tiempo en pequeñas dosis de vídeos. De esta manera también se puede utilizar este artículo como una pequeña desconexión de unos 10 minutos.

Espero que os gusten las canciones. Hoy os pongo mí preferida de las utilizadas hasta ahora, una de moda y actualidad cuando la utilice en octubre y un clásico que nada tiene que ver con la anterior.

Bruno Mars: «Locked Out Heaven»

Psy: «Gangnam Style”

ACDC “Highway to hell”

Montando vídeos: Citas

Esta temporada, después de algunas  sin hacerlo, una de mis funciones dentro del cuerpo técnico del equipo en que desarrollo funciones de entrenador de baloncesto, es la de realizar algunos de los montajes de vídeo que visiona el equipo. Generalmente los utilizamos para proporcionar a los jugadores una visión rápida del equipo rival.

Cada uno tiene su estilo y los realiza de una forma concreta con el objetivo de transmitir el máximo de información útil y sin saturar a los jugadores. Estos montajes también tienen un pequeño apartado motivacional. No es el principal objetivo pero muchas veces ayuda a que sea más ameno.

En los vídeos que monto un apartado es alguna cita más o menos conocida que ayude a enfocar el objetivo, hacer reflexionar, reír,…No escojo citas estrictamente deportivas si no las que mejor encajan para el momento en que nos encontramos.

Aprovecho que justamente hemos llegado al final de la primera vuelta de la liga para enseñaros las que he utilizado por ahora.JACKSON JORDAN

“Paso a paso, no existe otra manera de conseguir las cosas” Michael Jordan.

“El equipo con la mayor dedicación, deseo y esfuerzo de todos a una acaba ganando” Phil Jackson.

“¿Presión? Yo me follo la presión” Stephen Jackson.

“Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta” Henry Ford.

“Si no et costa aconseguir una cosa, no en gaudeixes igual” Kilian Jornet

“Tus objetivos determinan lo que vas a ser” Julius Erving

“Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí” Confucio

“Ningún jugador es tan bueno como todos juntos” Alfredo Di Stefano

“Competir en deporte me ha enseñado que si no estás dispuesto a dar el 100% alguien si lo estará” Ron Blomberg

“La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia” Winston Churchill

“La vida es un 10% lo que haces y un 90% cómo reaccionas a ello” Stephen Covey

“Bueno, pero no empecemos a chuparnos las pollas todavía” Sr. Lobo, Harvey Keitel en Pulp Fiction.

“Los retos son los que hacen la vida interesante; superarlos es lo que hace que tenga sentido” Joshua J. Marine

“Quién dice que juega al límite es porque lo tiene” Michael Jordan.

Espero que os puedan ser útiles y si os hacen reflexionar aún mejor.

¡No dudéis en hacerme llegar sugerencias!

Tres exemples

El metro és una font infinita d’històries. El meu trajecte no és gaire llarg, no arriba a 10 minuts. Encara i així, avui he vist tres exemples no excepcionals de relacions familiars avui dia.

Aquest matí, tot just arribar a l’andana del metro, a un banc asseguts, es trobaven un pare amb el seu fill. El pare, de mitjana edat, jugant amb el mòbil i el fill, d’uns 13 anys, escoltant música. Els conec a tots dos de vista i tinc la certesa del seu parentiu familiar. Pot dubtar-se d’ell ja que en tot el trajecte no és que no s’hagin dirigit la paraula, ni tan sols s’han mirat com a mínim fins que han baixat a la parada anterior a la meva.

Al mateix vagó en que viatjava acompanyat del pare i el fill hipercomunicatius entre ells, a la següent estació, han pujat Família Educacióuna mare amb el seu fill, seient davant meu. Mare al voltant d’uns 40-45 anys i fill d’uns 15-16, o com a mínim això deien els llibres que portava. També tenen una gran conversa, poc abans de que la mare baixi del metro:

–          Cuando llegue a casa, jugaré mínimo 20 minutos a la Play.

–          Primero debes hacer otras cosas.

–          ¡No, no! Los 20 minutos primero y después…

–          Lo primero es lo primero.

–          Pues eso. La Play.

–          ¡¡Buff!! De acuerdo.

Aquesta tarda, a l’ascensor de baixada cap a l’andana de tornada cap a casa, uns pares amb el seu fill. Es tracta d’una família que normalment em trobo i que no perden la capacitat de sorprendrem. Cada cop ho tenen més difícil. Pares de mitjana edat i nen d’uns 8-9 anys. Primer a l’ascensor el pare li ha dit al nen que aguantés la porta per una senyora gran que arribava. El nen ni s’ha mogut i al final ho ha fet el propi pare mirant al seu fill una mica indignat. Frase espectacular del nen:

–          No entenc perquè m’ho dius a mi si podies fer-ho tu.

No hi ha hagut resposta per part del pare ni de la mare. El nen a començat a explicar que la mestre no li havia deixat jugar amb els regals de Reis que havia dut a l’escola perquè divendres ell estava malalt. Ni tan sols li havia deixat treure la pilota de futbol. La mare diu:

–          Vaja tela amb la mestra! Mira, mentre esperem a que arribi el metro, podeu jugar a l’andana una mica.

I si, pare i fill s’han posat a jugar amb la pilota a l’andana del metro i de tots, la pilota ha sigut la primera a entrar dins del metro. Tots tres rient i perdudament feliços.

Només són tres exemples, però n’hi ha de molts més. Es poden veure a multitud de llocs com esperant la sortida d’escola, al carrer, passejant pel costat del riu, als nous parc infantils Carrefour i Decathlon…

Per sort també hi ha moltes famílies que tenen clar que l’educació comença a casa, amb la pròpia família i que no esperen que l’escola els hi faci la feina. Sempre va tot millor quan totes les parts implicades col·laboren i segueixen la mateixa direcció, recolzant-se entre elles per aconseguir l’objectiu comú de tots. Prou feina té tothom si fa la seva part ben feta com per fer la que no et toca o no fer la que et pertoca. Aquí és on començar a fallar tot.

Introducción al trabajo de bloqueos indirectos

Creo que la categoría adecuada para la introducción del bloqueo indirecto (B.I) debería ser, siempre y cuando el nivel del equipo sea el deseable, a finales de la categoría infantil para posteriormente en cadete trabajarlo en profundidad. Es importante tener en cuenta el matiz: “siempre y cuando el nivel del equipo sea el deseable”, ya que es preferible que hayan unos mínimos técnicos y tácticos para poder trabajar el B.I. No sería la primera vez que vemos equipos jugando B.I (incluso B.D) y sus jugadores apenas saben botar o pasar.

Desde hace algunas temporadas trabajo el B.I en infantil con la siguiente evolución:

1.- Desde inicio de temporada hasta febrero:

Trabajo previo de intercambio de posiciones desde movimientos de fondo o banda. Los realizamos desde saque de fondo o banda ya que el trabajo es más sencillo, por el simple motivo que iniciamos el movimiento desde parados (cuando el árbitro nos da el balón para realizar el saque).

Ejemplo 1: desde saque de fondo, jugadores 4 y 5 intercambian posiciones y además 4 continua hacía el aro. Buscamos que el intercambio de posiciones sea próximo entre los dos jugadores y si además nos permite hacer un básquet fácil, mejor para la motivación de ellos.

Sergio 1

Ejemplo 2: ídem anterior per posiciones diferentes.

 Sergio 2

2.- Desde enero-febrero hasta mayo:

Ídem apartado anterior pero con del bloqueo indirecto. En la sesión de entrenamiento trabajamos mucho la técnica individual del bloqueo:

– Postura corporal del bloqueador (dentro del cilindro pero nos hacemos grandes, flexionados, llegamos hasta el defensor, etc.).

– Jugador que sale del bloc: debe salir en el momento que el bloqueador llega y sale hombro con hombro con su compañero previa finta de salida al lado contrario.

– La continuación de bloc la hacemos abierta (mirando la salida del jugador que es bloqueado) para que así se acostumbren a leer el corte y donde debe ir su continuación.

Utilizamos los mismos movimientos que antes de fondo pero ésta vez sí, con el B.I.

3.- Post-temporada:

En post-temporada a parte del trabajo de técnica individual que solemos hacer, trabajamos el juego libre con bloqueos indirectos para seguir con ello en la temporada de cadete.

Una de las normas que tenemos en infantil es que a cada pase que se realice, los 4 jugadores que no tienen el balón deben realizar un movimiento (corte, intercambio de posiciones, puerta atrás, aclarar espacio, etc.) Pues ahora lo que queremos es sumar un movimiento más: el bloqueo indirecto.

Ejemplo 3:

A.- Posible inicio en infantil, donde 1 pasa a 2 y corta. 3 reemplaza a 1 y 5 a 3. 4 trabaja para recibir.

B.- Seguimos con la norma de que a cada pase cada jugador realiza un moviemiento per unos de ellos (en la lado donde no está el balón) es un B.I.

                                                                             B

Sergio 3 Sergio 4

Ejemplo 4:

A.- Desde una situación de inversión para infantil, intercambio de posiciones de 5 y 2, y corte desde 45º para pase al corte o postear. El resto de jugadores aclaran espacio o juegan espaldas.

B.- Misma situación de inversión pero ahora con B.I.

A                                                                                B

Sergio 5Sergio 6

Creo que es muy importante, a modo de resumen:

1.- Capacitar al equipo de una buena técnica individual y no saltarse pasos en la formación.

2.- Dar mucha importancia a la correcta ejecución aunque vaya en contra de la velocidad de ejecución. (hombro con hombro, timing, fintas, etc.).

3.- La continuación del bloc, realizarla (al menos en las primera etapas de formación) siempre abiertas, para que lean donde va el jugador que realice el bloqueo y donde debe ir el bloqueador.

4.- A partir de cadete: a cada pase dos bloqueos indirectos.

Sergio Morales

Entrenador de baloncesto.

Ilusión

Si algo caracteriza a estos días es la ilusión por muchas cosas, algunas de ellas nuevas en nuestra vida. Solemos juntar la ilusión con los niños. Sin duda alguna son las personas que más ilusión tienen. Pero ¿por qué le buscamos cosas negativas a esa ilusión?

Esto es así. No nos engañemos. Siempre buscamos excusar esa ilusión como si fuera algo malo. Escusas del tipo: es que no tienen responsabilidades, sólo les importa pasárselo bien, no son conscientes de la realidad, no ven que si eso no es posible pues no es posible….es que son niños.Niños

¿Y si lo enfocáramos de otra manera? Porqué no pensar: le ven a las cosas su lado bueno, piensan que todo es posible, tienen plena confianza en que todo se puede hacer realidad, buscan divertirse en todas las situaciones….es que son niños.

La ilusión es una de esas cuestiones innegablemente ligadas a la infancia que los adultos nos obcecamos muchas veces en pervertir, machacar y destruir. Otras víctimas suelen ser la imaginación, la creatividad, la inocencia, la curiosidad, la confianza en uno mismo… Muchas veces se intenta esconder ante palabras como disciplina, exigencia, respeto,… Una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Uno de los grandes errores que cometemos es verlos como mini adultos y tratarlos de tal manera. Pensar en lo que tendrán que hacer cuando sean adultos de verdad e ir preparándolos para su futuro, sin plantearnos si eso es realmente lo mejor para ellos en ese momento de su vida. Esto no es ni bueno ni malo. Es una de las funciones antropológicas de los adultos ante los niños. Todo esto no puede hacernos olvidar lo que son en realidad y que es necesario que cada persona pueda vivir lo que le corresponde a cada edad, sea bueno o malo.

¿Por qué no intentamos quedarnos con lo bueno de cada etapa anterior vivida para aportarla a nuestra vida y enriquecerla? ¿Y si aprendemos de lo que no nos gustó y no simplemente lo dejamos a un lado? Creo que estaría bien vivir con la ilusión de un niño y con las ganas de hacer cosas nuevas de un adolescente, aportándole el sentido común que debería ser propio del adulto.

No es complicado encontrar ilusión a nuestro alrededor. ¿De verdad alguien es capaz de no encontrarla en su entorno? Encontrarla y dejarse llevar por ella para generar ilusiones propias y ver las cosas desde distintos puntos de vista. Seguro que nuestra vida sería diferente y estaríamos más contentos con ella.

Prioritats

Com cada any per aquestes dates, no deixa de sorprendrem com la gent dóna importància a segons quines coses per davant d’unes altres. Un exemple típic és la persona entrevistada a un mercat fent les compres pels dinars de Nadal i que respon allò típic de “És igual a Nadal s’ha de gaudir no importa fer un esforç”. Això es pot interpretar de diferents maneres i és aquí on entren les prioritats de la gent envers la vida.

Durant aquests dies, tots i qui digui que no menteix, ens plantegem què ens depararà el nou any que encetarem en no res. Una gran part també es proposa noves fites o objectius. Com són aquests objectius? Materials? Personals? Segurament hi haurà una mica de tot segons la situació personal de cadascú.

Penso que allò important de veritat és saber què és important per nosaltres a l’hora de plantejar-nos nous reptes o començar noves etapes. Les nostres necessitats no són iguals sempre i en funció d’elles ens organitzem la vida. Tot i això es complicat fer moltes coses a l’hora i fer-les bé clar, de qualsevol manera és molt fàcil. Llavors s’han d’establir prioritats i tenir uns criteris clars per poder-les establir. Aquesta és la part complicada.

Tal i com deia la persona del mercat, hi ha gent que ha de viure aquests dies d’una forma determinada i fa autèntics esforços per aconseguir que això es faci real. Prioritats mal orientades? No seré jo qui ho jutgi. Potser si o potser passar aquests dies d’una determinada manera li donen suficient energia per passar la resta de temps. Ves a saber.

A mi el que realment em preocupa és la falta de consciència en general i el voler tenir-ho tot al que la societat està acostumada. Això no és possible i és responsabilitat individual de cadascú posar-se els límits corresponents. Límits, una d’aquelles paraules que semblen prohibides en segons quins casos o que només s’utilitzen en sentit negatiu. Tenir clar els teus propis límits et permet ampliar-los de forma conscient i progressiva. Això és dolent?

Suposo que la situació actual ajudarà a que la gent es limiti en els seus objectius, obligats per les diferents situacions que viuen. Això si que no és bo. Ens hauria d’ajudar a prendre consciència de les nostres possibilitats i ajudar-nos a veure els passos que hem de seguir per anar cada cop a més, no fent salts que ens facin caure fàcilment. Establint unes prioritats reals que ens facin créixer i que aglutinin la nostra força i la nostra il·lusió per millorar com a persones i trobar-nos bé amb nosaltres mateixos.

Asumiendo responsabilidades

“No puedes evadir la responsabilidad de mañana al evadirla hoy”

Abraham Lincoln

No estaría de más pensar en esta frase antes de tomar alguna de las decisiones tomamos de forma continua. Lamentablemente estamos mucho más acostumbrados a buscar excusas cuando estás decisiones poco o nada reflexionadas nos causan algún inconveniente. Es lo que nos muestran de forma constante los medios de comunicación y la gran mayoría de figuras públicas de mayor o menor importancia que salen en ella.

Estoy seguro que sí todos nosotros reflexionáramos mucho más y sobretodo fuéramos mucho más responsables y asumiéramos que podemos tomar buenas y malas decisiones, seríamos mucho más críticos con esos personajes públicos. La sociedad en la que vivimos,  refleja de forma constante que se ha pensado mucho más en cómo salir indemne de lo que me sale o hago mal que en la propia toma de decisiones anterior. También nos encontramos con los que piensan únicamente en el beneficio que pueden obtener rápidamente si les sale bien pero no responsabilizándose de nada si les sale mal.

¿Por qué pasa esto? Existen múltiples variables a considerar. A nivel social, considero que existe una permisividad con este tipo de situaciones. Es más, consideramos inteligente a la persona que consigue salirse con la suya sin tener ningún perjuicio incluso cuando nuestros propios valores nos dicen que debería ir a la cárcel, ser despedido,… Esta situación estamos cansados de verla en política, deporte o en el ámbito periodístico por ejemplo.

Esto lo transfieren muchas personas a su vida diaria. Entre las personas que toman las mínimas decisiones posibles, los que culpan a otros cuando ellos se inhiben en decisiones que les corresponderían y los que no se hacen responsables de las suyas encontramos a gran parte de los componentes de esta sociedad. Y así nos va.

Todo el mundo debe responsabilizarse de lo que puede controlar y decidir, asumiendo el posible éxito o fracaso. No criminalizando el fracaso. Siempre que tomo una decisión va a pasar algo. ¡Esa es la gracia!

A partir de ahí, no debo tirar la piedra y esconder la mano. Primero cada uno de nosotros para luego poder hacerlo con todos esos personajes patéticos que se ríen del resto. Todos debemos ser responsables. La sociedad sería muy distinta. No lo veo tan complicado y si que veo unos grandes beneficios para todos, pero claro no serán económicos generalmente…

Saber (y/o) Transmitir

“Una cosa es saber y otra saber enseñar”

Marco Tulio Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

Todo Entrenador (definición muy personal en ““E” de Entrenador”), en su formación y aprendizaje continuo, busca “saber más” para “transmitir mejor”. Resulta obvio que el que más sabe y el que mejor transmite lo que sabe es un Entrenador tan ideal como utópico. Ni en el deporte ni en ningún otro aspecto de la vida se puede saber todo ni transmitir a la perfección todo ese conocimiento. En el extremo contrario, nada se puede transmitir si nada se sabe… ¿o sí? Si “se sabe” mucho… ¿es posible no transmitir nada? De aquí la reflexión: ¿cómo equilibrar saber y transmitir?, ¿es necesario equilibrarlos?, ¿por qué?, ¿cuál debe prevalecer sobre el otro? La mejora del rendimiento a través del conocimiento y la comunicación eficaz. No parece tan sencillo…

t1-auerbach

Red Auerbach

En el recomendable The Inside Game, de Wayne Embry, este relata la huella que le dejó el mítico Red Auerbach. Según todos los que le conocieron, Auerbach no era el mejor a nivel de conocimientos técnicos o tácticos, pero transmitía un liderazgo que permitía liberar todo el potencial de los jugadores y conseguía que el todo, el Equipo, rindiese por encima de las partes, los jugadores que lo componían. Sí, la famosa química. Auerbach parecía conectar con las necesidades de cada jugador, sabía cómo pulsar las teclas adecuadas, era un gran motivador y su gestión del grupo marcaba la diferencia. Dicen lo mismo de Phil Jackson y qué decir del maestro John Wooden, su huella transciende el deporte. Parece clave en sus trayectorias que “sabían”, pero, sobre todo, “sabían transmitir” y sacar el máximo partido de lo que sabían.

Se dice que los jugadores de mucho talento valoran más a un Entrenador que los comprenda y les haga sentir cómodos por encima de sus conocimientos, mientras los jugadores menos talentosos, esos que llevan colgada la etiqueta de “jugador de equipo”, prefieren un Entrenador que sepa mucho y les ayude a mejorar. ¿Puede ser el mismo Entrenador para ambos casos? Con esta teoría, “saber demasiado” puede ser un problema si se coarta el talento de los jugadores o si estos no tienen capacidad para llevar a la práctica los conocimientos del Entrenador, pero… ¿si no sabe suficiente? En una apasionante conversación entre el Entrenador Jordi Juste y el maestro Xavi García, este respondía al planteamiento de “mucha libertad para el talento individual” con una extraordinaria reflexión:”La libertad viene de saber más o de saber menos? Sies de saber más, bien, porque en cualquier momento tomas el mando…”. Pero… ¿cuánto es suficiente?, ¿cuánto es “demasiado”?

En las categorías de formación, en las categorías de base (de “básicas”, ¿no?) el perfil del Entrenador que sabe“demasiado” también puede ser un problema si trata de lucir todo lo que sabe antes de tiempo y no se sabe adaptar al nivel de los jugadores, pero saber más de lo que se enseña a esos niveles puede resultar clave si ese Entrenador puede visualizar lo que el equipo y el jugador de proyección necesita en cada momento para dar el salto, para estar capacitado para competir no solo en cada etapa sino en la élite. De ahí la importancia de los maestros y los grandes conocedores del juego en estas y en todas las etapas (Félix Bañobre: Entrenador, gran ejemplo de lo comentado). ¿Puede un entrenador ayudar a crecer a un  jugador si sabe “poco”? No hablamos de transmitir pasión por el juego, valores, espíritu de equipo…eso es imprescindible independientemente del nivel de conocimiento que se tenga. Hablamos de cómo ayudar a un jugador y a un equipo a mejorar su juego, hablamos del método de enseñanza y, lo que es más importante, del proceso de aprendizaje.

Transmitir todo lo que se sabe no parece tan importante como seleccionar cómo y qué transmitir de entre lo que se sabe. Transmitir desde la emoción, desde la autenticidad, desde la empatía también es sin duda imprescindible como conexión y vínculo con el Equipo. Transmitir desde ahí complementa y equilibra el conocimiento. Liderar desde ahí: creo que ese es uno de los mayores retos del Entrenador.

Jorge Álvarez

Entrenador de Baloncesto.

Donem sentit a les paraules

Un cap de setmana no fa gaire, vaig presenciar una conversa molt tensa entre dos entrenadors de formació. Un recriminava a l’altre un temps mort en els últims minuts de partit quan guanyava clarament; l’altre es defensava dient que l’únic que volia era millorar un aspecte del joc del seu equip, que havia estat treballant. Aquest fet em va fer pensar en altres situacions en el món del bàsquet (MANTENIR PRESSIÓ guanyant de x punts a l’equip contrari o JUGADORS QUE FAN ALLEY-HOOPS davant un equip clarament inferior…) i del valor de la paraula respecte, mot que utilitzem en moltes circumstàncies i que a nivell general tots entenem de forma semblant, però el seu significat exacte mai serà igual per tothom i la seva manca dependrà de les creences de cadascú.

Donant voltes al mateix concepte em van venir al cap com veuen els alumnes del meu centre aquest terme: ESCOLTAR les explicacions del mestre i dels companys, NO MOLESTAR als companys, CUIDAR el material i les instal·lacions, ACCEPTAR les normes dels jocs, ACCEPTAR la derrota i la victòria. Així un simple mot amb un significat clar resulta que té mil sentits, segons qui, com i quan el faci servir.

Aquesta reflexió em va permetre trobar altres paraules o expressions que usem en determinades situacions de forma general i indiscriminada, i que adquireixen significats genèrics i poc concrets. Això pot comportar mal entesos, com el dels dos entrenadors al principi de l’article, o fins i tot manca d’aprenentatge.

En aquest sentit els típic “tira bé!”,“passa i talla”, “defensa” dirigits als jugadors o bé “seu bé!”, “fes bona lletra”, “estigues atent” a nivell escolar, són expressions que a base de fer-se servir han anat perdent valor i s’han convertit en estàndards que provoquen respostes automàtiques, o dit d’una altre manera, actuen en l’acció i no en la creença que provocaria canvi més profund, durador en el temps i un aprenentatge més significatiu.

Per què les usem doncs? Crec que permeten a qui les diu quedar-se tranquil (ja ha donat el missatge que volia), però, generalment, pel que les rep són simplement mots escoltats masses vegades, i en alguns casos sense haver entès mai el significat concret d’aquests, ja que cada persona l’utilitza a la seva manera.

És gairebé impossible està pensant contínuament, què entendrà la persona a qui em dirigeixo, però si que crec que en àmbits formatius, cal tenir clar el vocabulari que s’utilitza i fer-lo tan concret i significatiu com sigui possible, no donar per entès res i comprovar sempre que  l’interlocutor doni el mateix sentit a les nostres paraules, per garantir un aprenentatge durador, no simplement una resposta momentània.

Xevi López

Mestre d’Educació Física i Entrenador de Bàsquet.