Competències bàsiques vs necessitats bàsiques

Demà els nens i nenes de sisè de primària seran sotmesos a una nova prova externa que indicarà a efectes públics com va el seu aprenentatge. Són les famoses proves de competències bàsiques. Personalment crec que avui dia és més important tenir la seguretat de que es cobreixen les necessitats bàsiques d’aquests infants més que estandarditzar el seu nivell competencial.CC.BB.

Aquestes proves estandarditzades s’estan convertint en el principal punt d’observació de la societat cap a l’educació. A més a més, es volen afegir altres proves semblants o que aniran per l’estil. Per veure la utilitat real d’aquestes proves, també s’ha de pensar en qui les crea, qui les publicita i què publicita. Responent aquestes tres preguntes es veu clarament que el més important d’aquestes proves és que surtin els resultats esperats en allò que es vulgui vendre.

El problema és el de sempre. La gent que hauria d’ajudar a l’educació només pensa en ella per utilitzar-la al seu favor, com la resta de coses. Però abans d’haver-se d’aprofitar d’ella, s’ha preocupat per ella? No, que això és molta feina.

Avui dia, existeixen molts nens i nenes de moltes escoles de primària que no tenen cobertes les seves necessitats bàsiques. Famílies desnonades, ajudades per diferents organitzacions o serveis socials sobresaturats. Nens i nenes que no tenen clar a quin llit  podran dormir a la nit o si tindran un sopar que cobreixi la seva gana. Escoles amb entorns complicats que han d’escoltar que els entorns on desenvolupen la seva feina no són factors a tenir presents dins dels seus projectes educatius.

En aquests temps on es parla sovint de prioritzar despeses, a algú se li ha passat pel cap que potser els diners que costen aquestes proves, i alguna d’altra, serien més útils a serveis socials o posant algun mestre de més a segons quines escoles?

Parlant amb companys mestres, la gran majoria sabem com sortiran i com es faran servir aquests resultats. Ja veurem si ens equivoquem o no. No és important. Les solucions que s’intentaran donar a aquests resultats és l’important de veritat. Com les proves no donaran un resultat real de la situació educativa, les solucions tampoc seran les adequades per aplicar a la realitat d’avui dia.

Això sí, encara hi així, més d’un i d’una s’omplirà la boca amb la típica frase de “l’educació és el futur de la nostra societat” i que cal fer esforços per millorar-la. No diran que tot el que no encaixi en els seus esquemes, ni es plantejaran si és bo per l’educació. Això no és publicitari.

Montando vídeos: Música (VI)

La temporada sigue y sigo montando vídeos, aunque ya quedan pocos. En esta sexta entrega las tres canciones escogidas tienen un inicio fácilmente reconocible y que las hace muy apetecibles para realizar montajes con ellas.

Estoy seguro que todos seríais capaces de reconocerlas escuchando los primeros segundos de todas ellas sin necesidad de mirar que canciones son. ¿Por qué no lo intentáis?

Flo Rida: “Whistle”

Black Eyed Peas “Let’s get started”

Linking Park “Numb”

¡Espero que las disfrutéis!

La confiança

M’he trobat diverses vegades en situacions semblants a aquesta que plantejaré ara. Un nen o una nena es troben davant la situació de fer una activitat concreta que no acaben de controlar del tot bé i que han de realitzar davant de la resta del grup classe, a vegades es tracta d’una activitat voluntària i d’altres no. Llavors decideixen no realitzar-la. Una estona més tard o algun altre dia, la fan sense problemes. Què és el que ha passat entremig?

Normalment quan això passa, sempre hi ha un company o companya del grup classe que et demana saber com l’has convençut/da. La meva resposta és la mateixa sempre: “Jo no l’he convençut/da de res, només li he donat la confiança que necessitava”. Al escoltar la resposta la cara de sorpresa acompanyada de incredulitat no falla. A partir d’aquí, ja pot ser diferent segons el cas.

És cert, jo no l’he convençut/da de res. Bé, sent sincers, ara és certa. Al principi de la meva trajectòria com a mestre si que buscava convèncer. Mai ho he buscat sense un bon motiu darrera, el principal era que tinguessin una nova experiència, però ho buscava.

Per sort pels meus alumnes, això no va durar gaire i vaig preferir buscar altres formes d’aconseguir que superessin problemes que els sorgien. Sempre començava i començo atacant a la paraula problema, traient-li aquesta transcendència que la gent li atorga i fent-la més propera per poder-la situar a la realitat.

Un cop fet això, veure que és allò problemàtic, que ara ja no és un problema, i que no em deixa fer allò que vull o que tinc ganes d’intentar. Un cop escoltat, s’han de buscar solucions. Aquí també he d’admetre que abans, de vegades, les donava jo, però quan vaig tenir la sort de fer de tutor tot un curs vaig veure clar que això no podia ser.

Quan troben la solució ve la millor part: treballar a partir de la seva confiança. Veure exactament què els limita i fer-los veure que tenen recursos suficients per poder-ho fer. El més normal és que dubtin, però ho intenten i de no aconseguir-ho, ho tornen a intentar o busquen una altre solució. Viure amb ells tot aquest procés és fantàstic!

El millor de tot és que aprenen com fer-ho, potser no a la primera, i guanyen confiança en els seus recursos. Això els genera buscar noves experiències i quan no poden superar-les, tenen la confiança necessària i coneixen tant bé els seus recursos que es generen les seves inquietuds i d’aquesta manera arriben a nous aprenentatges, nous recursos per satisfer aquestes inquietuds.

Si treballéssim a partir de la seva confiança, de les seves inquietuds d’aprenentatge i li afegíssim situacions que els reptessin, aconseguiríem un compromís molt més gran dels alumnes en la seva educació.

Igualment hi haurà aspectes educatius importants que s’hauran de treballar més o menys com es fa ara, però sumant el que acabo d’explicar, tot seria diferent.

La hora de la verdad

Ya está. Ya pasó. Una vez se acaba la Semana Santa, todo el implicado en proyectos que se acaban o evalúan en mayo/junio tiene claro que encara la recta final.

Lo que pase ahora puede marcar el futuro de muchos. Algunos, en relojfunción de lo que hagan, pueden tener la opción de cambiar todo lo que han hecho hasta ahora en el curso, año o temporada y conseguir el objetivo marcado. Otros no podrán. Si hasta este momento no han dado la cara y no han conseguido situarse en una posición mínima que le siga permitiendo conseguir su éxito, por más que estos dos meses consigan resultados excepcionales, estos se verán marcados por todo lo anterior. Si esto pasa y la persona quiere, no será un esfuerzo en vano, se producirá un aprendizaje de gran valor para futuros retos.

Los estudiantes se encuentran ante el final del curso que realicen. Sobre todo los que concluyen una etapa y ante todo los que terminan una etapa socialmente mediática. No es lo mismo acabar primaria que acabar el bachillerato. En una como mucho te preguntarán a qué instituto vas a ir y en la otra qué piensas hacer con tu vida ahora. Preguntas un poco diferentes.

En estos dos casos y en los otros posibles, ahora concluye un tiempo invertido y se verán unos resultados. No es una palabra que me guste utilizar en educación, principalmente porqué se tiende a pensar que los resultados son inmutables y se les otorga un poder que no tienen, se interpretan erróneamente.

Los deportistas, no los que prácticamente comienzan la temporada ahora, se encuentran en la misma situación. Las ligas colectivas están llegando a su fin. Los objetivos marcados en pretemporada por muchos pueden estar muy lejos (se supone que este caso se habrán redefinido) o ser aún posibles. El trabajo realizado hasta ahora, como siempre, hará más factible o menos que se hagan realidad.

Estudiantes, deportistas, empresarios y/o empresas que también se marcan objetivos para cumplir antes del verano (algo lógico por la estructura social en la que nos encontramos) todos, con sus variables, se encuentran en la misma situación.

Hayas hecho las cosas bien hasta ahora o las hayas hecho algo peor, se avecinan días de estrés, angustia, tensión, incertidumbre, nervios,… Y más si todo esto se interpreta como una amenaza.

Muchas veces nos olvidamos de que pase lo que pase, la vida sigue luego. Pase lo que pase tendré nuevos proyectos en julio/agosto/septiembre. Esa amenaza se hace más grande y nos impide ver más allá del horizonte.

Tal y como este ahora, ya no puedo cambiarlo. Si que puedo actuar en lo que haga de ahora en adelante y dependa de mi. Pues vamos allá. ¿Para qué perder el tiempo en si hubiera estudiado 1258234785694para aquel examen, si hubiéramos defendido en zona en aquel partido, si hubiese tirado aquel penalti de otra manera, si hubiera cambiado los términos del contrato con aquel cliente? O al contrario, alargando una situación de éxito en lugar de trabajar para volverla a repetir: ¡qué bien hice aquel trabajo! ¡Menos mal que hicimos aquella jugada y ganamos! ¡Cómo rematé aquel centro! ¡Qué gran cliente he conseguido!

Una vez reflexionado sobre esos aspectos y extraídas las conclusiones que me permitan una mejora en ambos casos, no vale la pena invertir más tiempo en ellos sin que haya una acción de mejora o cambio que los apoye. Esta pérdida de tiempo en un análisis poco productivo se da prácticamente siempre pero más en situaciones donde vemos un final.

Enfocar la situación como un final tampoco ayuda. Es cierto que en muchos casos lo es. Pero no es un punto y final, en algunos ni siquiera es un punto y aparte. Como he dicho antes, siempre que la persona quiera, se producirá un aprendizaje (a veces incluso sin querer) que podremos aplicar en situaciones futuras porqué habrá situaciones y proyectos futuros. Un final que me proporcionará un nuevo inicio. Por lo menos a mí me gusta más.

Esta recta final, esta hora de la verdad que la mayoría de nosotros encaramos ahora más que una amenaza es un reto, nuevo o no. Todo reto tiene sus riesgos es cierto. ¿Cuántas cosas en la vida no tienen riesgos? Pues, ¡a por ellos!

Montando vídeos: Música (V)

Periodo de vacaciones, más largas para unos que para otros. En esta quinta entrega comparto con vosotros tres canciones que me gustan especialmente y que me producen diferentes sensaciones cuando las escucho y con esa intención las he utilizado en los montajes.

La primera de ellas me llena de alegría cuando lo necesito. Algo que no va mal hoy día.

La segunda me aporta optimismo. Sinceramente no tengo muy claro por qué, pero es lo que me provoca.

La tercera me llena de energía para hacer lo que sea. Es posible que no se aprecie del todo en la versión en directo que comparto (no encuentro vídeo oficial), pero si clickais sobre el título podréis acceder a otra versión que espero que os aporte tanta energía como a mí.

Of monters and Men: “Little talks”

Fun “Some nights”

Maroon 5 “Lucky Strike”

¡Espero que las tres os provoquen sensaciones positivas para estos días de descanso!

Pervertint el sentit comú

Sóc un gran defensor del sentit comú i no seré jo el que digui que la nostra societat ha actuat sempre amb seny. Ni de bon tros. Però em sembla una broma de molt mal gust que els senyors que amb les seves decisions tenen força més culpa que la resta en la situació que avui dia es viu, intentin donar lliçons a la resta i prenguin decisions en prejudici de la gran majoria de la societat apel·lant al sentit comú.

És claríssim que la gent està poc habituada a regir-se pel seu cervell. Això ho sabem tots. Això de pensar les coses que fas és cansat. Fins i tot quan tens l’hàbit plenament adquirit, hi ha dies en els quals el cervell està apunt d’explotar de tanta activitat. Però d’aquí a defensar la gran majoria de decisions que prenen avui dia dient que es fan perquè és de sentit comú, va un tros.

Aquesta perversió constant que està patint quelcom tant necessari a la vida ens obliga a que els mestres/professors fem un esforç més gran per poder transmetre aquest aprenentatge indispensable pel futur dels nostres preuats alumnes.

Cert és que l’educació no es pot dir que sigui un lloc on s’apliqui constantment el seny. Mestres que destinem més temps a paperassa inútil que a tota la resta d’aspectes de la nostra feina, equips directius als que maregen constantment per tot arreu, carreres universitàries on falten assignatures claus que després aquests professionals desenvoluparan de forma continuada exercint feina, etc.

Per això he dit mestres i professors i no he parlat de l’educació en general. Haurem de ser nosaltres, les persones, les que intentarem que una de les grans oblidades, juntament a d’altres summament importants i imprescindibles pel desenvolupament d’aquests nens i nenes com és l’educació emocional, no sigui brutalment pervertida i utilitzada per retallar les beques menjador, les substitucions de mestres i professors en cas de baixa, l’increment de ràtios,… i també la resta de retallades socials.

Confio que així serà. D’igual manera, estic segur que altres persones de diferents àmbits socials es sumaran per aconseguir que com a mínim cada cop sigui més complicat aquesta forma d’argumentar decisions que no responen al sentit comú de la gran majoria.

¿Y por qué no?

El hecho de que estamos en crisis es algo más que conocido por todos. La diferencia es como hacerle frente. Al margen de las propuestas o falta de propuestas políticas o sociales, cada uno le hace frente como puede…

¿Puede ser este el primero de los problemas? ¿Y si le hacemos frente cómo queremos en lugar de cómo podemos? Ya sé que existen circunstancias que no dependen exclusivamente de nosotros mismos. También existen situaciones extremas en las que lo que te queda es sobrevivir más que vivir la vida. ¿Pero de verdad no podemos cambiar nada de nuestras vidas y darle un giro más favorable?

Tengo la suerte de dedicarme actualmente a dos cosas que me apasionan: la educación y el deporte. ¿Cuántos de los que estáis leyendo esto podéis decir lo mismo? Sinceramente, espero que una gran mayoría, aunque no lo creo. Cierto es que no tengo claro cuánto tiempo más durará esta situación, pero si tengo claro que haré lo que esté en mis manos para poder seguir trabajando en cosas que me den alegría. He trabajado en otras anteriormente, no me apasionaban y no era lo mismo. La pasión por lo que haces te aporta mucho más que dinero a tú vida. Mirad bien este vídeo que me descubrió un muy buen amigo ayer:

Ya sé que hay que pagar facturas, alquileres… y que hay que comer. No digo en ningún momento que sea fácil. El que lo crea se equivoca. El que crea que estoy escribiendo un sinfín de tonterías allá él. Puede que me haya cansado de ver cada día lo mismo. Cada día más gente ahogada por todo. Estoy seguro que los que observan lo le pasa a la sociedad que le envuelve también están cansados. Claro, los egoístas que van a la suya no se enteran de lo que no les conviene.

Ahora en serio. ¿De verdad no hay nada en tu vida que cambiarías y dependa de ti hacerlo? ¿Algo que podría hacer que te encontrarás mejor? ¿Qué te hiciera estar de mejor humor contigo mismo y con el resto? ¿Eso no ayudaría a poco a poco a cambiar algo? No me lo creo. Tú tampoco te lo crees. Todos tenemos algo, por simple que sea que nos mejoraría nuestra vida diaria. Puede que esto te ayude:

Últimamente veo gente que está igual de cansada que yo y busca cambiar su vida, con pequeñas o con grandes cosas. Ya sean grandes sueños o pequeños detalles está claro que todo lo conseguiremos por nuestro trabajo y nuestra actitud. Nada es fácil y nada te lo regalan. Creo que durante un tiempo la gente había dejado de soñar, de buscar pasión en lo que hace. Mejor dicho, sus sueños se basaban únicamente en el dinero.

Esto se puede cambiar. Pequeñas y/o grandes cosas de la vida de cada uno. Todo suma. Como se suele decir, el no ya lo tienes entonces… ¿Por qué no intentarlo? ¿Por qué no hacerlo? Es muy fácil encontrar excusas para no hacer lo que uno desea, para no mojarse, para no tomar decisiones de las que no sabemos al 100% que nos depararan. Que cada uno decida lo que depende de él mismo y a partir de ahí ya no valen más excusas. ¿Qué tal si olvidamos las excusas que nos limitan?

Montando vídeos: Música (IV)

En esta cuarta entrega de vídeos me he decidido por poneros tres canciones que no son actuales pero que me han ido muy bien para poder realizar los montajes.

Con estas tres de hoy ya os habré mostrado doce de las veintiuna canciones utilizadas hasta el momento. ¡Y aún me faltan más vídeos por montar hasta final de temporada!

Espero que las tres canciones os hagan aflorar muy buenos recuerdos.

¡Vamos allá!

Guns N’ Roses: “Sweet Child on mine”

Queen: “Don’t stop me now”

Red Hot Chilli Peppers: “Get on top”

El talento primero, los sistemas después

No le expliques a Navarro, Jordan, Bryant o Rudy, nada de sistemas…

Últimos minutos de un partido ajustado, Navarro, Rudy, Jordan, Bryant, Petrovic, etc… no deja de ser curioso que siempre salgan los más talentosos en esos momentos, pero mi pregunta es… ¿Por qué les dejamos que salgan solo en esos minutos? ¿Por qué no desde el primer minuto dejamos fluir el talento natural de los jugadores?.

Cuando empecé a entrenar hace unos años en categorías cadete-júnior-senior, lo hice utilizando sistemas (imagino que como la gran mayoría), pero cada temporada me convencía menos, no estaba identificado con esta forma de jugar. Continuamente me preguntaba a mi mismo, que me gustaba y que no en los 16 años que pasé como DSCF2178jugador. La respuesta era bastante sencilla, si algo no me gustaba, era jugar con sistemas… maldecía cuando mi base mandaba eso de «Puño», «Cuernos», «Camiseta», etc… y pensaba para mi, “en esta jugada no tocaré balón, en esta otra puede que si, y en esta, si cogemos rebote ofensivo y mandan otra, a lo mejor me toca participar del ataque, en esta otra solo pondré bloqueos para que otro tire”. Y la verdad, si por lo que fuera, la pelota llegaba a mis manos, la concentración en ese ataque en el que ya no tenía previsto tirar, hacia que normalmente nada bueno saliera de esa acción. Y otra cosa que me venía a la cabeza continuamente era la de que a mí me costaba menos defender un sistema en el que ya sabía dónde podía ir el balón, que la improvisación de mí oponente cuando decidía encararme en 1c1.

Mis conclusiones a todo esto como entrenador son fáciles. No sé qué jugador viene “enchufado” a cada partido. Por lo tanto, ¿para qué jugar para él? Si igual ese día tira 10 y no mete ni una y otro jugador que igual venia motivado, no le hemos dejado demostrar su potencial ni sus buenas vibraciones, porque había que ceñirse a los sistemas monótonos y preestablecidos de cada fin de semana.

Los últimos años he decidido atacar por conceptos sea la categoría que sea, conceptos en los que priman que todos los jugadores estén de cara a balón siempre (nada de jugadores que se pierden el partido haciendo bloqueos de espalda al balón), donde ni yomismo se quien va a tirar en cada posesión, ni quién va a tomar la iniciativa para mover a todos sus compañeros. Es decir, dejar salir el talento y la inspiración de cada jugador y ver quién está en condiciones de afrontar ese partido, pero desde el minuto uno, no solo cuando quedan 5 minutos. Curiosamente, cuando todo el mundo deja de jugar sistemas y le da el balón al “enchufado” del día.

Es algo que siempre me ha llamado la atención, basquet control 35 minutos, todo sistematizado y en esos 5 minutos sale el talento, el juego libre, el entusiasmo, y se anota más y más divertido que en los 15 minutos anteriores. Comentarios habituales de gente que no es tan apasionada del baloncesto y que todos habremos escuchado… «yo solo miro los últimos 5 minutos que son los divertidos».

Por mi experiencia con esta forma de jugar, he comprobado dos cosas muy satisfactorias para mi manera de entender el baloncesto.

La primera, es que jugadores que empezaron la temporada jugando apenas minutos, al utilizar formas jugadas donde todos pueden tener protagonismo, y por lo tanto, posibilidad de probar y evolucionar, y no convertirse en un jugador especialista (reboteador, ponedor de bloqueos, en la esquina sin participar, defensor, etc…), sino DSCF2181todo lo contrario, un jugador al que se le permite hacer de todo y ser más completo que cuando empezó la temporada. Y la segunda, no deja de ser curioso, que los dos máximos anotadores en un partido, no son habitualmente los mismos que en el siguiente ni el anterior. Como me gusta decir, «vamos a ver quién se ha levantado con el pie derecho hoy y quién merece los minutos». De esta forma, los jugadores también saben que depende de ellos estar en el partido y el nivel competitivo del grupo aumenta en cada entreno y partido, todos se sienten importantes, y esto no hace más que defender mi teoría, de que es bueno, dar oportunidades a todos de inicio y ver el feeling que te transmite cada jugador. Porque aunque muchos entrenadores nos cerremos, no a cada jugador le va igual jugar contra todos los equipos, y eso, como entrenadores, creo que deberíamos averiguarlo durante el partido y no estipularlo de antemano. Algo que hace que el día que no tienes a los habituales, no pase nada y como todos los jugadores se sienten protagonistas domingo tras domingo y con la libertad de participar en cada momento del ataque, y no simplemente verse forzados a seguir un sistema, pasarla aquí o pasarla allá, hace que todo el mundo tenga confianza en sus posibilidades y no solo el día que se lesionan los tres titulares de turno.

En estas últimas temporadas he dejado de dedicar horas y horas a robotizar mis jugadores en los entrenos practicando insaciablemente los sistemas, para pasar a dedicar todo ese tiempo a la mejora individual de los jugadores y que sobretodo, aprendan a dar un paso adelante en los partidos, nadie se esconde, todo el mundo con este forma de jugar aprende a tomar decisiones y ser valiente.

Obvio que siempre introduzco algún sistema, no soy tonto, y sé que no cada equipo es igual, y un equipo necesitará la ayuda de 2 sistemas y otro, por sus características, puede necesitar 4 o 5. Pero llega un momento, que hay partidos que no se llegan a utilizar, y si hemos atacado 70 veces, todas han sido conceptualmente. Creo que el baloncesto se ha vuelto monótono y previsible y llega un momento que si te enfrentas a 15 rivales, 10 o 12 de ellos tienen sistemas parecidos y juegan a lo mismo (excepto los últimos minutos o cuando toca remontar, que entonces sale la improvisación tan reclamada por mi parte).

Y por último, para resumir esta filosofía. Mejor ir dando los conceptos que tu equipo necesite durante la temporada, ir metiendo los recursos solo necesarios, más cerrados o más abiertos, pero no inundarlos de 20 sistemas en agosto y cohibir por completo la máxima expresividad que tiene un jugador, efectivamente…

¡¡¡SU TALENTO!!!

Se pueden ganar o perder partidos por esto, pero también se ganan y pierden con la otra forma… ¿Por qué no probarlo?

Iván Faure

Fotógrafo y viajero.

www.ivanfaure.com

Montando vídeos: Música (III)

Para esta tercera entrega de canciones que he utilizado me he decantado por tres de las que, cada una dentro de su propio estilo, te activan, llenan de energía, fácilmente.

Aprovecho para recordar que son canciones que yo he utilizado en los vídeos que monto para los jugadores. No son vídeos motivacionales, son vídeos con información de nuestro próximo rival. La música y las citas célebres acompañan a la función principal del vídeo e intentan ayudar en la medida de lo posible. Eso me obliga en alguna ocasión a poner alguna música que no corresponde con mis gustos pero si con los de mis jugadores.

Espero que las tres de hoy os gusten y os sirvan para activaros en un momento en que lo consideréis oportuno.

Green Day: «Know Your Enemy»

Pitbull: «Don’t Stop The Party»

Linking Park: «Somewhere I Belong»

Siguem professionals

Ja fa uns anys que vaig decidir fer-me mestre de primària i porto set anys exercint aquesta professió que m’encanta. Tots aquests anys no he deixat d’escoltar declaracions oficials, comentaris habituals de persones que es dediquen a d’altres àmbits o de famílies atacant la figura del mestre i destacant una manca de professionalitat que entenen que és generalitzada al sector.

Sóc una persona força crítica amb la professionalitat del sector. No seré jo qui digui que tots els mestres són excel·lents professionals. He tingut sort i he treballat amb multitud de companys/es i de la gran majoria com a mínim puc dir que són professionals. També he tingut companys/es que espero que no siguin mai mestres d’un familiar meu. A més hi ha diferència entre mestres professionals i professionals-vocacionals… però aquest és un altre tema.

Existeix alguna professió que pugui assegurar que tots els seus components són professionals? Els mestres no estarien dins de la mitjana? La meva opinió es un NO rotund a la primera i un espero que per sobre de la mitjana a la segona pregunta.

Considero que és un problema social i cultural. Els bons professionals no són Ser-Profesionalreconeguts tret de casos concrets. El que si està molt, massa, estès és el fet de considerar professional a una personal simplement per la seva feina o el títol acadèmic que tingui en el seu CV. D’entrada algú dubte que un metge no és un bon professional? O un advocat? O un enginyer? O un conductor d’autobús? Passa el mateix amb un mestre? I amb un professor de secundaria? O un dependent d’una botiga? Moltes vegades ens deixem portar per la imatge de la persona…. Aquesta és una bona doctora, veus com va vestida?… Quantes de les persones que hem veuen cada matí al metro deuen pensar que sóc mestre d’educació física al veurem cada dia amb xandall?

El fet és que contínuament surten casos de gent que no es gens professional al que era el seu ofici. Polítics, banquers, administradors,… Darrerament he tingut constància de d’un fet, espero que sigui puntual, de manca de professionalitat allà on es dóna per segura.

Una nena i els seus pares van al metge davant un cop de puny d’un company de classe. La nena explica el que ha passat i la doctora, sota la pressió del pares, escriu a l’informe mèdic el nom del nen que ha pegat a la nena. Què hagués passat si aquests pares haguessin anat a la policia amb aquest paper amb el segell i la signatura de la doctora? I si la nena hagués dit el nom d’un/a mestre/a de la seva escola i la doctora posa aquest nom a l’informe?

Estic segur que fets com aquests hi ha a totes les professions i bons i dolents professionals també. Tenim criteris clars sobre què és ser professional? Els valorem prou en tots els àmbits?

Tenim una societat que ha d’aprendre moltes coses. Valorar a la gent pel que fa i no pel que diu que fa o farà es una d’elles. Confio que s’evolucioni en aquest i d’altres aspectes. A tots ens anirà molt millor.

Mi primera casa

Si alguno de mis ex alumnos/as lee esto, sobretodo de los que me han tenido que aguantar todo un curso como tutor, les sonará mucho lo que ahora explicaré.

Como maestro, también como entrenador y persona, soy bastante exigente en cuanto a la responsabilidad. Siempre empiezo por mí que quede claro, pero con el resto, compañeros/as de trabajo, equipo directivo, alumnos/as, familias y administración, también lo soy. Existen momentos y momentos, y sobretodo muchas circunstancias a tener en cuenta en todos los casos.

De la administración no voy a hablar. No me apetece. Es sin lugar a duda la que más falla y mantiene una dura lucha por ser inútil y molestar a los profesionales de la educación y a los verdaderos protagonistas de ella, los niños/as,  con los sindicatos. Del resto, tampoco o casi, excepto de los niños/as.

Exigir un mínimo de responsabilidad se convierte en muchas ocasiones en el trabajo más duro del curso. Existen bastantes niños, de diversas edades, que no tienen una figura responsable en su entorno familiar. Así que cuando le hablas de responsabilidad, aunque conozcan la palabra de haberla escuchado multitud de ocasiones, no tienen muy claro el significado real de la palabra.

Después de ver una y otra vez esto, decidí coger el ejemplo educativo clásico de ¿eso lo haces en casa? y darle una vuelta más. Lo cambié, básicamente porqué también me encontré con reacciones de algunos alumnos/as que me daban a entender que, esa acción concreta, sí la realizaban en casa.

Un día, según hablaba cambié la frase y dije:

–          ¿Por qué haces esto en casa?

La reacción, tanto del niño al que se lo dije como del resto de la clase fue inmediata. Un silencio instantáneo acompañado de la clásica mirada de niño pidiendo explicaciones. Así que continué explicándome y hablando con él:

–          Esta es casa. ¿Por qué la tratas así?

–          Está no es mi casa, es el cole.

–          ¡Ah! No es casa.

–          Claro que no. Mi casa es la casa de mis padres.

–          No. Tú lo acabas de decir. La casa de tus padres es de tus padres, no tuya.

–          Pero yo vivo allí.

–          Claro. ¿Pero quién pone las normas?

–          Mis padres.

–          Entonces es su casa.

–          Aquí tampoco pongo las normas.

–          ¿Seguro? ¿No votaste y participaste en las normas de la clase?

–          Si.

–          ¿No llevasteis a la reunión de delegados del colegio, normas propuestas y votadas por vosotros?

–          Si.

–          Entonces, diría que el cole es igual o incluso un poco más tú casa, tú hogar, que donde vives con tus padres.

–          Puede ser….

–          A partir de hoy pensad así. El cole es vuestra primera casa, vosotros decidís en buena parte lo que pasa en él. La clase es vuestra habitación. No hagáis ni permitáis que nadie haga algo que no os gustaría que hicieran en vuestra casa, en vuestro piso. Esta es vuestra primera casa.

felpudo-bienvenido-a-la-republica-independiente-de-mi-casa-6678771z0

Así lo hicieron a partir de aquel día. Incluso un día se plantaron ante una compañera que pensaba dejar la clase hecha un desastre, llevándole la escoba y el recogedor para que limpiara todo lo que había tirado al suelo en su mesa y pensaba dejar allí… No le hizo ninguna gracia, pero limpió tal y como ellos/as habían hecho en su sitio correspondiente y al día siguiente vino a quejarse porqué ella tuvo que limpiar… ¡Qué bien me lo pase!

Después de esta explicación, adaptada a las edades correspondientes, con cuidado en según qué casos y más hoy en día con los problemas de muchas familias para tener su propio hogar, todos los grupos han mejorado en su responsabilidad individual y grupal. También se ha visto reforzado el sentimiento de grupo, ese sentimiento de pertenecer a algo común, compartirlo con iguales, que en el contexto apropiado favorece que se multipliquen las experiencias positivas para los niños/as. Por
desgracia, también hay casos de niños/as que por fin han encontrado un sitio
donde poder estar tranquilos/as,

Esta experiencia no deja de ser una más en el sinfín de opciones existentes para trabajar la responsabilidad individual, colectiva, la implicación en un proyecto común… Así, en un futuro, exigirán responsabilidad a la sociedad y a sus representantes que no les podrán decir que ellos no son responsables.