Prioritats

Com cada any per aquestes dates, no deixa de sorprendrem com la gent dóna importància a segons quines coses per davant d’unes altres. Un exemple típic és la persona entrevistada a un mercat fent les compres pels dinars de Nadal i que respon allò típic de “És igual a Nadal s’ha de gaudir no importa fer un esforç”. Això es pot interpretar de diferents maneres i és aquí on entren les prioritats de la gent envers la vida.

Durant aquests dies, tots i qui digui que no menteix, ens plantegem què ens depararà el nou any que encetarem en no res. Una gran part també es proposa noves fites o objectius. Com són aquests objectius? Materials? Personals? Segurament hi haurà una mica de tot segons la situació personal de cadascú.

Penso que allò important de veritat és saber què és important per nosaltres a l’hora de plantejar-nos nous reptes o començar noves etapes. Les nostres necessitats no són iguals sempre i en funció d’elles ens organitzem la vida. Tot i això es complicat fer moltes coses a l’hora i fer-les bé clar, de qualsevol manera és molt fàcil. Llavors s’han d’establir prioritats i tenir uns criteris clars per poder-les establir. Aquesta és la part complicada.

Tal i com deia la persona del mercat, hi ha gent que ha de viure aquests dies d’una forma determinada i fa autèntics esforços per aconseguir que això es faci real. Prioritats mal orientades? No seré jo qui ho jutgi. Potser si o potser passar aquests dies d’una determinada manera li donen suficient energia per passar la resta de temps. Ves a saber.

A mi el que realment em preocupa és la falta de consciència en general i el voler tenir-ho tot al que la societat està acostumada. Això no és possible i és responsabilitat individual de cadascú posar-se els límits corresponents. Límits, una d’aquelles paraules que semblen prohibides en segons quins casos o que només s’utilitzen en sentit negatiu. Tenir clar els teus propis límits et permet ampliar-los de forma conscient i progressiva. Això és dolent?

Suposo que la situació actual ajudarà a que la gent es limiti en els seus objectius, obligats per les diferents situacions que viuen. Això si que no és bo. Ens hauria d’ajudar a prendre consciència de les nostres possibilitats i ajudar-nos a veure els passos que hem de seguir per anar cada cop a més, no fent salts que ens facin caure fàcilment. Establint unes prioritats reals que ens facin créixer i que aglutinin la nostra força i la nostra il·lusió per millorar com a persones i trobar-nos bé amb nosaltres mateixos.

Asumiendo responsabilidades

“No puedes evadir la responsabilidad de mañana al evadirla hoy”

Abraham Lincoln

No estaría de más pensar en esta frase antes de tomar alguna de las decisiones tomamos de forma continua. Lamentablemente estamos mucho más acostumbrados a buscar excusas cuando estás decisiones poco o nada reflexionadas nos causan algún inconveniente. Es lo que nos muestran de forma constante los medios de comunicación y la gran mayoría de figuras públicas de mayor o menor importancia que salen en ella.

Estoy seguro que sí todos nosotros reflexionáramos mucho más y sobretodo fuéramos mucho más responsables y asumiéramos que podemos tomar buenas y malas decisiones, seríamos mucho más críticos con esos personajes públicos. La sociedad en la que vivimos,  refleja de forma constante que se ha pensado mucho más en cómo salir indemne de lo que me sale o hago mal que en la propia toma de decisiones anterior. También nos encontramos con los que piensan únicamente en el beneficio que pueden obtener rápidamente si les sale bien pero no responsabilizándose de nada si les sale mal.

¿Por qué pasa esto? Existen múltiples variables a considerar. A nivel social, considero que existe una permisividad con este tipo de situaciones. Es más, consideramos inteligente a la persona que consigue salirse con la suya sin tener ningún perjuicio incluso cuando nuestros propios valores nos dicen que debería ir a la cárcel, ser despedido,… Esta situación estamos cansados de verla en política, deporte o en el ámbito periodístico por ejemplo.

Esto lo transfieren muchas personas a su vida diaria. Entre las personas que toman las mínimas decisiones posibles, los que culpan a otros cuando ellos se inhiben en decisiones que les corresponderían y los que no se hacen responsables de las suyas encontramos a gran parte de los componentes de esta sociedad. Y así nos va.

Todo el mundo debe responsabilizarse de lo que puede controlar y decidir, asumiendo el posible éxito o fracaso. No criminalizando el fracaso. Siempre que tomo una decisión va a pasar algo. ¡Esa es la gracia!

A partir de ahí, no debo tirar la piedra y esconder la mano. Primero cada uno de nosotros para luego poder hacerlo con todos esos personajes patéticos que se ríen del resto. Todos debemos ser responsables. La sociedad sería muy distinta. No lo veo tan complicado y si que veo unos grandes beneficios para todos, pero claro no serán económicos generalmente…

Me voy o no me voy

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de si pudiera me iría a dar la vuelta al mundo un año? o eso de… ¿Cómo me gustaría hacer un año sabático para viajar? La cuestión es, que aparte de escucharlo, nosotros mismos lo hemos dicho o pensado a menudo, pero por un motivo o por otro, sólo una pequeña minoría ha conseguido llevar esta ilusión a una realidad.

Por mi propia experiencia, y tras años de hablar sobre este asunto, he llegado a muchas conclusiones. Está claro que mucha gente no puede, pero sí que es cierto, que hay mucha que sí que puede, pero no lo hace. ¿Motivo? Para mí está muy claro, una cosa es decirlo y otra es hacerlo. Es muy fácil decir que si pudiera me iría, pero a la vez es muy fácil encontrar una excusa para esconderse tras ella y no realizar un proyecto así.

Nos pasamos la vida pensando en que podríamos hacer para cambiar la rutina, pero cuando realmente podríamos hacer algo que se convertiría en el año más inolvidable de nuestras vidas, no lo hacemos… Al fin y al cabo, renunciar a las comodidades diarias no es tan fácil como parece y nos cuesta demasiado desprendernos de ellas. ¿Qué sería de nuestra vida durante un año sin móvil, internet, coche, nuestra cama, sin ver a nuestra familia, amigos, etc…? Pues en mi opinión, la experiencia más maravillosa que jamás hayamos vivido.

He tenido la suerte de encontrarme delante de esta situación en dos ocasiones, y por norma, los últimos meses antes de mi marcha todo era ejemplar, todo funcionaba a la perfección, no tenía motivo alguno para “huir” de nada, y la pregunta ¿merece la pena dejarlo todo ahora que va bien y tener que empezar de cero a la vuelta? rondaba mi cabeza continuamente. Pero a día de hoy, puedo decir que no tan solo me alegro de haber tomado la decisión de irme en esas dos ocasiones, sino que animo y recomiendo a todo el mundo que pueda, a hacerlo. Porque si la experiencia ya es inolvidable, al volver, uno se da cuenta que en un año no ha cambiado nada aquí, las comodidades siguen en su sitio y para la gente simplemente ha pasado un año más en sus vidas, pero para ti, has ganado un año a tu vida que recordarás para siempre.

Así que la siguiente vez que os preguntéis me voy o no me voy, no lo dudéis, mejor vivir con la conciencia tranquila de haberlo intentado que no toda una vida con el remordimiento del… “y si lo hubiera hecho…”.

Iván Faure

Fotógrafo y viajero.

www.ivanfaure.com

Empezando en positivo

Septiembre es junto con enero el mes de los propósitos. Los inicios de la gran mayoría de competiciones deportivas, sobre todo en deportes colectivos, o de los cursos académicos son los dos ejemplos más claros. Aunque no es necesaria una vinculación directa con estas dos actividades. Gran parte del mundo laboral actual tiene un “periodo de pausa en su actividad” claro en el mes de agosto. Junto con las colecciones por fascículos de los kioscos, empieza de nuevo la vida activa postvacacional.

Algunos de los clásicos objetivos para el año nuevo también surgen ahora y generalmente, tampoco se cumplen. Personalmente creo que el porcentaje de cumplir uno de estos clásicos puede ser un pelín más elevado en septiembre que en enero.

Al empezar algo, todos generamos unas expectativas/propósitos en positivo. Si esto no es así ya tenemos el primer problema. Dependerá de lo que cada uno entienda por “positivo”. Se genera una predisposición de la persona para hacer realidad esos propósitos. ¿Cuánto dura esta predisposición? Esa es la clave.

Puede durar hasta que se pierda un partido, te manden los primeros deberes, una reunión donde te pongan más trabajo del esperado, el primer examen que no te vaya del todo bien, sufras una lesión, …. Vamos, hasta que te encuentres con el primer contratiempo o la primera dificultad no esperada. Es posible que ahora a finales de septiembre esa predisposición ya sea historia.

La idea personal de cada uno sobre “lo positivo”, cómo escoger estos propósitos, la conciencia sobre lo necesario para conseguirlo y tener claro lo que depende de mí y lo que no (sobre lo que puedo influir y lo que no) son el punto de partida.

Encuentro que hoy día demasiada gente no tiene clara su idea sobre lo que es positivo, bueno para él y para ella en definitiva. A partir de esto se generan unas expectativas falsas, irreales sobre las actividades que realizamos diariamente que por más que las enfoques y encares con la mayor energía y tu mayor confianza, no dejan de nacer de una idea errónea lo que incrementa sus opciones de fracaso. Fracaso que nos llevará a la tristeza y al pesimismo. ¡ROMPE ESA DINÁMICA!

El potencial humano es infinito, siempre que nazca de la realidad de uno mismo y a partir de ella cambiarla, modificarla, enriquecerla, transformarla,…. hasta llegar a llenarla por completo y crearte tú realidad dentro de la realidad social en la que vives (para después luchar por cambiar lo que no te guste de esa realidad social). Y así crecer, crecer sin parar.

Empezar en positivo es fácil. Mantener ese positivismo… no es tan complicado como algunos se piensan. No será exactamente igual, pero ese positivismo adaptado al momento real mantendrá la base del principio. Ser positivo un día no tiene gracia. Serlo cada día y tener, buscar más motivos para serlo un poco más al día siguiente o por lo menos mantener el mismo nivel, es factible, claramente factible en la gran mayoría de las realidades personales de hoy día. Afrontar las trabas que te encuentras desde esta perspectiva ya es un buen inicio para superarlas.

Las personas y los equipos que mantienen ese positivismo inicial durante más tiempo son las que más opciones tienen de hacer realidad sus expectativas.

“Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo”

Paulo Coelho

Punt de partida

Tot té un principi i aquí comença “Jugant per la vida”.

Un bloc per parlar sobre bàsquet, educació, esport i tota la resta de coses que ens puguin afectar i que conformen la nostra vida diària.

Hi haurà de tot: opinions, reflexions, informacions, articles tècnics, articles tàctics, observacions, consells,….

En aquest de tot no només decidiré jo. Aquest no és només el meu bloc, també, en part, serà el bloc de tothom qui vulgui.

Tinc la sort de conèixer a gent amb moltes coses interessants per aportar. Algunes ja tenen el seu propi espai a la xarxa, d’altres no. A aquestes persones les convidaré a participar. Però qui vulgui participar només haurà de posar-se en contacte amb mi.

Tots aquests aspectes es veuen recollits al bloc a les diferents categories:

Palco: Aquí estaran recollides totes les aportacions que es facin. Tota aportació és mereix un lloc de privilegi.

Grada: Aquesta categoria recollirà tot el que faci referència a aspectes relacionats amb la vida de qualsevol de nosaltres. Tots estem implicats i a les grades tothom pot entrar.

Les altres tres categories, Basket, Educación i Deporte, s’entenen per si soles i encabiran tot el que faci referència a elles.

A més a la secció Players, trobareu a totes les persones que col·laboraran amb el bloc. Clicant sobre el nom, accedireu als articles que escriguin.

Ja està tot explicat. Ara toca començar a compartir, continuar jugant per aquesta vida que ens ha tocat per extreure-li el màxim de suc possible i fer-la nostra.