Limitacions adquirides

Cada curs que passo com a mestre ho veig més clar. Personalment m’encanta conversar amb els i les alumnes amb els que passo cada dia al llarg del curs i visc situacions de tot tipus. Converses diferents on la premissa principal per mi és escoltar i deixar que parlin i s’expressin sobre aspectes diferents de les seves vides.

Aquesta activitat, a més de ser molt interessant en general, també ho és per treballar l’expressió oral. Es parlen de temes que realment els interessen i que sovint no es poden tractar amb el grup classe i això els obliga moltes vegades a buscar un vocabulari al que no estan acostumats.

mo5_condiciones_para_la_mejora_clip_image001A aquestes converses he après moltíssimes coses que desconeixia o desconeixíem com a centre educatiu. Però sobretot m’ha fet veure la quantitat de limitacions i/o falses creences que tenen molts infants avui dia. Clarament aquestes limitacions no són pròpies i han sigut inserides dins la ment d’aquests nens per les diferents influències externes que conformen la seva vida: la família, l’escola, els amics, la televisió, la publicitat, etc.

El fet de compartir aquests pensaments amb algú ja ajuda a que es plantegin com són de certes aquestes creences. Generalment ho veuen com un problema poder canviar alguna d’aquestes coses. Llavors entra un plantejament que els ajuda molt a ser valents. Voler canviar quelcom no és un problema, és una oportunitat i no existeix la forma perfecta, tinc moltes opcions per poder canviar les coses per allò que desitjo o com a mínim que s’apropi.

Moltes vegades ens equivoquem quan els diem als alumnes que els problemes tenen diverses solucions. No ens enganyem. Quan ens plantegem una situació de la nostra vida com un problema el que busquem, moltes vegades de forma desesperada, és una solució que ens tregui el problema de sobre. El fet de plantejar les situacions que vius com a oportunitats per poder fer, poder decidir, i no com coses bones o problemes, et canvia la perspectiva amb que veus la situació. Això t’obre la ment a plantejar-te possibles accions a fer sense la interferència de buscar solucions màgiques.

Compartir les limitacions que t’han imposat, plantejar-te un canvi i veure tot això com si es tractés d’una possibilitat de decidir sobre una cosa teva, els fa retornar la imaginació, la il·lusió, el desig de fer i la creativitat en un dels seus estats més purs. Penso que són quatre aspectes que els ajudaran molt en el seu desenvolupament i preparació per enfocar la seva vida. Diuen que aquesta és una de les funcions de les escoles i dels mestres.

Baloncesto y emprender

Hace tiempo que mi amigo Dani Barreña me propuso escribir sobre un tema a libre elección relacionado con el baloncesto. AGRADECER que pensara que podría escribir algo que os resultara interesante. Después de estar meditando os hablaré del paralelismo que encuentro entre ser entrenador y emprender en un negocio.

1291387_10151850699634736_45750598_n Desde los 16 años he estado entrenando y a los 18 años después de acabar las prácticas de electrónica tomé la decisión que yo quería tomar decisiones al igual que hacia con el equipo que entrenaba. Quería ser “primer entrenador” en el mundo laboral y tomar mis propias decisiones, cometer mis propios errores para poder evolucionar hacia donde fuera capaz gracias al esfuerzo y al empeño que cada meta se puede conseguir focalizando los esfuerzos hacia la prioridad. El negocio que dirijo en la actualidad es un comercio de MUEBLES. La facturación año tras año la hemos incrementado así como los beneficios. He tenido que renunciar y apostar por lo que realmente creía. Tiene que haber pasión.

Cuando nos centramos en conseguir un objetivo debemos ser muy conscientes que las decisiones comportan consecuencias y por lo tanto renuncias a cosas que te gustarían pero que no son compatibles…el famoso “FOCO” y la “DISCIPLINA.”.  Yo considero la disciplina uno de los valores que marcan la diferencia en que una persona demuestre con su ACTIUD si realmente esta dispuesto o no en llegar a donde realmente se propone.

Recuerdo de los inicios como entrenador el compromiso que yo adquirí con cada uno de los miembros del grupo que formaba el equipo.  Con el primero que me comprometía era conmigo mismo ya que no podría exigir esfuerzos a ningún componente del grupo si yo no lo hacia. La experiencia me cambió la vida y estoy convencido que fue la “chispa” que removió el liderazgo que tengo dentro de mi cuerpo.

Al igual que como entrenadores –pedagogos nos provoca una satisfacción inexplicable ver la mejoría en el juego durante la temporada y esa autorrealización personal provoca la compensación a las renuncias que durante los 9-10 meses hemos ido haciendo…lo mismo pasa con una persona que decide emprender y toma sus decisiones en un negocio propio. El día a día plantea dificultades que sólo la persona que esta al frente lo sabe pero… ¡Qué bonito es ver crecer la semilla que vas regando en el día a día!

Dicen que la zona de confort es la toma de decisiones cómodas, las que difícilmente nos provocan mejora y crecimiento personal.

¿Crecimiento personal = dificultades? Literalmente no, pero si que le veo un paralelismo. Después de conseguir un objetivo que nos lleva hacia la meta no podemos permitir el estancamiento. Hemos asimilado un concepto-objetivo…pero debemos ir haciendo pasos pequeños y firmes hacia la meta que hemos dibujado y ello nos comportará un nuevo esfuerzo en ir por un camino con mayor dificultad. ¡Subimos de nivel! ¡NO PODEMOS ESTANCARNOS! Si cuando estamos en ese proceso de elevar y sentir el crecimiento personal no damos con la fórmula correcta…no es motivo para decaer y no creer que LO VAMOS A LOGRAR, la disciplina y el “FOCO” nos llevará a esa perseverancia para no decaer y conseguir.

Como entrenador tuve mis inicios  el BQ MARTINENC, alternando posteriormente con el SESE para acabar recalando con 19 años en el CB SANT JOSEP BADALONA.

Con 19 años estaba en un club donde iba a ver partidos de pequeño, allí jugaban como vinculados MUMBRÚ, OLIVER, CARLES MARCO… ¡Yo quería entrenar allí! Estaba empeñado en conseguir mi plaza como entrenador. Delante tenía entrenadores como: Raül Laita, Enric Cairó, Quim Solà…era un gran oportunidad para aprender. Tuve que esperar 3 años para la oportunidad de llevar un primer equipo de competición. Dentro del club lo hice lo mejor que supe y me sirvió para seguir creciendo como persona. La presión de saber que esperan un buen resultado con 22 años me hizo mejorar y trasladar al negocio mayores exigencias.

Estuve 6 años. Infantiles y cadetes y ayudante del sénior  con resultados deportivos como un subcampeonato de Catalunya o la final ganada contra el subcampeón de Francia por 2 puntos…pero lo que yo remarcaría es los valores que inculqué a mis jugadores…actualmente amigos. Cuando un entrenador toma decisiones honestas dirigir a un grupo es mucho más fácil.  Mi triunfo ha sido no modificar mi filosofía y mi línea de valores mediante la Humildad. Estoy Orgulloso de ellos.1167985_10151850649794736_1290243218_n

 Humildad…la grandeza de ser humilde, no por tener mejor coche, ni mejor piso, ni más dinero eres mejor que nadie.

Actualmente estoy entrenando al JÚNIOR de primer año del SESE, me han vuelto a dar la oportunidad de volver a las pistas de donde intentaré seguir aprendiendo para el día a día, para emprender y sentir mi inseparable AUTORREALIZACIÓN.

Debemos ser positivos, quedarnos con las cosas positivas que vamos PROVOCANDO para que sucedan y aprender a no cometer los mismos errores que hemos superado para evolucionar. Yo de mis clientes aprendo en el día a día igual que pasa con los jugadores.

En Octubre empezaré la representación, trabajo que compatibilizaré con el negocio que dirijo. Es un nuevo inicio hacia un reto, hacia un objetivo..visualizo una meta y la quiero conseguir, la voy a conseguir.

Como dice el genio de Xesco Espar “LA EXCELENCIA NO ES SUFUCIENTE”

Xavier Gutierrez

@xavierguti6

Tornar a començar

Amb el començament  del curs escolar pels nens i nenes es completa, pràcticament al cent per cent, la tornada a les activitats més habituals de la societat. És la coneguda tornada a la rutina.

No deixa de sorprendrem que això ho marqui l’educació. Un sector, que juntament amb la resta de sectors que conformen la cultura, és menystingut de forma constant. Els mitjans informatius veuen a l’educació com allò que els hi omple uns dos minuts cada vegada que torna a l’activitat o la para o allò que massa sovint pateix una nova reglamentació per tal de millorar-lo, teòricament. Aquesta és la presencia educativa als mitjans. Això si, tots s’omplen la boca amb la importància de l’educació per la societat.

La societat necessita canvis. Aquests canvis no els faran els polítics de cap partit existent o futur. Aquestes persones que no volen canvis reals no donaran al sector educatiu els mitjans necessaris per realitzar la seva funció social, a no ser que els serveixi per perpetuar els seus privilegis.

Malgrat això, és necessiten canvis i cada cop són més visibles. Per sort cada vegada més gent veu clarament la imatge social que es transmet, ja sigui a nivell local, estatal o internacional. Aquests canvis els hem de fer la gran majoria i per això es necessita implicació màxima en allò que cada persona faci no deixar el canvi social en mans exclusives del sector educatiu.

Llavors toca enfocar la tornada a l’activitat d’una forma proactiva, revitalitzant. Una nova oportunitat per anar canviant el nostre present. Donant el màxim cada vegada, vivint plenament cada dia (no m’agrada gaire això de com si fos l’últim li manca il·lusió pel meu gust). És un canvi de pensament, d’emocions i de conductes. I així si que podrem transmetre positivisme social. Descobrirem noves necessites que reclamarem siguin satisfetes i forçarem a que deixin que l’educació i la cultura en ajudin a cobrir-les.

Estic segur que a molts de nosaltres, en arribar aquestes dates, ens ve al cap la cançoneta de l’anunci que finalitzarà aquest post. Com ens ho prenem depèn de nosaltres. Un pal de vida a la que tornem per la força o una oportunitat de continuar tenint o agafar definitivament les regnes de la nostra vida, enriquits però no limitats per les experiències viscudes.

Al marge de la cursileria de l’anunci quedeu-vos amb la il·lusió que representen els nens i les nenes i mireu les vostres activitats diàries amb altres ulls.

Me adapto. Se adaptan

Gran parte de los entrenadores deportivos están a punto de comenzar, los que no lo hayan hecho ya, la temporada con sus respectivos grupos. Previamente han planificado la temporada. Ataque, defensa, reglamento interno, situaciones especiales…. Estás y muchas otras palabras están presentes en los entrenadores mientras escriben la planificación. Un gran porcentaje de ellos también tendrá presente el adaptarse a sus jugadores o jugadoras para crear la forma en la que su equipo jugará a lo largo de la temporada. Cuántos lo tendrán presente a lo largo de toda la temporada y lo respetaran al margen de los resultados es la incógnita. Pasar de me adapto a ellos a ellos se adaptan a mí, por desgracia, sigue siendo lo habitual.

Antes de continuar me gustaría aclarar que, aunque el escrito se basa en el ámbito deportivo, el tema tratado es totalmente adaptable a otros. A la gran mayoría diría yo. Lo único necesario para que sea aplicable es que existan relaciones humanas. No importa dónde se produzcan estas. Da igual que sea un campo de fútbol, una clase de un instituto o una oficina de una empresa. No hay que darle muchas vueltas para hacerlo encajar.

MouEl entrenador, como líder de un grupo, es el máximo responsable. Esto es lo que dice la teoría y con matices puntuales o no, es lo que ocurre en la gran mayoría de los casos. La forma en que ejerza ese liderazgo distinguirá a su grupo. Digo grupos y no digo equipos porqué es posible que el equipo no llegue a crearse a lo largo de una temporada y aunque alguno quiera engañarse pensando que el primer día de la pretemporada ya tiene el un equipo en sus manos, incluso aunque no haya habido cambios de personas de una temporada a otra, es falso.  Es un grupo y se convertirá en un equipo en función de muchas variables. Una de ellas, y en muchos casos la primordial, es el líder que hay al frente y como desarrolle su liderazgo ante el grupo.

Cuando planificas toda la teoría la tienes en la cabeza y es muy normal decir la famosa frase “me adaptaré a mis jugadores para desarrollar el juego que mejor se adapte a sus capacidades”. Esta frase ya tiene trampa por sí sola. Es una frase más centrada en el rendimiento actual que no en las posibilidades futuras. Incluso si la tienes presente a lo largo de la temporada, estás buscando únicamente el rendimiento inmediato no el facilitar el desarrollo de sus potencialidades. Aunque a veces pueda pasar o se pueda interpretar así.

Adaptarse de verdad es buscar la forma de potenciar el desarrollo de todas las capacidades que los jugadores tienen. Potenciar el desarrollo de todo su talento. Si esto es así, y entrenas en consonancia, lo más normal es que el juego que desarrolle el equipo sea diferente a principio y a final de temporada. Tendrá rasgos comunes, señales de identidad propias. Pero la expresión de talento, la parte impredecible del juego y que depende de la creatividad, la libertad en la toma de decisiones y el hábito de expresar esto con total confianza en sus posibilidades, tendrá mucha más presencia en el juego. Seguramente también los jugadores serán más felices.

Suele ocurrir lo contrario. Por lo general a lo largo de la temporada se desarrollan una serie de hábitos, esquemas predeterminados que van limitando estas expresiones de talento (hasta llegar a los momentos finales de los partidos). De forma gradual adaptamos el equipo a nuestros esquemas (en ocasiones también a los de los contrarios), la concepción que el entrenador tiene del juego: su baloncesto, su fútbol, su balonmano,…. Estoy seguro que en algún momento de nuestra carrera de entrenador lo hemos hecho todos, yo sí, por unos motivos o por otros, puede que no tuviéramos más opción… No juzgo, simplemente quiero que seamos conscientes de ello.

Error. El baloncesto, el fútbol, el balonmano y todos los deportes son de sus practicantes, los jugadores. Los entrenadores somos necesarios e imprescindibles (como árbitros, clubes, entorno de los jugadores, etc.) siempre y cuando nos dediquemos a lo que nos toca: favorecer el desarrollo de ese potencial. No hay fórmula mágica o yo no la conozco. Hay que estar dispuesto a aprender siempre y adaptarse. Cada jugador/a es distinto/a a otro/a y en un grupo tenemos tantas personalidades como personas lo forman. Sin eso, el grupo no pasa a ser equipo y en la gran mayoría de casos, el equipo es necesario e imprescindible para favorecer el desarrollo del talento.

Phil Kobe MichaelLas planificaciones deben ser flexibles en muchos aspectos y tener otros inmutables como tótems. Entre esos tótems no suele estar el adaptarse constantemente a los jugadores salvo para exprimir su rendimiento presente al máximo. Cierto es que parece que las cosas van mejorando en este aspecto y se ven brotes verdes, pero aún queda mucho por hacer.

¿Damos un paso adelante en esta temporada?

Comunicación forzosa

Cada día disponemos de más formas y más fáciles de establecer un proceso comunicativo con la persona que lo deseemos. Sin lugar a dudas esto es algo positivo. ¿Pero esto no se está convirtiendo en una obligación?

Si hablamos de comunicación de forma simple sabemos que un emisor crea un mensaje destinado para un receptor utilizando un canal y un código determinados. Existen otros aspectos a tener en cuenta pero con los anteriormente mencionados ya tengo para lo que quiero transmitir en este post.comunicacion_01

Voy a proponeros una cosa. Pensad en todos los procesos comunicativos que habéis establecido hoy. Si tuvierais que clasificarlos ¿qué etiqueta les pondríais? Útiles, por necesidad, por obligación, no sé por qué,… Y todas las que queráis o se os ocurran.

¿Estamos utilizando de forma correcta el proceso comunicativo? Soy consciente que existen muchas variables, pero pienso que igualmente se puede realizar una reflexión interesante. Me voy a centrar en un escenario presente hoy día y que se puede extrapolar a otras situaciones.

Gran parte de colegios e institutos han realizado o están realizando por estas fechas las colonias o viajes de fin de curso. Prácticamente todos tienen su normativa adaptada a la edad de los alumnos/as. ¿Qué pasa con el móvil?

Por lo general, hasta cierta edad, está la prohibición de llevar el móvil a los colegios y/o institutos. Esa norma en ocasiones se flexibiliza en las colonias o viajes. Existen diversos motivos para ello pero se pueden resumir en la incapacidad de los padres de darle un espacio controlado a sus hijos durante tres días o la de los hijos/hijas de estar sin sus padres durante el mismo tiempo.

Dos posibles problemas. Se prohíbe llevar móvil, padres que no lo aceptan y otros que sí o no dicen nada, pero al final durante el viaje aparecen móviles, te encuentras a los alumnos hablando con sus padres o recibiendo mensajes. Se permite llevar móvil y se establece una franja horaria para que si lo desean puedan llamar a sus hijos/as. Por lo que sea, esa franja horaria no se puede cumplir. Padres llamando preocupados al móvil del colegio, al albergue…a cualquier sitio porqué no han podido hablar con su hijo/a a la hora que tenía que ser.

En ambas situaciones al volver del viaje, padres justificándose. “Es que aquél le daba su móvil y claro que  iba a hacer yo” o “Es que no había hablado con mi hijo en todo el día y me puse nerviosa….no pensé que pudieran habérselo pasado también en la actividad que esta se hubiese alargado o que estuvieran cenando” o “Si es verdad, llevaba el móvil por si había alguna urgencia y no había nadie que le ayudara, pero ya que lo tenía pues llame para ver cómo iba y para que no pensará que no le quería. Estaba obligado, cómo llevaba el móvil…” ¿Qué estamos transmitiendo a nuestros hijos/as?

Pienso que cada vez tendemos más a comunicarnos por el mero hecho de comunicarnos, sin una necesidad, objetivo o preocupación real. Sin embargo, después queremos que la gente tenga autonomía, iniciativa, sean emprendedores,… No sé yo… pero creando una burbuja a su alrededor… a mí me parece complicado que lo consigan.

Además este afán comunicativo porque si le resta valor a los procesos comunicativos que de verdad son necesarios para el desarrollo de la persona. Prefiero un padre o madre que no dice nada a sus hijos/as durante todo el día, ni un whatsapp, pero que al llegar a casa charlan de forma continuada, con verdadero interés por lo que se explican, o que juegan con ellos/as, a uno o una que le envía o llama cada dos por tres a lo largo del día. Los primeros crean personas y los segundos seres dependientes o que se rebelaran a la mínima que puedan para poder coger algo de aire.

Competències bàsiques vs necessitats bàsiques

Demà els nens i nenes de sisè de primària seran sotmesos a una nova prova externa que indicarà a efectes públics com va el seu aprenentatge. Són les famoses proves de competències bàsiques. Personalment crec que avui dia és més important tenir la seguretat de que es cobreixen les necessitats bàsiques d’aquests infants més que estandarditzar el seu nivell competencial.CC.BB.

Aquestes proves estandarditzades s’estan convertint en el principal punt d’observació de la societat cap a l’educació. A més a més, es volen afegir altres proves semblants o que aniran per l’estil. Per veure la utilitat real d’aquestes proves, també s’ha de pensar en qui les crea, qui les publicita i què publicita. Responent aquestes tres preguntes es veu clarament que el més important d’aquestes proves és que surtin els resultats esperats en allò que es vulgui vendre.

El problema és el de sempre. La gent que hauria d’ajudar a l’educació només pensa en ella per utilitzar-la al seu favor, com la resta de coses. Però abans d’haver-se d’aprofitar d’ella, s’ha preocupat per ella? No, que això és molta feina.

Avui dia, existeixen molts nens i nenes de moltes escoles de primària que no tenen cobertes les seves necessitats bàsiques. Famílies desnonades, ajudades per diferents organitzacions o serveis socials sobresaturats. Nens i nenes que no tenen clar a quin llit  podran dormir a la nit o si tindran un sopar que cobreixi la seva gana. Escoles amb entorns complicats que han d’escoltar que els entorns on desenvolupen la seva feina no són factors a tenir presents dins dels seus projectes educatius.

En aquests temps on es parla sovint de prioritzar despeses, a algú se li ha passat pel cap que potser els diners que costen aquestes proves, i alguna d’altra, serien més útils a serveis socials o posant algun mestre de més a segons quines escoles?

Parlant amb companys mestres, la gran majoria sabem com sortiran i com es faran servir aquests resultats. Ja veurem si ens equivoquem o no. No és important. Les solucions que s’intentaran donar a aquests resultats és l’important de veritat. Com les proves no donaran un resultat real de la situació educativa, les solucions tampoc seran les adequades per aplicar a la realitat d’avui dia.

Això sí, encara hi així, més d’un i d’una s’omplirà la boca amb la típica frase de “l’educació és el futur de la nostra societat” i que cal fer esforços per millorar-la. No diran que tot el que no encaixi en els seus esquemes, ni es plantejaran si és bo per l’educació. Això no és publicitari.

La confiança

M’he trobat diverses vegades en situacions semblants a aquesta que plantejaré ara. Un nen o una nena es troben davant la situació de fer una activitat concreta que no acaben de controlar del tot bé i que han de realitzar davant de la resta del grup classe, a vegades es tracta d’una activitat voluntària i d’altres no. Llavors decideixen no realitzar-la. Una estona més tard o algun altre dia, la fan sense problemes. Què és el que ha passat entremig?

Normalment quan això passa, sempre hi ha un company o companya del grup classe que et demana saber com l’has convençut/da. La meva resposta és la mateixa sempre: “Jo no l’he convençut/da de res, només li he donat la confiança que necessitava”. Al escoltar la resposta la cara de sorpresa acompanyada de incredulitat no falla. A partir d’aquí, ja pot ser diferent segons el cas.

És cert, jo no l’he convençut/da de res. Bé, sent sincers, ara és certa. Al principi de la meva trajectòria com a mestre si que buscava convèncer. Mai ho he buscat sense un bon motiu darrera, el principal era que tinguessin una nova experiència, però ho buscava.

Per sort pels meus alumnes, això no va durar gaire i vaig preferir buscar altres formes d’aconseguir que superessin problemes que els sorgien. Sempre començava i començo atacant a la paraula problema, traient-li aquesta transcendència que la gent li atorga i fent-la més propera per poder-la situar a la realitat.

Un cop fet això, veure que és allò problemàtic, que ara ja no és un problema, i que no em deixa fer allò que vull o que tinc ganes d’intentar. Un cop escoltat, s’han de buscar solucions. Aquí també he d’admetre que abans, de vegades, les donava jo, però quan vaig tenir la sort de fer de tutor tot un curs vaig veure clar que això no podia ser.

Quan troben la solució ve la millor part: treballar a partir de la seva confiança. Veure exactament què els limita i fer-los veure que tenen recursos suficients per poder-ho fer. El més normal és que dubtin, però ho intenten i de no aconseguir-ho, ho tornen a intentar o busquen una altre solució. Viure amb ells tot aquest procés és fantàstic!

El millor de tot és que aprenen com fer-ho, potser no a la primera, i guanyen confiança en els seus recursos. Això els genera buscar noves experiències i quan no poden superar-les, tenen la confiança necessària i coneixen tant bé els seus recursos que es generen les seves inquietuds i d’aquesta manera arriben a nous aprenentatges, nous recursos per satisfer aquestes inquietuds.

Si treballéssim a partir de la seva confiança, de les seves inquietuds d’aprenentatge i li afegíssim situacions que els reptessin, aconseguiríem un compromís molt més gran dels alumnes en la seva educació.

Igualment hi haurà aspectes educatius importants que s’hauran de treballar més o menys com es fa ara, però sumant el que acabo d’explicar, tot seria diferent.

La hora de la verdad

Ya está. Ya pasó. Una vez se acaba la Semana Santa, todo el implicado en proyectos que se acaban o evalúan en mayo/junio tiene claro que encara la recta final.

Lo que pase ahora puede marcar el futuro de muchos. Algunos, en relojfunción de lo que hagan, pueden tener la opción de cambiar todo lo que han hecho hasta ahora en el curso, año o temporada y conseguir el objetivo marcado. Otros no podrán. Si hasta este momento no han dado la cara y no han conseguido situarse en una posición mínima que le siga permitiendo conseguir su éxito, por más que estos dos meses consigan resultados excepcionales, estos se verán marcados por todo lo anterior. Si esto pasa y la persona quiere, no será un esfuerzo en vano, se producirá un aprendizaje de gran valor para futuros retos.

Los estudiantes se encuentran ante el final del curso que realicen. Sobre todo los que concluyen una etapa y ante todo los que terminan una etapa socialmente mediática. No es lo mismo acabar primaria que acabar el bachillerato. En una como mucho te preguntarán a qué instituto vas a ir y en la otra qué piensas hacer con tu vida ahora. Preguntas un poco diferentes.

En estos dos casos y en los otros posibles, ahora concluye un tiempo invertido y se verán unos resultados. No es una palabra que me guste utilizar en educación, principalmente porqué se tiende a pensar que los resultados son inmutables y se les otorga un poder que no tienen, se interpretan erróneamente.

Los deportistas, no los que prácticamente comienzan la temporada ahora, se encuentran en la misma situación. Las ligas colectivas están llegando a su fin. Los objetivos marcados en pretemporada por muchos pueden estar muy lejos (se supone que este caso se habrán redefinido) o ser aún posibles. El trabajo realizado hasta ahora, como siempre, hará más factible o menos que se hagan realidad.

Estudiantes, deportistas, empresarios y/o empresas que también se marcan objetivos para cumplir antes del verano (algo lógico por la estructura social en la que nos encontramos) todos, con sus variables, se encuentran en la misma situación.

Hayas hecho las cosas bien hasta ahora o las hayas hecho algo peor, se avecinan días de estrés, angustia, tensión, incertidumbre, nervios,… Y más si todo esto se interpreta como una amenaza.

Muchas veces nos olvidamos de que pase lo que pase, la vida sigue luego. Pase lo que pase tendré nuevos proyectos en julio/agosto/septiembre. Esa amenaza se hace más grande y nos impide ver más allá del horizonte.

Tal y como este ahora, ya no puedo cambiarlo. Si que puedo actuar en lo que haga de ahora en adelante y dependa de mi. Pues vamos allá. ¿Para qué perder el tiempo en si hubiera estudiado 1258234785694para aquel examen, si hubiéramos defendido en zona en aquel partido, si hubiese tirado aquel penalti de otra manera, si hubiera cambiado los términos del contrato con aquel cliente? O al contrario, alargando una situación de éxito en lugar de trabajar para volverla a repetir: ¡qué bien hice aquel trabajo! ¡Menos mal que hicimos aquella jugada y ganamos! ¡Cómo rematé aquel centro! ¡Qué gran cliente he conseguido!

Una vez reflexionado sobre esos aspectos y extraídas las conclusiones que me permitan una mejora en ambos casos, no vale la pena invertir más tiempo en ellos sin que haya una acción de mejora o cambio que los apoye. Esta pérdida de tiempo en un análisis poco productivo se da prácticamente siempre pero más en situaciones donde vemos un final.

Enfocar la situación como un final tampoco ayuda. Es cierto que en muchos casos lo es. Pero no es un punto y final, en algunos ni siquiera es un punto y aparte. Como he dicho antes, siempre que la persona quiera, se producirá un aprendizaje (a veces incluso sin querer) que podremos aplicar en situaciones futuras porqué habrá situaciones y proyectos futuros. Un final que me proporcionará un nuevo inicio. Por lo menos a mí me gusta más.

Esta recta final, esta hora de la verdad que la mayoría de nosotros encaramos ahora más que una amenaza es un reto, nuevo o no. Todo reto tiene sus riesgos es cierto. ¿Cuántas cosas en la vida no tienen riesgos? Pues, ¡a por ellos!

Pervertint el sentit comú

Sóc un gran defensor del sentit comú i no seré jo el que digui que la nostra societat ha actuat sempre amb seny. Ni de bon tros. Però em sembla una broma de molt mal gust que els senyors que amb les seves decisions tenen força més culpa que la resta en la situació que avui dia es viu, intentin donar lliçons a la resta i prenguin decisions en prejudici de la gran majoria de la societat apel·lant al sentit comú.

És claríssim que la gent està poc habituada a regir-se pel seu cervell. Això ho sabem tots. Això de pensar les coses que fas és cansat. Fins i tot quan tens l’hàbit plenament adquirit, hi ha dies en els quals el cervell està apunt d’explotar de tanta activitat. Però d’aquí a defensar la gran majoria de decisions que prenen avui dia dient que es fan perquè és de sentit comú, va un tros.

Aquesta perversió constant que està patint quelcom tant necessari a la vida ens obliga a que els mestres/professors fem un esforç més gran per poder transmetre aquest aprenentatge indispensable pel futur dels nostres preuats alumnes.

Cert és que l’educació no es pot dir que sigui un lloc on s’apliqui constantment el seny. Mestres que destinem més temps a paperassa inútil que a tota la resta d’aspectes de la nostra feina, equips directius als que maregen constantment per tot arreu, carreres universitàries on falten assignatures claus que després aquests professionals desenvoluparan de forma continuada exercint feina, etc.

Per això he dit mestres i professors i no he parlat de l’educació en general. Haurem de ser nosaltres, les persones, les que intentarem que una de les grans oblidades, juntament a d’altres summament importants i imprescindibles pel desenvolupament d’aquests nens i nenes com és l’educació emocional, no sigui brutalment pervertida i utilitzada per retallar les beques menjador, les substitucions de mestres i professors en cas de baixa, l’increment de ràtios,… i també la resta de retallades socials.

Confio que així serà. D’igual manera, estic segur que altres persones de diferents àmbits socials es sumaran per aconseguir que com a mínim cada cop sigui més complicat aquesta forma d’argumentar decisions que no responen al sentit comú de la gran majoria.

Siguem professionals

Ja fa uns anys que vaig decidir fer-me mestre de primària i porto set anys exercint aquesta professió que m’encanta. Tots aquests anys no he deixat d’escoltar declaracions oficials, comentaris habituals de persones que es dediquen a d’altres àmbits o de famílies atacant la figura del mestre i destacant una manca de professionalitat que entenen que és generalitzada al sector.

Sóc una persona força crítica amb la professionalitat del sector. No seré jo qui digui que tots els mestres són excel·lents professionals. He tingut sort i he treballat amb multitud de companys/es i de la gran majoria com a mínim puc dir que són professionals. També he tingut companys/es que espero que no siguin mai mestres d’un familiar meu. A més hi ha diferència entre mestres professionals i professionals-vocacionals… però aquest és un altre tema.

Existeix alguna professió que pugui assegurar que tots els seus components són professionals? Els mestres no estarien dins de la mitjana? La meva opinió es un NO rotund a la primera i un espero que per sobre de la mitjana a la segona pregunta.

Considero que és un problema social i cultural. Els bons professionals no són Ser-Profesionalreconeguts tret de casos concrets. El que si està molt, massa, estès és el fet de considerar professional a una personal simplement per la seva feina o el títol acadèmic que tingui en el seu CV. D’entrada algú dubte que un metge no és un bon professional? O un advocat? O un enginyer? O un conductor d’autobús? Passa el mateix amb un mestre? I amb un professor de secundaria? O un dependent d’una botiga? Moltes vegades ens deixem portar per la imatge de la persona…. Aquesta és una bona doctora, veus com va vestida?… Quantes de les persones que hem veuen cada matí al metro deuen pensar que sóc mestre d’educació física al veurem cada dia amb xandall?

El fet és que contínuament surten casos de gent que no es gens professional al que era el seu ofici. Polítics, banquers, administradors,… Darrerament he tingut constància de d’un fet, espero que sigui puntual, de manca de professionalitat allà on es dóna per segura.

Una nena i els seus pares van al metge davant un cop de puny d’un company de classe. La nena explica el que ha passat i la doctora, sota la pressió del pares, escriu a l’informe mèdic el nom del nen que ha pegat a la nena. Què hagués passat si aquests pares haguessin anat a la policia amb aquest paper amb el segell i la signatura de la doctora? I si la nena hagués dit el nom d’un/a mestre/a de la seva escola i la doctora posa aquest nom a l’informe?

Estic segur que fets com aquests hi ha a totes les professions i bons i dolents professionals també. Tenim criteris clars sobre què és ser professional? Els valorem prou en tots els àmbits?

Tenim una societat que ha d’aprendre moltes coses. Valorar a la gent pel que fa i no pel que diu que fa o farà es una d’elles. Confio que s’evolucioni en aquest i d’altres aspectes. A tots ens anirà molt millor.

Mi primera casa

Si alguno de mis ex alumnos/as lee esto, sobretodo de los que me han tenido que aguantar todo un curso como tutor, les sonará mucho lo que ahora explicaré.

Como maestro, también como entrenador y persona, soy bastante exigente en cuanto a la responsabilidad. Siempre empiezo por mí que quede claro, pero con el resto, compañeros/as de trabajo, equipo directivo, alumnos/as, familias y administración, también lo soy. Existen momentos y momentos, y sobretodo muchas circunstancias a tener en cuenta en todos los casos.

De la administración no voy a hablar. No me apetece. Es sin lugar a duda la que más falla y mantiene una dura lucha por ser inútil y molestar a los profesionales de la educación y a los verdaderos protagonistas de ella, los niños/as,  con los sindicatos. Del resto, tampoco o casi, excepto de los niños/as.

Exigir un mínimo de responsabilidad se convierte en muchas ocasiones en el trabajo más duro del curso. Existen bastantes niños, de diversas edades, que no tienen una figura responsable en su entorno familiar. Así que cuando le hablas de responsabilidad, aunque conozcan la palabra de haberla escuchado multitud de ocasiones, no tienen muy claro el significado real de la palabra.

Después de ver una y otra vez esto, decidí coger el ejemplo educativo clásico de ¿eso lo haces en casa? y darle una vuelta más. Lo cambié, básicamente porqué también me encontré con reacciones de algunos alumnos/as que me daban a entender que, esa acción concreta, sí la realizaban en casa.

Un día, según hablaba cambié la frase y dije:

–          ¿Por qué haces esto en casa?

La reacción, tanto del niño al que se lo dije como del resto de la clase fue inmediata. Un silencio instantáneo acompañado de la clásica mirada de niño pidiendo explicaciones. Así que continué explicándome y hablando con él:

–          Esta es casa. ¿Por qué la tratas así?

–          Está no es mi casa, es el cole.

–          ¡Ah! No es casa.

–          Claro que no. Mi casa es la casa de mis padres.

–          No. Tú lo acabas de decir. La casa de tus padres es de tus padres, no tuya.

–          Pero yo vivo allí.

–          Claro. ¿Pero quién pone las normas?

–          Mis padres.

–          Entonces es su casa.

–          Aquí tampoco pongo las normas.

–          ¿Seguro? ¿No votaste y participaste en las normas de la clase?

–          Si.

–          ¿No llevasteis a la reunión de delegados del colegio, normas propuestas y votadas por vosotros?

–          Si.

–          Entonces, diría que el cole es igual o incluso un poco más tú casa, tú hogar, que donde vives con tus padres.

–          Puede ser….

–          A partir de hoy pensad así. El cole es vuestra primera casa, vosotros decidís en buena parte lo que pasa en él. La clase es vuestra habitación. No hagáis ni permitáis que nadie haga algo que no os gustaría que hicieran en vuestra casa, en vuestro piso. Esta es vuestra primera casa.

felpudo-bienvenido-a-la-republica-independiente-de-mi-casa-6678771z0

Así lo hicieron a partir de aquel día. Incluso un día se plantaron ante una compañera que pensaba dejar la clase hecha un desastre, llevándole la escoba y el recogedor para que limpiara todo lo que había tirado al suelo en su mesa y pensaba dejar allí… No le hizo ninguna gracia, pero limpió tal y como ellos/as habían hecho en su sitio correspondiente y al día siguiente vino a quejarse porqué ella tuvo que limpiar… ¡Qué bien me lo pase!

Después de esta explicación, adaptada a las edades correspondientes, con cuidado en según qué casos y más hoy en día con los problemas de muchas familias para tener su propio hogar, todos los grupos han mejorado en su responsabilidad individual y grupal. También se ha visto reforzado el sentimiento de grupo, ese sentimiento de pertenecer a algo común, compartirlo con iguales, que en el contexto apropiado favorece que se multipliquen las experiencias positivas para los niños/as. Por
desgracia, también hay casos de niños/as que por fin han encontrado un sitio
donde poder estar tranquilos/as,

Esta experiencia no deja de ser una más en el sinfín de opciones existentes para trabajar la responsabilidad individual, colectiva, la implicación en un proyecto común… Así, en un futuro, exigirán responsabilidad a la sociedad y a sus representantes que no les podrán decir que ellos no son responsables.

Tres exemples

El metro és una font infinita d’històries. El meu trajecte no és gaire llarg, no arriba a 10 minuts. Encara i així, avui he vist tres exemples no excepcionals de relacions familiars avui dia.

Aquest matí, tot just arribar a l’andana del metro, a un banc asseguts, es trobaven un pare amb el seu fill. El pare, de mitjana edat, jugant amb el mòbil i el fill, d’uns 13 anys, escoltant música. Els conec a tots dos de vista i tinc la certesa del seu parentiu familiar. Pot dubtar-se d’ell ja que en tot el trajecte no és que no s’hagin dirigit la paraula, ni tan sols s’han mirat com a mínim fins que han baixat a la parada anterior a la meva.

Al mateix vagó en que viatjava acompanyat del pare i el fill hipercomunicatius entre ells, a la següent estació, han pujat Família Educacióuna mare amb el seu fill, seient davant meu. Mare al voltant d’uns 40-45 anys i fill d’uns 15-16, o com a mínim això deien els llibres que portava. També tenen una gran conversa, poc abans de que la mare baixi del metro:

–          Cuando llegue a casa, jugaré mínimo 20 minutos a la Play.

–          Primero debes hacer otras cosas.

–          ¡No, no! Los 20 minutos primero y después…

–          Lo primero es lo primero.

–          Pues eso. La Play.

–          ¡¡Buff!! De acuerdo.

Aquesta tarda, a l’ascensor de baixada cap a l’andana de tornada cap a casa, uns pares amb el seu fill. Es tracta d’una família que normalment em trobo i que no perden la capacitat de sorprendrem. Cada cop ho tenen més difícil. Pares de mitjana edat i nen d’uns 8-9 anys. Primer a l’ascensor el pare li ha dit al nen que aguantés la porta per una senyora gran que arribava. El nen ni s’ha mogut i al final ho ha fet el propi pare mirant al seu fill una mica indignat. Frase espectacular del nen:

–          No entenc perquè m’ho dius a mi si podies fer-ho tu.

No hi ha hagut resposta per part del pare ni de la mare. El nen a començat a explicar que la mestre no li havia deixat jugar amb els regals de Reis que havia dut a l’escola perquè divendres ell estava malalt. Ni tan sols li havia deixat treure la pilota de futbol. La mare diu:

–          Vaja tela amb la mestra! Mira, mentre esperem a que arribi el metro, podeu jugar a l’andana una mica.

I si, pare i fill s’han posat a jugar amb la pilota a l’andana del metro i de tots, la pilota ha sigut la primera a entrar dins del metro. Tots tres rient i perdudament feliços.

Només són tres exemples, però n’hi ha de molts més. Es poden veure a multitud de llocs com esperant la sortida d’escola, al carrer, passejant pel costat del riu, als nous parc infantils Carrefour i Decathlon…

Per sort també hi ha moltes famílies que tenen clar que l’educació comença a casa, amb la pròpia família i que no esperen que l’escola els hi faci la feina. Sempre va tot millor quan totes les parts implicades col·laboren i segueixen la mateixa direcció, recolzant-se entre elles per aconseguir l’objectiu comú de tots. Prou feina té tothom si fa la seva part ben feta com per fer la que no et toca o no fer la que et pertoca. Aquí és on començar a fallar tot.