La presión de ser líder

La competición y la presión en determinados niveles van unidas. Muchas veces se escuchan debates sobre que equipos sufren más la presión, los que encabezan la clasificación o los que la cierran. Todo depende principalmente de los objetivos iniciales que cada uno tuviera. Pero tiendo más a pensar que en todas las situaciones la presión está presente, siempre y cuando se quiera mejorar o mantener la situación presente. En muchas ocasiones, no se entiende que el que va líder hable de la presión ya que muchas veces se da por hecho que cuando te encuentras en una posición de privilegio, la presión es para el resto. Eso sí, si fallas, todos dicen que te pudo la presión.

Hablando con amigos entrenadores que se han encontrado en situaciones de encabezar sus clasificaciones correspondientes, cada uno a su nivel pero todos en categorías senior, todos me dicen que han notado más la presión estando en los puestos de cabeza, campeonato o ascenso que en los puestos finales o de descenso.

Motivos puede haber muchos pero dos sobresalen por encima del resto. El primero es que todos los que están luchando contigo por esos puestos o te persiguen en la clasificación o tenían tus mismos objetivos y ahora ya no pueden lograrlos…desean que las cosas dejen de irte bien. Ese deseo actúa en muchas ocasiones como motivador para muchos de tus rivales en los partidos, que junto con otros aspectos que se pueden dar (batir al líder, al invicto, conseguir lo que otros no, rivalidades geográficas o históricas) y las propias necesidades de cada equipo, les hace dar un plus en el partido jugando por encima de su nivel medio hasta la fecha. Esto es algo que no depende de ti, así que tenerlo presente te ayuda a dibujar de forma más completa el escenario competitivo, pero si intentas controlarlo vas a destinar energía a aspectos sobre los que no tienes margen de acción.

14710716895_b82cb01a13_b

El segundo me lo han expresado de diversas formas, algunas muy particulares de la persona, pero se puede resumir en a qué atribuyes tú tu situación actual. Es decir, ¿por qué piensas que estás en ese puesto? ¿Nos merecemos estar ahí? La multitud de respuestas posibles es interminable. La cuestión es que esos pensamientos pueden empezar a despertar en ti unas emociones que hasta ese momento no habías sentido y que te lleven a actuar de una forma distinta que la que has hecho hasta la fecha. Esto en sentido positivo o negativo. En positivo entrarían aspectos de superación, crecimiento, enriquecimiento. En negativo se podría minusvalorar lo que has hecho hasta la fecha, como si no te lo merecieras, entrando en escena, entre otras opciones, una sensación de relajación que bajaría tu nivel competitivo o también puede pasar que el equipo mismo se exija en esos momentos mucho más de lo hecho hasta la fecha de forma desmesurada. La clave en todas las respuestas posibles es cómo afecta eso a tu nivel de activación óptimo para competir al máximo.

En estos aspectos internos del entrenador, de los jugadores, del equipo, sí que se dispone de margen de acción. Es algo controlable en muchos aspectos y por lo tanto es algo entrenable.

También es entrenable otra situación que puede darse en estos casos. Los objetivos que te planteabas a inicio de temporada, esas expectativas generadas en tu entorno, se están cumpliendo o estás a punto de hacerlo. El OBJETIVO pasa a ser el único centro de atención de todos, dejando de lado lo hecho hasta la fecha. Esas expectativas se disparan, empiezas a escuchar al entorno hablar más en futuro que en presente, olvidando incluso todo lo hecho hasta la fecha. No valen las jornadas anteriores si ahora no culminas el final de temporada da igual el formato en que compitas. Ese OBJETIVO que casi todos ya estáis tocando con la yema de los dedos… ¿Y si ahora no lo logramos? ¿Y si se nos escapa esta oportunidad? LA OPORTUNIDAD. Los focos te iluminan y te deslumbran. Planteado así, las opciones de no lograrlo crecen.

Todo líder debe tener los pies en el suelo, vivir el presente. El presente es lo que te lleva a ese futuro deseado. Vivir fuera del presente, cambia el futuro que te encuentras cuando este se convierte en realidad. Disfrutar del día a día y seguir un proceso de crecimiento progresivo, razonado y enriquecido por las emociones para activarnos de forma óptima y hacernos fluir en nuestra competición como hasta ahora lo hemos hecho. Por eso estamos en la situación que mucho desean, envidian. Dar lo mejor de nosotros mismos de forma natural nos ayuda a rendir al máximo de nuestras opciones centrándonos en lo que podemos controlar.

Soy líder, somos líderes y actuamos como tal. Cada día doy lo mejor que tengo ese día. Esa es mi presión. El resto que hagan y digan lo quieran. Puedo fallar y cometer errores pero hasta hoy nadie me quita lo que hemos logrado. Soy líder, somos líderes y el futuro ya se verá, pero hoy estoy en esta posición porqué nos lo merecemos y lo hemos trabajado. Si la quieres, tendrás que ganártela. No esperes que la presión te la regale.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Quina és la nostra imatge perfecta? Quina és la nostra identitat?

A la nostra millor versió d’aquesta setmana vull plantejar diverses preguntes al voltant de la nostra identitat: Quina és la nostra imatge perfecta? Què pensem de nosaltres mateixos? Quina visió tenim del nostre físic, de la nostra personalitat, de nosaltres mateixos? En el fons, quina és la nostra identitat?

En la resposta a aquestes preguntes i d’altres de semblants rau el fonament de moltes dimensions de la nostra vida. Perquè la identitat influeix i condiciona els nostres valors, els nostres principis, les nostres creences personals, les nostres qualitats i també la nostra conducta.

hombre andando

És com la neu al cim de les muntanyes. Quan arriba la primavera es desglaça i abasteix els rius, les valls i les poblacions condicionant el seu creixement i el seu esplendor la resta de l’any i de les estacions.

Per què és tant important aquesta qüestió?

  1. Perquè reconèixer qui som i què som, descobrir la nostra identitat més profunda és una de les grans fites de la vida perquè llavors ens podem estimar tal com som i com podem arribar a ser, ens acceptem amb les nostres qualitats i amb els nostres defectes, sabent que tenim al davant un mar de possibilitats per a créixer i prosperar.
  1. No són preguntes fàcils de respondre les que tracten del nostre jo més profund perquè és fàcil que s’hi posin entremig els nostres egos. A més a més, aquest tipus de preguntes es responen sobretot amb la vida més que amb l’intel·lecte. Són preguntes on no valen les opinions dels altres, on no podem repetir simplement el que els altres ens han dit perquè hi ha molt en joc.

Podeu trobar aquesta reflexió al següent enllaç del programa Fórmula Estel de Ràdio Estel (29:55- 35:00)

Albert Valldosera

Coach

 

Som constants? Som perseverants?

A la nostra millor versió d’aquesta setmana us vull plantejar la següent pregunta: som constants i perseverants?

I és que quan volem assolir nous hàbits i resultats diferents; i quan desitgem créixer en el camp que sigui, personal o professional, aquests valor la constància es posa en joc de manera inevitable.

Què podem dir sobre la constància?

constancia

  1. Ser constants i persistir fa que no ens cansem a la primera de canvi i que ens enfortim pels diversos reptes de la vida. Així la constància simpatitza amb l’esperança, la fe i la confiança. I encara que semblin coses diferents la constància també ens dóna humilitat i una gran capacitat de rectificació. Perquè ser constant és una mica diferent a ser caparrut.
  1. És admirable veure la constància de tantes persones que tiren endavant les seves vides i que triomfen ja sigui de manera pública o totalment anònima. La constància surt del cor i normalment va unida a una gran passió i amor per allò que fem: amor a una persona, a una terra, a una professió, al treball per la justícia, als principis personals ben arrelats, a la naturalesa, a la ciència, etc.
  1. La constància ens dóna una visió més profunda de la realitat perquè les grans coses no són fàcils i les grans construccions de la vida es fan amb molta constància. Per això amb constància, pas a pas, podem arribar a viure i a conèixer coses que mai hauríem pogut ni somiar.

Podeu trobar aquesta reflexió al següent enllaç del programa Fórmula Estel de Ràdio Estel (43:52- 48:35)

Albert Valldosera

Coach

 

Estoy bien (aunque bueno…)

Algo habitual en las conversaciones que tenemos todos los días es aquella típica pregunta de “¿Cómo estás?”. La respuesta suele ser otro tópico “Estoy bien”. Si la pregunta es sincera y no una mera cordialidad, en demasiados casos podremos detectar que la historia no acaba en el bien y que por desgracia lo que falta por explicar no suele ser bueno o positivo.

Se puede considerar normal no ir publicando las preocupaciones propias a los cuatro vientos (por más que sea habitual hoy día hacerlo a través de las redes sociales). También suele influir bastante la persona que genera la pregunta y la consideración personal que tengamos sobre ella.

quiero-estar-bien

Otro aspecto, y pienso que este es el preocupante, es no ser consciente de las propias necesidades de uno mismo. Contestar que uno está bien pese a que no duerma por las noches, coma compulsivamente o necesite de una pastilla que lo o la relaje cada cierto tiempo. Este es el verdadero problema que para darle aún mayor importancia, en demasiadas ocasiones no se detecta hasta que ya se trata de un problema grave.

Hoy día muchas personas se llenan la boca con palabras bonitas, citas de todo tipo, las virtudes de tener o poseer según que características personales y demás. Hay muchas palabras de moda que muchos no utilizan de la forma adecuada para el peso que tiene la palabra. Esto nos lleva a malinterpretaciones sobre lo que es o no es tal cosa.

Una de estas palabras es resiliencia. Ser resiliente o tener la capacidad de superar la adversidad de aquello que nos surja en la vida es una capacidad muy útil para el día a día y para conseguir vivir el presente de una forma productiva. Pero ser resiliente no es no tener dolor o malestar emocional. Es asumirlo, aceptarlo, aprender de él y saber gestionar todo lo que este me produce.

Para lograrlo debo ser consciente de estas dificultades y ver mis necesidades ante ellas. De esta forma podré buscar cómo superarlas e incluso extraer un aprendizaje. No valorándolas o negándolas lo único que consigo es cubrirlas y que, por lo general, poco a poco se vayan haciendo más grandes hasta que dominen mi vida y le otorgue al hecho de no dormir por las noches la etiqueta de normal cuando no lo es.

Recursos para afrontar estas situaciones tenemos todos y nacen de una actitud adecuada ante estas situaciones, aquella que me lleve a la acción, y de una gran autoconfianza. Puede ser algo que tengas que aprender, pero no lo disfraces u ocultes. Toma consciencia de tus necesidades y actúa.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Ens costa canviar? Estem disposats al canvi?

A la nostra millor versió d’aquesta setmana us proposo una pregunta sobre els canvis: ens costa canviar? Estem disposat al canvi? Som conscients de tot el que envolta un canvi important?

I faig aquesta pregunta perquè normalment davant de qualsevol tipus de canvi experimenten de manera immediata una resistència inicial més gran o més petita segons les nostres circumstàncies i les nostres necessitats.

cambiar-flechas

  1. No ens agrada sortir de la nostra zona de confort i quedar-nos igual aporta una falsa tranquil·litat, no fer res no inquieta, i no decidir fa que mai ens equivoquem. Per altra banda, el canvi ens provoca estrés, el moviment gasta energia i la presa de decisions fa aparèixer la incertesa.
  1. Per això no canviem al “tun tun” sinó que normalment hi ha una preparació més o menys conscient que ens disposa a la transformació. Perquè encara que a vegades ho pugui semblar, els canvis mai són sobtats, es gesten lentament al cap i al cor, potser amb petites decisions que al final ens porten a una gran decisió o a una decisió més important.
  1. La clau està en actuar sempre alineats amb els nostres principis i valors perquè sinó ens podríem trobar fent canvis cap a direccions que en el fons no volem ni desitgem i això a la llarga passa factura d’una manera o altra.

Els canvis per millorar, per créixer, per aprendre, per obrir noves perspectives, per fer tenir una mirada nova ens situen en una zona d’enriquiment personal. El canvis pel simple fet de canviar o perquè així ho dicten les tendències (en el sentit més superficial de la paraula) són una manera de “distreure’s” i de marejar la perdiu que sovint no porten enlloc.

Podeu trobar aquesta reflexió al següent enllaç del programa Fórmula Estel de Ràdio Estel (47:50- 55:35)

Albert Valldosera

Coach

Juego de Educación Física: Tocar cosas en el patio

Muchas veces, en todas las profesiones, nos complicamos la vida. No somos conscientes de lo que nos rodea y por ese motivo no lo aprovechamos al máximo. Un día me hice esta misma reflexión estando en el patio del colegio en el que trabajo.

En cuanto a espacio, tengo suerte. Dispongo de dos patios grandes. Uno tiene una pista de baloncesto dibujada pero perfectamente podrían ser más hasta tres sin contar un porche que no está nada mal. El otro tiene una pista de futbol sala más otro porche con espacio a considerar. Estos espacios están unidos por unas escaleras y entre ellos se encuentra una zona amplia semicubierta que acoge los vestuarios en la que también puedes desarrollar actividades. Por todo esto, es habitual que durante mis clases se escuche que jugamos en los tres patios.

Procuro aprovecharlos y adaptar o crear actividades para hacerlo y generar así un espacio de juego amplio y con multitud de posibilidades. Uno de los juegos que utilizo se basa en tocar cosas u objetos que se encuentran en el patio. En ocasiones también valen personas pero no siempre para no molestar, aunque cuando está opción es posible la motivación sube aún más. Lo explique brevemente en el artículo 3 juegos de memoria y concentración, pero he decidido ampliar la explicación ya que, además de las ya explicadas, cada vez que lo pongo en práctica veo crecer sus posibilidades como herramienta de ayuda al desarrollo de los niños y niñas.

2012-11-19 11.15.11

El juego consiste en tocar un número de cosas en un tiempo determinado. Una norma que siempre está es que a partir de que el juego da comienzo, una vez empiecen a correr, no pueden dejar de hacerlo. Claro está que pueden bajar el ritmo por cansancio y que en función de la edad se es más o menos flexible con la norma. El motivo es para que piensen en movimiento ya que observé que pensaban antes de empezar a correr, pocos la verdad, pero que durante el juego, para pensar y hacer memoria de lo que les faltaba por tocar se volvían a parar.

Las variantes son múltiples: tocar cierto número de cosas en un patio, en dos o en tres, un número en cada patio pero que los objetos se puedan repetir o no, tocar objetos concretos, ir en parejas cogidos o por separado,… Y muchas más en función de lo que se quiere trabajar ese día.

Al terminar el tiempo o cuando todos vuelven empieza la segunda parte según la opción de juego escogida. Deben decir de memoria lo que han tocado. En este aspecto, con el tiempo observas una mejora considerable.

Otra clave de porqué este simple juego cada vez engancha más a mis alumnos es el aumento progresivo de dificultad. Esto les obliga a ser creativos y los que hace unos meses tocaban la portería y era un único objeto ahora tocan el poste, la cruceta, el larguero,… y los que tocaban la puerta ahora tocan el pomo, la cerradura, el marco… Y otras soluciones que os sorprenderían. Según la edad también están ampliando el vocabulario de una forma muy práctica y divertida.

Cada vez que jugamos busco una nueva variante para la próxima ocasión. Muchas me las han proporcionado ellos y ellas con su forma de actuar. Todo por aprovechar lo que forma parte de nuestras clases y está ahí aunque no lo usemos. Pues ya que está…

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Passa per un altre camí

A la nostra millor versió d’aquesta setmana vull plantejar aquesta pregunta: quines són les nostres dificultats, els nostres obstacles, les nostres pors?

I la primera cosa que voldria dir sobre això és que és impossible que no hi hagin obstacles, dificultats i pors. La vida de les persones és com un viatge on trobem tota mena de paisatges i de llocs on reposar i abeurar-nos. A vegades sembla que no arribarem, o que estem caminant sense avançar, o fins i tot que ens hem equivocat de camí i estem perdent moltes energies… Altre vegades la ruta és alegre, i anem lleugers, contents, gaudint del paisatge. Hi ha moments de calma, de cansament, d’esgotament, de molta força, de gran rapidesa, moments de tot tipus…

Les dificultats tard o d’hora apareixen… Per això és necessari:

miedo_cloud_y_movilidad

  1. Que siguem forts i tinguem fermesa per fixar la mirada en les possibilitats i en les solucions; i no només en els obstacles que van sorgint. Aquest és un exercici difícil però amb entrenament anem fent petits canvis que ens ajuden molt perquè el perill d’enfonsar-nos sovint es troba més en la falta de confiança que en les mateixes dificultats.
  1. Que tractem de superar aquestes dificultats i aquestes pors. No serveix de res lamentar-se o queixar-se. Hem provat de fer alguna cosa diferent per veure si els resultats també són diferents? Hem canviat la nostra “estratègia”?

Que no ens passi com aquell que es lamentava que sempre que passava per aquell camí l’atracaven. I hi havia passat 50 vegades!!! Tots sabem almenys una possible solució…

Podeu trobar aquesta reflexió al següent enllaç del programa Fórmula Estel de Ràdio Estel (44:35- 49:50)

Albert Valldosera

Coach