Toma de decisiones

El proceso de toma de decisiones es algo muy peculiar y característico dependiendo de la persona que lo lleve a cabo. Si bien todos nos encontramos en tesituras en las que tenemos que decidir no todos lo hacemos del mismo modo.

decisiones

Básicamente podríamos distinguir entre dos formas de tomar decisiones: la reflexiva y la impulsiva. Lo que diferencia a una de otra no es más que el tiempo que se tarda en  pasar a la acción. La mayoría de nosotros tiene tendencia a actuar de un modo determinado, pero eso no quiere decir que siempre actuemos así. Si nos paramos a pensar, seguro que todos encontramos situaciones en las que hemos tomado decisiones justo del modo contrario a como solemos hacerlo.

Pero, ¿cuál es para mí el elemento fundamental para la toma de decisiones? Pues no es otro que el escucharse a uno mismo; a veces necesitaremos más tiempo y otras quizá no tanto, pero lo que está claro es que para decidir hay que sentir. Puede que la mayoría de nosotros estemos acostumbrados a decidir dándole muchas vueltas a la cabeza, analizando pros y contras, pidiendo consejo… pero hay algo que se nos olvida muchas veces y es el escucharnos a nosotros mismos. Se puede creer más o menos en las emociones o tenerlas más o menos en cuenta, pero si algo es cierto es que, las escuchemos o no son el motor de nuestra vida.

Por eso considero indispensable escuchar nuestras emociones, sin juzgarnos, sin tener en cuenta si eso que siento que quiero hacer estará bien o mal visto. Al fin y al cabo, nosotros somos los únicos protagonistas de nuestra vida y nosotros seremos los que acabaremos rindiendo cuentas de nuestras decisiones, impliquen o no a otras personas. No podemos evitar que nuestras decisiones sean cuestionadas o afecten a otros, pero lo que sí podemos evitar es cuestionarlas nosotros. No vivir en consonancia con lo que se siente y quiere, a la larga acaba llevando a tomar peores decisiones.

decisiones_4

Todos tenemos una esencia, unas ilusiones y unas emociones únicas, evitarlas o no tenerlas en cuenta en nuestros procesos de toma de decisiones puede conllevar un malestar que difícilmente podremos soportar durante mucho tiempo.

Judit Olalde

Psicóloga- Coach deportivo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *