Cuando “juega fácil” cohíbe el talento

Hoy día el talento está en boca de todos, incluso de los que no tienen muy claro qué es eso del talento. Al margen de la filosófica discusión sobre si la persona con talento nace o se hace o sobre qué es en sí el talento… los procesos de enseñanza-aprendizaje están en tela de juicio por su respeto o no hacia algo tan preciado y, se supone, tan valorado por la sociedad. Históricamente el deporte ha sido, es y será (espero) uno de los escenarios más habituales de expresión del talento y todo lo que lo envuelve.

Sólo es necesario pasarse por un partido del deporte que sea para poder observar y disfrutar de alguna de sus muestras. También es habitual, principalmente cuando se trata de un deporte de equipo, escuchar una frase. Una frase que se ha convertido en un clásico, ya sea dicha por la grada o por el entrenador o entrenadora en cuestión. Esa frase no es otra que “juega fácil”. Frase que, por cierto, se suele decir únicamente cuando el resultado no es bueno.

descarga (5)El entrenador entiende que lo intentado o realizado por el jugador o equipo, es difícil, complicado o forzado. Pero ¿y cuando esto no es así? Cuando la ejecución que acabamos de ver ha fluido de forma natural y todo el proceso de toma de decisiones es el adecuado con el único pero en algún pequeño detalle de ejecución. ¿La responsabilidad es exclusiva del jugador o los entrenadores tenemos nuestra parte? ¿Estamos valorando la globalidad del proceso o únicamente el resultado de este?

Una de las responsabilidades del entrenador, principalmente de los entrenadores de formación, es generar los escenarios más propicios para que sus jugadores puedan desarrollar el máximo de sus aptitudes, incluyendo la competición como otro de esos escenarios. De esta manera favorecer el proceso creativo que facilita la innovación y la expresión del talento en la toma de decisiones y en las ejecuciones técnicas.

Si esto no es así, y nos dedicamos a entrenar unas estructuras rígidas, es cuando “juega fácil” se traduce por NO hagas/hagáis esto. Son esas veces en las que no va acompañado de nada más, de ninguna otra información de utilidad para el receptor del mensaje. Estamos tratando de controlar un proceso que no se puede controlar ya que su expresión natural es la de fluir libremente. Cohibimos esa expresión natural que además es propia del juego.

navarro2

También es cierto que hay ocasiones en las que se utiliza bajo la concepción de que un juego sencillo sin grandes complejidades ni estructuras es la que más favorece el desarrollo de este talento. Pero no suele ser la mentalidad con la que el entrenador, a raíz de su percepción, utiliza esta frase.

Como expresión natural, el talento es una parte imprescindible del juego. Su puesta en escena genera muchos vínculos emocionales (del protagonista con el juego, entre compañeros, con el entrenador o entrenadora, con el público…). Normalmente incrementa la diversión e incluso con el tiempo, esa muestra creativa, innovadora de un gesto puede lograr ser considerada como un gesto básico del juego. ¿O alguien se imagina ahora el baloncesto sin la “Bomba” de Navarro?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

4 comentarios
  1. Mikel Azkorra Larrondo
    Mikel Azkorra Larrondo Dice:

    Hay para un libro (y gordo) con las frases que se han convertido en lemas entre los entrenadores. Algunos las usan como los habituales de las barras de bar, o sea, topicazos sin fondo ni sentido, sin un trasfondo que le proporcione una lógica comunicativa.

    Responder
  2. Adrián Arboleya
    Adrián Arboleya Dice:

    El fomentar la creatividad en ataque, muchas veces pasa porque los entrenadores asumamos un margen de descontrol en el juego, proporcionando al jugador libertad para tomar decisiones, y realizar acciones que seguramente no siempre serán las más acertadas. Para crecer, descubrir, aprender y crear, se necesita cometer errores.
    De todas maneras me chirría lo de juega fácil y que esto cohiba el talento, entiendo que lo atribuyes más bien al uso de frases tópicas.
    Y es que precisamente los jugadores con talento, son los que hacen lo díficil parecer fácil. 😉

    Responder
  3. dbarresi5
    dbarresi5 Dice:

    Exacto Adrián. Pero estoy seguro que habrá escuchado en algún partido a algún entrenador diciendo algo parecido como respuesta a una acción de un jugador suyo que no ha salido bien. Los jugadores con talento hacen fácil lo difícil pero también fallan al intentar crear, como es normal. Es ahí cuando hay que estar atento a las respuestas que se dan para no coaccionar ese desarrollo, ni de ese jugador ni del resto del equipo.

    Como bien dice Mikel, las frases no se pueden utilizar como si fueran tópicos, tienen sentido y son percibidas por los que las reciben. Esto no se puede olvidar para así dotar de sentido a la comunicación.

    Gracias por vuestros comentarios.

    Responder
  4. Mikel Azkorra Larrondo
    Mikel Azkorra Larrondo Dice:

    Adrián, ya lo dijo Saramago: “el caos es un orden por descifrar”.
    Hay demasiado miedo a no entender los posicionamientos de los jugadores, lo que provoca una dependencia excesiva por dibujos tácticos marcados por esos números tan escuchados en el fútbol (4-2-2, 4-2-3-1, etc). Eso al final tiene una repercusión clara en la iniciativa personal del jugador y por ende en su talento.
    Espero haberme hecho entender.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *