Juegos de siempre y sus múltiples opciones

Muchas veces ves a muchos maestros de educación física montar sus clases con multitud de material y si no utilizar deportes o adaptaciones encubiertas para la edad si son muy pequeños. El utilizar material, si lo tienes, me parece bien principalmente para aportarles experiencias con objetos que seguramente no suelen utilizar y para poder trabajar otros hábitos ligados como el cuidarlo, respetarlo, recogerlo,… Sin pasarse y sin dejar de olvidar que el material es un instrumento para ayudar a lograr un aprendizaje no una distracción. Los deportes forman parte de la educación física pero la educación física no es exclusivamente deporte.

Opino que juegos que se han utilizado y jugado en la calle o en los parques (aunque estos cada vez más se llenan de aparatos y dejan menos espacio libre) toda la vida deben estar más presentes en el día a día. Prácticamente todo el mundo tiene la clásica unidad didáctica de juegos tradicionales con las variantes necesarias que incluyen los juegos de otras culturas. ¿Y al acabar la unidad qué? Pienso que nos pueden aportar muchos aspectos positivos al margen de los clásicos y generan muchas variantes a poder utilizar o que puedan crear los mismos alumnos.

descarga (3)

Una de las virtudes que me gustan más es la poca necesidad de material y la multitud de opciones que te pueden ofrecer para que, incorporando mínimos objetos, los propios alumnos creen diversas variantes. Dar opciones para que trabajen su creatividad e imaginación no está de más.

Otra de ellas es la rápida variabilidad de espacio con la que puedes abordar aspectos de limitaciones del campo de juego, distribución de este, etc. que por separado o unido a diferentes opciones de agrupación del alumnado participante, enriquecen enormemente las experiencias y aprendizajes de los que pueden disfrutar mientras se lo pasan en grande.

Existen otras pero probablemente la que más aprecio sea el tiempo que te hace ganar para poder aprovechar al máximo la clase. Toda la preparación con explicación incluida es muy rápida y con el poco tiempo que en la educación actual se le otorga a la educación física, te permiten rápidamente poner en la nueva situación al grupo (salir de la clase para llegar al patio) y centrarlos en la clase.

El Pilla Pilla y una de sus posibles evoluciones ya tienen su post en el blog. Pero el juego de siempre te facilita muchas opciones por sí mismo. Simplemente variando el espacio o poniendo a más de un perseguidor al mismo tiempo el trabajo de percepción del espacio y de atención a la situación que se está viviendo ya incrementa su dificultad de una forma lógica que permite seguir disfrutando del juego.

niñosjugando

Jugar al Escondite limitando espacios, que paren dos personas, todos los participantes vayan en parejas o que las personas que sean descubiertas se queden por el espacio de juego proporcionando nuevos escondites o formas de avance a los que aún siguen activos incrementan las formas de afrontar el juego y la toma de decisiones. Si además lo juegas en formatos Esconpille aún más.

El Mataconejos o Bola de fuego o el nombre con el que cada uno lo conozca (es un Balón prisionero individual con limitación de movimientos de la persona que tiene la pelota) y todas las opciones que te da para trabajar lanzamientos y recepciones, espacios, juego en parejas, trabajo de atención, velocidad de reacción que además se incrementa si juegas con más balones (he llegado a jugar con 50 niños y niñas y 8 pelotas en una pista fútbol sala en una de las experiencias más divertidas que he tenido como maestro), la toma de decisiones, etc.  Generan un marco excelente para poder experimentar todos estos aspectos e ir evolucionando en ellos de forma progresiva.

Los protagonistas del proceso de aprendizaje no somos los maestros y en estos juegos el margen que tiene el alumnado para hacerlo suyo aportando nuevas opciones es enorme y además lo pueden hacer en un marco que les proporcionar seguridad ante el error y poder aprender de este sin problemas.

En los centros que conozco que se han propuesto ir recuperándolos de forma más permanente los beneficios han sido claros. Estos juegos acaban llegando a utilizarse también en el recreo y cuando esto pasa y el fútbol pasa a ser una opción más, no la opción exclusiva, los conflictos en ese momento lectivo disminuyen. Esto no es problema del fútbol en sí, si no de como se vende el fútbol por lo general.

Opciones sencillas de juego pueden aportar multitud de opciones, posibilidades, experiencias favorables para el desarrollo pese a ser juegos clásicos. ¡Aprovechémoslas!

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

1 comentario
  1. Francisca Milán García
    Francisca Milán García Dice:

    Francisca Milán
    Creo que es una actividad que todo docente está dejando en el olvido recordemos que la vida es un juego, que a todos nos gusta jugar limpio o sucio, que en nuestra niñez con juguetes o sin juguetes jugábamos el docente que practica el juego para aterrizar un tema en el aula el aprendizaje es más significativo saludos

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *