Generar adicción: dependencia emocional en el deporte de formación

Empiezan las temporadas, la competición oficial, y sea el deporte que sea empiezas a observar acciones, puede que simples detalles. Jugador/a que tenía unas acciones o gestos plenamente adquiridos y que de repente no los realiza en el momento adecuado o parece que ya no los recuerde. Equipos que tenían una identidad, reflejo de la suma de las características individuales más otros aspectos, que no parecen para nada un equipo. En ambos casos el rendimiento esperado no es el observado. ¿Qué ha cambiado?

Si hablamos de formación, puede que un aspecto que haya cambiado sea el paso de una categoría a otra. Puede tratarse, simplemente, del proceso de adaptación habitual a un cambio. En etapas adultas los cambios en la situación personal o profesional que se hayan producido pueden ser las claves a analizar para la recuperación, mejora y superación de este momento de bajo rendimiento.

Otra fuente a estudiar son los cambios de entrenador. La relación entre un entrenador y su jugador o sus jugadores marcará su rendimiento. A inicios de temporada en el momento de poner las bases de estas relaciones individuales y colectivas que son los cimientos de la construcción de equipos.image_gallery

En etapas de formación el entrenador es el adulto, o eso se supone, y el encargado directo de gestionar este proceso. Por más que los directores deportivos puedan estar muy al día de cada jugador y/o equipo, es prácticamente imposible que puedan controlar todo lo relacionado con las relaciones personales dentro de un equipo. Es aquí donde el entrenador muestra muchas más cosas de las que muchos se piensan y no hablo de temas relacionados con el deporte en cuestión. También es aquí donde surgen una clase de entrenadores nocivos para el deporte de formación (me atrevería a decir para el deporte en general). Son los entrenadores adictivos o que crean adicción.

La mayoría de estos entrenadores no son conscientes de que crean esta clase repercusión en sus pupilos. Existen diferentes clases y formas de actuar. La que más veces me he encontrado es la de entrenadores que van de un extremo a otro, sin término medio en nada. En nada me refiero incluso a aspectos personales o familiares (aquí las familias también tienen su responsabilidad como siempre que hablamos de formación). A esta forma de actuar, se le une el hecho de ser una referente idolatrado por el jugador (incluso por la familia). De esta forma se otorga naturalidad a estos comportamientos extremos.

Entrenadores con un desproporcionado nivel de exigencia por un lado, mostrado en público con explosiones de gritos y gestos espectaculares que incluso son capaces de llevar errores de aprendizaje en pista a la vertiente personal: “me estás fallando”… Generando así un complejo de culpa no formativo. Eso sí, después los invitan a algo, los llevan a algún sitio, organizan algún acto colectivo con las familias,…que acaba grabando en la mente de los jugadores un “me ha perdonado”, “cómo le he podido fallar…”, “todo lo hace por mi bien”, etc. De esta forma consiguen un grado de adicción extrema, los exprimen a nivel de rendimiento, generando una falsa sensación de evolución como deportista y obteniendo unos resultados que a nivel externo, por desgracia, les ayuda a hacer crecer su aura de “grandes entrenadores”.009_l002_lamas

Cuando el deportista pasa a otro entrenador/a, el cambio es enorme. Incluso con otro entrenador adictivo los resultados no son iguales. Los jugadores y equipos que provienen de un entrenador así necesitan mucho más tiempo para poder adaptarse al cambio de entrenador, si consiguen hacerlo. También es habitual que en esos momentos el deportista empiece a notar esa sensación tan común y tan nociva en el deporte de formación, estar quemado. Normalmente se atribuye al entrenador de ese momento, cuando el problema se ha generado anteriormente.

Las emociones y los sentimientos son aspectos básicos para el aprendizaje de todo. Van ligados a algo indispensable que es disfrutar de aprender y de equivocarte. Cuando el error te somete una presión extra y sentimiento de culpa, la señal de alarma debe encenderse rápidamente.

El deporte formativo también debe asegurarse de que no se generen estas dependencias emocionales nocivas para la evolución personal y deportiva de la persona. El objetivo fundamental del deporte de base es generar personas deportistas que disfruten practicando deporte no generar profesionales de ese deporte.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

 

¡Dale color!

Mires donde mires ves de todo. Se suele decir que en momentos malos se tiende a ver las cosas negativas, malas, grises,… poco motivadoras en definitiva. Esto es cierto hasta un límite. También existen personas que pase lo que pase ven el mundo en blanco y negro o con suerte en una tenue escala de grises. En todo momento, cada persona decide sobre cómo desea ver lo que le envuelve.

Claro está que hay situaciones negativas que no se pueden ver de otra forma o noticias que son malas las mires por donde las mires. Eso está claro y no pretendo vender lo contrario. Pero sobre algunas o la gran mayoría de esas situaciones, hechos, realidades, etc. si que podemos restringir el impacto que tengan sobre nuestras vidas. Conseguir que nuestra mente, nuestra imaginación no nos cree una preocupación de algo que no está bajo nuestro control.

En alguna ocasión ya hemos hablado de algún aspecto concreto y se podría hablar mucho y poner multitud de ejemplos. Navegando y buscando por internet (o directamente en el Señor Google como les digo a mis alumnos) podéis encontrar muchos artículos al respecto que seguro que os ayudan. Sin embargo no voy a orientar ese artículo en este sentido. Simplemente voy a explicaros algunas de las cosas que yo hago o que a mí me sirven para dotar de color a mi vida. No pretendo aportaros otro manual, a mi me sirven y cuando no lo hagan buscaré otras.tibidabo-florida-desde-mnac

Algo que he descubierto hace poco es que empiezo mejor el día sin escuchar ni ver las noticias. En lugar de eso, desayuno mirando al Tibidabo y disfrutando de la tranquilidad que me transmite. Esto me permite empezar el día con más pausa ya que me activo fácilmente y no necesito que nada exterior me active de buena mañana para aprovechar el día. No ver las noticias es algo que mucha gente hace, no soy nada original. Personalmente no me afectaban en exceso pero de esta nueva forma empiezo mejor.

Jugar con la creatividad es otra de las cosas que hago y me funcionan. Además, los trabajos que realizo me permiten poner en práctica esas actividades creativas de una forma rápida, incluso instantánea en alguna ocasión. Esto me permite recargar energía para afrontar otras resoluciones de conflictos o situaciones con otra perspectiva.

Vigilar el lenguaje que utilizo y ser lo más positivo que se pueda en función de la situación y si no, ser asertivo. Además intento descubrir las palabras que a cada persona le pueden afectar más, le son más complicadas de entender o le generan más ansiedad para evitarlas y que la comunicación fluya todo lo posible. Esto es algo que mucha gente dice que hace. Considero que hacerte un tabú general, que es lo que muchos acaban haciendo, acaba alterando lo que uno transmite, sobre todo la autenticidad y sinceridad. Prefiero hacerlo de forma individualizada.  Aunque es mucho más costoso también es más enriquecedor.

Me encanta la música. Considero que la música y las personas realmente más importantes para cada uno son las dos cosas que más rápidamente pueden hacerte cambiar el estado de ánimo. Gracias a los innumerables estilos musicales que existen y se crearán en el futuro, también puedes ajustar la música a las necesidades actuales y futuras. ¡Pon música en tu vida! Seguro que serás más feliz.

¿Cómo dais color a vuestra vida? ¿Qué es lo que realmente hace que no la veáis en blanco y negro?

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Diferencia entre un profesional y otro trabajador

La vida es una sucesión de experiencias una detrás de otra. Muchas de estas experiencias te llevan a relacionarte con otras personas. Personas de todo tipo. Cuando en tu vida llega el momento de afrontar un traslado, mudanza, cambio de domicilio y todo lo que esto conlleva, los personajes que actúan contigo en esta experiencia marcarán el desarrollo de esta. Alquilar piso en Barcelona, como supongo que pasará en la gran mayoría de grandes ciudades, es una aventura en la que puedes disfrutar, agobiarte, ilusionarte, desesperarte,…

Alquilar-pisoComo la mayoría hoy día, empecé por visitar los diversos portales web que se dedican al tema y seleccionar los que menos anuncios falsos tienen para que sus alertas llegaran a mi email. Viendo anuncios lo más sorprendente son las fotografías. Pisos de los que destacan su luminosidad con fotografías de noche o con gente sentada en el sofá o saludando a cámara. Otras sin embargo te dan la sensación de que el comedor tiene una medida aceptable y cuando llegas a ver el piso ves que con suerte te entraría un sofá para dos, si es posible sin brazos. Los fotógrafos profesionales que buscan piso o casa deben tirarse de los pelos.

Al ir a ver los anuncios que te interesan te encuentras de todo. Ya al ponerse en contacto contigo alguna agencia te dice claramente: “El piso es así y este es el precio, innegociable. Si lo aceptas lo vemos. Si no, no perdemos el tiempo”. No fui a verlo y me apunté el nombre de la agencia para no tratar más con ellos.

Los agentes comerciales o inmobiliarios son otro cantar. Los hay profesionales que se saben perfectamente todo lo técnico del piso o casi, pero a los que no puedes sacar de ahí. Por lo general también han sido los que más claramente me han juzgado por la apariencia (a algunos pisos fui al salir de trabajar con el chándal correspondiente). Los hay profesionales que además son personas. Con estos se puede establecer un diálogo normal en la situación en la que ambos os encontráis. Luego están los comerciales puros que te visten el piso como el ideal para ti, que se desviven por ti mientras exista la opción y que después se ofenden con según qué pregunta o petición. Por último están los otros y otras. Estos son capaces de no darte ni los buenos días y subir contigo en un ascensor hasta un séptimo y no abrir boca o de decirte que lo que buscas no existe y es imposible por ese precio en esa zona (cuando vienes de ver dos que si cumplen esos requisitos y se lo dices) o de intentar convencerte de lo amplia que es la habitación doble cuando se ve claramente que si pones una cama no hay sitio para un armario y se ofenden cuando se lo dices.

Una vez encuentras y logras alquilar o comprar el piso que deseas, por lo general alguna compra harás. Aprovecharás para renovar algún electrodoméstico o necesitarás contratar algún servicio. Aquí la diferencia entre profesionales y trabajadores también es evidente.tienda-online-electrodomesticos

Puedes ir a dos tiendas, ver el mismo modelo de electrodoméstico y observar que en ambas las características no básicas son distintas, aunque ambos insisten en tener razón,  y que todo lo que te dicen no cuadra con lo que después compruebas mirando la web oficial de la casa del electrodoméstico. También te encuentras con personal cualificado que te ayuda de verdad para solucionar las dudas que tengas.

Encontrar artículos que se basen en contratar el ADSL es muy fácil. Informarte de los servicios que realmente llegan a la zona a la que vas a ir a vivir debería ser igual de fácil, pero algunos comerciales lo dificultan. Incluso si los datos de su ordenador dicen una cosa, que al analizar otra fuente de más calidad y fiabilidad contradice, te aseguran un servicio imposible. Por suerte, la comercial que me atendió contradijo con los nuevos datos a su jefa que segundos antes aseguraba un servicio que en realidad era inviable.

En esta experiencia he podido constatar lo que ya en otros ámbitos tengo clarísimo: el valor de los buenos profesionales es incalculable. Espero que poco a poco, en todos los ámbitos se valore esta profesionalidad. El tiempo y los dolores de cabeza que no ahorraríamos todos nos compensaría.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

La rutina d’un partit de basquetbol únic i irrepetible

16.00h. Els jugadors arriben al pavelló. La flaira d’ambient de partit és la mateixa cada dissabte. El nerviosisme es va apoderant dels jugadors paulatinament.

16.05h. Vestuaris. El mateix recorregut sempre que es juga a casa. Es tracta del temple sagrat dels jugadors. Entrexoques la mà amb els companys, et canvies de roba, intercanvies impressions, deixes anar alguna broma per amenitzar la prèvia del partit… Et prepares per a la hora de la veritat.

16.20h. Pista. Primera presa de contacte amb la pista. Agafes varies pilotes del cistell.  Sempre la mateixa rutina: quatre bots per comprovar l’estat de la pista i, a posteriori, primer llançament.

16.30h. Xerrada pre partit. De volta als vestuaris on l’entrenador esperona als seus jugadors i dona les instruccions tàctiques pertinents per al partit en qüestió. Al llarg de la xerrada pots comprovar que hi ha dos tipus de jugadors: aquells que resten atents a les explicacions de l’entrenador i aquells que només hi són de cos present; ja que tenen la ment divagant en la immensitat. No obstant això, un cop la xerrada ha finalitzat, és l’hora de la simbiosi entre jugadors i entrenadors: el crit. Tot està preparat per a que comenci l’espectacle.PA070350

16.40h. Roda. Els nervis estan a flor de pell. Roda per la dreta. De reüll mires els jugadors de l’equip rival. Molts cops només mirant la roda del contrari pots intuir quins són els jugadors claus. Roda per l’esquerra, tir lliure i tir obert de tres. Sona el xiulet de l’àrbitre, tres minuts per a què comenci l’espectacle; sinònim de roda ràpida. El “Fox 40” de l’àrbitre torna a sonar de forma estrident, l’àrbitre amb un gest solemne, a mig camí entre el sermó d’un capellà i una nadada de braça, indica que els jugadors han de dirigir-se cap a les seves respectives banquetes; un minut per a què comenci l’espectacle.

16.55h. Banqueta. Una pinya entre jugadors i entrenadors. Quatre apunts fonamentals per part de l’entrador, cinc titular i el crit. No hi ha marge d’error, tots els jugadors concentrats. És hora que es plasmi tot el que s’ha entrenat durant la setmana.

17.00h. 1a meitat. Entrexoques la mà amb el teu rival i amb els àrbitres. Seguidament, des de temps immemorials, salt entre dos, una manera molt més justa i esportiva de començar un partit, a diferència de llençar una moneda a l’aire per decidir qui comença atacant, oi? Abans que l’àrbitre enlairi la pilota els jugadors es col·loquen al voltant de la circumferència central. De fons, la veu de l’entrenador: “Cadascú amb el seu”. Mantens un mínim contacte visual amb el teu defensor, que et proporciona tres trets distintius: quina cara fa, el número que duu i les sabates esportives que calça (quan més estrafolàries són, més fàcil d’encordar-te’n).

images

Toca defensar, primer atac llarg, defensa de més de vint segons que acaba amb un tir a mitja distància de l’aler que, després de picar a taulell acaba entrant. La tensió i el nerviosisme s’esvaeixen tan bon punt comença el partit.  Partit dur, amb molts contactes i molt igualat en el què cap equip pot agafar una avantatja substancial. Conclou el primer quart amb un empat a 22 a l’electrònic.

Entre el primer i el segon quart l’entrenador només disposa de dos minuts per tal d’ esmenar els errors comesos i posar èmfasi en el què s’ha fet bé.

El segon quart segueix els mateixos compassos que el primer, cap dels dos equips aconsegueix anar-se’n del marcador, arribant al descans amb una avantatja mínima per part dels locals de dos punts: 42 a 40.

17.45h. Vestuaris. Els jugadors enfilen els vestuaris immersos en els seus propis pensaments o comentant jugades puntuals del partit amb els companys. L’entrenador és l’últim en entrar als vestuaris, fent-se el silenci absolut. Posa de manifest les mancances de la primera meitat i destaca els jugadors més importants de l’equip rival. Xino-xano els jugadors tornen a la pista amb el temps just per fer una roda per tal de provar la nova cistella.

18.00h. Banqueta. Quatre instruccions bàsiques i cinc jugadors a pista. De nou, el crit i la banqueta esperonant als companys.

images (1)

18.02. 2a meitat. La fletxa assenyala que l’equip rival comença atacant. Primera possessió que acaba amb un llançament forçat des de més enllà del sis vint-i-cinc que escup el cèrcol. La tònica del tercer quart és molt semblant a la dels dos anteriors però l’encert ha disminuït amb escreix. Parcial de vuit a dos a favor dels locals que apaivaga l’entrenador rival amb un temps mort a falta de dos minuts per acabar el tercer quart. Lleugera recuperació del contrari, arribant-se a la finalització del tercer quart amb el resultat ajustat: 53 a 50.

Dos minuts vitals per a què els jugadors puguin agafar aire; així com per tal que l’entrenador posi de relleu en què s’han de centrar els jugadors.

L’últim quart passa volant, els àrbitres es desentenen del partit i cap dels dos equips aconsegueix una renta important que els permeti respirar de forma tranquil·la. Després de diversos intercanvis en el marcador, s’arriba a l’última possessió del partit amb l’equip visitant al capdavant: 2 punts separen ambdós equips. Última possessió pels locals. Temps mort. Els jugadors es veuen capaços de guanyar el partit. “Qui no arrisca no pisca”, diu l’entrenador. Després d’un bloqueig directe i de dos indirectes, l’escorta queda sol a la cantonada. Es disposa a llençar, peus encarats a la cistella, mecànica perfecta. Hom expectant amb l’últim llançament. Dos segons és el que triga la pilota fins a arribar al cèrcol, dos segons són suficients per tocar el cel amb els dits o per ensorrar-te en la misèria. Aquest cop la pilota no ha volgut entrar i mentre l’equip visitant celebra la victòria, els jugadors locals marxen cap al vestidor amb el cap cot.

Durant dues hores, el món resta aturat. No existeix res més enllà que allò que succeeix en la pista. Al llarg del partit coexisteixen un batibull de sentiments sense fi. Quants cops hem anat a dormir pensant en el partit disputat? Si hagués fet això, si el meu company hagués fet allò. Setmana rere setmana. Moltes hores de la nostra vida invertides en aquest esport; que a la majoria de nosaltres no ens ha donat, no ens dona o no ens donarà de menjar però que ens permetrà un pas més dolç per aquesta vida.

Otger Suriol Alòs