Tot acaba, tot comença

Comences de ben petit a practicar un esport que creus que t’agradarà i que et manté unit als companys de classe; passen els anys i veus que efectivament és l’esport que vols practicar sempre, així que et prens seriosament els entrenaments, les instruccions dels entrenadors, vas creixent i vas aprenent tot d’aspectes d’aquest esport que practiques a l’hora que vas rebent uns valors que et serviran per tota la vida a nivell de companyerisme, de sacrifici i de superació. La il•lusió d’un nen per millorar i créixer fent aquest esport aconsegueixen que no hi hagi un límit prefixat, sinó un gran repte per davant d’arribar el més lluny com sigui possible.image

Així passen els anys i et fas gran, compagines l’esport amb els estudis universitaris, més tard la feina, la teva vida va canviant però es manté el mateix denominador comú: la pràctica de bàsquet. Competeixes al nivell que les teves condicions físiques i tècniques et permeten, però el simple fet d’haver tingut una millora any rere any et fa sentir orgullós de seguir endavant. Comences a viure moments únics aconseguint ascensos de categoria amb l’equip del teu cor, segueixes progressant, però arriba un moment que tot es torça i has de prendre decisions difícils, així que t’aventures a lluitar per altres reptes personals lluny del club de la teva vida. Tens sort i aconsegueixes nous èxits, nous moments inoblidables que ja mai més esborraràs de la teva memòria i que et donen la raó de tots els anys que has lluitat cercant aquesta satisfacció esportiva. I així vas cremant etapes i reptes fins que arriba un dia en què les teves prioritats canvien, l’esport ja no és el centre, és un complement, tens altres motivacions, tens més dificultats laborals, vols tenir més temps per tu, per la teva família i prens la decisió final, la més difícil per un esportista, posar punt i final a la pràctica d’aquest esport.image

A partir d’aquí comencen els dubtes: m’adaptaré?ho trobaré molt a faltar?seré capaç de tenir altres motivacions?així que t’imagines un nou futur diferent al que t’havies marcat fins ara. La clau és estar convençut de la decisió presa, saber per què ho fas, per què vols deixar aquest esport, sigui per causes físiques, mentals, laborals o personals. Tot afecta, tot és important, així que s’ha de cercar un equilibri que et permeti sentir-te bé i es pot aconseguir si realment és el que creus millor per tu. És aleshores quan t’ il•lusiona pensar en que pots decidir què fer en el teu temps lliure, marxar a córrer uns kilòmetres, anar al gimnàs a tonificar el cos, descansar, fer coses amb la família o simplement interessar-te per altres coses que temps enrere no has tingut temps de fer.

Tota pràctica d’esport té un final, per sort jo he pogut triar quan aturar-me i sentir-me fort de començar una nova etapa orgullós de les coses bones que m’ha donat el bàsquet, tant a nivell de resultats com a nivell personal, enriquint-me en valors i permetent-me fer amistats per tota la vida. Tot acaba però al mateix temps tot torna a començar…

Francesc Lamela

«Stay hungry, stay foolish» Steve Jobs

¿Qué fomentamos?

Temporada tras temporada, curso tras curso voy observando algo que por lo menos a mi me preocupa. Entre otras cosas, me preocupa porque está aceptado como algo habitual e incluso considerado como algo bueno. Me refiero a disculparse ante un compañero o más de uno después de cometer un error en un pase, fallar una jugada clara, etc.

Vaya por delante que lo que me preocupa no es que esta situación se reproduzca en entrenamientos y partidos de equipos de deportes de equipo de formación o en la práctica de deportes colectivos en las clases de educación física o en los momentos de patio en los que se juega a estos deportes. Lo que me preocupa es que esta forma de proceder esté extendida y otras no. Otras que, en mi opinión, son por lo menos igual de importantes y que pienso que serían más beneficiosas socialmente.

Por ejemplo, un jugador de un equipo de fútbol que pide perdón a sus compañeros por fallar una situación clara de gol. Sin embargo, no lo hace al compañero al que le recrimina lo que él considera un mal pase. O una jugadora de baloncesto que se disculpa por no ver a una compañera en una clara ventaja pero no lo hace ante la compañera a la que le ha gastado una “broma” en el vestuario. O un niño que juega en el patio y se disculpa e incluso pone una cara de sentirse muy mal por no haber sido capaz de controlar un balón pero segundos más tarde es capaz de pelearse con un contrario por si ha sido fuera de uno o de otro.principal-EMPATÍA

Comentando casos como estos con compañeros, una respuesta que suelo escuchar es que es una cuestión de empatía: una cosa es reaccionar ante los sentimientos de uno mismo y otra con los de las personas de nuestro entorno y relacionarnos con ellos. Pienso que existen otros factores, pero estoy básicamente de acuerdo en que probablemente en la mayoría de los casos, este sea el principal.

Realmente pienso que la sociedad se llena la boca con la palabra empatía pero no hace todo lo que tiene en su mano para fomentarla y de verdad crear una sociedad empática real. ¿Alguien podría decirme ejemplos de acciones o personalidades que transmitan un modelo claro de actitud empática que se hayan fomentado últimamente? Puede que alguien sea capaz de decir alguno…

Lo que no paramos de observar por demasiados sitios son ejemplos de egoísmo. Miremos a donde miremos no paran de salir de debajo de las piedras. ¿Alguien podría decirme ejemplos de acciones o personalidades que transmitan un modelo claro de egoísmo, de cubrirse sus espaldas y darle igual las del resto? Seguramente, muchos sean capaces de enumerar unos cuantos…

Esto no es bueno y debe cambiar. Nuestro margen de actuación en según qué aspectos no es grande pero es exclusivo cuando se refiere a nuestra forma de actuar y fomentar las actitudes que más beneficiosas socialmente nos pueden interesar. Las personas e interesarnos por ellas, ponernos en su lugar de verdad es imprescindible para nuestro crecimiento social.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Debe ser muy aburrido

Aprender, curiosear, investigar, analizar, experimentar, decidir, equivocarme, asumir las consecuencias de lo que hago,…es algo presente en mi día a día. Procuro trabajar mi imaginación para que esta vaya creciendo y desarrollándose todo lo posible. Aún y así, no puedo imaginarme un día sin realizar todas las acciones que antes he escrito y algunas otras que no he puesto para no alargar la lista.

Existen personas que transmiten que todas estas acciones que enriquecen la vida de la mayoría, las tienen superadas y no le son necesarias para nada. Nacieron sabiendo o eso es lo que parece. Son esas clásicas personas que cuando alguien nuevo llega a su entorno, principalmente el entorno profesional/laboral, y se trata de una persona con poca o nula experiencia, lo primero que hacen es recalcar todo lo que esta persona no sabe hacer y el trabajo le exigirá, sus carencias profesionales.Sabelotodo

Aportaciones del tipo ¿Esto no lo has hecho nunca?, ¿No sabes cómo funciona este …?, ¿Nunca has trabajado en un sitio como este? Y otras por el estilo. Declaraciones que no pretenden ayudar precisamente a la persona recién llegada. No tengo claro que objetivo persiguen expresando estas opiniones. ¿Reafirmarse en su posición? ¿Alertar al nuevo para que valore la dificultad del puesto? Si que tengo claro que no se trata de una posición empática con el nuevo o la nueva y que claramente olvidan que ellos se encontraron en la misma situación. En algún momento, también fueron los nuevos, los recién llegados.

¿Qué puede pasar si, en estas situaciones, la persona acabada de llegar no tiene un buen nivel de autoestima y autoconfianza en sus capacidades y posibilidades de adaptación? Nada bueno. Lo que esta persona recibe no es una agradable bienvenida y esto se suma a las posibles dudas, presión sobre uno mismo para demostrar su valía profesional,…que toda nuevo en un sitio tiene.

Existen conceptos que no se pueden mezclar. No haber hecho una cosa nunca no quiere decir que no seas capaz de hacerlo bien hecho. Esta idea sobrevuela sobre la cabeza de estas personas que lo saben todo. La capacidad de aprendizaje de una persona no es algo de lo que se pueda dudar sin razones fundadas. Es más, en muchas ocasiones y en según qué situaciones, esta capacidad de aprendizaje es capaz de sorprender hasta a los propios protagonistas.

Cuando se produce un cambio, una nueva situación, todos los implicados deben afrontarla. Cada uno decide la forma. Te puedes oponer al cambio, resistirte, pero en la mayoría de ocasiones si el cambio ya se ha iniciado o producido en su totalidad la opción de volver a la situación anterior no es una posibilidad. Otra opción es percibir el cambio como una nueva oportunidad. Una opción de aprender cosas nuevas, crecer, desarrollarse, descubrir posibles nuevas sinergias. Para esto es necesario disponer de una mente abierta a estas situaciones. Desde este enfoque, lo que ocurra en la nueva realidad se percibirá como una nueva ocasión de mejorar y enriquecerse, no como una amenaza a mi status.

Vivir diariamente sin querer incorporar nuevas experiencias, sin asumir riesgos, percibiendo toda novedad desde un punto de vista negativo, debe ser como mínimo aburrido. Y claro, cuando el nuevo o la nueva, hacen caso omiso de sus negros pronósticos y simplemente acepta la nueva realidad y la aprovecha para aprender, desarrollarse y poner en práctica sus aptitudes e incluso aprender nuevas, genera sorpresa. Incredulidad por asumir de forma natural lo que para otro era imposible por no haberlo realizado antes.mentoring

Existen demasiadas personas que viven y se relacionan desde esta postura, lo saben todo y han olvidado como lo aprendieron ellos. Seguramente si fueran más abiertos al cambio, incluyeran más flexibilidad a sus pensamientos y conductas, confiaran más en la gente, todo sería más enriquecedor. Puede que hasta más divertido.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Converses familiars

Sortir a passejar és una activitat que faig poc, aquesta és la veritat, però que de tant en tant em toca fer. Generalment quan em toca realitzar alguna compra poc habitual com pot ser algun regal de cara a alguna ocasió puntual. Els eixos comercials i els centre comercials solen ser els destins habituals d’aquestes passejades.

No puc dir que sigui un amant dels centres comercials. És més, són dels llocs que poden estressar-me més fàcilment. Malgrat tot, no puc negar la seva funcionalitat en molts aspectes de cara al dia a dia que vivim molts de nosaltres on tenir una varietat de botigues en un espai concret pot ajudar-nos a organitzar-nos. Els eixos comercials també tenen aquesta virtut però pot ser no és tan fàcil d’apreciar. Segurament la influència del trànsit pot ser un factor juntament amb que de vegades no són espais limitats de forma clara.

Passejar per aquests espais et dona ocasió d’observar comportaments humans interessants d’analitzar i sentir converses que t’informen de maneres de pensar presents avui dia a la societat. Aquestes conductes observades m’han donat l’oportunitat de reflexionar força vegades sobre aspectes quotidians. Segurament el tema més present en aquestes reflexions són la manera en que la gent s’organitza les seves prioritats.maquinista_instalacion_en_centro_comercial_la_maquinistaÉs força habitual veure a pares i mares comprant amb preadolescents o adolescents i mantenint converses, per no dir discutint, sobre què comprar i sobretot a on comprar-ho. L’últim cop que vaig anar a un centre comercial, mentre buscava un regal a una botiga vaig sentir la següent conversa:

–          Ja saps què aquesta universitat no la podem pagar?

–          Ja us ho fareu…- resposta de l’adolescent sense aixecar la vista del mòbil.

–          Com? Què vols dir amb això?

–          Jo no penso marxar fora de Barcelona per estudiar a una pública. I els meus amics què?

–          Si vens els caps de setmana això no es problema.

–          Per tu no serà problema…

–          Ja ho parlarem després –dirigint-se a la sortida-. A on volies comprar avui?

–          Anem al Hollister que necessito un parell de coses d’aquí i després anem a mirar l’Iphone que veu dir que em compraríeu.

–          Anem. Però avui res més eh!

Sense saber de quina universitat parlaven, ni de les opcions públiques o més econòmiques que semblava que es plantejaven… Si que va sobtar-me les prioritats familiars que tenien. Hollister i Iphone per davant de la formació. Bé, realment tampoc és una gran sorpresa perquè està clar que aquestes són les prioritats d’una part de la societat per davant o en igualtat de condicions amb segons quines altres. Però el fet de sentir-ho en primera persona sempre es xocant.

Aquesta part de l’educació dels adolescents no correspon a l’escola o institut. És una responsabilitat pràcticament exclusiva de les famílies i dels entorns més propers als adolescents. Responsabilitat familiar que no sembla estar molt amunt a la llista de prioritats en l’educació dels fills i filles de segons quines famílies.

Daniel Barreña

Coach esportiu i educatiu

@dbarresi5

El entrenador ayudante

Cada vez estoy más convencido de la importancia de esta figura dentro de los equipos de formación. Cierto es que normalmente la presencia de un entrenador ayudante, segundo entrenador, adjunto al entrenador o como se le quiera llamar, no es discutida. Pese a ello pienso que no recibe la valoración que le corresponde.

Ya cuando era jugador, agradecía la presencia de una segunda persona que aportara ideas, hiciera reflexionar y tuviera otro tipo de relación con los jugadores. Quién sabe si la falta de esta figura en mis dos años de junior fue la que precipitó que colgara las botas e incluso tuviera que dejar el baloncesto un tiempo.

rugby-formacion-escuelaComo entrenador he tenido diversa suerte con los ayudantes con los que he trabajado. Haya sido una experiencia positiva o no, siempre me ha servido para crecer como entrenador y eso es algo de lo que estoy agradecido a todos con los que he compartido trabajo al frente de un equipo. También he aprendido mucho de mis experiencias como ayudante. Unas veces más y otras menos pero siempre experiencias de las que no me arrepiento y útiles en mi progreso y evolución como entrenador.

Suele decirse que el valor a un entrenador ayudante se lo otorga el primer entrenador o entrenador principal. En este aspecto, discrepo y añado otro factor. El valor a este rol es también responsabilidad de la dirección técnica de cada club. Pienso que en los clubes de formación, que son la mayoría, debe ser una figura imprescindible. No acabo de entender esos clubes que le dicen al entrenador que de buscar ayudante ellos no se encargan o si quieres ayudante que salga de tu sueldo (llamarlo sueldo es algo bastante discutible) y otras circunstancias igual de bochornosas. Además considero que es un rol importante en la formación de nuevos técnicos que el club debe de potenciar entre los jugadores de sus equipos, ya sea como segundo o tercer entrenador colaborador. Esa figura del aprendiz que es tan necesaria, incluso para la supervivencia de los clubes.

En las últimas temporadas he tenido, por desgracia, la experiencia de no tener un ayudante a mi lado. Unas veces por motivos comprensibles y dificultades no esperadas para encontrarlo o fruto de la situación económica actual. Otras veces por falta de interés por parte de la dirección técnica que adquiere el compromiso de buscar a la persona adecuada pero no realiza esta función y te acaba colocando como ayudante a una persona con la que no sabe qué hacer…en enero. Estás experiencias me han hecho valorar aún más la importancia de la presencia de esta o estas figuras en el proceso formativo de los deportistas.

Tampoco voy a negar que además del papel para el desarrollo del deportista, como entrenador también es importante el hecho de tener alguien a tu lado con el que puedas hablar tranquilamente de los aspectos que envuelven al equipo, te aporte otra visión y viva contigo situaciones que la competición te aporta pero que cada persona procesa de diferente forma. Te ayude a enriquecer las diferentes perspectivas desde las que analizar los hechos que se producen. Cierto es que hay entrenadores que ven a sus ayudantes como rivales y que cuando estos les hacen la más mínima crítica constructiva u opinión que contradiga sus ideas, no la tienen en cuenta o incluso la menosprecian.images (6)

Hoy día también hay que luchar contra la situación social actual. El entorno de crisis no ayuda. Si el papel del entrenador ya no está bien recompensado en muchas ocasiones, el del entrenador ayudante aún menos y eso actualmente es una dificultad añadida. Encontrar personas que puedan tener ese grado de compromiso necesario para este papel a desarrollar se convierte en casi un quimera en demasiadas ocasiones y en otras no admiten la parte de responsabilidad propia del cargo.

Hablando con conocidos y amigos de diversos deportes, en ninguno se duda de la importancia de la figura del entrenador ayudante de cada equipo pero si de la falta de reconocimiento general a sus funciones. En la élite hay ciertos ejemplos muy válidos para poder acogerse a ellos y utilizarlos para reivindicar esta figura y la del cuerpo técnico en general.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5