Nuevas etapas

Concluye la competición oficial a nivel europeo de clubes de futbol y en mi opinión hay dos personas que marcan esta temporada 2013-2014: Diego Pablo Simeone y Carles Puyol. Seguramente se me escapa algún que otro protagonista a nivel europeo, pero escojo a estas dos personas, diferentes, pero con personalidad a raudales y con algo en común: ambos son fieles a sus valores y los transmiten de forma clara.Diego_Simeone_-_01 Pese a no conseguir la Champions y de esta forma una temporada de ensueño para el Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone y su equipo han sido la auténtica sensación en la Liga y en Europa. De la calidad de su futbol no voy a opinar porqué habrá opiniones de todos los colores. Lo que nadie puede negar  es que este Atlético de Madrid 2013-2014 transmitía fe, confianza y seguridad. Esta ha sido la base hasta hoy de su día a día, a la que sumar un ideario de trabajo continuo transmitido por la más que famosa frase en ruedas de prensa de Simeone del “partido a partido”. Mucho se ha escrito y se escribirá por lo menos a lo largo del verano del ejemplo de liderazgo del Cholo Simeone. Nadie puede poner en duda su rendimiento a día de hoy y como desde su llegada al banquillo colchonero, su filosofía ha ido calando cada día más en sus jugadores y en su afición. Esta sinergia creada entre afición, jugadores y cuerpo técnico les ha llevado a ganar títulos por un lado y luchar por conseguirlos hasta la extenuación por otro. Aunque el líder es Simeone, me gustaría también destacar la figura de Germán El Mono Burgos. Desde su función de segundo entrenador, actúa a la perfección para que El Cholo no se desgaste en algunas situaciones. Es la válvula de escape de la tensión acumulada en muchas ocasiones. Sus protestas, sus apariciones en momentos puntuales, sus reacciones impulsivas por encima de las de Simeone, etc. El escudo de Simeone para que el respeto hacía este como entrenador crezca y no se vea enturbiado por reacciones que no corresponderían a un entrenador Top o al entrenador que debería ganar el título de entrenador del año de la FIFA, aunque esta siempre nos sorprende.images (5) Ahora deben enfrentarse a una nueva situación. ¿Cómo encarar la siguiente temporada? ¿Con qué objetivos? ¿Cómo hacemos evolucionar a nuestro equipo para que siga creciendo siendo conscientes que podemos crecer y tener peores resultados que esta temporada? No es fácil pero será un proceso muy entretenido de observar y muy rico en aprendizajes. Por otro lado tenemos a Carles Puyol y su retirada del futbol profesional. Cuando alguien piensa en él a una gran mayoría le vienen dos palabras a la cabeza: valores y ejemplo. A mí me sorprende y me produce lástima que estas dos palabras no las podamos asociar tan fácilmente a un abanico más amplio de futbolistas profesionales. Probablemente es una de las cosas que más le recrimino al futbol de hoy, más ejemplo y más valores de verdad. descarga (4)Su retirada genera un hueco enorme en el FC Barcelona. Aunque haya una renovación de jugadores y un nuevo proyecto en marcha, esa personalidad que transmitía Carles Puyol cuando aparecía en sala de prensa ya no estará. Ese sentido común, esa responsabilidad, esa coherencia con su rol de capitán de un equipo referencia a nivel mundial. Seguramente a nadie de la cúpula directiva del club se le haya pasado por la cabeza nada de esto, pero pienso, puede que inconscientemente, que uno de los motivos para contratar a Luis Enrique como entrenador es esa personalidad. Un poco al estilo del Atlético de Madrid y Simeone que su personalidad se transmite al equipo y hace crecer a jugadores de ese perfil como Godin. Luis Enrique pondrá la personalidad y ya veremos quién será su referente en el campo para transmitirlo al resto de la plantilla. Los sistemas de los clubes son distintos pero pienso que existen ciertos paralelismos en la contratación de Luis Enrique y cuando se produjo la de Simeone por el Atlético. En ambos casos, tanto Simeone como Puyol generan dos nuevas etapas en sus respectivos clubes. Como toda nueva etapa habrá errores, aciertos, momentos clave,…que harán crecer o no a los respectivos equipos. Dos retos importantes a encarar.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Aportem colors

Ens trobem a una època de decisions pels joves estudiants. Cert és que cada cop més existeixen més opcions formatives que permeten anar prenen decisions al llarg de l’any. Malgrat tot, ara és el principalment moment.descarga (2)

Com a mestre amb una determinada experiència, els meus ex alumnes van creixent i es troben en moments claus de presa de decisions. Com a entrenador de formació passa el mateix amb ex jugadors. Ja siguin ex alumnes o ex jugadors amb els que mantinc contacte sovint o d’altres amb els que no estem tant en contacte, cada cop més rebo per aquestes dates (també al llarg de l’any) consultes sobre què fer.

El primer que trobo és una por a equivocar-se exagerada que condiciona moltíssim la presa de decisions. Decidir no és fàcil però penso que si no admets la possibilitat d’equivocar-te encara ho fa més complicat. En moltes ocasions quan em transmeten aquests neguits penso que tot el procés formatiu que han efectuat fins aquell moment en el que jo he participat no ha cobert un dels seus principals objectius: ajudar a desenvolupar una persona amb una autoconfiança plena en les seves capacitats.

baralla familiarUn altre aspecte que trobo i que és un clàssic és la pressió familiar. Ja sigui per tradicions laborals familiars o per la por que genera als pares i a les famílies la situació econòmica que es visqui en aquell moment i pressionin perquè es triïn formacions que tinguin un futur laboral més clar. El segon, dins d’un certs límits, el puc entendre. El primer no. Com l’avi era advocat, el pare és advocat, el germà i la germana grans són advocats, tu has d’estudiar dret… No ho entenc.

Personalment, en aquell moment de la meva vida, vaig tenir una petita experiència semblant. Sóc el petit de tres germans. Tots dos enginyers. Més d’un cop, diferents membres de la meva família em deien “I tu quina enginyeria estudiaràs?”. Alguns cops mons pares i d’altres jo responien que estudiaré el que vulgui però una enginyeria no perquè mons germans ho hagin fet. No tinc res contra les enginyeries però no m’atreuen ni m’han atret mai. Què hagués passat si la meva família propera, perquè els meus germans tampoc pressionaven perquè seguís els seus passos, no haguessin actuat així i deixar-me prendre a mi la meva pròpia decisió? Ni idea.

El problema de la pressió familiar és que com lluitis contra ella i et surti malament, generalment encara et penalitzen més el teu error. Aquelles frases tant famoses com “Si ens haguessis fet cas… Ja t’ho dèiem nosaltres que això no tenia futur….”

I què passa si t’equivoques? El que tries a aquella edat és el que serà durant 40 o 45 anys si o si? Trobo que mai ha sigut així i que allò de reinventar-se sempre ha existit. Però avui dia és encara més vigent.

El ventall d’opcions a escollir cada any és més ampli i això incrementa les opcions de triar una opció equivocada o que no t’acabi de sortir com un esperava. A més, els interessos personals d’una persona creixen, es desenvolupen, evolucionen al llarg de la seva vida en funció de les seves experiències. Una decisió que prenguis amb 20 anys, i sigui totalment encertada i que et vagi fantàsticament bé a la vida, però potser als 27 necessitis un altre plantejament. On està el problema? Les experiències són aprenentatges i sempre són vàlids.

Ajudem a desenvolupar entre tots persones amb una confiança plena en les seves potencialitats i que entenguin que la vida és un joc de decisions on el més important és que tu et facis responsable d’aquestes decisions i a partir d’aquí…ja es veurà. No dramatitzem situacions que no són drames.images (4)

Els joves ja veuen el futur prou negre ells sols perquè la resta encara els hi enfosquim encara més. Afegim colors a aquestes situacions, sempre hi ha alternatives. Generalment els problemes tenen més d’una solució i sempre hi ha camins que permeten tornar enrere, girar per agafar un altre, etc. Tot per anar avançant i si en algun moment t’atures, pot anar bé per poder analitzar tot el ventall d’opcions, camins que s’obren davant la teva vista.

Daniel Barreña

Coach esportiu i educatiu

@dbarresi5

Quiero la pelota

Tener jugadores decisivos es algo que todo entrenador desea. Seguramente, en función de la forma de pensar y jugar que cada uno disponga y del deporte en que se compita, la cantidad deseada por cada entrenador de tener jugadores decisivos en sus plantillas variará. ¿Pero cuántos jugadores son realmente decisivos?images (3)

Muchas veces hemos escuchado o leído aquello de “no rinde en los momentos importantes”. Es una información muy fácil de encontrarse en los momentos cumbre de las diferentes competiciones. Jugadores importantes a lo largo de la temporada, básicos en los esquemas de juego que incluso han decidido partidos, pero que hacen el peor partido en el momento clave, en ese cruce, en esa final. Casi ni aparecen en el partido o sus aportaciones positivas al conjunto del equipo son inferiores a las habituales.

Por el contrario también existen los jugadores que siempre aparecen en esos momentos y que rinden por encima de lo que suele ser habitual. Al margen de aspectos económicos o contractuales que también pueden influir, ¿qué es lo que pasa?

Las respuestas son múltiples. Una de las primeras que se suele escuchar es la capacidad de liderazgo del jugador. Pero para que alguien pueda liderar de una forma positiva primero debe estar en unas condiciones psicológicas propias adecuadas que le permitan transmitir al resto ese liderazgo del que puede o no disponer. Un líder excelente pero que no controla en un momento puntual su propia ansiedad, ¿qué transmite a su equipo?

Expectativas, ansiedad, estrés, responsabilidad, autoconfianza, presión, miedos,… Todos estos aspectos influyen. Cierto es que hay personas que de forma natural saben afrontarlos, convivir con ellos y seguir consiguiendo un rendimiento alto o incluso óptimo. Una gran mayoría no es capaz de realizar este trabajo. También existen los que son capaces de rendir cuando todo transcurre de forma positiva, fluye de forma natural, hasta que en un momento se encuentran cometiendo errores de forma consecutiva por más que se esfuercen.

La capacidad de vivir en el presente es la base para poder superar estos momentos. El presente es el único momento en que uno puede actuar, mostrar su talento y todas sus aptitudes y actitudes. Este es un aspecto entrenable y que se puede mejorar trabajándolo de diversas formas.  Con tiempo, de forma preventiva y como un aprendizaje, una competencia imprescindible para todo jugador. De esta forma la cantidad de jugadores decisivos, resolutivos, se podrán incrementar o por lo menos mejorar la capacidad competitiva de todos.

Puede que igualmente, en momentos cumbre, no todos quieran la pelota pero por lo menos si les llega estén preparados para poder contribuir de forma positiva.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

¡AYUDA!

Las clases de educación física en primaria se basan en juegos mediante los que se trabajan todos los contenidos, objetivos, competencias, valores,…a experimentar, conocer, lograr, adoptar, aplicar…por parte del alumnado. Existen multitud de juegos y posibilidades infinitas de variantes que puedes aplicar para adaptarte a las características individuales de tus alumnos y que estos puedan tener una experiencia lo más rica posible.

Personalmente tiendo  a trabajar con una base de juegos adaptada a cada nivel y que también puedo adaptar fácilmente a todas las características de mis alumnos. A partir de ahí entre todos (propuestas mías y de ellos/as) vamos creando variantes que nos permiten trabajar cada vez más aspectos. Con estos juegos base y sus variantes y todo el resto de actividades y juegos necesarios para mostrar y trabajar todo el abanico de aspectos a experimentar en primaria, suelo conseguir unas clases que funcionan con un ritmo ágil y una alta implicación por parte de los protagonistas: los niños y las niñas.

Desde el curso pasado he añadido un nuevo juego a este repertorio base y que utilizo a partir del tercer trimestre de tercero de primaria. El juego se llama ¡AYUDA!pilla_pilla

La base del juego y su inicio es el clásico Pilla Pilla. Uno persigue al resto. Cuando consigue tocar a alguien, los tocados se dirigen al lado izquierdo del maestro que se encuentra en un punto fuera del campo de juego (suelo colocarme entre fuera de la pista y entre las dos mitades del campo) y esperan allí. Cuando el perseguidor lo considera oportuno pide ayuda gritándolo y añadiendo el nombre del maestro (en este caso: ¡AYUDA DANI!). En ese momento el primer tocado que se encuentra a la izquierda del maestro vuelve a entrar en juego y se une a su compañero en el objetivo de tocar al resto. El maestro responde a la petición de ayuda con un “Ayuda….” (más el nombre del que entra).Ahora pillan dos. El que acaba de entrar es el único que podrá pedir ayuda en la próxima ocasión. Así de forma sucesiva hasta que todos sean tocados (suelo acabar el juego cuando queda una persona por pillar).

A este simple juego le aplico diversas variantes. La primera y más utilizada son las limitaciones de espacio. El juego suele empezar desarrollándose en media pista. En algún momento o en función de quién o cuántos pillen se pasa a toda la pista e incluso a todo el patio o patios en función del espacio disponible u objetivos a trabajar. Esto recuerda u obliga a los que pillan a pedir ayuda y a colaborar entre sí para conseguir el objetivo.

Otras variantes son: todos llevan una pelota y van botando, todo el mundo va en parejas y cogidos de la mano, variar la forma de desplazamiento de una de las dos partes (sin mover brazos o brazos arriba por ejemplo), dificultar la forma de comunicarse entre los que pillan incluso para pedir ayuda (trabajar la comunicación no verbal), que establezcan criterios para escoger los objetivos para ser tocados (ahora alguien de azul, alguien rápido, número par e impar de la lista de la clase), etc.

Con este juego se trabajan muchos aspectos pero seguramente dos me llaman más la atención. El primero es el paso de un juego individual a uno colectivo, colaborativo y cooperativo. Este aprendizaje se transfiere muy fácilmente posteriormente a otros juegos colaborativos. El segundo es como ven y entienden que algo tan sencillo como el Pilla Pilla se puede cambiar y llegar a ser algo totalmente diferente, una evolución que no para y no tiene límite, y que pese a ser cada vez más complejo lo siguen entendiendo como algo sencillo ya que no deja de ser el Pilla Pilla.

Seguiré buscando, experimentando, escuchando y poniendo en práctica sus sugerencias en este y otros juegos y aprendiendo como enriquecer algo simple para hacerlo complejo pero que siga pareciendo simple aplicando multitud de aspectos que incorporan, aplican y reflexionan mientras los experimentan y se divierten.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5