Fomentar la lectura

Cada cierto tiempo aparece alguna noticia que hace referencia a la cantidad de libros que se leen, el tiempo que se destina a la lectura o cualquier otro aspecto relacionado con este fundamental hábito que refleja cualquier aspecto negativo destacable. Casi al mismo tiempo se anuncia o se recuerda alguna iniciativa con la intención de fomentar la lectura. Personalmente no tengo la sensación de que la sociedad y sus dirigentes realicen esfuerzos verdaderos para poner solución a esta problemática.images2

Leer es fundamental para la formación personal del individuo. Ahora mismo no conozco ninguna actividad profesional en la que no sea necesario un nivel de lectura y comprensión lectora aceptable. No únicamente a nivel profesional. La lectura está muy presente en nuestras vidas, prácticamente su presencia es constante en la gran mayoría de actividades humanas. Leer es una necesidad vital. Es imprescindible para poder formarte, ampliar la perspectiva de enfoque que uno mismo tiene, enriquecer el vocabulario de cualquier idioma,… Se pueden leer libros, blogs, artículos específicos en webs temáticas, especificaciones técnicas,…

Por lo general, en la gran mayoría de proyectos con el fin de fomentar la lectura, la escuela tiene un papel esencial. El problema es que leyendo únicamente en la escuela no es suficiente y además de los modelos lectores presentes en el colegio, es fundamental e imprescindible la presencia de otros modelos lectores positivos fuera del horario escolar. Preferiblemente dentro del entorno más próximo. Es decir, en la familia deben existir esos modelos.

Otro aspecto que se debería trabajar es que la sociedad se convirtiera en un modelo de hábito lector positivo para todos. La riqueza de una sociedad se fundamenta en la riqueza cultural de las personas que la componen. El acceso a la cultura en general y a la lectura de calidad en particular se debe garantizar. Una forma es potenciando las bibliotecas y todas las actividades que se pueden realizar en ellas. Esto se realiza desde los colegios, pero el resto de instituciones debe colaborar en su promoción en pro de aproximarlas a la gente.

34050654Otra posibilidad es aprovecharse y sacar beneficio (cultural) de las “auténticas bibliotecas” de la sociedad: los transportes públicos. El metro o el bus, puede que más el metro o tren, son los sitios donde se pueden ver a más gente leer. Por suerte lee más gente de los que molestan “compartiendo” su música con los altavoces para todo el vagón. ¿De verdad no se puede sacar provecho de esto? Recuerdo tiempo atrás cuando las tarjetas de metro incluían descuentos de diversa índole. ¿Se podría promocionar la lectura a través de las tarjetas? Pienso que sí.

Una campaña más agresiva que se podría hacer sería repartir “premios” o regalos directos. Un trabajador de una librería o tienda cultural podría pasearse por el metro o coger un autobús y facilitar un descuento directo en la compra de libros o ebooks a las personas que fueran leyendo un libro o un libro electrónico. También podría hacerlo un miembro de la empresa de transportes y facilitar un descuento para el billete de transporte.

Seguramente se trata de opciones un tanto complicadas de realizar o sin un beneficio económico muy claro para quien las promueva. Pero se tratan de opciones que he pensado dedicándole un poco de tiempo al tema y se supone que las instituciones públicas y empresas del sector tienen personas que se dedican a esta clase de promociones. Seguro que se pueden mejorar y generar más opciones para promocionar la lectura que otorgarle todo ese peso a la escuela. Siempre y cuando a la sociedad le interese de verdad fomentar la lectura de sus miembros.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *