I l’entrenador? Què sent?

Hi ha moments durant la temporada que et planteges si estàs fent les coses de forma correcte o no. Ara és un d’aquests moments; molts entrenadors aprofiten per fer una mica de balanç de la primera part de la temporada. No només a nivell de resultats, si no també a nivell de la dinàmica i funcionament del grup tant en entrenaments com en competició.

Podem caure en l’error de pensar que si no hem obtingut els resultats esperats és perquè no estiguem fent bé les coses, pensem que podem no estar a l’alçada de les expectatives que s’havien dipositat en nosaltres, o veiem que la dinàmica de l’equip no és la desitjada, …

Ningú ha dit mai que això d’entrenar fos una feina fàcil. Crec que una de les claus és resumeix en aquesta frase: «Following is easy; Leading is hard» (Seguir és fàcil, liderar és complicat). És a dir si l’entrenador és capaç de liderar l’equip, fer que els jugadors/es facin les coses per convicció i no per obligació tindrà molta feina avançada. Si entenen la necessitat de treballar al màxim cada entrenament o partit per poder millorar, independentment del resultat que s’obtingui. Aquesta feina és dura però la recompensa és molt més gran.20120312_Pep-Guardiola

Un exemple bastant recent podria ser el FC Barcelona de Pep Guardiola. Tothom accepta que la peça fonamental del projecte esportiu del Barça durant unes quantes temporades va ser ell. Evidentment coincidia que tenia els millors jugadors del planeta per poder desenvolupar la seva idea, però el mentor, el guia, era Pep Guardiola.

Cal diferenciar objectius: una cosa és el rendiment (a partir de certes categories) i l’altre la formació. L’objectiu principal del treball és diferent en cada cas, però l’essència segueix sent la mateixa. I això com es fa?

Hem d’aconseguir que cada jugador de l’equip es senti important i vegi que estem pendents de la seva evolució. Per això podem fer reunions individuals per guiar al jugador i orientar-lo cap a les coses que fa bé, i sobretot millorar aquelles que li costen més. No cal que sigui cada setmana però si que al llarg del mes o mes i mig anar parlant amb tots els jugadors. D’aquesta manera es poden anar refent els objectius de millora individual.

Sovint hi ha massa coses que volem treballar i que per nosaltres són importants, però com amb tot aprenentatge, com més focalitzada tinguem la nostra atenció molt millor. A l’hora de donar indicacions és important donar els flaixos d’aquell exercici concret perquè els jugadors vagin aprenent amb què fixar-se.alfred-julbe-entrenador-acb-endesa-uni-girona-002

Un dels principals deures que tenim com a entrenadors és fer aflorar el talent i les potencialitats de cada jugador, per això treballem. Hem de tenir la ment oberta i no fixar-nos gaire amb estereotips marcats, perquè llavors el que aconseguim és just el contrari; «tallar les ales» als jugadors. Sovint volem marcar tant les idees que ens oblidem que cada jugador té la seva manera d’expressar-se (a la pista em refereixo) i de resoldre problemes que se li plantegen. Al final cada jugador aprèn d’una manera diferent i segons uns interessos individuals, en funció de les coses que els hi són més significatives.

Seguint aquest punt, un error que cometem força vegades és castigar l’equivocació. Per que un jugador aprengui un determinat moviment o concepte necessita repetir-ho i equivocar-se moltes vegades per acabar dominant-ho. L’errada ve en el moment que l’entrenador «castiga» al jugador perquè ho fa malament enlloc de reforçar aquesta conducta i ajudar-lo a què entengui el motiu pel qual una determinada acció no és correcte. Si no té èxit i l’entrenador no és capaç d’explicar-li què ha de corregir per aconseguir resoldre el problema, el jugador acaba tenint un sentiment de frustració.

Un altre dels punts clau és el treball i la millora individual de cada jugador, que repercutirà en el bé de l’equip. Tenir jugadors que se senten motivats per treballar i millorar aspectes individuals transforma l’ambient de treball del col·lectiu, és un aspecte que s’encomana i que multiplica el rendiment de l’equip.

tn_celebracion2La importància del grup és essencial en qualsevol equip. Posar per davant de la persona el col·lectiu és bàsic perquè hi hagi una bona dinàmica dins del grup. És molt important fer entendre als jugadors que qualsevol acció, bona o dolenta, repercuteix positiva o negativament en el grup. Aspectes com la puntualitat, el respecte, el treball, …si es treballa bé la confiança en els companys i en un mateix es converteix en una arma molt poderosa per l’equip.

Per tancar el tema de la motivació del grup, pot servir per començar la setmana buscar una paraula o frase inspiradora. Que faci reflexionar als jugadors sobre aspectes que hem comentat abans: l’esforç, el treball, la constància, la força del grup, … Al començar cada entrenament durant la setmana fer-hi referència i comentar coses que puguin estar relacionades i que hagin sorgit a les sessió. També es pot utilitzar a la xerrada prèvia al partit com a culminació de la setmana de treball i perquè els jugadors puguin recordar com han anat els entrenaments.

Finalment, animar a tothom a treballar i a tenir paciència. Confieu amb vosaltres mateixos, sigueu coherents i perseverants. Quan la feina es fa bé els resultats (no només esportius) acaben arribant.

Oriol Garcia

Professor d’Educació Física i Entrenador de Bàsquet

Apagafuegos y generador de soluciones

A todos, en algún momento de nuestra vida, alguien nos pide que le expliquemos nuestra profesión. Las veces que me han hecho esta pregunta, refiriéndose a mi profesión de maestro, los conceptos apagafuegos y generador de soluciones siempre han aparecido. Por desgracia últimamente cobran mayor importancia.descarga (1)

Cada vez más la función de apagafuegos, que no bombero, es más presente en el día a día de un maestro. La gran mayoría de problemas que los niños/as y sus familias tienen hoy día, tarde o temprano, llegan a la escuela y esta de una u otra forma participa en la solución de la situación problemática. El inconveniente es que esas soluciones, por lo general, no son definitivas y muchos problemas llevan consigo otros aspectos más o menos importantes que también ejercen su protagonismo. De ahí la función de apagafuegos, ya que en muchas ocasiones no tienes tiempo ni herramientas suficientes a tu disposición para poder colaborar en la creación de una solución duradera. La imagen clara que te viene a la mente es la de ir apagando pequeños fuegos con una manguera, en ocasiones una regadera. Fuegos que no paran de surgir.

Problemas llegan de todos lados. Los clásicos de siempre que pasan dentro o fuera del colegio entre los alumnos. Los problemas familiares de diversa índole como problemas económicos o situaciones judiciales complicadas entre los padres de la criatura. Algunos que te los generan otros “profesionales” que no respetan tu profesión y piensan que ellos lo harían siempre mejor o que no entienden que son asesores que deberían sumar y se toman la licencia de imponer sus soluciones que por lo general están alejadas de la realidad. Y más. En todos ellos encuentras una reclamación a la escuela y al maestro para que actúen de forma urgente. Incluso en aspectos que escapan de sus funciones.

Esto choca en demasiadas ocasiones con una de las funciones claras que debe tener la escuela y el maestro, la de generador de soluciones. Para mi existe una diferencia clara entre solucionador de problemas y generador de soluciones que no todo el mundo ve. El grado de protagonismo, voluntario o exigido, al solucionador de problemas es elevado. Depende de esa persona o institución como es la escuela. El generador de soluciones es un facilitador no protagonista de la solución. Los maestros y la escuela debemos ser más generadores de soluciones aunque hoy día se nos ve mucho más como solucionadores de problemas.

LOGSELa sociedad y sus dirigentes deben dejar de ver a la educación como una herramienta a su servicio para ponerse al servicio de la educación. Centrar gran parte del problema educativo en la formación del profesorado cuando después a este no se le aportan las herramientas necesarias para poder realizar su función y se le exige mucho más allá de lo que él/ella puede controlar, no es ninguna distracción. Es una simple cortina de humo. Cambiar la carrera de Magisterio o el acceso a esta no digo que no sea necesario, pero sin un cambio en la visión social de la educación no servirá de nada.

Ser maestro es ser apagafuegos y generador de soluciones. Ser apagafuegos de las acciones o situaciones en las que se debe actuar al instante y no de las que están fuera de tu alcance y corresponden a otros organismos que deben actuar de forma conjunta y coordinada con la escuela. Ser generador de soluciones para ayudar y aportar en ocasiones a que los alumnos descubran diversas formas de enfocar una situación y buscar soluciones no centrarse exclusivamente en el problema. Ayudar a que sean cada vez más independientes para que vayan aplicando esa independencia a la interdependencia social en la que vivimos.

Si todos tenemos la función educativa clara, la escuela no fallará. Si se le exige lo que de ella no depende…somos maestros, no somos magos.

Daniel Barreña

Coach deportivo y educativo

@dbarresi5

Ser agraït

En temps difícils és quan es veu de veritat a les persones. Al marge de compartir o no aquesta afirmació, penso que com a societat si que podem extreure una sèrie d’aprenentatges sobre nosaltres mateixos que gràcies a aquesta època difícil podem observar. Si després reflexionem i mirem de canviar quelcom ja és un altre tema, però observar i ser conscient d’aquestes actituds per mi és molt important. Un d’aquests aspectes és el fet de ser agraït.grc3a0cies

Penso que cada cop la societat és menys agraïda i segurament ho serà menys en el futur. Això ho dic veient segons quines conductes que he observat. Un exemple podria ser no agrair a la persona que evita que es tanqui la porta de l’ascensor del metro perquè puguis entrar. Estic segur que a molts de vosaltres us vindran situacions observades o protagonitzades al cap on dir o escoltar un Gràcies! us hagués quadrat perfectament. Cada cop ho veig menys. També hi ha situacions provocades per la crisi on algunes persones pretenen que la resta del món els ajudi per obligació i ni tan sols ho agraeixen. No és una obligació però potser si un detall que ajuda. Per sort hi ha gent que si que ho fa.

Per què dic que ho serà menys en el futur? Fàcil. Perquè en moltes d’aquestes conductes que he presenciat estaven presents nens. Perquè també observo situacions a l’escola on als nens i nenes de primària, més dels que sembla, no agraeixen situacions que viuen, esforços que fa la gent, la família, l’escola, etc. per ells/elles. També és cert que de vegades alguns agraeixen en funció de la persona que els ajuda, aspecte que també em fa reflexionar.

Els adults som models i ens hauríem de plantejar quina mena de models som. Penso que un dels aspectes que hauríem de treballar més és la coherència entre el que diem i el que fem. A nivell de modelatge, opino que els grans referents haurien d’ajudar més. A mi no m’agrada el que la societat està acostumada a veure: agraïments a persones per part de famosos quan aquests moren. Un exemple d’això és l’excel·lent carta de Xavi Hernández a Luis Aragonés. Un exemple pels nois joves. Però no es poden fer aquests agraïments abans de que la persona mori? No és cap crítica a Xavi, però penso que a nivell d’aprenentatge i modelatge, aquestes accions serien més profitoses en vida, el seu impacte seria més gran.

Ser agraït és un dels generadors positius que una societat no pot deixar perdre malgrat les dificultats que pugui passar.

Daniel Barreña

Coach esportiu i educatiu

@dbarresi5

Algo más que baloncesto

Es innegable que la Copa del Rey se ha convertido en un evento capital para cualquier aficionado al baloncesto que se precie. Cuatro días de emociones, adrenalina y diversión que convierten esta cita en una fiesta mayúscula de este deporte. Pero más allá de la competición, ¿Qué tiene La Copa para ser tan especial?

650_53229659276_4236768_n

Fue en 2006 cuando tuve mi primer bautizo copero. Fue en Madrid, y por desgracia mi equipo, el Joventut, no pasó de cuartos ante un a la postre campeón TAU Cerámica. Para ser sinceros, poco o nada recuerdo de aquel partido, quizás la fugaz imagen de un imberbe Huertas claudicando ante el juego de Prigioni; pero no importa. La Copa del Rey es mucho más que baloncesto, mucho más.

Pese a la crisis institucional en la que la ACB vive inmersa, el conocido como Torneo del KO sigue siendo un producto más que fiable para vender nuestro baloncesto. Con una cobertura que llegará a 107 países y periodistas de nueve nacionalidades distintas informando del evento, la competición ha traspasado sobradamente las fronteras del básquet español. El formato de la competición, inamovible desde 1986, es una de las razones principales de este éxito: partidos donde sólo vale ganar: Tres victorias te llevan al cielo, una derrota te condena al olvido.

Este tipo de encuentros genera un mayor seguimiento mediático, algo de lo que la liga ACB adolece, básicamente porque la estructura de liga regular y playoffs es menos atractiva para el gran público. Además, las posibilidades de que se produzcan sorpresas durante los cuatro días de competición son mucho mayores y obliga a los equipos en la mayoría de ocasiones a no poder reservar energías. Este cóctel, que no siempre garantiza partidos de gran espectáculo, si que proporciona una tensión competitiva que hace que cada encuentro sea especial.

baskonistasbec

Pero sin ningún lugar a dudas lo más especial de este torneo es su ambiente. Puede parecer algo exagerado pero aquellos que, como yo, lo han vivido, saben perfectamente de lo que hablo. Desde el primer momento que entras en el campo notas algo distinto. Algo que ni durante la temporada, ni siquiera en playoffs, puedes notar. Cuando te das cuenta ves un pabellón repleto, donde todo el mundo anima sin descanso, donde todo el mundo se da el capricho de soñar. En definitiva, estas en la Copa.

Cada año, miles de aficionados venidos de cualquier rincón de España dibujan un escenario único, donde el deporte y el respeto caminan de la mano. Ese es el espíritu de la Copa, ver como las ocho aficiones comparten un mismo espacio, todas ellas animando a su equipo pero a la vez disfrutando unos de otros, limando asperezas con un abrazo y un intercambio de bufandas, picándose a base de ácidos cánticos pero siempre con un trasfondo festivo y con una sonrisa por delante. Ver a la afición de Madrid y Barcelona compartir la misma grada antes de un partido crucial con una naturalidad impropia de un deporte de masas pone la piel de gallina. Este es solo un ejemplo, pero reúne la inmensa mayoría de los valores que transmite el baloncesto y que durante cuatro días al año una ciudad los vive en su máxima expresión. Para mí, esa armonía es la que marca la diferencia, es lo que te hace disfrutar al máximo. Comprobar que, como tú, hay miles de locos de la canasta que quieren divertirse, ver buen baloncesto y compartir de ese buen rollo que lo inunda todo. Año tras año, el baloncesto, y especialmente los aficionados de la Copa del Rey, dan un ejemplo al mundo del deporte.aficiones-copa-del-rey-baloncesto-622x622

Al final, poco importa si tu equipo se clasifica o no, si ganas la final o en cuartos estas eliminado, si ves el partido en el palco o en la última grada del pabellón. Al final el recuerdo que sacas de cada Copa del Rey es una suma de grandes momentos que quieres repetir año tras año. Para todos aquellos que somos unos enamorados de este gran deporte, acudir, aunque sea,  un año a la Copa del Rey debería ser casi obligatorio. Probadlo, a ver cuántos no repetís. Y para los que queráis ir haciendo planes sólo os puedo decir una cosa: Canarias 2015 es la siguiente estación de la Copa. ¿Suena bien no? Yo no pienso perdérmelo por nada del mundo. Espero que todos aquellos que, como yo, no pueden vivir sin baloncesto, tampoco se lo pierdan.

Rubén Herrerías

Periodista y entrenador de baloncesto.

La evolución de la defensa natural

Si miramos los inicios de cualquier niño/a que juegue a básquet a la edad  comprendida entre 5-6 años deberíamos ver un barullo de niños detrás del único centro de atención que es la pelota. Los entrenadores intentamos ir dando pautas para estructurar toda esa energía y vamos diciendo en ataque que los niños se desmarquen para poder mover el balón a través de pases y que sea posible el bote. En defensa vamos haciendo lo que el ataque nos pide y lo primero que decimos es que cada uno defienda a uno para poder estructurarlo.la foto (1)

A partir de ahí vemos como los niños corren detrás del que le ha dicho su entrenador sin mirar la pelota  y por todo el campo aunque su jugador corra en círculos. En ese momento intentamos que aparte de defender al suyo intente no perder de vista la pelota. Pero una vez conseguimos que cada uno defienda al suyo y que no pierdan de vista la pelota introducimos el concepto de defender la canasta. Hasta aquí todo perfecto. Los niños, sean como sean, defienden al suyo, la pelota y el aro todo el campo.

El problema creo empieza cuando en un partido un equipo es muy superior al otro y de repente los entrenadores decimos eso de: “media pista” con lo que los jugadores se miran entre ellos y miran al entrenador contrariados ante la nueva consigna y allá van ellos a la línea exacta del medio campo formando una barrera inexpugnable esperando a su presa que no es otra que la pelota. El juego se torna caótico y los pobres niños que intentan atacar ven como cada vez que llegan a medio campo le roban el balón y meten canasta fácilmente, con lo que optan muchas veces por quedarse parados como si pudieran acabar el partido en ese mismo instante.

Des de mi modesta opinión, creo que debemos aprovechar a toda costa este carácter innato de los niños de defender toda la pista a sus jugadores y no echarlos atrás a esperar y descansar, ya que después cuando un entrenador de cadete, por ejemplo, les pide ese trabajo muchos niños ya no se ven capaces. Si vemos partidos de alto nivel los jugadores después de meter canasta no corren atrás sin más. Hacen un balance al jugador e intentan que nunca un jugador esté cómodo en el campo.

la fotoPor tanto, creo que podemos ofrecer desde los banquillos a esos niños que empiezan a jugar alternativas entre la muralla del medio campo y asfixiar a aquellos que están empezando a jugar. Unas buenas fórmulas que he experimentando es decirle a los niños que no pueden robar balón hasta medio campo o línea de 3…Los niños deben seguir a sus jugadores y estar siempre cerca de ellos defendiéndolos pero sin robar. También se les puede decir que no roben los pases, o que roben sólo al pasar, o al entrar en la línea de triple… Vamos en definitiva, cada equipo evoluciona a su nivel.

Para la mayoría de clubes su identidad es muy importante, y esta es una manera quizás de crear una identidad de club. Conseguir que en el ADN del jugador de ese club sea ser agresivo a balón, ser intenso y constante. Todos firmaríamos por que nos llegaran jugadores así. ¡Un saludo a todos!

Mario Lousame

Entrenador de baloncesto