Insultos en las gradas

Soy un profesor de educación física y un apasionado del baloncesto. En este deporte, he realizado todas las funciones posibles: jugador, entrenador, árbitro, coordinador, directivo, padre de jugador,….

Me caracterizo por ser una persona tranquila al que le gusta ver las cosas con distancia y desde todos los puntos de vista.

Si una situación me ha llamado la atención en todos los deportes, es que los aficionados puedan increpar e insultar sin ningún tipo de problema a los jugadores y árbitros de un partido. No sé el motivo por el que estas personas al cambiarse de ropa y saltar al terreno de juego dejan de serlo y, por tanto, merecen este trato tan injusto.

610143_1

Como árbitro, he sufrido situaciones muy curiosas: como la de llegar a un pueblo y hablar respetuosamente con sus habitantes y estos mismos decirme de todo en la pista de baloncesto.

Lo que me encuentro en las gradas es un espectáculo lamentable, sobretodo, ver a padres que han perdido la razón delante de sus hijos. ¡Vaya ejemplo!

A veces me pregunto si el deporte es positivo para los niños (recuerdo que soy profesor de primaria y durante muchos años he entrenado a equipos de categorías inferiores). Pero lo que más me decepciona es que no sea posible un mundo deportivo diferente.

Por desgracia, no creo que las actitudes negativas de estos aficionados puedan cambiar. La sociedad las permite totalmente e incluso pienso que las apoya. De todas formas, si alguna persona tiene otro punto de vista estaré encantado de oírla.

Rafa Artero

Profesor de Educación Física

Inversiones de futuro

Hay veces que realizamos acciones en el presente que en un futuro pueden condicionarnos de una forma que ni siquiera nos podemos llegar a plantear. Me refiero a pequeñas cosas, incluso se pueden considerar pequeños detalles. Pondré un ejemplo para que se entienda mejor.teach-children-tie-shoelaces-200X200

Vamos a imaginarnos a un niño o a una niña, al gusto del lector. Un niño pequeño con unas zapatillas deportivas de cordones al que no se le ha enseñado cómo debe hacerlo para atárselos de una forma apropiada. Cuando llega el momento de calzarse o se le desabrochen los cordones, es la persona que sepa atárselos que se encuentre a su alcance el que tiene más números para atenderlo. Si ve a alguien de confianza se dirigirá a esta persona. Hasta aquí, en función de la edad, se podría considerar normal.

Si observamos algunos de estos casos, fácilmente nos encontramos con niños que llevan un tiempo a tener en cuenta con calzado de cordones que no tienen ni idea de cómo deben atárselos ellos mismos. Es más, si observas cuando se los atan, verás al niño poner el pie perfectamente para que se los aten pero su cabeza mira para otro lado y no presta ninguna atención a lo que le están haciendo. ¿Exactamente qué es lo que está aprendiendo?

descargaOtro ejemplo que me he encontrado es el siguiente. Alumno de primaria aprendiendo a dividir. Comete errores como todos cuando aprendemos algo. Se le dice que está mal hecha. El alumno borra toda la división y vuelve a realizarla de cero. En bastantes ocasiones vuelve a cometer el mismo error. Seguramente la instrucción recibida no es la adecuada. Pero más tarde, cuando se cambia la instrucción y se le dice, por ejemplo, que la repase buscando el error, observas como vuelve a borrarla por completo. ¿Qué es lo que ha aprendido anteriormente?

Debemos ser conscientes de que en todo proceso de aprendizaje es necesaria la implicación de la persona para poder aprender y que existe un tiempo mínimo necesario para el aprendizaje de todo. De igual forma es necesario afrontar el error de forma natural ya que forma parte del proceso de aprendizaje. Si a todo esto le sumamos que el adulto tenga la paciencia necesaria y no caiga en la solución fácil (¡Ya te los ato yo!) y que aporte, cuando sea necesario, instrucciones que generen algún tipo de respuesta activa facilitando así el compromiso del aprendiz con su aprendizaje y la valoración de este trabajo realizado en función primordialmente del proceso (¡Lo has hecho bien casi perfecto! Pero hay algo que falla. Encontrarlo por ti mismo es tan importante como el resto. Cuando lo encuentres, el resto será sencillo. ¡Ya sabes cómo hacerlo!) ayudaremos sin duda a otorgar un valor cualitativo al aprendizaje.

Todo esto influirá de una forma u otra en cómo se encaren futuros aprendizajes. ¿De verdad es tan complicado?

¡Nos vamos de excursión!

Cuando era alumno de primaria recuerdo una ocasión en que mi tutora se quejaba amargamente del poco seguimiento que parecía que iba a tener una excursión. Comentándolo en tutoría, un compañero dijo:

–          Dice mi madre que lo que vosotros queréis es iros de fiesta…

La reacción de mi maestra fue explicarnos el por qué de las excursiones en los colegios. A esa excursión fuimos la clase al completo.

Con el paso de los años dentro de la docencia mi apoyo a las salidas pedagógicas va en aumento. Considero que al margen del momento que viva la sociedad, si están debidamente planteadas cubren un espacio muy importante en el desarrollo de los niños.

En años de bonanza económica o en momentos de crisis, las excursiones con el resto de compañeros de la clase son distintas a las que el mismo alumno puede realizar el fin de semana con su familia. El entorno social es distinto y una misma visita a una determinada montaña con la familia o con los compañeros de clase son dos experiencias distintas que favorecen sin duda el bagaje experimental del niño.

Otro aspecto a tener en cuenta es que determinadas familias no se plantean ir un domingo a visitar un museo u otras instalaciones o sitios de carácter cultural. Una parte de estas siguen pensando que se tratan de actividades caras o reservadas para unos pocos. Además de desconocer una gran cantidad de descuentos o centros con entrada gratuita, también desconocen las actividades que se preparan para los niños o para toda la familia. Otros piensan que para ir a ver unas piedras, como le dijo una madre a una compañera el curso pasado, no voy a pagar.

Cuando ya entramos en salidas pedagógicas más extensas, colonias, los que piensan que cuando un maestro se va de excursión en realidad se va de fiesta, tienden a pensar que las colonias son unas vacaciones para los maestros. De la misma forma que las salidas, las colonias cumplen una función muy importante. Considero que ambas son primordiales en el currículum escolar y es función de la escuela y de todas las administraciones implicadas ofrecer un abanico de experiencias mínimas vitales para los niños y los adolescentes a lo largo de su educación. Al margen de lo que estos puedan realizar con su familia.

Las excursiones pedagógicas tienen su sitio y pienso que en determinados centros, en función de su población escolar, son incluso claves. A todos nos gusta experimentar y descubrir cosas desconocidas. Estas salidas ayudan a asegurar que los alumnos tienen ese mínimo de experiencias a lo largo de sus vidas.

A Tona sempre fem pròrroga

“Competim SÍ, i després compartim amb l’altre equip passi el que passi durant el partit”

El Club Bàsquet Tona és un club petit que des de fa uns anys està creixent gràcies a la implicació de tots els que en formem part. Ha nascut i s’està cultivant un gran sentiment de pertinença, que fa que a totes hores vegis jugadors i entrenadors pel pavelló, sigui o no la seva hora d’entrenament, que el grup de Whattsapp bulli i que hi hagi ganes de fer coses. Però tenim inquietuds, no volem anar fent, ser només “normals” o fer el que fa tothom, volem crear, buscar altres formes de fer… necessitem trobar diferenciadors que ens identifiquin com a club. Això ens va fer pensar en reunir-nos entrenadors, coordinadors i president per co-crear els objectius del club per aquest any i saber quines eren les intencions del grup. Vam demanar creativitat, somni, màxims i  van sortir fites a assolir genials, molt motivadores. Quan ja acabava la reunió, l’aportació de l’últim grup, va produir un moment fantàstic de connexió. Desprès del típic: “bé, ja ho han dit tot”, van afegir “només hem pensat que podríem fer alguna cosa al final del partit conjuntament amb l’equip contrari, com si fos un tercer temps del Rugby”. Un silenci brutal. Ulls mirant a l’infinit. Connexió 100% amb la idea. Al gimnàs del pavelló i al final de la reunió, s’acabava d’exposar ALLÒ que fa temps que buscàvem: mostrar els valors d’esportivitat que desprèn el nostre club d’una forma que en bàsquet no es fa o no coneixem enlloc que es faci (innovació).IMG-20131024-WA0001

Calia posar nom a la iniciativa. De seguida en el grup de whatsapp va aparèixer “La Pròrroga” com a nom del moment i “A Tona sempre hi ha Pròrroga“ com a lema.

La teoria era genial, ara calia acció, treballar per fer-ho real. Així que després de posar-nos d’acord amb l’encarregat del pavelló i del bar, CASUALMENT estava tot preparat el mateix cap de setmana de la presentació dels equips, del debut a casa dels equips de Promoció i del Barça-Madrid de futbol (la casualitat té aquestes coses, no tot pot ser perfecte).

La preparació era simple una taula a fora la pista i tot de begudes. Al principi del partit, el nostre entrenador informava a l’equip contrari de la iniciativa i al final de cada partit, els nostres jugadors baixaven a la zona de “La Pròrroga” i servien als de l’equip contrari una beguda, amb la intenció que hi hagués un intercanvi d’experiències i es desenvolupés el valor de l’esportivitat.

pròrroga jugadorsEl cap de setmana va ser genial, en els equips més petits “La Pròrroga” no va ser potser com ens esperàvem, tot i que tots els equip vam compartir uns moments amb els contraris. Amb els més grans el Barça-Madrid i la manca d’experiència en “La Pròrroga” en els partits amb resultat ajustat van fer mal.  No va ser perfecte, però la il·lusió que aquesta iniciativa ha aportat al grup d’entrenadors i fins i tot al pares dels jugadors, ha fet créixer al club i fer-nos sentir que fem coses diferents, creatives, originals i que transmeten valors.

Aquesta setmana vinent tornarà a haver-hi tantes pròrrogues com partits al Municipal de Tona i segur que seran millors que les passades i pitjors que les que vindran.

Xevi López

Mestre d’Educació Física i Entrenador de Bàsquet