Hiperconéctate y aprende a desconectar

Llega octubre y la rutina de cada uno ya está establecida. El primer mes de pleno otoño que nos deja bien claro que las vacaciones de verano ya son historia. La rutina de cada uno variará según sus compromisos.

Cada día más, y en gran parte fruto de los avances tecnológicos, si no tenemos control sobre nuestras actividades, el trabajo se puede alargar de forma inconsciente. Recibo un mail de trabajo según llego a casa que no puedo dejar de mirar, una llamada, pienso en organizarme el día siguiente en el viaje de vuelta a casa o mientras recojo a los niños….

Una cosa es que los horarios laborales, en muchas profesiones liberales o empresas propias, queden desdibujados y no sean fijos, y otra cosa es que no exista control sobre ese tiempo laboral. Tener claro cuando trabajo y cuando no, es cuestión de profesionalidad, alguno lo duda pero para mí también lo es, y es cuestión de salud personal.qualityvsquantity11

Pienso que la palabra clave es calidad. Debes darlo todo en aquello que hagas e imprimirle el máximo de calidad posible a tu trabajo. Esto no quiere decir el mayor número de horas posible. Más horas no aseguran una calidad mayor. A este trabajo de calidad se le suma la aglomeración de información y medios tecnológicos que nos pueden ayudar, en unas profesiones más que en otras, en nuestro mundo laboral. Las opciones de reunirnos por Skype, grupos de trabajo de Whatsapp, compartir material con Dropbox, Drive o Mega, etc. nos facilitan el trabajo o por lo menos nos generan alternativas. Es lo que muchos llaman hiperconectarse. Estar conectado con todo lo necesario para realizar el trabajo de la mejor forma posible, máxima calidad en el tiempo necesario para realizar el trabajo.

El tiempo necesario. Concepto que también debe entenderse. Si doy de verdad mi máximo en todos los aspectos, tengo también un máximo de tiempo para rendir a ese nivel. Son necesarios descansos, pequeños breaks. Desconexiones de verdad que redirijan mi atención a otra actividad. Depende el trabajo o momento del día pueden ser 3 minutos (escuchar una canción) o en un viaje en metro de 10 mientras leo un libro que no tenga que ver con mis estudios o actividad laboral. En otros puede que necesite más tiempo: running de 30-45 min, partido de paddle de una hora u hora y media,…. Hasta llegar a la total para dedicarme a mí mismo, la familia o simplemente lo que me apetezca para desconectar del todo y dormir tranquilo.

Hiperconectarse al máximo para darlo todo en el tiempo necesario pero desconectar después es igual de importante o incluso más. La vida de hoy nos exige todo y nosotros debemos exigirle tiempo para nosotros. Depende de cada uno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *